Entradas

#AfricaStopEbola, África se ocupa de sus propios problemas

10649011_1556924304520917_5660416821689509418_o

Los artistas africanos de Africa Stop Ebola: Barbara Kanam, Tiken Jah Fakoly, Oumou Sangare, Mory Kante y Sia Tolno.

Africa Stop Ebola no es una campaña más de sensibilización contra el ébola. Tampoco es una canción de Navidad. Africa Stop Ebola surgió en octubre no sólo para concienciar a la población africana sobre el ébola, sino para propiciar un cambio de conducta. Desde hace un mes, el volumen de noticias sobre ébola ha disminuido considerablemente, “tal vez por las navidades”, comentaba Carlos Chirinos, productor de la canción, e investigador, docente y director de la radio de la School of Oriental and African Studies (Universidad de Londres). “Parece que si no hay casos de ébola aquí, no es importante, porqué así funciona la prensa. Y el problema es que da la sensación de que está bajo control, y eso no es así”. Chirinos explicaba que si bien de momento es imposible erradicar el ébola, “el único modo de pararlo y controlarlo es a través de un cambio de comportamiento, la prevención”.

Africa Stop Ebola es un proyecto colectivo, que reúne grandes voces de la esfera musical africana, como los malienses Amadou et Mariam, Salif Keita, Oumou Sangaré y Kandia Kouyaté, los cantantes guineanos Mory Kante y Sia Tolno, el marfileño Tiken Jah Fakoly, la congoleña Barbara Kanam y el rapero senegalés Didier Awadi. Desde hace un par de semanas apoyada por Médicos sin Fronteras, lo más importante es que son los propios africanos los que tratan sus propios asuntos. Hablamos con Carlos Chirinos, productor del tema.

¿Cómo surgió el proyecto, de quién fue la iniciativa? ¿Se trataba de una respuesta al tratamiento mediático sobre ébola, o el tema de Band Aid 30?

Africa Stop Ebola se produjo mucho antes que Band Aid, en octubre, no tenía nada que ver. Luego se ha hablado de la canción en respuesta a Band Aid porque es un discurso totalmente opuesto, pero no tenía nada que ver. Africa Stop Ebola ya estaba ahí. El proyecto empezó fuera, en la agencia 3D Family de Francia, con la que yo he trabajado. Fue una iniciativa del cantante de reggae marfileño Tiken Jah Fakoly. Él ha sido clave, no solo como iniciador sino como líder. Mi rol fue el de productor, y diseñador del mensaje de salud, porque claro, cada artista tenía sus propias formas de entenderlo.

UnknownHáblanos del proceso de construcción de la letra, y la composición musical.

Aunque cada uno escribió su parte, yo escribí los dos primeros fragmentos de la canción, y las cápsulas de mensajes de salud que la canción debía contener. Estas no hacen más que seguir los mensajes básicos de la Organización Mundial de la Salud, pero con técnicas también de influencia. De ahí las referencias a la familia de “no lo hagas por ti, hazlo por tu familia”, etc. La composición musical es de Kandia Kora y Sekou Kouyaté. Al escribir la letra, era importante concienciar a los jóvenes, y también compararlo con otras enfermedades para que se entendieran las diferencias, porque la gente dice, bueno, con sida y malaria también se muere. Pero la diferencia es que el sida afecta solamente a la población en riesgo, no a los niños ni a los mayores. Sin embargo, el ébola afecta a todos, sin excepción. De ahí la importancia de estructurar la canción en torno a esas cápsulas de mensaje. Tiken Jah Fakoly era el único que entendía eso y no lo cuestionaba, y de ahí su papel de líder. El fue quien se puso en contacto con los demás y negoció con ellos el modo de afrontar las letras y trabajar sobre la misma idea. Se trata de una herramienta de comunicación crítica sobre conductas de salud, con referencias también a la estigmatización del enfermo y la familia. Así fue como empezó todo, entre París, Bamako y Londres, con producción final en Londres.

En la letra no se hace referencia alguna a Europa, ni en sentido positivo ni negativo…

Porque no se trata de una canción política, ni para Europa ni para criticar a Europa y su tratamiento del tema. Es una canción para la concienciación y cambio de actitud en África.

Imagino que fue difícil reunir a todos y conseguir hacer una canción en la que, si bien hay un estilo reggae predominante, cada uno de los cantantes conserva su propio estilo.

1010485_1543752265838121_8447756676870523406_nSí, de hecho se grabó por separado, en distintos sitios, y fue algo en lo que empleamos muchísimo tiempo, tanto los artistas, como la agencia y yo. Se habló también de hacerlo “afrobeat”. Como Tiken Jah Fakoly fue el iniciador y líder de todo, decidimos que el estilo fuera sobre todo el “reggae”, pero también porque el reggae es un género verdaderamente panafricano. Y esto se debe en gran al legado de Bob Marley. Allá donde vayas, siempre hay pósters de Bob Marley, no los hay de Fela. Así el mensaje no sólo vendría de distintas voces africanas, en distintas lenguas, como lingala (lengua del Congo), susu y kissi (de Guinea), malinké y bambara (de Mali), y francés, sino que llegaría a toda África.

¿Qué ventaja tiene el usar la música para hacer llegar este mensaje con respecto a otros medios?

La radio es una plataforma muy importante para la diseminación del mensaje, sobre todo en el contexto de África, donde tiene un gran poder de penetración, hasta un 90%. Es barata y accesible. Además, utiliza el discurso oral, en lugar del escrito, así que supera la barrera del analfabetismo, que en determinadas comunidades, sobre todo rurales, es hasta del 85%. Lo bueno que tiene además es que si la canción se hace famosa, la ponen muchas veces al día, y lo bueno de esto no es sólo que la gente la escuche, sino que se crea una comunicación interpersonal entre los oyentes. Es difícil averiguar si esto está pasando, igual que es difícil saber si un póster de UNICEF llega a cambiar el comportamiento de la gente con respecto al tema en cuestión; pero sí sabemos que Africa Stop Ebola está entre el “top ten popular” de Guinea. Es un mensaje mucho más poderoso, porque tiene mayor vida.

img71103

Carlos Chirinos, productor de Africa Stop Ebola

Además, otra importante ventaja es partir de la reputación que ya tienen los artistas de la canción, muy fácilmente reconocibles, y reconocidos ya por la comunidad. No es lo mismo que si les habla un político.

También ha sido clave no utilizar un lenguaje médico, sino uno difícil de digerir, que tradujera la narrativa del protocolo médico. Eso es un tema al que me dedico como investigador. Y a este lenguaje sencillo se le suma la variedad de lenguas utilizadas por los distintos cantantes. Fue esto precisamente lo que gustó muchísimo a Médicos Sin Fronteras, que han apoyado el proyecto desde que nos pusimos en contacto con ellos. Es una canción clara que viene desde las voces de la población afectada.

Se puede comprar en Amazon o iTunes, y ese 1,25€ se dirigen al trabajo de Médicos sin Fronteras, pero ¿hay alguna apelación más o se trata principalmente de sensibilizar?

Lo más importante es que la crisis de Ébola se lleva a África, desde voces africanas, precisamente para hacer ver que el ébola se puede parar, y que eso requiere conocimiento sobre la enfermedad y cambio de actitud, para prevenirla. De esa forma, se da también esperanza. Por otro lado, con el dinero recaudado por la compra de la canción, se apoyan también iniciativas de socorro, las desempeñadas por Médicos sin Fronteras.

Y desde aquí, ¿hacia dónde? ¿Cuál es la dirección actual de Africa Stop Ebola?

La idea ahora es hacer toda una prolongación del mensaje a través de merchandising. Médicos sin Fronteras está haciendo ya camisetas, gorras, etc., para ampliar el mensaje. Pero vamos a hacer también cartelería, con fotos de los artistas y algunas de las frases que dicen en la canción, y anuncios de radio y televisión en los que los músicos hablen directamente a los oyentes, para explicar un poco más el mensaje de la canción.

 

El MASA vuelve a Costa de Marfil tras siete años de ausencia

MASA 2014

Del 1 al 8 de marzo ha tenido lugar en Costa de Marfil el MASA (Mercado de las Artes Escénicas Africanas).

Tras siete años de ausencia (como consecuencia de la crisis política en el país) la 8ª edición de este gran evento de carácter bienal y de importante trascendencia para las artes escénicas africanas, ha regresado con fuerza y altas expectativas con el fin de convertirse en cita cultural ineludible en el continente.

El MASA (como comúnmente se conoce según su acrónimo), a la vez festival y “mercado”, que tiene por objetivo crear un espacio propicio para la promoción, la distribución y el intercambio profesional entre artistas, productores, distribuidores y otros profesionales de las artes escénicas venidos de diferentes partes del mundo, fue inaugurado a bombo y platillo el pasado día 1 de marzo en el estadio Félix Houphouët Boigny de Abidjan.

Tras los diferentes discursos protocolarios pronunciados, entre otros, por el Director General del MASA, el filósofo y crítico de arte Yacouba Konaté, el Primer Ministro de Costa de Marfil, Daniel Kablan Duncan, el Ministro de Cultura y Francofonía Maurice Bandaman y el Secretario General de la Organización Internacional de la Francofonía (iniciadora y acompañante del MASA desde que éste viera la luz en 1993) Abdou Diouf, tuvo lugar un gran concierto por el que pasaron grandes estrellas de la música africana, de renombre internacional, entre los que figuraban como cabeza de cartel el maliense Salif Keita, los costamarfileños Magic System y el dúo nigeriano, que desde hace unos años causa furor en todas las pistas de baile del continente, P-Square. Un concierto, teloneado por los marroquíes Ribab Fusion, los senegaleses Daara J Family y la espléndida artista costa marfileña Dobet Gnahoré, en el que ni siquiera los numerosos cortes de luz que se sucedieron a lo largo de la velada, impidieron que un público entregado bailara sin descansar, convirtiendo el estadio en una gran pista de baile. Quedaba así inaugurada oficialmente una nueva edición del MASA con una significación muy especial que, según palabras del Primer Ministro, debía servir como punto de partida para devolver a la cultura su importante papel como motor de desarrollo y como constructor de paz y reconciliación, tras años de guerra civil e inestabilidad política en el país.

Durante toda la semana, diferentes espacios de Abidjan, entre los que figuran el Palacio de Cultura, el Instituto Francés y el Goethe Institut entre otros, han acogido una cuidada selección oficial en la que han participado 486 artistas provenientes de 23 países, de África principalmente, pero también de América y Europa. 63 creaciones y espectáculos de música, danza y teatro, y también como novedad en esta edición, cuento, humor y moda, han sido mostrados al gran público y a un público profesional, especializado, con el objetivo de favorecer su acceso y su difusión en el mercado internacional.

Artistas como los coreógrafos y bailarines Serge Aimé Coulibaly (Burkina Faso), Maman Sani (Níger), la cía de danza N´Soleh (Costa de Marfil), la cía Donko Seko (Malí), 1er Temps (Senegal), el cuenta cuentos marfileño Adama Adepoju, más conocido como “Taxi Conteur”, el cuenta cuentos Tonton Ado (Níger), la compañía teatral Koteba Guinnée (Guinea Conakry), Sokan Théâtre (Costa de Marfil), el rapero Lexxus Legal (RDC), el camerunés Blick Bassy, el laureado en los premios RFI Découvertes 2008 Mikéa (Madagascar), y la diseñadora de moda senegalesa Adama Paris, han formado parte de la programación “In” , entre otros muchos.


Destacamos además, dentro de la programación oficial, los Encuentros Profesionales, repartidos en cinco jornadas de reflexión y debate en el Instituto Francés de Abidjan, que este año se han articulado en torno a tres temas principales: Las artes escénicas frente al desafío de lo digital, Financiación de proyectos: los directores de festivales se hablan, Teatro africano y de la diáspora en femenino (organizado por la Universidad Sorbonne-Paris 3, y la Universidad Félix Houphöuet-Boigny de Abidjan).

Expertos y profesionales de las artes escénicas han debatido y explicado, a través de ejemplos prácticos, cuestiones vitales a día de hoy, como el aporte de las TICs a la creación, a la producción y a la difusión de espectáculos y el rol determinante que juegan las profesionales del mundo de las artes vivas en el proceso de empoderamiento y de  reconocimiento de la mujer, en tanto que creadoras, artistas y transmisoras de conocimientos.

Sessimè. Facebook MASA 2014

Sessimè. Facebook MASA 2014

En paralelo a la selección oficial, una programación “Off”, repartida entre la capital marfileña de facto, Bassam y Bouaké (en la que la música urbana como el zouglu, el coupé décalé y el hip hop, pero también el reggae y el jazz, han sido las protagonistas) ha sido ofrecida al gran público de manera gratuita, dotando al MASA de un carácter más popular y despertando en los más jóvenes el interés por el arte y la cultura. Con este deseo, la jornada del día 5 de marzo fue dedicada al público escolar que asistió en masa al Palacio de la Cultura de Abidjan para ver un espectáculo de marionetas de Costa de Marfil y los espectaculares Tambores de Burundi entre otros.

Ocho días dedicados a las artes escénicas en los que a pesar de los numerosos incidentes y problemas logísticos como cambios de programación de última hora, fallos técnicos de luz y sonido, retraso en diferentes gestiones administrativas que han impedido que algunos de los artistas invitados pudieran asistir a la cita, etc., han permitido mostrar el buen hacer de artistas consagrados y nuevos talentos (principalmente del continente africano y de la diáspora), así como crear el marco propicio para que se estableciera el contacto entre ellos, los programadores de festivales, los  productores y los distribuidores venidos para la ocasión de diferentes rincones del mundo.

Una semana de ambiente festivo dedicada a las “artes vivas” que ha culminado el pasado día 8 de marzo (coincidiendo con el Día Internacional de la Mujer Trabajadora) en la explanada del Palacio de Cultura de Treinchville (Abidjan), con un acto (seguido de un macroconcierto capitaneado por el legendario rey del reggae Alpha Blondy) en el que la Gran Canciller de la Orden Nacional Henriette Dagri-Diabaté, ha apelado a una mayor presencia de mujeres en años venideros, que han de ser apoyadas y acompañadas en sus trabajos, permitiendo convertirlas en artífices directas del desarrollo económico de un África emergente. Los organizadores y diferentes personalidades políticas presentes han reconocido los errores y debilidades a subsanar de cara a la próxima edición que se celebrará en 2016 (según palabras del Director General del MASA 2014 Yacouba Konaté), pero también han manifestado su alegría por el éxito alcanzado, al haber puesto de nuevo en marcha esta importante cita cultural que, según palabras del mismo Konaté, debe ayudar a la eclosión de varias estrellas y a demostrar que las artes y las culturas de África pueden continuar nutriendo la creatividad universal.

          Facebook MASA 2014Facebook MASA 2014Facebook MASA 2014Facebook MASA 2014

Terminaba así la octava edición del Mercado de las Artes Escénicas Africano con un macro concierto en el que la ausencia, no esperada, del marfileño Dj Arafat, no doblegó los ánimos del público asistente, que después de haber visto pasar por las tablas del gigantesco escenario montado para la ocasión a artistas como Biya Lunkoyi (RD Congo), Jean Roosevelt(Haití), Free Style (Francia), Mehdi Nassouli (Marruecos), Ramsés de Kimon (Costa de Marfil), Cheikh Tidiane Seck (Mali), Saintrick (Congo/Senegal), Mariam Koné (Malí) y Jimmy Hope (Togo), entre otros, se entregaron con fervor y devoción a la leyenda viva del reggae Alpha Blondy, que durante dos horas de cuidado concierto con títulos de cabecera como Jerusalem, Politiki, My American Dream, Wari, Cocody Rock (interpretado a dúo con el también marfileño Ras Goody Brown) o Brigadier Sabari, cantó por un mundo plural, diverso y en paz en el que los pueblos se respeten, en el que la religión no sirva como excusa para crear guerras y cometer atrocidades contra los derechos humanos y en el que los políticos asuman responsabilidades.

Alpha Blondy durante el concierto de clausura del MASA 2014. © MASA 2014

Alpha Blondy durante el concierto de clausura del MASA 2014. © MASA 2014

Salif Keïta, el visionario, y la rave nómada de Talé

Salif Keïta en el Auditori de Girona. Foto: Sebastián Ruiz/Wiriko.

Imagen del concierto, ayer, en el Auditori de Girona. Foto: Sebastián Ruiz.

 

Este fin de semana Ciudad del Cabo presentaba las últimas tendencias en soundsystems y dj’s locales e internacionales en el prestigioso Festival de Música Electrónica (CTEMF) de la capital sudafricana, mientras el Certamen Sauti Sa Buzara de la tanzana isla de Zanzíbar celebraba sus diez años de dedicación a la música africana. Lejos de estos dos festivales, escaparates de la rica constelación musical de África, en la capital gerundense desembarcó un icono de la música maliense moderna junto a su séquito de músicos jovencísimos reclutados para bombardear con balas de ritmo el aforo completo del Auditori de Girona. Salif Keïta, el “negro blanco”, el noble que renunció a su condición de aristócrata para unirse a la casta de griots y servir al pueblo, y uno de los más internacionales embajadores de los sonidos oeste africanos, demostró ayer que su carácter visionario, su poderío vocal y su omnipotencia escénica son las principales armas para romper las fronteras sonoras, psicológicas y culturales. Sin mención a la actualidad política de Mali, Salif y su milicia de músicos asediaron a un auditorio atónito ante un espectáculo que transgredió las distancias entre público y palestra, y se sirvió de la ecuación tradicional articulada a través de un diálogo permanente entre baile y música.

Abría la noche el universo digital comprendido en los samplers que sustituían a batería, teclados y bajo para acoger a congas, calabaza, guitarra y kora entonando los primeros compases de Seydou. Apareció Salif inmerso en un aura de humildad y agradecimiento al lado de una salvaje corista y bailarina cabalgando sin tregua. Estático, el cantante interpretó Da, tema que abre su último disco (Talé, 2013) para caldear el ambiente con la magia de Yamore. Ya conectado con el público, La Différence empezó a levantar los laterales de la sala, sumergidos en juegos de luces blancas que iluminaban banderas de Mali. Y entonces Salif rompió su silencio y confesó, en inglés, que a pesar de no saber con exactitud su fecha de nacimiento, quería celebrar su cumpleaños con nosotros. El público arrancó a cantar ‘happy birthday’ mientras Keïta se tendía por completo al suelo de la palestra con los brazos abiertos y la ovación se confundía con los primeros versos de Talé. Simplicidad llena de matices que precedería el dub psicodélico y pegadizo C’est bon, c’est bon, un corte salpicado por funk, ecos de Islam y perfumes del Caribe, que se confundiría con los acordes oscuros de Samfi.

Portada de su último disco, Talé, producido por  Phillipe Cohen-Solal de Gotan Project.

Portada de su último disco, Talé, producido por Phillipe Cohen-Solal de Gotan Project.

Las dunas del desierto se hicieron palpables con Yambo, uno de sus temas más conocidos, arrancando un “Vive le Mali!” del público mientras los percusionistas respondían con el puño en alto. Acto seguido, las cuerdas del Kora nos concedieron un solo célebre que introduciría A Demain, un maratón sonoro que contrastó con Folon, cediendo el escenario a la desnudez del blues maliense, a guitarra y voz, con el Salif más desgarrador.

Después de los calurosos aplausos de un público rendido a sus pies, la banda volvió con la explosión de una versión de Mandjou, emitiendo bombos rudos y doblegando ritmos con scratching, cuál volcán en plena erupción. El maliense se valió de todos los recursos escénicos para sumir al auditorio en una auténtica rave nómada que esta noche hará parada en Barcelona, y dónde seguramente el house de Natty encienda con la misma fuerza la traca final de un concierto delirante que hubiera terminado con las reminiscencias del Son cubano de Yalla, de no haber sido por un repetitivo e inflamado Madan, dónde Salif subió a todo aquél que quiso al escenario y se fue haciendo mutis por el foro.

El simbolismo que conlleva el que un descendiente directo del fundador del Imperio de Mali se baje del escenario dando el protagonismo al pueblo y dejándolo de la mano de su cantera de jóvenes músicos, empaca a la perfección con un directo nutrido por la yuxtaposición de estilos, lenguas y tradiciones que sitúan al compositor maliense en el epicentro de las nuevas tendencias musicales del continente africano y en la línea de fuego de aquellos artistas que se resisten a las etiquetas folkloristas y comerciales del Showbiz de las Músicas del Mundo. Con un espectáculo que está azotando escenarios de todo Europa, Estados Unidos y Australia, su gira es una revelación de la capacidad de reinvención de uno de los mayores talentos musicales de África.