Los sudafricanos Soweto Gospel Choir ganan su tercer Grammy

Podría haber sido para el álbum DERAN de Bombino, el primer nigerino en ser nominado a un Grammy. O el exquisito FENFO de la maliense Fatoumata Diawara. También podría haber ido a parar a manos del nigeriano Seun Kuti & Egypt 80, por su BLACK TIMES, así como para el ruso Yiddish Glory por sus Canciones Perdidas de la Segunda Guerra Mundial… Pero el Grammy a Mejor Disco de Músicas del Mundo ha sido para FREEDOM, de la banda sudafricana Soweto Gospel Choir, que acumulaban su quinta nominación y han terminado recibiendo su tercera estatuilla en la 61ª edición de los Premios, celebrados la pasada madrugada en Los Angeles.

En la presente edición, la categoría de Mejor Disco de Músicas del Mundo ha sido prácticamente monopolizada por músicos africanos. Bombino, Diawara, Kuti y los de Soweto, competían con Glory para conseguir un galardón que el año pasado fue otorgado a la banda, también de gospel, y también sudafricanos, Ladysmith Black Mambazo.

No es inusual que el talento musical africano sea encasillado en una etiqueta a parte. Desde la invención del obsoleto y ofensivo término ‘músicas del mundo’ como una etiqueta de márquetin hace más de un cuarto de siglo hemos aprendido suficiente tanto de la música en sí como del mundo en general para comprender que bajo este rótulo sigue habiendo cierto empeño de superioridad cultural que impide que DERAN de Bombino pueda figurar entre los nominados a Mejor Álbum de Rock o que Fatoumata Diawara pueda postular alguna de sus actuaciones a Mejor Interpretación de un solista pop, para poner un ejemplo.

Solo hace falta echar la vista atrás. 2012, álbum TASSILI de Tinariwen. 2014, LIVE: SINGING FOR PEACE AROUND THE WORLD de Ladysmith Black Mambazo, que repitieron en 2018. 2015, EVE de Angelique Kidjo, que hizo doblete al siguiente año, en 2016, con SINGS. ¿Pero podrían haber sujetado Tinariwen una estatuilla a Mejor Álbum de Blues Contemporáneo o de Folk? Y… ¿Por qué Ladysmith Black Mambazo o Soweto Gospel Choir no competían a mejor álbum de gospel? Lo que vuelve a remitirnos a la eterna pregunta de por qué los músicos africanos pueden optar solamente a una etiqueta tan esencialista y excluyente como esta.

The following two tabs change content below.
Gemma Solés i Coll
Gemma Solés i Coll (La Bisbal d'Empordà, 1981) investiga y escribe sobre urbes y culturas africanas contemporáneas. Es cofundadora y redactora de Wiriko y coordina el blog Seres Urbanos de Planeta Futuro —la sección de DDHH de EL PAÍS, periódico para el que escribe sobre los ODS en África—. Licenciada en Filosofía (UB), posgraduada en Desarrollo en África (UPF) y master en Culturas y Desarrollo en el Sur del Sahara (URV), estuvo becada por el African Centre for Cities de la Cape Town University y ha cursado una estancia internacional en los Archivos de Música Africana de la Universidad Johannes Gutenberg de Mainz, Alemania. Sus principales motivaciones son investigar, comprender y divulgar —desde el periodismo escrito o radiofónico, los documentales y la academia— la creatividad con la que construye futuro la juventud africana, especialmente en contextos urbanos.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.