Entradas

Bahia Shehab: “Cuando pinto en árabe es poesía y eso llama al diálogo”

A principios de 2011 el mundo se sorprendió al ver imágenes procedentes de los países árabes que, lejos de difundir la fatalidad a la que generalmente eran vinculados, mostraban a sus sociedades levantándose contra sus desgracias impuestas. En las fotografías de la llamada Primavera árabe no eran pocas las mujeres que aparecían al frente de las protestas participando con igual ahínco en plazas y calles que, por unos días, fueron espacios libres de fronteras sociales. Bahia Shehab fue una de ellas.

Bahia Shehab / Imagen cortesía de la revista Brownbook y Nadia Mounier.

La artista egipcia, en lugar de acatar la vuelta a la represión tras la precipitadamente denominada ‘revolución árabe’, se echó de nuevo a las calles para decir no. Armada con un spray de pintura y varias plantillas sacadas de su libro ‘No y mil veces no’ (2010, Khatt Books), Shehab plasmó en las paredes de El Cairo su rechazo contra la violencia, el gobierno militar y la opresión social que volvían a reinar en Egipto.

Ahora Bahia Shehab es la primera mujer árabe en ganar el premio Sharjah concedido por la UNESCO para destacar el trabajo de quienes contribuyen a promocionar la cultura árabe en el mundo. Un reconocimiento a su trayectoria que, tal y como explica a Wiriko, “es importante para que otras mujeres árabes sientan que ellas pueden hacer cosas, que es posible que sigan sus sueños y se cumplan. Espero que esto aliente a otras mujeres para ser más activas y para que sean agentes de cambio en sus sociedades”. En el caso de la sociedad egipcia, seis años después de que se desataran las revueltas la participación de las mujeres en la vida política del país ofrece un porcentaje algo superior al que ostentaban antes de la Primavera árabe, con un 15 por ciento de los escaños en el Parlamento actual frente al 13 por ciento que ocupaban antes de 2011. Un mínimo margen a la esperanza que, aunque constituye una cifra histórica de representación de las mujeres en la política del país, no es suficiente aún para verse reflejado a pie de calle, donde las trabajadoras de entre 18 y 29 años constituyen el 18,5 por ciento de la mano de obra egipcia, una de las tasas más bajas del mundo según ONU Mujeres.

Para Shehab se trata de “una batalla muy larga” a la que ella se enfrenta a través del arte. “Pertenezco al mundo árabe y reflejo los problemas a los que la gente como yo se enfrenta, especialmente las mujeres porque nosotras estamos menos representadas en la sociedad. Ser una artista para mi es una manera de trabajar para mostrar nuestra realidad. Cuando veo a muchos de los líderes del mundo no siento mucha esperanza de que realmente se produzca un cambio para mejor en cuanto a la tolerancia en la sociedad; pero la gente sólo quiere una vida mejor y por eso cada vez son más los que quieren cuidar la naturaleza, ser mejores ciudadanos y contribuir a la sociedad. He visto gente así en todas las ciudades en las que he estado, así que la mejor cara del mundo es la que me da esperanza. Miro al otro lado y veo demasiadas máquinas, armas, ejércitos y líderes políticos. Y tengo que mirar a los dos lados, pero es el lado de la gente corriente el que me da esperanza”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Y pensando en la gente, en lo que nos une y no en lo que nos separa, esta artista basa su trabajo. “Yo veo el arte como una herramienta que ayuda y facilita el diálogo social. Cuando se crea arte para fomentar el entendimiento realmente se puede ver el impacto”, asegura al tiempo que añade un ejemplo: su obra ‘Paisaje y entorno sonoro: 20 Minaretes del mundo árabe’, diseñada en 2014 para el Museo de Louisiana de Arte Contemporáneo, en Dinamarca. “Para esta instalación yo buscaba un sonido que representara una nueva perspectiva sobre la región porque durante los últimos 1400 años sólo los hombres han estado llamando a la oración en todo el mundo árabe y sentí que era hora de que fuera una voz femenina la que hiciera la llamada. Así que usé la voz de una joven mezzo soprano de la Ópera de El Cairo y la grabé para producir una nueva llamada a la oración. El proyecto fue grabado sólo para el museo y no lo he publicado en otro lugar, pero está en Youtube y ha sido visto como unas 89.000 veces y los comentarios a este vídeo son realmente asombrosos. Hay gente que defiende la voz de las mujeres, gente que dice que eso no está bien, y yo estoy realmente feliz porque se produjo una conversación”, relata con gran entusiasmo.

 

Artículo originalmente publicado en la sección Planeta Futuro de EL PAÍS, gracias a una colaboración entre ambos medios. Para seguir leyendo, pincha aquí.

Martin Scorsese se compromete con los clásicos del cine africano

África tiene tres veces la extensión de Estados Unidos, uno de los mayores productores de cine para el mercado mundial, junto con la India. Pero en un mundo tan globalizado, el cine africano sigue siendo un misterio desconocido por el público del planeta. Hay que remontarse a los años 60 y 70, durante las independencias, para empezar a ver el auge de la industria en el continente. Y es que, aunque aún falte mucho camino por recorrer, no se puede menospreciar el trabajo que se hace en países como Sudáfrica, Nigeria, Egipto, Burkina Faso, Kenia, Argelia, Marruecos o Somalia; y mucho menos, menospreciar la historia del cine y sus clásicos.

Mbissine Thérèse Diop en la película franco senegalesa “La Noire de…” © Film Foundation’s World Cinema Project

En una entrevista para La Marea, la directora del Festival de Cine Africano Tánger-Tarifa, Mane Cisneros, afirmaba que “el cine africano puede tener éxito en las salas comerciales, pero los estereotipos hacen mella”. Aunque los cineastas africanos “no son una categoría aparte” y sus películas “mandan los mismos mensajes que cualquier otra cinematografía del planeta”, su arte pasa desapercibido y no entra en el juego del mercado mundial.

Para intentar luchar contra este hecho y evitar que todo este inmenso patrimonio cultural y cinematográfico africano desaparezca, The Film Foundation, fundada en 1990 por Martin Scorsese y otros cineastas y actores estadounidenses, ha anunciado un nuevo proyecto que llevará a cabo en colaboración con la Federación de Cineastas Pan Africanos (FEPACI) y la Unesco. Este proyecto, bautizado con el nombre de The African Film Heritage Project (Proyecto de Patrimonio de Cine Africano), se presentó el pasado mes de marzo en el Festival de Cine Pan Africano de Uagadugú (FESPACO), en Burkina Faso.

Recuerdo los inicios de la FESPACO, hace 50 años, y la película Le noire de…, de Ousmane Sembène, que se estrenó en Nueva York tres años después de estrenarse en Senegal. Recuerdo que esta película me causo un gran impacto”, explica Martin Scorsese en el vídeo que se proyectó en el festival. “Fue la primera vez que pudimos oír una autentica voz africana en el cine”.

De la mano de cineastas como Youssef Chahine, Shadi Abdessalam, Med Hondo, Djibril Diop Mambéty, Safi Faye, Idrissa Ouédrago, Abderrahmane Sissako, Mahamat Saleh Haroun, Souleymane Cissé, entre muchos otros, el cine africano empezó a florecer en la década de los 70 del siglo pasado. Con este proyecto, la Fundación del Cine pretende identificar, restaurar y preservar alrededor de 50 películas. “Me doy cuenta ahora de que sabemos muy poco acerca del cine africano y por eso nos unimos para llevar a cabo este proyecto”.

La Federación del Cine ya lanzó en 2007 el Proyecto de Cine Mundial para recuperar películas clásicas y títulos vulnerables y evitar que desaparezcan para siempre. En la fecha ya han restaurado 28 películas de distintas partes del mundo, incluidos siete filmes africanos: La mòmia, de Shadi Abdessalam y su cortometraje Le Paysan éloquent; Transes y Alyam Alyam, de Ahmed El Maanouni; Touki Bouki, de Djibril Diop Mambéty y dos películas d’Ousmane Sembène, Le noire de… y Borom Sarret. El Proyecto de Patrimonio de Cine Africano pretende triplicar la cifra de filmes recuperados.

Irina Bokova, Directora General de la Unesco considera que esta colaboración “es una oportunidad única para elevar la riqueza del arte africano, el patrimonio y la creatividad, especialmente para los jóvenes. Miramos hacia el futuro para promover la diversidad cultural a través de las expresiones de los cineastas africanos”.

África necesita sus propias imágenes, su propia mirada testificando en su nombre, sin ser distorsionada por otros, por una mirada extranjera y con prejuicios. Debemos dar testimonio de esta cuna de la humanidad que ha desarrollado un rico e inmenso patrimonio humano, histórico, cultural y espiritual”, afirmó Cheick Oumar Sissoko, Secretario General de la FESPACO. “Preservar este patrimonio fílmico es una necesidad y una emergencia. Estas imágenes deben ser localizadas, restauradas y mostradas a los africanos y al mundo en cines y cinematecas de vanguardia. Nos comprometemos a trabajar para lograr este objetivo”.

Este es un proyecto de largo recorrido y se desconoce cuándo van a estar disponibles todas estas obras, pero cuando llegue el momento van a estar disponibles en la Federación del Cine para todo el mundo. “Queremos que estas películas vuelvan a casa, que los africanos las puedan volver a ver y, al mismo tiempo, hacerlas accesibles al resto del mundo”, sentenció Martin Scorsese.

50 años del Senegal epicentro de la cultura negra

Aula Wiriko

4ª Edición del Curso Introducción a las expresiones artísticas y culturales del África al sur del Sahara

Por Alexandra Gil

A principios de este noviembre pasado, las ciudades de Thies y Dakar se vistieron de gala  para conmemorar el evento que, hace medio siglo, puso a Senegal en el mapa de la cultura negra. Ideado por los “Padres fundadores de la negritud” a lo largo del Primer Congreso de escritores y artistas negros de la Sorbona en 1956, el Primer Festival Mundial de las Artes Negras pretendía mostrar y dar valor a las culturas africanas en un contexto de recientes independencias políticas en el continente y de fuertes tensiones entre el Este y el Oeste.

Leopold Sédar Senghor, primer presidente del Senegal independiente, condición obtenida en 1960, buscaba con la organización de este Festival “ayudar no solo a la defensa y a la ilustración de las artes negras, sino también, a la construcción de una civilización de lo universal”[1]. Se trataba del primer gran evento de esta nueva etapa nacional, y arrancaba bajo el lema “Función e importancia del arte negro y africano en la vida de la gente y para la gente”[2]. Asistirían más de diez mil personas. Como participantes, cabría destacar la presencia de André Malraux, Ministro de Cultura Francés de la época y eminente escritor, y de otros muchos protagonistas como Aimé Césaire. Durante veinticuatro días en el mes de abril de 1966, cada barrio de Dakar se llenaba de espectáculos al aire libre; y gracias a las gestiones ejercidas por el propio Senghor, se expusieron diversas piezas venidas desde el Museo del Cairo, que eran incluso vigiladas por tiradores de élite dada la excepcionalidad de la situación, puesto que raramente salían del mismo.

El impacto del primer FESMAN sigue sobrevolando hoy las cabezas de los amantes de las artes. Tal era su envergadura y tal la implicación del Presidente poeta, que cada funcionario senegalés recibió tres meses de su salario por adelantado para poder participar holgadamente en el festival. La suma debía ir reembolsándose en 12 meses.[3] Para el país, supuso la construcción de infraestructuras tales como el Museo dinámico de Soumbedioune, el Teatro Nacional Daniel Sorano, la Escuela Nacional de Artes o la Manufactura de Artes Decorativas de Thies. Implicó la creación del Ministerio de Cultura (que nunca desde entonces ha desaparecido del gobierno ni se ha fusionado con ningún otro) y resultó en “una maravillosa adhesión popular que no se ha vuelto a experimentar en el país desde aquella”[4]. Se trataba más que de un Festival, de un merecido homenaje a las expresiones culturales africanas, relegadas a un segundo plano e incluso ignoradas hasta entonces por los países colonizadores y afines.

Cincuenta años más tarde de aquella primera edición, el Hotel King Fahd Palace de Dakar reunió durante tres días a artistas, políticos y académicos en un coloquio internacional bajo el lema “Memoria y actualidad (1966 – 2016)”. El Presidente del Gobierno de Senegal, Macky Sall, asistió a la sesión de inauguración y pronunció un poema de Birago Diop mostrando lo que algunos llamaron “un súbito interés por la cultura”[5]. Aprovecharía también para anunciar la condecoración en la Orden Nacional del León (la más alta distinción del país) de, entre otros, el músico Ablaye Ndiaye “Thiossane”, el actor Serigne Ndiaye Gonzales o los pintores Ibou Diouf y Younousse Séye, todos ellos artistas senegaleses en activo y participantes del Festival.

Fuente: https://continuo.wordpress.com/2009/11/25/dakar-1966-1er-festival-mondial-des-arts-negres/

 

El evento sirvió también a Saliou Mbaye, Presidente del Comité Científico del Coloquio sobre el FESMAN y exdirector de los archivos nacionales, para anunciar la obtención de dos películas (una soviética y una americana, cada una promoviendo sus intereses en plena Guerra Fría) rodadas con motivo del primer Festival, así como para reclamar la vuelta a casa del “conjunto de fuentes de la historia de nuestro país que se conservan en el extranjero y que forman parte del patrimonio senegalés”.[6]

Organizadores y participantes del coloquio coincidieron en destacar la importancia de crear un espacio de diálogo permanente que ayude a revitalizar y hacer más visible los “patrimonios culturales”[7] africanos. Entre las propuestas más oídas, cabría mencionar la necesidad de catalogar y conocer la situación de las infraestructuras culturales de cada país africano, la de instaurar la organización de homenajes a los personajes más conocidos en los ámbitos culturales y la de retomar la idea del FESMAN adaptándola a la nueva coyuntura. A nivel país, se solicitó al Presidente Macky Sall que se reabrieran el Museo dinámico y tanto el Centro de Estudios de las Civilizaciones como el Comisariado de exposiciones de arte en el extranjero del Ministerio de Cultura.[8]

La influencia de Senghor y del FESMAN en la utilización de la cultura como motor de desarrollo tras las independencias africanas es innegable, así como el posicionamiento de Senegal en la región como líder y ejemplo de políticas culturales exitosas en la época. El paso del tiempo, los planes de reestructuración económica –impuestos por el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional– y la llegada de nuevos presidentes y prioridades ha ido mermando la relevancia dada al sector cultural en el país, que ha visto en estos años cerrar la práctica totalidad de sus salas de cine y luchar por mantenerse vivo. Senegal era y es un referente en materia de políticas culturales (no hay que olvidar su Bienal de Arte contemporáneo, o el hecho de que Dakar forma parte de la red de ciudades digitales de la UNESCO), pero los participantes en el coloquio coincidían en la inherente lástima que el motivo del mismo era simplemente recordar y no relanzar el Festival.[9]

En general, los especialistas en la materia esperan que, al haber realizado una rememoración de tan alto nivel, se avive la “toma de conciencia del rol de la cultura en el desarrollo del país”[10] y tenga cabida en el proceso “de emergencia”[11]. Por el momento, lo que sí está construido es el Museo de las Civilizaciones Negras, considerado por muchos como “una prolongación del FESMAN de 1966”[12], hoy a la espera de los contenidos que reagruparán elementos de civilización, tradición e identidad de las culturas negras con la finalidad de seguir mostrando y demostrando la amplitud de su contribución al patrimonio universal[13].

Imagen del Museo de las Civilizaciones Negras, que abrió sus puertas en noviembre de 2016. Fuente: http://www.africanouvelles.com/nouvelles/nouvelles/afrique/senegal-50-ans-apres-le-projet-le-musee-des-civilisations-noires-est-fin-pret.html

 


[1] 9/11/2016, “Macky Sall promet de poursuivre la symphonie de 1966”, Le Soleil, p. 11.

[2] François Diouane Ndiaye. La circulation des oeuvres d’art contemporain en Afrique de l’Ouest: cas des arts plastiques à travers l’exemple du Sénégal. Art et histoire de l’art. Université Michel de Montaigne – Bordeaux III, 2014, p. 46.

[3] 10/11/2016, “Le festival a gardé toute sa fraîcheur dans la mémoire collective”, Le Soleil, p. 12.

[4] 09/11/2016, “Le banquet des expressions artistiques célébré”, Le Soleil, p. 12.

[5] 10/11/2016, “Regain d’intérêt ambigu de Macky Sall pour la culture”, WalfQuotidien, p. 11

[6] 09/11/2016, “Colloque international: Le banquet des expressions artistiques célébré”, Le Soleil, p. 12.

[7] 11/11/2016, “Organisateurs et participants se félicitent de la fécondité des échanges”, Le Soleil, p.11.

[8] 11/11/2016, “Maintenir l’idée du Festival”, Le Soleil, p.11.

[9] 10/11/2016, “Discours d’ouverture du président du Comité scientifique, Professeur Saliou Mbaye”, Le Soleil, p. 14.

[10] 10/11/2016, “Regain d’intérêt…” Op. Cit.

[11] Ídem.

[12] 10/11/2016, “Un prolongement du Festival de 1966”, Le Soleil, p.11.

[13] Ídem.

Mujeres africanas de la historia, heroínas de cómic

¿Qué tienen en común Gisèle Rabesahala, Njinga Mbandi, Funmilayo Ransome-Kuti o Wangari Maathai? Grandes desconocidas para muchos que, sin embargo, han destacado en política, diplomacia, resistencia frente a la colonización, defensa de los derechos de las mujeres o protección del medioambiente. Mujeres africanas que han pasado de puntillas por los libros de Historia pese a sus aportaciones al desarrollo del continente. Vidas excepcionales a las que la Unesco quiere devolver la visibilidad gracias al proyecto educativo Mujeres en la historia de África.

Imagen del cómic dedicado a Yennega, la guerrera burkinesa

Imagen del cómic dedicado a Yennega, la guerrera burkinesa

La plataforma Mujeres en la historia de África forma parte del proyecto Historia general de África que la Unesco viene desarrollando desde 1964. Una primera fase del proyecto finalizó en 1999 y dio lugar a la publicación de ocho volúmenes de historia africana traducidos a trece lenguas, de las cuales tres son africanas: fula, hausa y suajili. A partir de 2009, el proyecto se lanza a la adaptación escolar de los contenidos: el objetivo pedagógico es claro y pretende que los estudiantes africanos conozcan más y mejor su propia historia.

Las mujeres protagonistas

La propuesta inicial de la Unesco recupera las hazañas de veinte mujeres. No es una lista exhaustiva, pero la selección es un buen reflejo de los distintos campos a los que contribuyeron estas mujeres: Bessie Coleman, primera afroamericana con carné internacional de piloto; Cesária Évora, cantante caboverdiana; Angie Elisabeth Brooks, primera mujer africana elegida presidenta de la Asamblea General de Naciones Unidas; Awa Keïta, escritora maliense y activista por la independencia; Funmilayo Ransome-Kuti, fundadora de la Unión de Mujeres de Abeokuta; Taitu Betul, la reina que luchó contra los italianos en Etiopía; Wangari Maathai, militante ecologista keniana fundadora del Green Belt Movement; Gisèle Rabesahala, pionera política malgache; Miriam Makeba, cantante y activista antiapartheid…

No están todas, la lista sería mucho más larga; sin embargo, esta primera selección de la Unesco anima a conocer más sobre ellas y otras pioneras africanas.

Recursos educativos libres

La información se organiza en módulos que incluyen un cómic, un cuestionario, un dosier pedagógico, un podcast, una biografía y otros materiales interactivos. Todos son recursos educativos libres y se pueden reutilizar, adaptar, traducir y distribuir de manera gratuita. Los materiales pueden leerse y escucharse en línea, pero también descargarse en formato PDF o MP3.

Materiales pedagógicos de cada módulo

Materiales pedagógicos de cada módulo

Heroínas de cómic, heroínas de vida

El proyecto Mujeres en la historia de África ha elegido un gran aliado para llegar al público más joven: el cómic. La narrativa gráfica es, además, una herramienta estupenda para convertir a estas mujeres en heroínas de la aventura de la lucha por el desarrollo de África.

No es la primera vez que se utiliza el cómic con fines históricos, pedagógicos o de sensibilización. En esta misma sección hemos conocido la evolución de Délestron, el villano marfileño reconvertido en héroe para hacer frente al Ébola, o la iniciativa del escritor Mark McKeown y del dibujante Andre Human de narrar la historia fundacional de la cultura tradicional zulú mediante historietas. Tampoco faltan proyectos que muestran la vida de personajes africanos destacados mediante la literatura infantil y juvenil: la colección Des graines et des guides, de la editorial À dos d’âne, cuenta con biografías adaptadas de Miriam Makeba, Léopold Sédar Senghor y Aimé Césaire. También es el recurso utilizado por Kidi Bébey y la editorial maliense Cauri Livres.

Los libros de Kidi Bébey y los cómics del proyecto Mujeres en la historia de África tienen en común el uso de la enseñanza de la Historia para la comprensión del presente y hacen una adaptación de las vidas de los personajes para contar hechos históricos desde un lenguaje cercano a los niños. No encontramos el detalle de la vida de los protagonistas, sino que se pone el acento en los aspectos singulares y pioneros, ejemplarizantes, con un claro objetivo pedagógico. Así, la Mulata Soledad representa a todas las mujeres y madres del Caribe que lucharon por la libertad y la igualdad en época de esclavitud, y Yennega, la guerrera burkinesa, encarna a la mujer libre e independiente.

Estos cómics retratan mujeres fuertes, inteligentes, decididas, luchadoras, comprometidas y que han conseguido sus objetivos en un mundo en el que tenían todas las de perder, por su doble condición de ser mujeres y ser africanas. No solo buscan inspirar a niñas y niños, y a los que no somos tan niños, también quieren completar el imaginario infantil y contribuir a la bibliodiversidad.

Artistas africanos

Para la creación de los cómics y los audios, la Unesco ha contado con la colaboración de músicos, cantantes e ilustradores de varios países africanos.

Alaba Onajin, autor de dos cómics del proyecto

Alaba Onajin, autor de dos cómics del proyecto

Eric «Zoe» Muthoga es el autor del cómic dedicado a Wangari Maathai. Este artista autodidacta keniano defiende la importancia de transmitir una la historia positiva de África a través de la ilustración y de las películas de animación. Alaba Onajin, diseñador nigeriano, es el autor de los cómics sobre Funmilayo Ransome-Kuti y Taitu Betul. Sleeping Pop, ilustradora malgache, es la autora del cómic dedicado a Gisèle Rabeshala y ha colaborado en más de un proyecto de carácter educativo (los cómics Zonay ankizy andavanadro o Karapapaka). Safia Elihillo, artista sudanesa, es la autora del módulo audio dedicado a las mujeres soldados de Dahomey; en sus trabajos estudia el uso de la poesía como herramienta terapéutica.

Varios módulos de Mujeres en la historia de África están todavía en producción, así que es probable que este proyecto no solo nos acerque a estas nuevas heroínas africanas, sino que también nos permita conocer a nuevos ilustradores y artistas africanos.

Igual que sucedió con la traducción a trece lenguas de la Historia general de África, sería estupendo contar con estos materiales en otros idiomas: hoy solo están disponibles en francés e inglés. Disponer de estos contenidos en lenguas africanas supondría un espaldarazo a la pluralidad cultural africana y permitiría llamar la atención sobre la necesidad de preservarlas como forma para garantizar la diversidad lingüística.

Los libros que abonan el crecimiento de África

Niños equipados con los materiales del Port Harcourt World Capital Book. / PHWCB

Niños equipados con los materiales del Port Harcourt World Capital Book. / PHWCB

En los últimos meses Nigeria se ha desperezado como el gran gigante africano que es. El país más poblado del continente, la economía más poderosa y la promesa de que Lagos será la ciudad más poblada en 2015. Los parámetros culturales son más difíciles de medir, pero eso no impide que sea de dominio público la fuerza de Nollywood, la segunda industria cinematográfica más productiva del mundo (detrás de Bollywood, pero delante de Hollywood). Y este año, Port Harcourt, una ciudad nigeriana situada en el delta del Niger, es la capital mundial del libro. Por primera vez, esta elección realizada por la UNESCO ha señalado a una localidad de la región subsahariana del continente. Sin embargo, esta decisión no se debe únicamente al potencial del país. El proyecto, en sí, tiene el peso suficiente para acaparar este reconocimiento, igual que la trayectoria del Rainbow Book Club, la principal organización impulsora de la iniciativa.

Desde 2008 el Rainbow Book Club se ha empeñado en el fomento de la lectura entre la sociedad nigeriana y en estos esfuerzos ha conseguido implicar a diversas personalidades de la vida política y social del país. Ahora, durante este año cargado de actividades, esta organización se enfrenta, al mismo tiempo, a su reto más importante y a su más destacable oportunidad. “Esta nominación ha contribuido a desencadenar un debate nacional sobre nuestra cultura de la lectura y su implicación en el futuro de nuestro país”, comenta Chinedu Amah, el responsable de comunicación de Rainbow Book Club, desde Lagos.

La UNESCO escogió Port Harcourt “por la calidad de su programa y en particular por sus propuestas para los jóvenes”, según el comunicado en el que se hizo pública la decisión del organismo internacional. “Los niños y los jóvenes son el futuro de nuestro país. Estamos convencidos de que si podemos influir en ellos y modificar su actitud hacia los libros, podremos reformar el panorama educativo nigeriano”, señala el miembro de la organización. Y así es como el programa de actividades de Port Harcourt World Capital Book incluye todo tipo de actividades orientadas a los escolares, incluso antes de que se celebrase la ceremonia de inauguración del evento. Desde donaciones de libros a los centros educativos con menos recursos, hasta campañas de fomento de la lectura. Se puede encontrar el proyecto de redacción conjunto de un libro por parte de los escolares del país, la creación de clubs de lectura, un concurso de ensayos o el diseño de planes de lectura para los colegios.

Los organizadores del Port Harcourt World Book Capital saben que el evento es un escaparate para proyectar al mundo su literatura, pero no se han olvidado de que también es una oportunidad para movilizar a las nuevas generaciones y fomentar el gusto por la lectura. “En Nigeria, la gente no lee tanto como debería”, explica Amah, “y es paradójico que en la época en la que estamos rodeados de noticias y de información, como nunca antes, la gente lea menos. La falta de interés es un problema, pero también lo es la falta de libros accesibles y eso tiene mucho que ver con algunas políticas que no están ayudando a que los libros sean más asequibles”.

Cartel de The Walking Book

Cartel de The Walking Book

Rainbow Book Club ha desarrollado su labor durante los últimos cinco años y afronta la responsabilidad de organizar la capitalidad mundial del libro, con la certeza del potencial de la literatura nigeriana y con esperanzas hacia la literatura de todo el continente. Wole Soyinka, uno de los escasos autores del África subsahariana reconocidos con un premio Nobel de literatura es nigeriano; también lo era el eterno aspirante, Chinua Achebe, fallecido hace poco más de un año; la lista podría prolongarse considerablemente con nombres como los de Ken SaroWiwa, ejecutado precisamente en Port Harcourt por su activismo medioambiental, o Ben Okri, Helon Habila, Chris Abani, Buchi Emecheta y un largo etcétera; sin embargo, la máxima representación de la pujanza de la literatura nigeriana actual es la aclamadísima Chimamanda Ngozi Adichie.

La riqueza de la literatura nigeriana es, para Chinedu Amah, la “diversidad”. “Nigeria es un país con 170 millones de habitantes y más de 200 grupos étnicos. Nuestros escritores han sido capaces de aprovechar nuestra diversidad para crear historias interesantes que han atraído, no sólo a los nigerianos, sino también a otros africanos y a lectores de todo el mundo”, explica este miembro de la organización del Port Harcourt World Capital Book. Precisamente, esa “diversidad” es, para él, la principal fortaleza de la literatura africana, en general: “Los africanos somos personas profundamente culturales y nuestra diversidad hace que nuestras historias sean algo único, cada historia recoge una mística particular de África”.

Fomentar la lectura es sólo uno de los objetivos de esta cita (suficientemente ambiciosa en sí misma). El reto se completa con la voluntad de animar la producción literaria, reflotar la industria editorial y dar visibilidad internacional a las letras africanas. Una de las actividades previstas es un programa de residencia de escritores, Writers in Residence, que permitirá que una docena de escritores emergentes seleccionados convivan y compartan experiencias para escribir historias que se publicarán en una antología. Esto permitirá que estos autores noveles tengan trabajos publicados. “Esperamos inspirar a una nueva generación de escritores africanos”, señala Amah.

Este proyecto se roza colateralmente con la publicación de Africa39, una selección de textos de treinta y nueve autores africanos de menos de cuarenta años en cuya selección ha participado Binyavanga Wainaina y cuya edición ha sido posible gracias a la colaboración del Hay Festival y de Bloomsbury Publishers. El volumen se presentará oficialmente durante las fechas centrales del festival, entre el 20 y el 25 de octubre. Ese será el momento en el que Port Harcourt será el verdadero escaparate de la literatura nigeriana y africana. Pero, como se ha visto, sólo será el momento en el que emerja la punta de un iceberg de actividades culturales intensas.

El círculo se cierra con un intento de dar un empujón a la industria editorial, nigeriana y de todo el continente. Se trata de un maltrecho sector que ha tenido que afrontar con una debilidad endémica, una dura crisis económica que ha sacudido muchas otras industrias. El fortalecimiento de esta parte de la producción literaria supone, en realidad, la consumación de los objetivos del Port Harcourt World Book Capital y de Rainbow Book Club. “Los africanos”, se lamenta Amah, “hemos visto como otros contaban nuestras historias. Ya es hora de que empecemos a asumir la responsabilidad de contarla nosotros mismos y sólo podremos hacerlo si tenemos más editores que entiendan nuestros contextos”. Y para ello, la organización no obvia el signo de los tiempos: “La publicación electrónica es una herramienta que no podemos permitirnos el lujo de ignorar. El crecimiento del uso de internet en África, especialmente a través de los dispositivos móviles ha sido fenomenal y ha abierto una nueva vía para la distribución”.

Para los impulsores de esta iniciativa es el momento de tomar plenamente las riendas de la literatura, pero también de sacar todo el partido que ésta puede aportar al desarrollo: “África tiene que levantarse y ocupar su lugar en el escenario mundial. Para ello los africanos de todas las condiciones, tienen que estar ‘equipados’ con el conocimiento, la educación y las habilidades adecuadas. Por eso, vemos en los libros una verdadera plataforma para el desarrollo de África”.

Artículo publicado originalmente en Planeta Futuro (El País) el 4 de junio de 2014.