Entradas

Irène Tassembédo: “¡es la pasión lo que nos mantiene!”

Burkina Faso se despierta de un largo letargo político. Ha vivido en los últimos tiempos una transformación profunda resultado de los movimientos ciudadanos y el sentir social de este “país de los hombres íntegros”.

Pero no es fácil, ni gratis. Tras las protestas sangrientamente represaliadas y un golpe de estado militar antes de las elecciones generales, un atentado yihadista se cobró 26 víctimas en un hotel de Uagadugú el 15 de Enero de 2016.

Sin embargo esta atmósfera brutal no ha conseguido que el arte más natural, el más enraizado, ese lenguaje secreto del alma que decía Martha Graham se quede atemorizado en casa.

banderole-v2

Del 30 de Enero al 6 de Febrero de 2016 se celebró en Uagadugú el FIDO: Festival International de Danse de Ouagadougou. En esta ciudad, con un movimiento cultural más que interesante, se han reunido 25 compañías de danza de África, América y Europa. Bailarines y coreógrafos de todo el mundo reunidos en una semana llena de intercambios, masterclasses y espectáculo a raudales.

Irene Tassembedo (sin autor)

Irène Tassembédo.

En el año 2013 la coreógrafa y actriz, Irène Tassembédo creó este festival pensado como un espacio de encuentro, creación, transmisión, intercambio y mezcla de culturas, formas y técnicas en el campo de la danza. Pero nos lo cuenta con más detalles la propia Irène en una entrevista en exclusiva para Wiriko.

W: En el FIDO se encuentran las danzas tradicionales, contemporáneas y urbanas de África. ¿Qué tal conviven? ¿Impera la evolución o la ruptura?

IT: He creado el FIDO para desarrollar un intercambio cultural dinámico y real entre los diferentes países, estilos y técnicas dentro de la danza. Se invita a las compañías a permanecer aquí durante toda la duración del festival, para que surjan y se establezcan relaciones entre bailarines y coreógrafos. Los principios del festival son la mezcla y la apertura, por eso es tan importante para mí que todas las formas de danza estén representadas. El programa de este año ha sido muy variado, con diferentes estilos y países que se han dado cita cada noche en el escenario ante un público amplio y diverso. También queremos mostrar a los participantes internacionales la riqueza de Burkina en repertorios y formas de danza. La emulsión creativa de Uagadugú es la que aporta riqueza al FIDO, que es a su vez un componente esencial de esta riqueza. Dentro de esta diversidad, no prevalece la ruptura, al contrario, queremos demostrar que existen puentes entre las diferentes formas y estilos dentro de la danza.


W: En el Festival participan también compañías de Europa y EEUU ¿Cuál es su aportación?

IT: En esta dinámica de diversidad, las danzas europeas y americanas están invitadas, por supuesto. Porque en cada país hay mil maneras de entender la danza. Por ejemplo, dentro de la danza contemporánea, en función de si estamos en Europa, América o África, las inspiraciones y los estilos se expresan de formas muy diferentes. Pero cada una a su manera hablan del cuerpo, de trabajar, de imaginar…

Organizamos masterclasses como parte del festival, donde los bailarines y coreógrafos invitados al FIDO muestran y enseñan sus técnicas a otros profesionales. Estas clases nos permiten ver realmente hasta qué punto la diversidad es una contribución esencial para la danza.

W: El festival cuenta con el patrocinio de entidades privadas y públicas ¿Siente que la política cultural en Burkina Faso apoya las artes escénicas?

IT: Burkina Faso empieza a despertar, pero es duro. Hasta ahora, las cosas han sido muy difíciles para nosotros y nunca hemos tenido el apoyo suficiente. Espero que, con el reciente cambio de gobierno en Burkina Faso, las cosas vayan poniéndose en su lugar y que la cultura se apoye y se desarrolle como un sector de la economía vital y productivo. Y abandonar definitivamente esta visión pesimista que mantiene a los artistas en una situación de mendicidad.

Hay que luchar para hacer entender esto a las autoridades y también con las empresas privadas, para crear alianzas que formen infraestructuras. Hoy en día los patrocinadores aportan solo el 5% de nuestros presupuestos. Pero aún así, queremos que todos nuestros espectáculos y eventos sean populares y accesibles para todos.

Compagnie Sowilo. Foto de Gery Barbot.

Compagnie Sowilo, de Turín. Foto de Gery Barbot.

Mi último espectáculo, “Kombibissé”, es un musical sobre la juventud. Se realizó en la Casa del Pueblo (2000 plazas) con la entrada a 500 francos CFA (80 céntimos de euro). La entrada al FIDO son 2.000 CFA (3 euros). Pagar a 42 artistas en escena y los equipos técnicos de “Kombibissé” o los cachés de 25 compañías en el FIDO ¡De verdad, no ha sido fácil!

Nos falta el apoyo del Estado, pero también una estructura asociativa fuerte y duradera con el sector privado para mantener y desarrollar la cultura en este país y promover su proyección internacional. Pero de momento ¡es la pasión lo que nos mantiene!

W: Esta cuarta edición se ha organizado en colaboración de dos figuras de la danza contemporánea en Burkina Faso reconocidas internacionalmente: Salia Sanou y Seydou Boro. ¿Vive hoy la danza de Burkina Faso un papel protagonista?

IT: Salia Sanou y Seydou Boro son socios del FIDO y directores del Centro de Desarrollo Coreográfico CDC-La Termitière, y nos han apoyado este año cediéndonos su sala y su equipo. También colaboramos estrechamente en otros proyectos, como la Trienal Danse l’Afrique Danse, cuya 10ª edición tendrá lugar en Uagadugú del 26 de Noviembre al 3 de Diciembre de 2016 bajo la triple dirección artística de Salia, Seydou y yo misma.

Si Uagadugú se ha convertido realmente en el epicentro de la danza en África, es gracias al CDC que permite a muchos bailarines y coreógrafos llevar a cabo residencias y desarrollar su trabajo. El otro eje es l´EDIT (Escuela Internacional de Danza Irène Tassembédo), que es la única escuela de danza profesional en el África subsahariana cuyo diploma y calidad educativa están reconocidos internacionalmente.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

W: África es el continente del futuro ¿Es también el futuro de la danza?

IT: Como he mencionado anteriormente, el título de mi último espectáculo es “Kombibissé”, que significa “Juventud” en Moré. Y observo a esta juventud en todas sus facetas. La creación de este espectáculo me ha permitido trabajar con bailarines jóvenes que he seleccionado por su increíble talento y su estilo personal. Deben seguir trabajando, pero estoy convencida de que son el futuro de la danza. La gran riqueza de la danza africana es un legado que permanece vivo hoy en día. Es un terreno que actúa como un trampolín.

Ahora, también tengo miedo por el futuro de la danza africana: hay demasiados talentos que se desperdician porque no tienen los medios para acceder a una formación completa como la que ofrecemos en l´EDIT. Porque incluso con un talento formidable, sin formación no se puede alcanzar el más alto nivel.

W: En 2009 creó la escuela de danza EDIT en Ouagadougou ¿Cuáles son sus objetivos?

IT: El entusiasmo por las danzas de nuestro continente despierta verdaderas vocaciones entre los jóvenes africanos que descubren la posibilidad de desarrollar una carrera profesional dentro de esta rama artística. Sin embargo, la oferta de formación a las que pueden acceder hoy en día se reduce a muy pocos cursos o clases magistrales con coreógrafos (en su mayoría extranjeros) que pasan por sus respectivos países. Esto no les permite aprender realmente una profesión e incluso provoca efectos perversos porque lo fácil para los bailarines noveles es reproducir inspiraciones contemporáneas “europeas” de la danza, mal “digeridas”. Se trata de formateo más que de formación…

La primera misión de l´EDIT es por tanto la formación profesional artística en danza. L´EDIT es un lugar para la adquisición de competencias y la investigación coreográfica, dirigido por profesores con experiencia de nivel internacional, en beneficio de una juventud africana para los que la danza no sea sólo una pasión, sino también una carrera profesional por construir.

L´EDIT contribuye al desarrollo de una comunidad artística comprometida con la diversidad cultural, facilita el diálogo intercultural entre los artistas africanos y sus homólogos en el resto del mundo (Europa, Asia, América) y contribuye al desarrollo sostenible del sector cultural mediante el fortalecimiento de las competencias de los artistas, llamados a convertirse en verdaderos profesionales.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.