Nakhane Touré, ser artista negro, gay y cristiano en la era pos-apartheid

Aula Wiriko

4ª Edición del Curso Introducción a las expresiones artísticas y culturales del África al sur del Sahara

Por Mariana Jorge Lozano

En los últimos tiempos y por diversos motivos, dos artistas han estado de actualidad: Bob Dylan, al serle concedido el Premio Nobel de Literatura y Leonard Cohen, debido a su fallecimiento el pasado 7 de noviembre. Estos dos genios universales tienen en común el ser gigantes de la canción y figuras indispensables de la historia del rock, así como ser escritores de reconocido y premiado talento. A menudo nos olvidamos de otras figuras similares que en el continente africano desempeñan una labor semejante, lejos de la atención de los medios occidentales. Uno de estos artistas polifacéticos es el sudafricano Nakhane Touré, quien a sus veintiocho años se ha convertido en uno de los artistas de rock más reconocidos de su país, así como en una gran promesa del mundo de las letras, tras la publicación de su primera novela.

Nakhane Touré, fotografiado por Joanne Oliviér.

Touré nace en 1988 en la ciudad de Alice (Eastern Cape), pasando la mayor parte de su juventud en Port Elizabeth. Actualmente, reside en Johannesburgo donde compagina su labor como cantante y compositor con sus incursiones en el mundo de la literatura. Su primer álbum, Brave Confusion, fue publicado en el año 2013, recibiendo buenas críticas y cuatro South African Music Awards, entre otros al mejor artista revelación y al mejor disco de música alternativa. En la obra intimista de Touré es posible identificar influencias de artistas como Prince, Björk, Bowie, Morrissey, The Cure, Radiohead o el mismo Cohen. Su música se puede englobar dentro de la llamada música alternativa o indie, aunque esto no debe engañarnos: Touré es un artista que fusiona un indie cercano al soul o R´n´B americano con unos ritmos marcadamente africanos. De entre los varios instrumentos que maneja, Touré da especial importancia a las percusiones, construyendo sus canciones principalmente con guitarras acústicas y beats de batería, que utiliza para remarcar sus orígenes Xhosa. Finalmente, cabe resaltar que la temática de sus canciones lo alejan definitivamente de la estética típicamente considerada indie y lo definen como un artista centrado en la experiencia de ser negro, homosexual y cristiano en el contexto de la Sudáfrica pos-apartheid.

Touré es un artista eminentemente africano, tanto en la parte musical de su obra como en sus letras. Su obra tiene un marcado carácter autobiográfico. En sus letras habla de cuestiones tales como sus conflictos para aceptarse a sí mismo (In the Dark Room), sus sentimientos religiosos (Abraham), sus relaciones personales (Christopher) y, envolviéndolo todo, su experiencia como hombre homosexual en el contexto de la Sudáfrica poscolonial. Esto último, de lo que habla sin tapujos, es la base de su obra artística, tanto musical como literaria que, de este modo, enraíza con sus propias vivencias personales. Es habitual que Touré relate en entrevistas cómo el hecho de ser gay supuso inicialmente un conflicto con su familia y consigo mismo.

Muy influenciado por la religión, incluso llegó a posicionarse públicamente en contra de la homosexualidad, confiando en que su fe lo ‘curase’ de semejante pecado. Sus luchas internas son inspiración para canciones como In The Dark Room, donde el cantante habla de su rechazo hacia sí mismo (‘Hope you know I hate myself in the morning for this’). Sus sentimientos religiosos y sus deseos homosexuals son una constant en su obra, centrada en los conflictos que esta identidad confuse y contradictoria generan. Otro tema que envuelve las letras de Touré son sus orígenes Xhosa y la posición de su familia dentro de la comunidad, de la cual su tío es un destacado líder. Esta circunstancia tampoco ha ayudado al joven Touré, quien veía cómo valores tales como la masculinidad y la sexualidad tradicionales le eran impuestos. Para la comunidad Xhosa, ritos de iniciación tales como la circuncisión, ritos practicados por el propio artista, están fuertemente enraizados y ligados a un concepto tradicional de masculinidad heteronormativa. Touré, a través de sus canciones, reescribe su identidad masculina desde un punto de vista diferente, inclusivo de la diversidad sexual y de género.

Su primer disco profundiza en todos estos sentimientos de rechazo hacia sí mismo, lo que confiere al conjunto de la obra un carácter intimista y atormentado, con la excepción tal vez del primer corte del álbum Christopher. Este tema, compuesto posteriormente aunque incluido en la maqueta final del disco, es una canción más desenfrenada, rozando en ritmos propios del  funky, en la que Touré habla abiertamente acerca de un hombre al que conoció por internet y con el que más tarde entablará una relación amorosa. Un primer tema autobiográfico, en el que un hombre negro sudafricano declara su amor por un hombre blanco de origen europeo, es toda una declaración de intenciones, no solo a nivel musical, sino también a nivel político. Touré es, por tanto, un artista comprometido con su propia comunidad y frecuentemente hace declaraciones de apoyo a aquellas personas homosexuales que por sus circunstancias sociales no pueden manifestarse como tales.

Es interesante también mencionar cómo la obra musical de Touré funciona a nivel visual. La estética que el artista busca en sus videoclips reincide en la intimidad homoerótica de sus letras. Cabe destacar los vídeos de Fog y In the Dark Room, ambos rodados en blanco y negro, y que ponen de relieve la vulnerabilidad, intimismo y erotismo presente en las letras de Touré. De mismo modo, estos vídeos son un apoyo visual importante, sobre todo porque este medio permite una difusión rápida de la música y la transmisión de ideas problemáticas tales como el erotismo entre dos hombres. Se podría decir que Touré, a través de sus canciones y los vídeos que las acompañan, hace activismo por los derechos y la visibilidad LGTB.

En 2015, Touré publica un EP titulado The Laughing Son, del que destaca el sencillo The Plague. Actualmente se encuentra trabajando en su segundo LP. Entre medias, también encuentra tiempo para dedicarse a su otra pasión, la literatura. Touré destaca que la lectura es un pilar fundamental es su formación como letrista y menciona su importancia como capital en su vida. Especialmente, cuenta cómo Go Tell It on the Mountain, novela autobiográfica de James Baldwin y una de sus favoritas, fue la razón por la que no se quitó la vida en un determinado momento de su juventud. El título de su primer disco, Brave Confusion, está precisamente sacado de este libro. El pasado año, Blackbird Books, filial de Jacana Media, publica su primera novela titulada Piggy Boy´s Blues. Según Touré, no es una novela autobiográfica, aunque admite que gran parte de ella está basada en sus propias vivencias. Piggy Boy´s Blues narra la historia de la familia M. y, principalmente, de Davide, su miembro más joven. Davide regresa a su ciudad natal, Alice, para vivir con su tío, escapando de una conflictiva relación con su madre y de sí mismo. La causa de estos conflictos interiores es algo que el lector solo alcanza a vislumbrar a través de las páginas de la novela y de las palabras de Davide. Al llegar a casa de su tío en Alice, Davide descubre que este comparte su vida con un hombre oscuro y atormentado, cuya presencia desencadenará un trágico final para Davide. Con esta historia se intercalan episodios de la vida de la familia M. y de los antepasados directos de Davide. Piggy Boy´s Blues, fuertemente influenciada por el ya tristemente desaparecido escritor sudafricano K Sello Duiker, se puede identificar con la novela de formación, en donde el protagonista, un atormentado Davide, sufre episodios de inestabilidad mental, de los que se aleja para afrontar el futuro con optimismo.

Tanto la obra musical como literaria de Nakhane Touré están revestida de cierto dramatismo e intimismo que profundiza en lo traumático de la experiencia del hombre homosexual en la Sudáfrica poscolonial. A pesar de ello, Touré se enfrenta a la realidad con optimismo y con un sentimiento de aceptación y orgullo. Es, sin duda, un artista total al que conviene no perder de vista en el futuro próximo, cuando se espera su nuevo trabajo musical y más incursiones en el mundo de la literatura.

 

Bibliografía y Discografía:

Touré, Nakhané, Brave Confussion, Just Music, 2013

Touré, Nakhané, The Laughing Son, Just Music, 2015

Touré, Nakhané, Piggy Boy´s Blues (Auckland Park: BlackBird Books, 2015)

Ncube, Gibson, ‘To be black, Christian and gay: Nakhane Touré´s Brave

Confusion’, Muziki, 12:2, 37-52, DOI: 10.1080/18125980.2015.1127622

The Interview: Nalhane Touré rewrites the passage rites

What´s eating Nakhane Touré?

 

The following two tabs change content below.
Wiriko
Wiriko nació en 2012 como asociación cultural para la divulgación y promoción de las artes y culturas africanas. Wiriko.org, su principal proyecto, es el primer Magacín 100% dedicado a las Artes y las Culturas Africanas del Sur del Sáhara en lengua castellana. Una ventana para dar a conocer las realidades culturales contemporáneas de África y una plataforma para acabar con su desconocimiento y estereotipos. Como herramienta colaborativa para la interconexión y la cooperación cultural, impulsa un África muy distinta a la de los cuatro jinetes del Apocalipsis (guerra, hambre, pobreza y destrucción), y fomenta una visión más realista de lo que se produce, a día de hoy, en el continente africano.
1 comentario

Trackbacks y pingbacks

  1. […] caminar más recto aquel día, más alto, más firme”. El protagonista, Xolani (encarnado por Nakhane Touré, conocido artista y roquero xhosa, además de activista gay), es un cuidador-guía de los chavales […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *