Treesha: “las mujeres somos objeto de críticas en todo lo que hacemos”

Patricia Wambui Mwaura nació y creció en Nairobi, una ciudad donde la música ocupa los espacios más cotidianos e insospechados. Hija del ya desaparecido Capitán John Ben Mwaura, cantante y guitarrista, empezó a cantar a los ocho años influenciada por los vinilos que su padre le ponía en casa. Aretha Franklin, Tracy Chapman, Bob Marley o hasta Destiny’s Child fueron dando forma al estilo de la keniana que, más influenciada por los sonidos afroamericanos que por la música Benga o el Taarab swahili, se aficionó al RnB y al reggae.

Después de trasladarse de forma permanente a Alemania, hoy Patricia o Treesha, se ha convertido en un icono del mundo del reggae internacional. Habiendo sido corista de artistas de la talla de Gentleman, acaba de publicar su primer LP, Listen (2015), del que nos habla en esta exclusiva entrevista.

Treesha-Listen-cover-HD

¿Qué hizo moverte de Kenia y migrar hacia Alemania? 

Me mudé de Kenia en el año 2006 para continuar con mis estudios de auxiliar médico, pero también para estar más cerca de mi madre, que ya vivía aquí.

Y una vez en Alemania, ¿cómo empezaste en el mundo del reggae? 

De hecho, empecé haciendo Rnb y música pop en un restaurante de Colonia. Es la música que en su mayoría crecí escuchando en Kenia. Pero al mudarme a Alemania, conocí al jamaicano Denham Smith, que tiene una parte importante de responsabilidad de mi álbum Listen. Él me introdujo más profundamente en la música Reggae y a toda la cultura que la envuelve. Así fue como me fui sumergiendo en este universo.

¿Y has tenido la oportunidad de trabajar con africanos o ha sido más con jamaicanos, europeos…? 

Pues la verdad es que he podido trabajar con gente de todos lados. Con Denham o Skarra Mucci de Jamaica, he podido trabajar codo a codo. Pero he tenido la oportunidad de colaborar con el productor Nexx Muambila, que es del Congo aunque reside en Inglaterra, o también con el ruandés Kage Sparks. Actualmente estoy ya trabajando con proyectos futuros con algunos artistas de Kenia, pero para eso aún tendréis que esperar un poco (se ríe).

Después de varios años como corista de Gentleman, ¿cómo decides que quieres ser solista y te embarcas en la producción de Listen?

Sinceramente, no he dejado de ser corista. Disfruto mucho de ello, me ha permitido viajar mucho y también obtener mucha experiencia. Es una bendición para mí poder hacer coros. Simplemente como voz principal estoy explorando el mundo de la música de otra forma y mostrando otra faceta mía con mi álbum debut. Pero como solista me puedo expresar mejor como individuo.

11216835_10153658376433428_6913564641085292822_n¿Y cómo estás viviendo ser una mujer al frente de una banda en un mundo (el del reggae) tan dominado por voces y líderes masculinos?

Es difícil. Ahí es donde una tiene que aprender a ser fuerte y mantenerse firme y luchar por
lo que es suyo. No importa qué estilo de música hagas, las mujeres somos objeto de críticas en todo lo que hacemos, por el aspecto que tenemos, por cómo vestimos, por cómo andamos… Se nos cuestiona todo. Si somos gordas, delgadas, si nos sobresale un mechón de pelo, si el maquillaje nos queda bien o si es “demasiado” ahhhhh!… Es que es demasiado!! Y lo que es aún peor, en algunos casos, otras
mujeres no apoyan a las mujeres que nos ponemos al frente de un escenario. Ya lo tenemos demasiado difícil ahí fuera, ¿por qué nos lo ponemos aún más difícil poniéndonos en contra las unas a las otras, cuando podríamos llegar mucho más lejos todas y todos juntos?

¿Tienes un foco especialmente feminista en tus canciones? En el videoclip de tu Don’t Do It (No Lo Hagas) vemos poderosas imágenes de la brutalidad policial contra los negros en Estados Unidos, y te muestras como una cantante con un mensaje político y social definido…

Mi álbum expresa diferentes lados de mí: el feliz, el triste, el malhumorado, el amoroso, el divertido, el del corazón roto y el más serio, por lo que cualquier persona puede sentirse identificado con él. Listen
toca cuestiones serias en el mundo como la necesidad de suspender el uso de armas de fuego o la brutalidad policial, la violencia o la discriminación. También hablo de la necesidad de amarnos los unos a otros y compartir con nuestros vecinos,  porque podríamos ser nosotros los que mañana no tengamos comida para comer o hogar, o que tengamos que hacer frente a una guerra civil. También hay canciones que hablan de avanzar hacia relaciones y amistades que no sean tóxicas, y otros temas que son más de baile pensados para ser pinchados en clubs. Hay un poco de todo y para todo el mundo.

En el sencillo We Need Love, que grabaste junto al jamaicano Denham Smith, reclamas que el amor puede ayudar a resolver algunos de los problemas que la humanidad está experimentando. ¿Hay futuro sin amor?

Debemos creer en el poder del amor en lugar de utilizarlo para obtener poder, de otra forma no podremos enmendar la crisis mundial que estamos viviendo. Si no nos unimos y nos ayudamos unos a otros y tratamos de encontrar un terreno común, este caos mundial seguirá empeorando.

Es importante tener narradoras como tú en Europa que puedan explicar a través de su música cosas sobre “otros” mundos, porque por lo general, en Occidente solemos estar bastante sordos y ciegos sobre lo que pasa en el continente africano. Justo ahora que África está experimentando tantos cambios, ¿te gustaría volver para casa, para Kénia? 

Sí, definitivamente y exactamente por eso mismo, porque África es el futuro. Siempre desee y siempre quise ser parte de este cambio. La industria está creciendo y tiene mucho que ofrecer.

Y sin embargo, hay mucha gente que piensa que en África todo va mal porque hay personas de algunos países africanos que tienen que huir ilegalmente para poder sobrevivir. ¿Qué opinas del drama de los refugiados en las fronteras de Europa?

Me parece miserable que la gente tenga que huir de sus hogares y dejar atrás todo lo que conocen. Que las personas se vean obligadas a emigrar involuntariamente hacia una sociedad que les es ajena y a la que se verán obligados a encajar, es un calvario. Lo peor es que nadie trata de ponerse en su piel y entender sus estados psicológicos. África, América Latina y Asia son continentes ricos que abastecen al mundo con recursos y sin embargo, cuando están en momentos de necesidad, los políticos no los ayudan a no ser que saquen algo a cambio. Hay una necesidad urgente de proteger a las personas, para que no tengan que huir de sus países, y sin duda, creo que debemos ayudar a todos los refugiados y emigrantes porque ellos podemos ser nosotros algún día.

Pero yo soy cantante y mi música debería ser suficiente como mensaje sobre lo que yo siento por este tipo de situaciones sociales. Soy muy sensible a estos temas y prefiero cantar sobre ellos que dar puntos de vista subjetivos en una entrevista…

Lo entendemos. Y por ello, te seguiremos la pista de cerca!

 

The following two tabs change content below.
Gemma Solés i Coll
Licenciada en Filosofía (UB), posgraduada en Sociedades Africanas y Desarrollo (UPF) y Master euroafricano en Ciencias Sociales del Desarrollo: Culturas y Desarrollo en África (URV). Le interesan la música, el activismo cultural, las ciudades africanas y el turismo sostenible. Coordina la sección de Música y Artes Escénicas y presenta y dirige el magacín radiofónico Wiriko en M21. Contacto: [email protected]
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *