De góspel y ratones: Malawi Mouse Boys

La banda de Malawi se da a conocer con sus cantos religiosos mientras sigue vendiendo ratones asados al palo

Malawi Mouse Boys durante su reciente actuación en City of Stars_ Magdalena Krohn

Malawi Mouse Boys durante su reciente actuación en City of Stars. Foto: Magdalena Krohn/Wiriko.

Cerca de Balaka, a poco más de tres horas dirección sur desde la capital Lilongwe, unos amigos se dedican al oficio de la venta de ratones. Hervidos, ensartados como pinchitos y asados al fuego, los roedores son una delicatesen ofrecida a los viajeros que cruzan Malawi.

Así sobreviven los integrantes de Malawi Mouse Boys cuyo destino cambió el día en el que Ian Brennan conducía con su mujer por la región central del país sudafricano. El productor estadounidense encontró a Nelson tocando su guitarra de madera y latón ensamblada con clavos y le preguntó si tenía un grupo. Tras la respuesta afirmativa, Brennan pudo comprobar que el góspel africano de aquellos ocho amigos de la infancia tenía que hacerse escuchar.

Nelson es el guitarrista de este grupo y el origen del mismo. Tuvo la oportunidad de acudir a clases en una escuela de música y cuando volvió al pueblo comenzó a enseñar a sus compañeros. Poco a poco comenzaron a sonar los primeros sonidos de unos instrumentos hechos a mano y la música se compaginó con el “negocio ratonero”. La iglesia es su tablado, su casa y así se lo agradecen a Dios, con un ramo de canciones que componen su primer disco y el primero en chichewa, lengua local, que se publica fueras de las fronteras de Malawi.

He´s #1, en clara referencia a Dios y producido por Brennan, es un góspel humilde, a veces cantado a capella como en la canción Kunvera (Oír) o con un coro de niños animados como en Ndinasangalala (Estaba feliz). Son algunas guitarras rasgadas y percusiones básicas que se entremezclan para formar canciones alegres, pegadizas y que fueron la revelación en la última edición del WOMAD en Londres donde no importó la temática musical. “Escuchándonos cantar góspel, algunas personas pueden cambiar su opinión sobre Dios” dice Jospeh Nekwankwe, único componente del grupo que habla inglés y que hace de representante.

Tras la grabación de He´s #1 que tuvo lugar en el pueblo, y concretamente en casa de Nelson, Brennan dejó Malawi. Trabajó en las canciones y en mayo de 2012 el álbum salía a la venta. Lejos de cualquier medio que informase sobre su música, los Malawi Mouse Boys acogerían con sorpresa la noticia de que su primer disco fuera clasificado entre los 100 álbumes del año.  “Estar en esa lista de Amazon no es ninguna broma”, asegura Joseph.

No habría que esperar mucho para que recibieran una llamada de Brennan. Los invitaba a tocar en Londres.

Los Malawi Mouse Boys ensayaron en sus ratos libres para llegar a la capital inglesa el pasado junio y afrontar lo que sería su primera actuación en un escenario. Sólo cuatro pudieron hacerlo: Zondiwe, Nelson, Alfred y Joseph que se enfrentaron a los micrófonos por primera vez.

La iglesia había sido el sitio de recreo, el canto sin aglomeraciones, sin backstage, desenchufados… “Tuvimos miedo. Era nuestra primera actuación con micrófonos pero si tenemos otra oportunidad de ir allí, vamos a hacerlo mejor”, se ríe Joseph recordando la visita a Londres.

A pesar de la acogida en tierras británicas los integrantes de Malawi Mouse Boys siguen siendo unos desconocidos en su país. Continúan con sus rutinas, “somos pobres”, asegura convencido Joseph aunque es cierto que han reformado sus condiciones de vida con mejor comida y ropa.

Hace unas semanas les llegó la oportunidad de actuar en casa, en Lilongwe. Daban su segundo concierto sobre el escenario del festival City of Stars y pudieron mostrar por primera vez su música en la capital.

Sorprendidos por cómo su góspel había convocado a varios periodistas que esperaban su turno para poder entrevistarlos, hicieron hincapié en que lo que desean es que Malawi los conozca. “Somos un grupo pequeño, con instrumentos hechos a mano. Aquí la gente quiere ver guitarras eléctricas”, comenta Joseph que además explica que el próximo reto de la banda es conseguir nuevos instrumentos que les ayuden a dejar de vender ratones.

Más información sobre el Festival City of Stars en Caminos Estrechos, blog personal de Javier Domínguez Reguero.

The following two tabs change content below.
Javier Domínguez

Javier Domínguez

Javier Domínguez Reguero es un periodista independiente afincando Londres. Escribe sobre lo que le interesa y publica en distintos medios cuando le dejan.
4 comentarios

Trackbacks y pingbacks

  1. […] Kanou de Mamani Keïta. El 2014 también tiene espacio para el góspel de los amigos ratoneros de Malawi Mouse Boys, que han publicado su segundo largo, Dirt is Good. Otro de los álbumes esperados fue Seguir […]

  2. […] Souza a lanzamientos malienses de Habib Koite y de Mamani Keïta. Los amigos ratoneros de Malawi Mouse Boys han vuelto con su góspel en su segundo largo,Dirt is Good. Otro de los álbumes esperados […]

  3. […] Kanou de Mamani Keïta. El 2014 también tiene espacio para el góspel de los amigos ratoneros de Malawi Mouse Boys que han publicado su segundo largo, Dirt is Good. Otro de los álbumes esperados fue Faya del […]

  4. […] celebro la acogida que me han brindado los chicos de WIRIKO con el artículo De góspel y ratones: Malawi Mouse Boys.  Esas líneas recogen la experiencia de tenerlos frente a frente.  Espero que os […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *