Amira Kheir: “Hay mucho en la escasez del desierto”

Amira Kheir posa para Wiriko / Foto: javidmgz

Amira Kheir posa para Wiriko / Foto: javidmgz

En Sudán el día se extiende, casi interminable. Y de repente llega el maghrib. Como en verano en los pueblos andaluces, la caída de la noche se inaugura con las sillas en la calle. Cerquita del Nilo, la gente se sienta a tomar té, un rito social imprescindible, y el calor da un respiro. El sol se va a dormir.

El impacto estético del desierto, imbuido en la cultura sudanesa, hizo que Amira Kheir, compusiera un disco exclusivamente dedicado a este. “El vacío del desierto es interesante. Hay mucho en su escasez y eso me llevó a trabajar minimalistamente, a utilizar lo imprescindible instrumentalmente”, explica la cantautora sudanesa a Wiriko.

Portada de Alsahraa. / Foto: amirakheir.com

Portada de Alsahraa. / Foto: amirakheir.com

Alsahraa (Contro Cultura Music/ Sterns Distribution, 2014) es el segundo disco de Kheir. Grabado en directo en la Union Chapel londinense fue “una experiencia fantástica” donde la cantante sudanesa definió un álbum con sutileza y pocos arreglos. “Me gusta trabajar con lo primordial y descubrir esas esencias en el trascurso. Elegimos tomas que no eran perfectas pero en general funcionaban. Se sacrifica la perfección individual de cada músico o instrumento para ganar una perfección general”, explica Kheir del proceso de grabación.

Alsahraa es “una reflexión de la vida ya que si se buscase hacer algo perfecto se perdería la naturalidad”, apunta la compositora. Un disco donde se equilibra la delicadeza del laúd persa (oud), la guitarra, las flautas y la percusión con la fuerza vocal de Kheir. Algunos temas, como Ya Gadir, vienen desnuditos y mientras se desgusta la espiritualidad del desierto, Amira nos invita a bailar casi de sorpresa con temas como Ya Mara o Kasr Almiraya.

Melómana empedernida, Amira Kheir se refugia en su familia y en sus viajes. Acompañada de jazz, bossa-nova, músicas del norte de África y de paisanos como Rasha o Abdel Gadir Salim, Kheir escucha todo aquello que le conmueve y no tuvo ningún problema en combinar la música tradicional con otros estilos. “La música de Sudan se combina perfectamente con el jazz o el soul. La clave está en la improvisación”, apunta.

La prueba de que la armonización entre las raíces musicales de Sudán y el jazz funciona sirvió a Amira Kheir para presentarse al mundo. Su álbum de debut, View from Somewhere (Contro Cultura Music/ Sterns Distribution, 2011) puso en escena al contrabajo, piano y kora en un trabajo que según define la propia artista fue “una instantánea de lo que quería expresar en ese momento”.

Y con ello le llegó el apodo de “la diva del desierto sudanés” que acompañó a la crónica de su concierto en 2012 en Malí bajo el marco del Festival au Desert. “No me gusta encasillarme bajo ninguna etiqueta aunque entiendo que es necesario como una herramienta de comunicación. Pero si nos obsesionamos con ello perdemos el punto de vista ya que la música continua evolucionando”, resalta la cantautora.

Nacida en Turín, Amira Kheir, pasó su infancia explicándose. “¿Eres sudanesa o italiana? ¿Pero cómo te sientes? ¿Qué pasa contigo?”, recuerda la cantante. Además explica que gracias a fenómenos como la globalización cada vez necesita definirse menos porque todo está más conectado. Y continúa: “la identidad no tiene que ser sólo una cosa sino que es algo muy abierto. Es más fácil etiquetar, es sencillo y rápido. ¿Cómo te llamas? ¿De dónde eres? Y se coloca en una categoría. Ya se puede pasar a la siguiente persona”.

Sin embargo para ella Sudán e Italia son su hogar. Una realidad asimilada con mayor naturalidad de la que se creían aquellos que le preguntaban. Y llegó la multiculturalidad londinense. Puso rumbo a la capital inglesa para completar sus estudios universitarios y junto con un buen amigo guitarrista comenzaron a tocar en un pequeño local.

“A partir de ahí todo comenzó a rodar como una bola de nieve”, dice Amira que además llegó al escenario del WOMAD 2014 siguiendo la estela de otros compatriotas como Emmanuel Jal o Abdel Aziz el Mubarak que fue el primer sudanés en actuar en el festival en 1988.

Su música siempre se mantiene en evolución, sin certificados identificativos y siendo un reflejo de su personalidad y de sus herencias culturales. Y sin preocuparse por el futuro, dejando que la vida venga tranquila y la coja de la mano.

The following two tabs change content below.
Javier Domínguez

Javier Domínguez

Javier Domínguez Reguero es un periodista independiente afincando en el Reino Unido. Escribe sobre viajes y cultura desde Londres después de pasar por Canterbury, Lilongwe y Santiago de Chile.
1 comentario

Trackbacks y pingbacks

  1. […] En su último paso por Londres, Kheir recibió a Wiriko para charlar sobre su vida y su música. La entrevista completa en Amira Kheir: “Hay mucho en la escasez del desierto”. […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *