Sekou “Hendrix” Kouyate y el 4º aniversario de Up Nairobi Magazine

DSC_0187

Personal de prensa leyendo el último número de la revista Up Nairobi Magazine antes del inicio de su cuarta fiesta: Up Live IV. Imagen de Gemma Solés / Wiriko.

Desde 2011, la capital keniana cuenta con una publicación que resume la actualidad y actividad cultural de la ciudad más bulliciosa de África del Este, Nairobi: Up Nairobi Magazine. Con un elenco infatigable de colaboradores y blogueros, escritores, fotógrafos, apasionados por la moda, por la gastronomía, por los deportes y sobre todo, por la noche nairobense, la revista promueve y fomenta día a día la cultura y las artes en la ciudad.

Dirigida por Rand Pearson y con sede en el Village Market de Nairobi, Up Magazine se ha convertido en la agenda cultural gratuita más cotizada del momento. Con el apoyo de compañías como Airtel o el buscador de viajes Jambojet, la revista es un referente entre la clase media-alta de la capital keniana.

Habida de fiestas y encuentros chics en espacios multifuncionales, la clase media-alta -hinchada a base de expatriados y turistas adinerados- esperaba por cuarto año consecutivo la fiesta anual de la revista, la UP Live IV. Celebrada en el Museo del Ferrocarril, un espacio complicado para una fiesta con venta de alcohol, los diferentes ambientes sorprendieron tanto por el atrezo como por la puesta en escena de bailarines y actores en mallas fluorescentes emplazados encima de los vagones de tren o desfilando por los raíles a modo de engendros humanos. Diferentes espacios de ambiente chill out como una zona para fumar shisha o una moderna área de sofás para tomar cócteles, hacían de la fiesta el lugar perfecto para una audiencia siempre exigente.

Sin embargo, el público, insuficiente en protesta por el desproporcionado precio de las entradas (25€ anticipadas y 30€ en taquillas), se hizo esperar hasta tarde y se perdió las primeras actuaciones. A pesar de que Nairobi goza de una oferta cultural vital y diversa, los precios de eventos como éste suelen excluir a gran parte de la población cuando, ya de por si, moverse por la capital de noche suele ser prohibitivo debido a la falta de transporte seguro que hace irremediable volver a casa en taxi.

Abriendo cartel, DJ Tendwa, toda una institución en el marco cultural de la ciudad, ofreció un warm up repleto de hits de música Benga, Katitu o Kanindo mezclados con electrónica. El trío adolescente Kiu, versado en armonías vocales y gospel, abrió la veda para la música en vivo, dejando paso a una de las voces de más peso de la escena local: Maia Von Lekow. Estrenando banda, Maia – a la que pinchamos en una de nuestras sesiones en el programa Sonideros de Radio 3 -, desgranó lo que serán los temas de su próximo álbum con la garra y fuerza que la caracterizan, paseándose con la misma soltura por pop, rock y hasta flamenco. Una artista nunca suficientemente venerada en Kenya.

Desde la costa Swahili llegaban Idd Aziz and Family, una banda que bebe de las melodías de inspiración árabe para transformarlas en sonidos urbanos 100% bailables. Se pusieron al público al bolsillo en la primera canción, y terminaron por ser aclamados tras la intervención del padre de Idd cantando a capella sonidos arraigados en la música Taarab de la costa de Mombasa.

Sekou Kouyate en la Up Live IV. Foto: Sebastián Ruiz / Wiriko.

Sekou Kouyate en la Up Live IV. Foto: Sebastián Ruiz / Wiriko.

No fue hasta después de una pausa amenizada por los Djs, y en espera de que el recinto acabara de llenarse, que aparecería el cabeza de cartel: Sekou Kouyate. Conocido como Jimi Kora, o el Jimi Hendrix de la Kora, Sekou hace de la tradición milenaria de la Kora la herramienta para llevar el folclore griot mandinga de su Guinea natal al mundo de la electrificación y los pedales de efectos. Hipnotizando al público, Sekou enamoró a todos con el virtuosismo de sus dedos y el peso de una banda extraordinaria. Las caras de admiración entre público y organizadores eran la prueba rotunda de que la música de África Occidental sigue cautivando y fascinando a las audiencias del otro lado del continente. Pero también, de que valía la pena pagar la entrada aunque solo fuera para ver a este moderno griot del siglo XXI haciendo emerger en escena el espíritu y embruje del instrumento africano de 21 cuerdas.

Cerraron el escenario en vivo el combo de músicos nairobenses Kaya Collective, formado por un repertorio de caras conocidas de la escena de la ciudad. Y a pesar de no haber recibido el público deseado, el listón quedó bien alto en esta fiesta, mientras el tren cultural en Nairobi parece estar desenfrenado y repleto de nuevas sorpresas para irse descubriendo en la flamante edición en color que representa la perspectiva urbana de la capital del África Oriental.

 

The following two tabs change content below.
Gemma Solés i Coll
Licenciada en Filosofía (UB), posgraduada en Sociedades Africanas y Desarrollo (UPF) y Master euroafricano en Ciencias Sociales del Desarrollo: Culturas y Desarrollo en África (URV). Le interesan la música, el activismo cultural, las ciudades africanas y el turismo sostenible. Coordina la sección de Música y Artes Escénicas y presenta y dirige el magacín radiofónico Wiriko en M21. Contacto: [email protected]
1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *