Jeremy Loops, folk sudafricano en bucle

Jeremy Loops durante su actuación en The Electric Ballroom de Londres / Foto: Dan Carter

Jeremy Loops durante su actuación en The Electric Ballroom de Londres / Foto: Dan Carter

Jeremy Hewitt es una de esas personas que triunfa porque se lo ha ganado. Modesto, quizás ni comparta la afirmación. Su organización medioambiental, Greenpop, cuenta con numerosos proyectos de reforestación que ha consolidado una Treerevolution en diversos lugares del sur de África. Su alter ego, Jeremy Loops, tampoco se deja llevar por el éxito y parece que la vanidad escapó de su diccionario. Hewitt y Loops comparten la misma visión del mundo. La carrera del músico no distrae las posiciones sociopolíticas del ecologista mientras que este dió los pasos adecuados para que el artista sea hoy uno de los últimos iconos musicales de Sudáfrica.

Jeremy Loops hace una música entusiasta. Arraigados al folk, sus sonidos buscan también la complicidad de los efectos de su pedal de loop. Como un director de orquesta, el músico sudafricano desata en bucle los efectos, los mezcla y los silencia de pronto. Juega con sus armónicas, con el beat boxing y las distorsiones. Una amalgama que desprende buen rollismo.

Mi nombre artístico viene obviamente del pedal de loop y también porque durante mi tiempo en la universidad mi mote era loopholes”, explica a Wiriko el músico de Ciudad del Cabo.

El apodo interpreta el dicho “hecha la ley, hecha la trampa” y define la época universitaria de Jeremy que apenas asistía a clase pero siempre encontraba alguna forma de sacar las asignaturas. Su desmotivación vino por la rigidez del mundo de los negocios y la música fue la mejor herramienta para acrecentar su creatividad.

Antes de estudiar en la universidad no tenía mucho interés en la música. Pero me ayudó a centrarme y despejar todas las preocupaciones sobre el futuro, el dinero, el cómo sobrevivir”, recuerda Jeremy.

La guitarra y sus armónicas endulzaron su gris temporada universitaria y la costumbre de buscar la trampa es una constante es su vida. Ahora le ayuda a enfrentarse a los grandes conglomerados musicales con libertad. “No quiero usar grandes discográficas. Ser un músico independiente conlleva sacar provecho de cada resquicio posible para seguir adelante en un entorno controlado por las corporaciones”, apunta Jeremy.

Jeremy Loops durante su concierto en Londres Foto: Dan Carter

Jeremy Loops durante su concierto en Londres Foto: Dan Carter

Y con esa mentalidad Jeremy se ha hecho un hueco en la música sudafricana. Tras el éxito en su país, el músico tenía que probarse en el panorama internacional a sabiendas de lo difícil que resulta para muchas bandas de países en desarrollo donde el apoyo de las instituciones gubernamentales es escaso.

En un país como Inglaterra cuando se consigue llenar una sala de conciertos todos los representantes en el negocio saben de tí e incluso puedes tener ofertas de sellos discográficos. Para nosotros, es nuestro dinero”, explica Jeremy.

La apuesta sin embargo le ha otorgado buenos resultados. Jeremy ha iniciado el 2016 con una gira inglesa en la que ha llenado en todos los recintos y que en febrero se extiende por Europa.

El boca a boca ha sido importantísimo. La gente que viene son fans de verdad y no porque agencias de marketing que han promocionado el concierto. Vienen a vernos porque creen en nosotros y no tengo que convencer a nadie. Puedo salir al escenario y hacer lo que me gusta. Sólo tengo que preocuparme por dar el mejor concierto que pueda”, dice Jeremy Loops antes de su actuación en Londres.

Con el apoyo de su comunidad se inició el camino y gracias a una campaña de mecenazgo consiguió los fondos necesarios para poner en marcha Trading Change su primer trabajo. El disco se publicó hace ya dos años y desde su lanzamiento se consolidó en lo más alto de la lista de ventas en iTunes Sudáfrica. También se coló entre los álbumes destacados de Wiriko en 2014 y llevó a Loops a actuar en distintos festivales entre los que destaca el festival suizi Bushfires.

Trading Change significa cambiar el mundo, ser tú mismo. Yo intercambié mi vida de los negocios por la música”, explica el artista sobre el título de su álbum debut cuya repercusión lo dejó sin palabras.

Hace cinco años que Jeremy Hewitt inició su organización Greenpop con unos amigos que luchaban por concienciar ecológicamente a la población sudafricana. Tras más de 70.000 árboles plantados, el plan sigue sumando adeptos. En la misma época Jeremy pensó en ser Loops.

Hacer música y la creación de Greenpop surgieron en el mismo tiempo. Era la forma seguir mis sueños y un estilo de vida significativo. Decidí no seguir la agenda de lo que socialmente se quiere imponer como importante. Me la jugué por lo que realmente quería hacer”, dice Jeremy.

Jeremy Loops 1

“It took me so much, to get to where we are”

El Ellectric Room está en el corazón de Camden Town entre el famoso mercado y la boca de metro que vomita turistas. En la confluencia de Camden High Street y Kentish Town Road se miran distintas tribus urbanas que negocian cada trozo de acera. Allí, un músico callejero aporrea una caja de madera, toca la guitarra y distorsiona su voz. Cuando el mercado ha dado de sí después de otro día de alboroto comienza a formarse la cola para el concierto. El que fuera uno de los míticos salones de baile del irlandés Bill Fuller y lugar de paso de bandas como The Clash, The Smiths, Oasis o Joy Division recibe a Jeremy Loops. Hay lleno.

Jeremy Loops llenó The Electric Ballroom en su paso por Londres/ Foto: Dan Carter

Jeremy Loops llenó The Electric Ballroom en su paso por Londres/ Foto: Dan Carter

La armónica de Loops da la bienvenida al público nada más se apagan las luces y el sudafricano se convierte en hombre orquesta. El concierto parece seguir un patrón donde el pedal de loop es el protagonista y lleva a los asistentes por las diversas profundidades sonoras. Jeremy ensambla la guitarra, graba los coros, hace beat boxing y juega con sus pies sobre el pedal. Una versatilidad que avanza durante la noche mientras aparece el saxofón de Jamie Faull o los versos del rapero Motheo Moleko de acompañantes.

Una hora y cuarto de concierto repasando Trading Change donde destacaron temas como My Shoes, Skinny Blues o Higher Skates. No faltó el viaje a casa, a Sudáfrica en la canción y hit Down South. El publico británico no tardará en aprenderse de memoria esas canciones ya que el próximo 26 de febrero, y tras una larga espera, el disco se lanza.

Hace dos años el músico sudafricano tocó en Londres por primera vez delante de una treintena de personas. “Ahora todo el esfuerzo están dando recompensa”, dice Loops.

The following two tabs change content below.
Javier Domínguez

Javier Domínguez

Javier Domínguez Reguero es un periodista independiente afincando en el Reino Unido. Escribe sobre viajes y cultura desde Londres después de pasar por Canterbury, Lilongwe y Santiago de Chile.
1 comentario

Trackbacks y pingbacks

  1. […] Con el aplauso del público sudafricano, Jeremy Loops se ha propuesto hacer ruido en este 2016. Ha comenzado con una gira inglesa que ahora continúa por el continente europeo. En su paso por Londres tuve la oportunidad de hablar con él antes de llenar el Electric Ballroom de Camden Town. La entrevista se publica en Wiriko: Jeremy Loops, folk sudafricano en bucle. […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *