Délestron, ironía contra los cortes de electricidad

Una imagen de Délestron. Fuente: Página Fabook del personaje

Una imagen de Délestron. Fuente: Página Fabook del personaje

Volvemos al comic, pero hoy no vamos a repasar los clásicos, los pilares sobre los que se apoyan las producciones actuales, los que abrieron el camino. No. Hoy se trata de hablar sobre un fenómeno actual, de hecho se podría de decir que es “lo último”. “Délestron” es algo así como un anti-super-héroe, o quizá un super-anti-héroe. El caso es que está teniendo un éxito propio de unos superpoderes y que toda su actividad (la producción, la difusión y su, digamos, actividad cotidiana) se desarrolla al margen de los canales convencionales y explota al máximo las opciones de internet.

Délestron en actitud amenazante. Fuente: Página Facebook del personaje

Délestron en actitud amenazante. Fuente: Página Facebook del personaje

Quizá debamos empezar por el principio. ¿Quién es Délestron? Es un nuevo personaje de comic marfileño. Todo en estas historietas remite al género de los superhéroes, desde la estética hasta las aventuras, incluido un antifaz y un traje ajustado. ¿Qué hace Délestron? Esa es una de sus particularidades… los superhéroes luchan habitualmente contra el mal, quizá contra alguno de esos malvados enigmáticos. Délestron, sin embargo, se dedica a cortar el fluido eléctrico. Así es, su lema es simplemente “couper courant dans votre vie” (cortar la corriente en vuestra vida). De este modo, desde el mes de marzo, momento en el que empezó a actuar, Délestron es el responsable de los cortes de corriente en Costa de Marfil.

En realidad este nuevo personaje, cuyas aventuras (desventuras para los marfileños) se difunden a través de internet, es la proyección de una de las preocupaciones cotidianas de los habitantes de este país.  Así es al menos como lo imaginaba su creador, un publicitario conocido como “Chabathéo” que ha asegurado en algunas entrevistas que llegó un momento en el que tuvo la impresión de que todos esos cortes de electricidad que sufría la población no podían ser obra sino de un malvado que intentase hacerles la vida imposible. Así fue como nació Délestron, según confiesa su autor. Él quiso dar forma a ese fantasma que apagaba las luces de los marfileños, cada vez con más frecuencia, en los momentos más inoportunos y con consecuencias variadas pero siempre negativas (desde trabajos interrumpidos hasta electrodomésticos echados a perder, sin contar con la incomodidad de encontrarse a oscuras en el momento más insospechado).

Las aventuras de Délestron son, de alguna manera, una denuncia, con una dosis envidiable de ironía, de las deficiencias del servicio que la compañía eléctrica marfileña (CIE) presta a sus conciudadanos. Y al mismo tiempo una manera de hacer presión, de demostrar que la población no es una masa acrítica.

El éxito de Délestron se ha concretado en diferentes cuestiones. Por un lado, en poco más de un mes la página de Facebook del personaje cuenta con casi 3.500 seguidores. Desde esta plataforma, el “superantihéroe” provoca a los marfileños apostado amenazador ante un mapa preguntándose “dónde golpear”. Además de los mensajes en los que le responsabilizan de los cortes cotidianos al estilo “vas au diable delstron!! ta gater mon frigo!!!” o “Toi ce que tu as fait a koumassi si on te fait ca tu vas aimer. Penses a ceux qui ont des bb a bas age. Ahhhh. Eventail va tuer tu souffles oh tu soufflés”, los fans le piden convertirse en unos dibujos animados. Los marfileños tienen sed de éxito de este personaje.

Por otro lado, Délestron se ha convertido en un tema de conversación habitual y ha ayudado a contagiar el tono de mofa en la crítica hacia la compañía eléctrica como el conocido locutor radiofónico que le compone una canción. Eso sin tener en cuenta, por ejemplo, que ha conseguido que medios internacionales, desde Jeune Afrique a The Guardian hablen, aunque sea indirectamente, de las penurias eléctrica en Costa de Marfil.

Igualmente, Délestron ha trascendido incluso la tinta (los bits, más bien, porque sólo se difunde por internet) para convertirse en un sujeto mucho más adaptable. Por ejemplo, en Twitter, se ha convertido en el hashtag (la etiqueta) que los marfileños utilizan para transmitir sus cuitas en relación con los cortes de corriente.

Uno de los tweets dentro del hilo #delestron

Uno de los tweets dentro del hilo #delestron

Del mismo modo, como buen superhéroe, Délestron no necesita pasaporte. Se le hace ya responsable de las deficiencias del fluido eléctrico desde Togo hasta Burkina Faso. Y es que si los problemas de los cortes de corriente son compartidos en casi todos los países del África Occidental, parece que las soluciones populares también se contagian. Algunos hablan ya de Délestron como el primer superhéroe panafricano.

El episodio definitivo que muestra el triunfo de Délestron y, tal vez incluso una cierta utilidad, es la propia reacción del objetivo de sus chanzas, la compañía eléctrica (CIE). Intentando limpiar su imagen CIE había puesto en marcha una campaña de comunicación cuyos protagonistas eran dos superhéroes, con los que la empresa pretendía explicar a los marfileños la celeridad con la que sus técnicos daban respuesta a los cortes de corriente. Al parecer los marfileños consideraban que cualquier parecido de estas historietas con la realidad estaba muy lejos de ser, ni siquiera, una pura coincidencia. Ese fue el contexto en el que nació Délestron y a juzgar por los resultados, los marfileños lo vieron mucho más verosímil. La compañía eléctrica contraatacó con un nuevo personaje “Electra”. Todo indica que esa operación no ha servido más que para proporcionar más carnaza a Délestron, un nuevo contrincante, un nuevo motivo de burla.

Sin embargo, en esta guerra del cómic se han producido incluso ciertos “choques”, por ejemplo, la acusación de un sitio satírico que asegura que la compañía ha tomado una viñeta crítica y la ha modificado para publicarla con el sentido contrario, suprimiendo la firma y manipulando los diálogos como se muestra en la siguiente imagen.

La polémica de las viñetas según caric-actu.com

La polémica de las viñetas según caric-actu.com

En todo caso, Délestron parece estar lejos de desaparecer, antes al contrario amenaza con crecer, reforzarse e incluso crear un pequeño ejército de superantihéroes en los países de los alrededores. Y es que lo que demuestra Délestron es que no hay nada como la crítica con ingenio.

The following two tabs change content below.
Carlos Bajo Erro

Carlos Bajo Erro

Licenciado en Periodismo (UN), postgraduado en Comunicación de los conflictos y de la paz (UAB) y Máster Euroafricano de Ciencias Sociales del Desarrollo: Culturas y Desarrollo en África (URV). Es coautor del ensayo Redes sociales para el cambio en África (IV Premio de Ensayo Casa África). Sus ámbitos de interés y de estudio son la comunicación, las TIC y la literatura. Responsable de las áreas de Comunicación y de Publicaciones y coordinador de la sección de Letras del Magacín. (Barcelona) Contacto: [email protected]
1 comentario

Trackbacks y pingbacks

  1. […] el nacimiento del personaje es suficientemente característico. Su origen es, en realidad, fruto de una “pataleta”. En marzo de 2013, el publicista Chaba […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *