Entradas

África: banda sonora 2015 (VIII)

“Estamos al inicio de un ciclo africano mundial”

Su álbum debut ‘Léman’ (World Connection,2009) sorprendió a todos con una composición delicada y mimada que suspiraba cierto romanticismo al que no estamos acostumbrados cuando hablamos de músicas africanas. Algunos querían casar su sonido con reminiscencias brasileñas, pero el camerunés Blick Bassy no titubeó en decir entonces que es la música brasileña la que tiene fuertes raíces africanas, y que ese es el motivo por el que confundimos sus sonoridades. Pero lo cierto es que su música es un cruce de caminos con influencias varias, entre las que se encuentra Malí, donde grabó su primer álbum en el estudio de Salif Keita, pero también Estados Unidos, el Congo o Francia.

Para comprender al artista y comprender cómo utiliza su don como cantante y compositor, hemos querido entrevistarlo y conocer más de cerca los secretos que entronizan su 3er álbum de estudio (Akö) como uno de nuestros álbumes estrella de 2015.

Blick Bassy, por Denis Rouvre.

Blick Bassy, por Denis Rouvre.

GS: ¿De qué fuentes musicales bebes? 

BB: Para mí cada álbum es un proyecto en sí. Léman es el encuentro entre melodías del África central y las armonías del oeste africano. Crecí en un medio donde la música está en todas partes todo el tiempo. Cuando era joven mi padre escuchaba alguna bossa nova de Joao Gilberto, Gilberto Gil o Joao Bosco, pero también a cantantes como Marvin Gaye, Nat King Cole, Stevie Wonder y música camerunesa de Jean Bikoko Aladin, Eboa Lottin, Ndedi Dibango… Crecí escuchando toda esta música, así que para mí es natural que estas influencias estén en todo lo que hago. En el norte de Camerún también tenemos música pentatónica como en Malí, así que me es fácil incorporar los sonidos malienses en mis canciones y que todo vaya filtrándose en mí. Pero como he dicho, cada disco es un proyecto distinto, Hongo Calling (World Connection, 2011) me trajo desde Camerún hasta Brasil a través de los ritmos Hongo del pueblo Bassa.

GS: Y después de tu segundo álbum, Hongo Calling, nos brindas tu tercera perla: Akö (No Format, 2015). Y con tanto éxito que la canción Kiki ha sido elegida para promocionar el iPhone6. ¿Crees que tu álbum viene en el momento perfecto en que África está poniéndose a sí misma en el epicentro de la creatividad mundial? ¿Cómo Blick Bassy también se encuentra en el epicentro de este auge?

BB: Un momento perfecto… (se ríe) ¡Creo del todo en una Nueva África y estaba seguro ya hace años de que este momento llegaría! En serio, creo que un artista hoy en día tiene que verse a sí mismo como contratista, por ello, tenemos que evolucionar y entender las realidades del mercado. Las nuevas tecnologías e Internet han cambiado la forma en que hacemos y consumimos música lo que ha puesto África al frente del escenario internacional. Pero este cambio de modelo tiene un impacto mucho más grande en África que en otras regiones. A mí, que no solamente soy compositor y músico sino también productor y llevo un sello discográfico en Camerún desde hace diez años trabajando con jóvenes artistas, las nuevas dinámicas de producción y consumo solo me refuerzan el enfoque afro-positivista.

GS: ¿Hablas de ello en tu nuevo disco, Akö?

BB: Todas las canciones de este álbum hablan de transmisión intergeneracional, pero sobre todo de la educación de los niños ya que si queremos cambiar el mundo, solo lo podremos hacer a través de ellos.

GS: Lo cuentas a través de la lengua bassa en tus canciones. ¿Es una demanda política del derecho y la necesidad de reivindicar las lenguas africanas como vehículos de transmisión cultural? 

BB: Creo que estamos sólo al inicio de un ciclo que, desde mi punto de vista, será africano a nivel mundial. La historia de África será narrada por sus hijos, tanto en el cine, la música, el arte, la cultura africana llegará a los ojos del mundo a través de las nuevas tecnologías y nuestras lenguas se convertirán en tan poderosas como el inglés, el francés, etc…

GS: ¡Ojalá¡ Y a través del arte africano se podrán apreciar más las culturas africanas, ¿no? ¿Sientes responsabilidad como músico hacia la cultura bassa?

BB: Primero de todo me siento ciudadano del mundo, luego de Camerún. Lo Bassa me lleva a mis tradiciones y mi cultura. Pero puedo decir que pertenezco a toda la comunidad camerunesa ya que ni siquiera estoy viniendo en ninguna comunidad Bassa. Creo que nuestra sociedad es completamente distinta a lo que la gente se imagina cuando hablamos de comunidades concretas, nadie espera de mí como artista nada que yo no quiera darles. A día de hoy mi trabajo es muy conocido en Camerún, sobre todo porque con mi antigua banda estuve muy activo en el país durante diez años. Los jóvenes cameruneses respetan mucho lo que hago, pero no siento que pidan nada de mí.

GS: Volviendo a tu último disco, ¿qué diferenciarías de Akö respecto a los álbumes precedentes?

BB: Con Akö, me he dejado llevar por la magia de la fotografía de Skip James y su blues. Lo demás fluyó. Estamos viviendo en un tiempo de exceso de información, y quería un álbum donde mi voz y mi emoción fueran la información principal, acompañadas del banjo, el cello y el trombón. Así que a diferencia de Léman y Hongo Calling, este disco vino a mí.
GS: La música vino a tí. Y así, también nos llega a nosotros, como un regalo. La mayoría de los músicos que entrevistamos en Wiriko han tenido que emigrar fuera de África para poder vivir como músicos. ¿Éste es tu caso también?

BB: Por supuesto. Cuando me fui de Camerún en 2005, no había estructura viable para el desarrollo de una carrera ambiciosa. Si fuera hoy, con la fuerza de Internet, no me iría.

Blick Bassy por el fotógrafo David Balicki.

Blick Bassy por el fotógrafo David Balicki.

GS: ¿Es muy diferente la vida en París o en Douala o Yaundé? ¿Qué hechas más de menos de Camerún viviendo en Francia?
BB: La ventaja de estar en París es la satisfacción profesional, tener una estructura de apoyo, ser la marca de una agencia de management… esto aún no se encuentra en Douala. Pero lo que más echo de menos es el amor entre las personas, compartiendo y ayudándose unos a otros, pero también la comida, porque yo soy super mal cocinero.
GS: Te mudaste de París y ahora estás instalado cerca de Calais, un punto caliente del drama que se está viviendo con los refugiados en Europa. ¿Cómo se está viviendo la crisis de migrantes en la región? 

BB: Yo vivo en Cantin, un pequeño pueblo cerca de Calais. Aquí la gente es muy amable, en serio, nunca he sentido racismo hacia mí desde que estoy aquí. Todo el mundo sabe acerca de mí ya que tengo una asociación en el pueblo. A veces me voy de visita Calais para llevar algunas cosas a la gente (migrantes) que acampan para cruzar hacia la Mancha. Puedo entender que a veces la gente se asusta, pero creo que es la ignorancia fomentada por los medios de comunicación y la política los que están jugando con esos temas en beneficio propio. A pie de calle, la gente reacciona de forma distinta.

GS: Tenemos entendido que tienes un proyecto para ayudar a los músicos de Camerún para poder desarrollar su carrera profesional en su país de origen ¿Es difícil decirle a un joven de Camerún que no tiene que migrar para poder vivir de su talento?
BB: He creado una agencia de artistas –Wanda-full.com– con un boletín de noticias que cada semana se actualiza para ayudar a artistas africanos a desarrollarse, pero también funciona en Europa al final. Me dí cuenta que los artistas, músicos, managers, promotores y distintos agentes del negocio de la música están faltos de estrategias y consejos tanto en África como en Europa. Es un sector que está mal en todos lados. Todo artista lucha para salir adelante. Así, también hemos creado un programa de radio en el norte de Francia para asesorar artista y que puedan impulsar sus carreras. Realmente, a día de hoy creo que se trata de aquello de “hágalo usted mismo”. Si quiere sobrevivir, cada músico tiene que ser independiente, en África y donde sea.

GS: Pues te tendrán que hacer caso porque parece que tu receta está funcionando más que bien. Tienes una agenda bien repleta, ¿verdad? Francia, Hungría, Marruecos…

BB: A parte de mi gira de presentación de Akö, estoy trabajando en un libro. Es una novela sobre la migración. Pero también estoy trabajando en torno al concepto de “Artista hazlo tu mismo” para ayudar a los artistas a compartir sus consejos y estrategias de música. También soy secretario general de la Red Mundial de festivales de músicas del mundo y de la agencia de promotores Zone Franche.

El MASA vuelve a Costa de Marfil tras siete años de ausencia

MASA 2014

Del 1 al 8 de marzo ha tenido lugar en Costa de Marfil el MASA (Mercado de las Artes Escénicas Africanas).

Tras siete años de ausencia (como consecuencia de la crisis política en el país) la 8ª edición de este gran evento de carácter bienal y de importante trascendencia para las artes escénicas africanas, ha regresado con fuerza y altas expectativas con el fin de convertirse en cita cultural ineludible en el continente.

El MASA (como comúnmente se conoce según su acrónimo), a la vez festival y “mercado”, que tiene por objetivo crear un espacio propicio para la promoción, la distribución y el intercambio profesional entre artistas, productores, distribuidores y otros profesionales de las artes escénicas venidos de diferentes partes del mundo, fue inaugurado a bombo y platillo el pasado día 1 de marzo en el estadio Félix Houphouët Boigny de Abidjan.

Tras los diferentes discursos protocolarios pronunciados, entre otros, por el Director General del MASA, el filósofo y crítico de arte Yacouba Konaté, el Primer Ministro de Costa de Marfil, Daniel Kablan Duncan, el Ministro de Cultura y Francofonía Maurice Bandaman y el Secretario General de la Organización Internacional de la Francofonía (iniciadora y acompañante del MASA desde que éste viera la luz en 1993) Abdou Diouf, tuvo lugar un gran concierto por el que pasaron grandes estrellas de la música africana, de renombre internacional, entre los que figuraban como cabeza de cartel el maliense Salif Keita, los costamarfileños Magic System y el dúo nigeriano, que desde hace unos años causa furor en todas las pistas de baile del continente, P-Square. Un concierto, teloneado por los marroquíes Ribab Fusion, los senegaleses Daara J Family y la espléndida artista costa marfileña Dobet Gnahoré, en el que ni siquiera los numerosos cortes de luz que se sucedieron a lo largo de la velada, impidieron que un público entregado bailara sin descansar, convirtiendo el estadio en una gran pista de baile. Quedaba así inaugurada oficialmente una nueva edición del MASA con una significación muy especial que, según palabras del Primer Ministro, debía servir como punto de partida para devolver a la cultura su importante papel como motor de desarrollo y como constructor de paz y reconciliación, tras años de guerra civil e inestabilidad política en el país.

Durante toda la semana, diferentes espacios de Abidjan, entre los que figuran el Palacio de Cultura, el Instituto Francés y el Goethe Institut entre otros, han acogido una cuidada selección oficial en la que han participado 486 artistas provenientes de 23 países, de África principalmente, pero también de América y Europa. 63 creaciones y espectáculos de música, danza y teatro, y también como novedad en esta edición, cuento, humor y moda, han sido mostrados al gran público y a un público profesional, especializado, con el objetivo de favorecer su acceso y su difusión en el mercado internacional.

Artistas como los coreógrafos y bailarines Serge Aimé Coulibaly (Burkina Faso), Maman Sani (Níger), la cía de danza N´Soleh (Costa de Marfil), la cía Donko Seko (Malí), 1er Temps (Senegal), el cuenta cuentos marfileño Adama Adepoju, más conocido como “Taxi Conteur”, el cuenta cuentos Tonton Ado (Níger), la compañía teatral Koteba Guinnée (Guinea Conakry), Sokan Théâtre (Costa de Marfil), el rapero Lexxus Legal (RDC), el camerunés Blick Bassy, el laureado en los premios RFI Découvertes 2008 Mikéa (Madagascar), y la diseñadora de moda senegalesa Adama Paris, han formado parte de la programación “In” , entre otros muchos.


Destacamos además, dentro de la programación oficial, los Encuentros Profesionales, repartidos en cinco jornadas de reflexión y debate en el Instituto Francés de Abidjan, que este año se han articulado en torno a tres temas principales: Las artes escénicas frente al desafío de lo digital, Financiación de proyectos: los directores de festivales se hablan, Teatro africano y de la diáspora en femenino (organizado por la Universidad Sorbonne-Paris 3, y la Universidad Félix Houphöuet-Boigny de Abidjan).

Expertos y profesionales de las artes escénicas han debatido y explicado, a través de ejemplos prácticos, cuestiones vitales a día de hoy, como el aporte de las TICs a la creación, a la producción y a la difusión de espectáculos y el rol determinante que juegan las profesionales del mundo de las artes vivas en el proceso de empoderamiento y de  reconocimiento de la mujer, en tanto que creadoras, artistas y transmisoras de conocimientos.

Sessimè. Facebook MASA 2014

Sessimè. Facebook MASA 2014

En paralelo a la selección oficial, una programación “Off”, repartida entre la capital marfileña de facto, Bassam y Bouaké (en la que la música urbana como el zouglu, el coupé décalé y el hip hop, pero también el reggae y el jazz, han sido las protagonistas) ha sido ofrecida al gran público de manera gratuita, dotando al MASA de un carácter más popular y despertando en los más jóvenes el interés por el arte y la cultura. Con este deseo, la jornada del día 5 de marzo fue dedicada al público escolar que asistió en masa al Palacio de la Cultura de Abidjan para ver un espectáculo de marionetas de Costa de Marfil y los espectaculares Tambores de Burundi entre otros.

Ocho días dedicados a las artes escénicas en los que a pesar de los numerosos incidentes y problemas logísticos como cambios de programación de última hora, fallos técnicos de luz y sonido, retraso en diferentes gestiones administrativas que han impedido que algunos de los artistas invitados pudieran asistir a la cita, etc., han permitido mostrar el buen hacer de artistas consagrados y nuevos talentos (principalmente del continente africano y de la diáspora), así como crear el marco propicio para que se estableciera el contacto entre ellos, los programadores de festivales, los  productores y los distribuidores venidos para la ocasión de diferentes rincones del mundo.

Una semana de ambiente festivo dedicada a las “artes vivas” que ha culminado el pasado día 8 de marzo (coincidiendo con el Día Internacional de la Mujer Trabajadora) en la explanada del Palacio de Cultura de Treinchville (Abidjan), con un acto (seguido de un macroconcierto capitaneado por el legendario rey del reggae Alpha Blondy) en el que la Gran Canciller de la Orden Nacional Henriette Dagri-Diabaté, ha apelado a una mayor presencia de mujeres en años venideros, que han de ser apoyadas y acompañadas en sus trabajos, permitiendo convertirlas en artífices directas del desarrollo económico de un África emergente. Los organizadores y diferentes personalidades políticas presentes han reconocido los errores y debilidades a subsanar de cara a la próxima edición que se celebrará en 2016 (según palabras del Director General del MASA 2014 Yacouba Konaté), pero también han manifestado su alegría por el éxito alcanzado, al haber puesto de nuevo en marcha esta importante cita cultural que, según palabras del mismo Konaté, debe ayudar a la eclosión de varias estrellas y a demostrar que las artes y las culturas de África pueden continuar nutriendo la creatividad universal.

          Facebook MASA 2014Facebook MASA 2014Facebook MASA 2014Facebook MASA 2014

Terminaba así la octava edición del Mercado de las Artes Escénicas Africano con un macro concierto en el que la ausencia, no esperada, del marfileño Dj Arafat, no doblegó los ánimos del público asistente, que después de haber visto pasar por las tablas del gigantesco escenario montado para la ocasión a artistas como Biya Lunkoyi (RD Congo), Jean Roosevelt(Haití), Free Style (Francia), Mehdi Nassouli (Marruecos), Ramsés de Kimon (Costa de Marfil), Cheikh Tidiane Seck (Mali), Saintrick (Congo/Senegal), Mariam Koné (Malí) y Jimmy Hope (Togo), entre otros, se entregaron con fervor y devoción a la leyenda viva del reggae Alpha Blondy, que durante dos horas de cuidado concierto con títulos de cabecera como Jerusalem, Politiki, My American Dream, Wari, Cocody Rock (interpretado a dúo con el también marfileño Ras Goody Brown) o Brigadier Sabari, cantó por un mundo plural, diverso y en paz en el que los pueblos se respeten, en el que la religión no sirva como excusa para crear guerras y cometer atrocidades contra los derechos humanos y en el que los políticos asuman responsabilidades.

Alpha Blondy durante el concierto de clausura del MASA 2014. © MASA 2014

Alpha Blondy durante el concierto de clausura del MASA 2014. © MASA 2014