El cómic africano (II): Pahé y la “bande dessinée” narrativa e intencionada

Patrick Essono, Pahé. Fuente: Editorial Paquet

Patrick Essono, Pahé. Fuente: Editorial Paquet

El de Pahé es un caso paradigmático de dibujante con una clarísima voluntad por contar historias e historias con trasfondo. Su propia trayectoria demuestra esta voluntad narrativa ya que empezó como caricaturista de medios de comunicación gaboneses, pero pronto se pasó a la disciplina del cómic en la que además de dibujar podía explicar cosas y además cosas que conocía perfectamente, ya que Pahé es el padre de “La vie de Pahé” su obra más conocida, pero también es su protagonista.

Patrick Essono es quién se oculta detrás de una de las firmas de dibujante africano más internacionales. Se trata de un gabonés recién entrado en la cuarentena que durante su infancia y su juventud vivió entre su ciudad natal Bitam; la capital gabonesa, Libreville; y diversas ciudades francesas. Este periplo le ha dado más que material suficiente para retratar la vida de Pahé, ese niño negro que se desenvuelve con soltura primero en el entorno africano y después en la sociedad adoptiva europea. El dibujante más allá de la experiencia autobiográfica, ha utilizado sus tiras para hablar sobre su país, pero también para compartir cómo es la vida de un niño que tiene que adaptarse a una sociedad completamente diferente.

Portada del primer volumen de "La vie de Pahé". Fuente: Editorial Paquet

Portada del primer volumen de “La vie de Pahé”. Fuente: Editorial Paquet

La libertad que le da el género, el cómic parece que es un vehículo informal; y el personaje principal de sus primeras aventuras, el pequeño Pahé, han permitido a este dibujante plasmar en la tinta inquietudes sociales y políticas. Pahé es un niño, cierto, pero se encuentra muy lejos de ser inocente. Puede parecer que las historias de este dibujante gabonés tienen algo de costumbristas, pero van mucho más allá de ser simples narraciones de la vida cotidiana. O mejor, son narraciones en la vida cotidiana en las que no se ocultan las preocupaciones. El trasfondo de las narraciones no resulta nada sorprendente de un dibujante que ha bebido en un primer momento de las caricaturas y de las publicaciones satíricas, aunque en esos primeros pasos le guiase la voluntad de conseguir algo de dinero líquido, como él mismo reconoce. En todo caso, su estilo es muy propio de ese tipo de publicaciones, del comic propio de las revistas satíricas, porque se caracteriza un trazo rápido en el que no se entretiene en detalles.

 

Una página interior del primer volumen de "La vie de Pahé". Fuente: Editorial Paquet

Una página interior del primer volumen de “La vie de Pahé”. Fuente: Editorial Paquet

Pahé (el autor) tiene un mérito añadido y es la manera en que ha ido desplegando su carrera, la evolución que ha ido viviendo (en su trayectoria profesional, no necesariamente en su estilo). Los dos primeros tomos de “La vie de Pahé” se publicaron en una editorial suiza (el primero sobre la infancia en Gabón y el segundo en Francia) y dieron lugar a una serie de dibujos animados, basada sobre todo en el segundo, que ha llegado, incluso, a la televisión española traducida como “Como hermanos”. Sus personajes se fueron diversificando para publicar, por ejemplo, “Dipoula” un cómic que cuenta la historia de un albino africano y con la que pretende denunciar la marginación que a menudo sufren estas personas en el continente (y también en el resto del mundo). Pahé ha continuado manteniendo el apego a la actualidad que le daba su actividad en los medios de comunicación y en las revistas satíricas a través de intervenciones, en algunos casos con una periodicidad estable, en portales de internet y en televisiones.

Entre tanto, Pahé ha animado el panorama del cómic en Gabón mediante su participación, junto a otros compañeros en la asociación BD BOOM que también realizaba publicaciones. Ha recibido numerosos premios internacionales como el 1er Premio de dibujo de prensa en el 3er “Salon africain du livre, de la presse et de la culture” de Ginebra en 2006 y se ha paseado incansablemente por los festivales editoriales y, fundamentalmente, de cómic, tanto del resto de África como de Europa.

 

Hay varios aspectos de la biografía de Patrick Essono, por lo que se refiere a su actividad, que resultan especialmente curiosos. Uno de ellos, es que no cabe duda de que es un dibujante de éxito y a pesar de ello no ha querido quedarse quieto, ha seguido intentando crecer, explorando nuevos mercados, pero también nuevas experiencias. Otro es que a pesar de ese éxito ha regresado y se ha mantenido en Gabón, algo que ha sorprendido, por ejemplo, a otros dibujantes africanos acostumbrados a una especie de fuga de talentos. Y, por último el mantenimiento de su compromiso y de su voluntad de contar historias, sí, pero historias con un contenido crítico y constructivo a pesar de lo que puedan parecer en la visión más superficial.

The following two tabs change content below.
Carlos Bajo Erro

Carlos Bajo Erro

Licenciado en Periodismo (UN), postgraduado en Comunicación de los conflictos y de la paz (UAB) y Máster Euroafricano de Ciencias Sociales del Desarrollo: Culturas y Desarrollo en África (URV). Es coautor del ensayo Redes sociales para el cambio en África (IV Premio de Ensayo Casa África). Sus ámbitos de interés y de estudio son la comunicación, las TIC y la literatura. Responsable de las áreas de Comunicación y de Publicaciones y coordinador de la sección de Letras del Magacín. (Barcelona) Contacto: [email protected]
2 comentarios

Trackbacks y pingbacks

  1. […] único ámbito en el que los personajes de cómic se implican. El gabonés Patrick Essono, Pahé, uno de los dibujantes de viñetas más conocidos fuera del continente y que ha publicado de manera habitual en Europa, colocaba a su protagonista, un niño negro […]

  2. […] suponen sus propuestas. Cuando nos muestran cómo los cómics en África occidental son a la par críticos, educativos y exitosos, pensamos que, definitivamente, quizá tenemos algo por […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *