Keniano, cristiano y Queer: el corto documental que rompe las costuras

¿Es posible ser africano, cristiano y gay? La pregunta no es que vaya con segundas intenciones, porque en Kenia la homosexualidad está penada con la cárcel. No. Es toda una declaración de intenciones. Es una reflexión abierta y arriesgada que abrirá, de nuevo, el debate en un país que en los últimos años ha estado envuelto en los focos mediáticos por su censura y opresión a los derechos humanos.

El corto documental Kenyan Christian Queer (2020) ofrece un retrato íntimo de un grupo de cristianos LGTBI en Nairobi, Kenia; su coraje, determinación y esperanza. Cuenta la historia de la comunidad Cosmopolitan Affirming Church (CAC), la primera iglesia LGTBI formada por un grupo de jóvenes cristianos queer que “busca promover una forma inclusiva y progresiva de cristianismo, en una sociedad bastante conservadora”, según las palabras de sus creadores. En tan solo 20 minutos la colaboración entre el profesor universitario Adriaan van Klinken de la Universidad de Leeds, el cineasta británico-nigeriano Aiwan Obinyan y el pastor David Ochar de la CAC, abren ventanas y puertas para invitar a un diálogo que se presenta urgente.

 

Hace varios años que la comunidad LGTBI keniana ofrece a través de expresiones artísticas y creativas espacios para interrogar, complicar y matizar las narrativas convencionales. Algunos de estos trabajos vienen desde el campo literario con la obra del fallecido Binyavanga Wainaina o con la antología Stories of Our Lives que después tendría una versión cinematográfica en 2014 con el mismo nombre dirigida por Jim Chuchu. La última película que provocó el revuelo fue Rafiki (2018) de la cineasta keniana Wanuri Kahiu. Ella misma reconocía en su cuenta de Twitter al recibir el premio a la mejor actriz en el último FESPACO que era “un gran reconocimiento de la libertad de expresión dentro de África”. Desde la música quizás, el vídeo que más levantó ampollas fue Same Love, producido por el músico de gospel gay George Barasa.

Con este trabajo audiovisual, se cuestiona el relato instaurado de que la religión es la fuerza impulsora detrás de la homofobia en África, retratando al cristianismo y la expresión LGTBI como incompatibles. En palabras de van Klinken, “sin negar la contribución del cristianismo al estigma, la discriminación y la exclusión de las personas atraídas por el mismo sexo y las variantes de género en el continente, tratamos de presentar una narrativa alternativa, destacando las formas en que la religión también aparece como un sitio crítico de Activismo LGTBI”.

 

 

The following two tabs change content below.
Sebastian Ruiz-Cabrera
Co-fundador de Wiriko. Doctor en comunicación en África al sur del Sahara (US), Máster en Culturas y Desarrollo en África (URV), Máster en Relaciones Internacionales (UCM) y Licenciado en Periodismo (US). Es analista político y profesor universitario de Relaciones Internacionales, periodismo internacional y cines africanos. Ha realizado documentales en España, Cuba, Senegal, Kenia, Sudán del Sur, Mozambique o RDC. Responsable del área de Formación y de Comunicación y coordinador de la sección de Cine y Audiovisuales del Magacín. Contacto: sebas@wiriko.org
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *