25 años del Vaticano africano

La Basílica de Nuestra Señora de la Paz de Yamoussoukro (Costa de Marfil) está considerada, además de la más grande del mundo, la más alta con 158 metros. La cúpula central custodia la construcción con una cruz de oro.* Artículo publicado en Guinguinbali.

25 años después de la construcción de la Basílica de Nuestra Señora de la Paz de Yamoussoukro (Costa de Marfil), el edificio cristiano más grande de todo el mundo sigue dando que hablar. Con un coste total estimado en cerca de 273 mil millones de euros, el Vaticano africano, en medio de la nada absoluta, se mantiene a la espera de una iluminación, de más fieles, de más turistas, que puedan cumplir las expectativas de esta obra megalómana encargada por el que fuera el padre de la independencia del país, Félix Houphouët-Boigny.

vaticano-costa-de-marfil-1

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La neblina peina desde bien tempano la capital administrativa de Costa de Marfil, en el centro del país. Una ciudad, Yamoussoukro, que se inventa cada día, se imagina y se busca. Lo hace entre grandes avenidas de cemento en medio de la nada. Entre una expansión de calles pavimentadas. Entre encrucijadas perfectamente delimitadas y alumbradas. Es el despropósito de un proyecto urbanístico que no funcionó. Que busca un consuelo amagado mientras despierta cada día rodeado de mercancía ambulante, de telas “africanas” importadas desde Holanda, de cocos, acheké, pescado ahumado, plátano frito, cacerolas de latón y barreños de plásticos made in China. Un espejismo de urbe que engulle a una población que se mantiene a flote con una economía de subsistencia.

El que fuera el padre de la independencia de Costa de Marfil, Félix Houphouët-Boigny (1905-1993), soñaba con crear una bulliciosa capital en la región que lo vio nacer, pero su visión de Yamoussoukro nunca llegó a buen término. El último censo de 2006 fijaba una población de 200.000 habitantes aunque las previsiones eran llegar al menos a los 500.000. Y parte de la herencia de Houphouët-Boigny fue la construcción de la Basílica de Nuestra Señora de la Paz, una réplica casi exacta de la Basílica de San Pedro en la Ciudad del Vaticano, y que le llevó a obtener el título de la Iglesia más grande de la tierra. Este Vaticano africano, o basílica de la selva, fue encargada a Patrick Hauthuille y a Pierre Fakhoury, nacido en Costa de Marfil en 1943 y de padres libaneses.

La polémica de esta mega construcción procedió por diferentes motivos: por un lado, el propio prelado romano vio como una ofensa, no la edificación en sí, sino que el proyecto fuera más alto que el Vaticano. El por entonces papa Juan Pablo II pidió a los arquitectos que la cúpula central fuera más baja. Y así fue. La cúpula de la Basílica de Nuestra Señora de la Paz se edificó con esta premisa. A cambio, y en un golpe de ego y nacionalismo, se remató con una cruz de oro enorme, obteniendo otro título más: el de la iglesia más alta de la cristiandad con 158 metros de altura.

Por otro lado, el mismo papa pidió en un acto en el que trató de limpiar su propia conciencia, que la endiosada construcción tuviera, además de un componente espiritual, un sentido más social. Dicho y hecho. En esta villa se planificó la construcción de una universidad católica y de un hospital que forma parte del Vaticano en virtud de un acuerdo firmado el 20 de mayo de 1992 entre la Santa Sede y Costa Marfil. El hospital San José Moscati fue inaugurado en diciembre de 2014 e incluye 250 camas con instalaciones técnicas modernas y todos los servicios necesarios. Ante la inmensidad, la incomprensión. En abril de 2015 las puertas de este centro médico seguían cerradas al público.

Bajo toda esta embriagadez para los sentidos cabe subrayar que en Costa de Marfil la población cristiana está comprendida sólo entre un 20-30%. Una cifra que cuestiona la afirmación que hiciera Houphouët-Boigny: “Esta obra es un contrato con Dios”. O, más bien, consigo mismo.

 

Cifras para el libro Guiness

vaticano-costa-de-marfil-8Cuando desciendes del autobús, el eco de la soledad te golpea sin parar. El visitante es recibido por jardines simétricos de estilo francés inspirados en Versalles y se va adentrando por una entrada de un kilometro de largo. Todo de mármol procedente de Italia, Portugal y España. Al final de este sendero noble y frio, dos columnatas enormes (128 columnas de 21 metros de altura) acogen a los escasos peregrinos que se acercan. En otras circunstancias, los alrededores podrían atraer a vendedores locales para que hicieran su particular mercadillo de imágenes, crucifijos, rosarios y biblias. Pero el marketing, en este lugar, también está de retiro.

En el interior de la basílica (la capacidad total de toda la obra es para 18.000 fieles, 7.000 sentados y 11.000 de pie) con asientos climatizados y un set acústico que evita reverberaciones, hay que buscar a Dios. Quizás se halle en alguna de las 1.500 almas que ayudaron a construir esta obra en un plazo también récord bajo la supervisión de Antoine Cesareo, director de las grandes obras de la República de Costa de Marfil: se llevó a cabo por 24 empresas nacionales e internacionales entre 1986 y 1989 abriéndose al culto por Juan Pablo II un 10 de septiembre de 1990. Éste y el funeral del precursor de la basílica, Félix Houphouët-Boigny en 1993, han sido los dos únicos momentos en los que las 130 hectáreas sobre las que está construida la basílica se han visto abarrotadas.

vaticano-costa-de-marfil-2La primera planta y la cúpula son apoyadas por un triple columnata de 48 columnas dóricas idénticas a las de la explanada y 12 columnas jónicas que representan a los apóstoles. El asombro no termina. Algunas de estas columnas incluyen ascensores y escaleras para acceder al primer nivel y otras están equipadas con un ingenioso sistema de drenaje del agua de lluvia. De hecho, el agua de lluvia se recoge y se redirige a los lagos colindantes por tuberías subterráneas.

 

Vidrios y esperanzas

vaticano-costa-de-marfil-5Y entre tanto granito, cemento y pesadumbre, la luz y el color. La basílica tiene la superficie de vidrio de color más grande del mundo albergando 36 enormes cristaleras. Se tardaron 18 meses en realizar los trabajos en Nanterre (Francia) de acuerdo a las técnicas tradicionales. En total: 7.363m² incluyendo los 40m² que dibujan en el techo una enorme paloma con las alas extendidas que emana paz. Una de las curiosidades es que para respetar la voluntad de todos los que habían aportado algún tipo de ayuda económica en la construcción de la basílica, ​​se les grabó en una vidriera que representa la entrada en Jerusalén de Jesucristo. Pues entre túnicas y hojas de palma, el único negro que se puede apreciar es Houphouët-Boigny arrodillado y entregando un regalo a Jesús.

Lo que fue construido para representar a la estabilidad política y económica de un país, se ha convertido en una carta de intenciones. Durante los años de mandato de Houphouët-Boigny el país mejoró brevemente después de la independencia de Francia. Pero el legado del presidente había perdido su brillo, la prosperidad económica fue de corta duración y la estabilidad fue fugaz. Menos de una década después de que el gran monumento fuera completado, Costa de Marfil estaba sumida en una guerra civil.

Hoy las circunstancias han cambiado y el turismo del primer productor mundial de cacao se plantea como una necesidad histórica y económica: 550 kilómetros de playas, 8 parques naturales de los cuales dos de ellos son Patrimonio de la Humanidad, 60 etnias, y una localización geográfica privilegiada y desde hace poco bien conectada.

Quizás las estadísticas todavía estén lejos de alcanzar a esos 7.000 fieles sentados a los que puede acoger este Vaticano africano sin papa. Quizás, esta idea de ciudad pueda adaptarse a las viejas demandas básicas de la población. Quizás, un día, ese casi millón de euros anual para conservar la basílica puedan redistribuirse de forma adecuada. Quizás, tanto el hospital como la universidad, construidos para el uso de la capital administrativa de Costa de Marfil, puedan ser, también, reclamos turísticos por su buen funcionamiento y rendimiento. Quizás, estas mega construcciones dejen de ser visitas obligadas por su despropósito social y se conviertan en referente regional. De momento, el asombro se impone. Atardece. Y el autobús nos lleva de vuelta a la ciudad.

 

 

The following two tabs change content below.
Sebastian Ruiz
Licenciado en Periodismo (US), Máster en Relaciones Internacionales (UCM), Máster euroafricano en Ciencias Sociales del Desarrollo: Culturas y Desarrollo en África (URV) y Doctorando en Comunicación en África Subsahariana (US). Su campo de investigación se centra en la comunicación, la implicación de los BRICS en los mass media, y en el cine y el audiovisual. Ha realizado documentales en España, Cuba, Senegal, Kenia y Tanzania. Responsable de las áreas de Formación y de Comunicación y coordinador de la sección de Cine y Audiovisuales del Magacín. (Nairobi, Kenia). Contacto: [email protected]
1 comentario
  1. Joana Isabel
    Joana Isabel Dice:

    Lo considero un “pecado”….tanto lujo y seguro que hay mucha gente pobre….
    Los dictadores …creo , que muchos….·viven a lo grandee” sin importarles nada la gente de su pais…
    Hacer/construir esta iglesia tan grande….para mi que fue un capricho y un despilfarro espantoso…Que pena

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *