Phoebe Boswell, el arte de encontrarse

Nacida en Kenia. Criada en Bahrain. Universitaria y residente en Londres. De madre kikuyu (Kenia) y padre keniano descendiente de colonos británicos. Phoebe Boswell lleva toda su vida buscando sus raíces, armonizando patrones socioculturales, cargando una maleta y preguntándose a dónde pertenece.

Autoretrato de Phoebe Boswell titulado "The Mechanics of Illusion" / Foto cortesía de la artista

Autoretrato de Phoebe Boswell titulado “The Mechanics of Illusion” / Foto cortesía de la artista

“Ser parte de los jóvenes de tercera cultura es muy liberador ya que me permite no estar asentada en ningún lado. Siento que puedo vivir donde sea”, dice Boswell.

Sin embargo, esa libertad migratoria de las actuales generaciones acarrean dudas sobre la identidad y el sentido de pertenencia a las que Boswell intenta responder a través de su trabajo. La artista menciona además el ensayo Identidades Asesinas del autor Amin Maalouf para expresar la idea de que la identidad se conforma a través de diferentes componentes que juntos crean la identidad única e individual de cada ser humano.

La combinación de sus experiencias culturales es un caldo de cultivo para la artista aunque esa búsqueda del yo no se muestre explícita en sus obras.

Para Boswell, pintar nunca fue una decisión. Desde pequeña siempre garabateaba y a partir de ahí, “fue un camino natural”, explica la artista en el encuentro con Wiriko en la Real Academia de las Artes de Londres.

Su primer trabajo fue Bahrainona una serie de retratos que disecciona las diversidades raciales y culturales de Bahréin. Posteriormente Boswell pasó a una fase de “penes y tetas” como la propia artista recuerda. Es el fruto de su fascinación con el cuerpo humano que sirve también para desafiar las restricciones del golfo Pérsico durante su adolescencia. Tras este periodo, Phoebe se dejó llevar por la animación que desarrolló en paralelo como pieza integradora con sus dibujos. Ejemplos de sus trabajos son las historias sobre alcoholismo recogidas en Sorry To Hear y la dulce y sincera The Girl With Stories in Her Hair inspirada en el cuadro “El Peinado” del francés Edgar Degas.

El punto de mira social

“Mi trabajo no es académico sino fruto de la investigación, de conversaciones e historias de gente”, apunta la especialista en animación.

Con la mirada puesta en lo sociocultural, Boswell ha abordado la migración en sus últimos trabajos. Transit Terminal o el reciente Tramlines son ejemplos de su camino de ida y vuelta, del desarraigo forzado y circunstancia.

Transit Terminal presentado en 2014 se compone de doce ataúdes que se disponen verticalmente para mostrar doce figuras pintadas al carboncillo. Sólo se les puede ver de espaldas. Anónimos. Con los pies borrosos quizás del caminar. Doce migrantes africanos que van desde Freetown a Heathrow pasando por Conakry y Paris.

Exhibición de Transit Terminal (2014) en el espacio Howick Place de Victoria, Londres. / Foto cortesía de la artista

Exhibición de Transit Terminal (2014) en el espacio Howick Place de Victoria, Londres. / Foto cortesía de la artista

“La dificultad de migrar está en los recuerdos, en las vivencias del recorrido”, comenta Boswell sobre este trabajo que coincidió con la tragedia de Lampedusa. “Siempre quise mostrar el camino de esos migrantes a pesar de que la mediatización del problema hiciera que colocase los ataúdes”, explica la artista.

Recientemente la artista ha mantenido su trabajo ligado a la denuncia social. Tramlines es una exposición sobre la segregación cultural en la periferia de Gotemburgo donde Boswell disfrutó de una residencia artística. Una obra de siete metros de largo que es un viaje desde su estudio hasta uno de los suburbios de la ciudad sueca. “Debido a la forma en la que crecí, no pienso inmediatamente en razas”, explica Boswell.

Pero durante su estancia en Gotemburgo la raza fue un motivo esencial en su investigación para desarrollar Tramlines que en palabras de la artista es un forma de “poner mi voz visual en un tema social debido a que estas personas son suecos de pasaporte pero nunca serán suecos reconocidos”.

En la actualidad Phoebe Boswell cuenta con una exposición en la Bienal de Arte Contemporáneo de Gotemburgo. La muestra The Matter of Memory es otro viaje, esta vez a Kenia.

La honesta vuelta a casa

En 2014 Phoebe Boswell volvió a casa. A una de ellas. En el que quizás ha sido hasta la fecha el desafío más importante de su carrera, la artista creó The Matter of Memory, una escapatoria a la Kenia de sus padres que fue presentada en la londinense galería Carroll/Fletcher.

“Estaba nerviosa al presentar la exhibición por la posibilidad de que fuera recibido por los kenianos como un trabajo de una joven que apenas vivió allí”, recuerda Boswell. “Fue una honesta vuelta a casa”, prosigue la artista que puso empeño en bucear en una Kenia colonial, el patrimonio cultural kikuyu y en la revuelta Mau Mau. Un recorrido histórico que disipó las recelos y que la acercó a la escena cultural keniana.

Fruto de esa exposición Boswell ha incrementado las colaboraciones con la comunidad artística de Kenia aunque tiene muy claro la postura que los africanos en la diáspora tienen que mantener con el continente. “Nunca forzaría estar en un espacio que ha sido creado para los artistas de Kenia. La gente en la diáspora tiene que entablar relaciones para compartir pero sin tener más derechos de lo que están allí”, dice.

“No podré presentarme como keniana a no ser que me mude allí y me asiente”, confiesa Boswell quien intenta acercarse a sus raíces sin ser presuntuosa. Es el respeto a una cultura vivida desde lejos. Una cultura que es suya sin serlo y como ella misma admite nunca será tan keniana como sus padres. Aunque hay un lugar perenne donde encontrarse. “El hogar es un pozo que se rellena de recuerdos. Un lugar a donde siempre se puede volver”, explica la artista parafraseando a su padre.

Hace algo más de un año, Boswell volvió a Kenia. Esta vez aterrizó en Zanzíbar para continuar buscándose a sí misma y abrazar a sus raíces. Como detalla en su ensayo On Love, Language, and Lizards publicado en JALADA la exposición es un halago a las conexiones culturales en la que se cuelan un curandero y el lagarto de la soltería.

Esta nueva exposición de Phoebe Boswell, The Lizards Within Us se expone en la galería Enclave de Londres hasta el próximo 30 de noviembre.

 

The following two tabs change content below.
Javier Domínguez

Javier Domínguez

Javier Domínguez Reguero es un periodista independiente afincando Londres. Escribe sobre lo que le interesa y publica en distintos medios cuando le dejan.
1 comentario

Trackbacks y pingbacks

  1. […] Tuve la oportunidad de hablar con Boswell en Londres como anticipo a su nuevo proyecto The Lizards Within Us que ha sido expuesto en el espacio londinense Enclave. Fruto de esa charla os dejo la entrevista que Wiriko publicó recientemente: Phoebe Boswell, el arte de encontrarse […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *