Entradas

La madrina de la literatura feminista no es una aguafiestas

Ama Ata Aidoo ha sido considerada una de las madrinas de la literatura feminista africana. En Wiriko no nos gustas las etiquetas. Hacen más profundas los compartimentos que encorsetan y limitan y acostumbran a ser el reflejo de una visión superficial. En este caso, la etiqueta parece aceptable en la medida en la que reconoce la labor de pionera de esta enorme escritora ghanesa y, sobre todo, su capacidad para construir clásicos.

Ama Ata Aidoo y la Dr Wangui Wa Goro en Africa Writes / Estrella Sendra

Y un buen ejemplo es Nuestra hermana aguafiestas, la única de las obras de la reconocidisima escritora editada en castellano. Ya fue publicada en 2014 por la colección de literatura africana impulsada por Casa África y ahora, el colectivo Camabalache recupera la traducción de Marta Sofía López. Se trata de la primera novela (novela, por encajar esta obra en alguno de los géneros literarios básicos, porque el texto es mucho más que una novela) de la escritora ghanesa. No quiso esconder sus pretensiones, sobre todo, cuando le añadió el subtítulo “O reflexiones desde una neurosis antioccidental”. Pero lo más impactante es que se pueda leer una novela escrita originalmente en 1977, hace más de cuatro décadas, teniendo la sensación de que se están pasando las páginas del diario de una migrante africana actual.

Ama Ata Aidoo relata en Nuestra hermana aguafiestas la experiencia de una joven ghanesa que viaja a Europa, concretamente a Alemania e Inglaterra, con una beca para estudiar. Sissie, la joven estudiante termina siendo una aguafiestas, porque es incapaz de aceptar la autocomplacencia en la que han caído algunos de sus compañeros. Sissie se revela ante la actitud de los que han conseguido una cierta posición y han decidido quedarse definitivamente en los países en los que fueron recibidos con el encargo de formarse y volver a sus países a trabajar en el desarrollo de esas sociedades.

En todo caso, la experiencia de Sissie es más extensa. A través de su recorrido, Ama Ata Aidoo lanza una reflexión sobre el racismo de Occidente y sobre las relaciones desiguales que se perpetúan entre el Norte global y el Sur y, sobre todo, entre los hombres y mujeres de las correspondientes regiones del mundo. Aidoo, apunta también el papel de la mujer o la colonización cultural. Habla de lenguas o resistencia, pero su objetivo no es sólo la trata esclavista o la colonización, la escritora ghanesa también dispara contra la mezquindad de los gobernantes africanos y contra la falta de responsabilidad de sus élites.

El prólogo de la traductora de la obra de Aidoo ya es una joya para entender el contexto de la escritora, sus inquietudes y el marco que encuadra la obra. “En ningún momento la autora se deja deslumbrar por ‘los soles de las independencias’, esa ola de optimismo sobre el futuro del continente africano que recorrió el mundo entero en la era de las descolonizaciones. Y mucho menos por el oropel del mundo occidental, especialmente de una Europa paternalista y falsamente benevolente que aparentaba (y sigue aparentando) apostar por el desarrollo, las políticas democráticas y el lavado de conciencia colectivo sobre la historia del esclavismo, el imperialismo, la colonización y la neocolonización”, señala la traductora.

Aidoo no escatima la crítica hacia lo que llama “negro moderado” del que dice que “puesto que los intereses que con tanto afán defiende ni siquiera son los suyos, sólo puede regurgitar lo que ha aprendido de sus amos”. Lanza, igualmente, certeros dardos contra sus gobernantes al recordar que

“También hemos oído hablar,

¿a que sí? De países

en África donde

llueven desde Europa

esposas de presidentes.

Y traen a sus hermanos o… sabe Dios

para gestionar la

economía.

Una idea excelente…

¿cómo podría un negro

de mierda

gestionar nada

sin que expertas manos blancas

le tengan bien apretados los cojones

y el bolsillo?”

Y es que para ser la primera novela de Ama Ata Aidoo, la escritora ghanesa no tuvo complejos. Después de dos obras de teatro, un género que ha dado la máxima popularidad a la escritora, Aidoo no se pudo contentar con un formato de novela ortodoxo. En Nuestra hermana aguafiestas hibrida géneros y entremezcla la prosa y la poesía, combina en el relato un estilo narrativo convencional y otros más próximos a la escritura automática de una reflexión íntima y apasionada.

El feminismo va atravesando la historia apoyada en la experiencia de una mujer joven africana, primero en un entorno que le resulta extraño, y después entre los hombre que forman parte de la misma diáspora a la que pertenece ella.

“Porque

aquí bajo el sol

ser mujer

no ha sido

no puede ser

nunca será un

juego de niños”

El racismo también está muy presente en todo el relato. Durante la experiencia de Sissie, se cruzan noticias que ponen de manifiesto el discriminatorio sistema sudafricano, pero además se ponen constantemente de manifiesto, la mirada a veces paternalista, a veces huidiza a la que tiene que enfrentarse la estudiante en Alemania, donde a ratos es una extravagancia y a ratos una amenaza. Y entre esas historias dramáticas, Aidoo encuentra el espacio para girar el enfoque habitual con abordajes que no están exentos de ironía. “Pero, ay, su piel… Parecía como si en sintonía con sus emociones, la piel de Marija se encendiera y se apagara como un neón bicolor. Así que, contemplándola a la luz del sol poniente, Sissie no podía evitar pensar que esto de ser blanco era un asunto delicado”.

En definitiva y a pesar de pasar el esclavismo, la colonización y las diferentes formas de opresión y de no olvidarse de la colonización cultural, o precisamente por eso el apogeo del relato llega con la confrontación de Sussie a sus propios compatriotas, cuando intenta empujarles a abandonar la comodidad adquirida y a implicarse con el desarrollo de sus países. Las respuestas que recibe y los personajes con los que se encuentra en esa confrontación dan una idea de reto que supone la fuga de cerebros. En fin toda, absolutamente toda esa historia es pura actualidad, a pesar de tener más de cuarenta años.

Ama Ata Aidoo, abrazada en Africa Writes

Ama Ata Aiddo, calurosamente abrazada por sus seguidoras/Estrella Sendra

Ama Ata Aiddo, calurosamente abrazada por sus seguidoras/Estrella Sendra

El respeto y devoción por la gran Ama Ata Aidoo adquirió distintas formas durante su participación en el festival de literatura africana Africa Writes, organizado por la Royal African Society y la British Library en Londres la semana pasada. El principio se marcó por una bulliciosa masa de gente que esperaban a la gran figura literaria y política, hasta que ésta llegó, lentamente en su silla de ruedas, para silenciar de golpe a los expectantes, durante el proceso de subida al escenario. Una vez arriba, calurosos gritos y aplausos de acogida retumbaron en la sala de conferencias de la grandiosa British Library, en pleno corazón de Londres, emblemática también por la internacionalidad de su ubicación (Sant Pantcras International). El final mostraría el carácter “val-del-omariano” de la escritora, sin-fin, con jóvenes y no tan jóvenes, especialmente mujeres, que se subieron al escenario a abrazar a Aidoo con tanto calor como el que dedican a sus libros, y con tanto respeto como el que muestran al escribir sobre ellos, para perpetuar y hacer aún más notorio el impecable trabajo de esta figura. Cuando por fin se hizo imposible esquivar la cordialidad británica, lo que sí se esquivaría sería la reputada puntualidad de este país. La cola – esta sí, muy británica, perfectamente ordenada – esperaba a la autora de tan prolífica obra con algunos de sus ejemplares, para que los firmara.

Ama Ata Aidoo y la Dr Wangui Wa Goro en Africa Writes / Estrella Sendra

Ama Ata Aidoo y la Dr Wangui Wa Goro en Africa Writes / Estrella Sendra

Ama Ata Aidoo nació en 1942 en una pequeña islita rodeada de ríos, en Ghana. Durante su intervención en el festival, contaba cómo los niños de su pueblo cruzaban los ríos, cuando estos se secaban, para ir a la escuela, hasta que su padre decidió abrir la primera escuela en la isla, donde estudió ella. Fue allí también donde pronunció una respuesta impulsiva a la pregunta de un profesor. “¿Qué quieres ser de mayor?”, le dijeron; “poetisa”, dijo ella. Entonces no se lo tomaron muy en serio, y le contestaron que no podría vivir de la poesía; pero las cosas cambiaron cuando a los 15 años se encontró por azar uno de sus poemas publicado en un periódico. Sería el primero de muchos premios.

La Doctora Wangui Wa Goro, reputada africanista, editora, y traductora, miembro del Instituto de Investigación de Derechos Humanos y Justicia Social de la London Metropolitan University, no logró, ni intentó, durante su conversación con Ama Ata Aidoo, ocultar cuán halagada se sentía por moderar el evento. Ante los elogios que pronunciaba durante su introducción a la gran Aidoo, tales como “una leyenda viva y verdadera fuerza de la literatura”, la elogiada respondía con risas, incluso carcajadas, mostrando una modestia y un agudísimo sentido del humor que caracterizarían todo el evento. La Doctora Wa Goro destacó de su trabajo su capacidad de influenciar generación tras generación, con temas que nunca dejan de estar de actualidad. En efecto, a Ama Ata Aidoo se la conoce por su actitud respecto al género, con papeles protagonistas femeninos que nada tienen que ver con los falsos estereotipos de la supuesta “mujer africana”. Ni siquiera quiso, durante el festival, hablar de la marginalización de la mujer en Ghana. “Siendo esta una plataforma internacional, ¿qué sentido tiene hablar de esto, aquí descontextualizado? Allí no hablo de otra cosa, Pero aquí, ¿cómo hablar de eso?”, afirmó. Aprovechó para arrojar luz sobre un aspecto que separa a Ghana de la diáspora. “Somos esclavos internos y externos y nos da miedo esa parte de nuestra vida. Como ghaneses, no nos gusta hablar de esclavitud, y esto es algo que la diáspora no quiere entender”. Cuando la Doctora Wa Goro quiso subrayar su énfasis en los conflictos postcoloniales vividos por sus personajes protagonistas, la modesta escritora respondió que “esas son cosas que ven los críticos”. En realidad, ella no pensaba que ‘Anowa’ fuera una mujer en un periodo de transición, cuando lo escribió. ‘Anowa’ fue el resultado de una de tantas historias que le contó su madre, a quien Aidoo recuerda contando historias a las tres de la mañana, hubiera o no alguien despierto para escucharla.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Ama Ata Aidoo estudió literatura en la Universidad de Ghana, donde más tarde sería profesora. En 1964 produjo su primera obra de teatro. En 1982 la nombraron Ministra de Educación. Durante los 18 meses en que mantuvo el puesto, su mayor reto era ofrecer una educación libre y accesible a todos. Más tarde se mudaría a Zimbabue y Estados Unidos, donde también dio clases. Es ganadora de numerosos premios literarios, como el Premio al Mejor libro de la Commonwealth en 1992 por su obra Changes (Cambios). Entre su prolífica obra, pueden destacarse El dilema de un fantasma (The Dilemma of a Ghost, 1964), Anowa (1970), o su colección de poemas, Someone Talking to Sometime (1986). Muchas de sus historias hablan de amor, porque según la autora, en el libro editado por ella misma, Historias de amor africanas (2006), “el amor está en el fondo de casi todo lo que sucede”, y es un error no considerarlo literatura seria, pues, junto con la política y cultos a la creación, es el gran tema de todo cuento. De hecho, muchos son los romances conocidos, como Romeo y Julieta, pero pocos con pieles negras. “Y hay creencias y actitudes muy conflictivas, como pensar que lo que no se sabe de África, no existe… O que lo que existe en África, no cuenta, si no se corresponde con algún patrón o principio europeo”.

No es coincidencia que Aiddo terminara siendo nombrada Ministra de Educación en Ghana, pues la educación siempre desempeñó un papel importantisimo en su vida, según contaba durante el festival. “Sobre todo, tuve un profesor del que nunca me olvidaré. Nos contaba siempre historias y nos llevaba por los pueblos a hacer teatro. Era sencillamente maravilloso”, explicó.

El festival de literatura africana, Africa Writes, tuvo lugar entre el 11 y 13 de julio en la British Library, superando en audiencia, si cabe, el éxito de la edición pasada, de la que también hablamos desde Wiriko. ¿Es posible recomendar alguno de sus libros a aquellos que aún no la conocen? Cuando la Doctora Wa Goro le preguntaba a Aidoo por su libro favorito, esta respondió: “No tengo uno favorito, es como los hijos. Incluso si tienes un favorito, no lo dices”…

Aidoo: Historias de mujeres fuertes

Ama Ata Aidoo

Ama Ata Aidoo

Vamos a intentar solucionar un agravio coincidiendo con el momento en el que el foco se pone sobre las cuestiones de género y las mujeres que hacen cosas, por aquello del recién pasado 8 de marzo. No es ese el agravio. No tenemos remordimientos de género en esta sección, básicamente porque las mujeres escritoras africanas son legión y grandísimas creadoras. El agravio viene, más bien, del hecho de no haber dedicado en exclusiva una entrada a una de las grandes, la ghanesa Ama Ata Aidoo.

aidoo2Aidoo es uno de esos ejemplos de mujeres fuertes que tan atractivos resulta. Su biografía está llena de hitos que llaman la atención sobre su figura. Nació en el seno de una familia real fante, una familia, por cierto, muy preocupada por la educación. Según cuentan sus semblanzas Aidoo supo desde los 15 años que quería ser escritora. Lo consiguió al terminar su licenciatura en inglés, cuando en 1965 publicó su primer libro, una obra de teatro titulada The dilemma of a ghost que supuso una pequeña revolución. A partir de ahí se desplegó una intensa carrera tanto académica como literaria en la que se mezclan los premios internacionales por sus obras con los puestos en instituciones educativas estadounidenses y ghanesas, e incluso, durante un breve lapso de tiempo la responsabilidad como ministra de Educación. Si los libros de Aidoo dejasen la más mínima duda de su implicación, desde luego su paso por el ministerio ghanés sería suficiente para disiparlas. Después de 18 meses abandonó un cargo evidentemente atractivo, pero en el que no se cumplía con las expectativas creadas, probablemente su posicionamiento inequívoco a favor de los derechos de las mujeres no era del todo bien recibido.

)

Ama Ata Aidoo aparece como la precursora (muy adelantada) de una generación de autoras africanas entre las que se encuentra ahora, por ejemplo Chimamanda Ngozi Adichie o NoViolet Bulawayo. Una de las características fundamentales de la obra de Aidoo es la evidencia de las contradicciones para conjugar la tradición africana con la vida moderna occidental. Sin embargo su perspectiva no es la de la incompatibilidad sino la del recorrido interno de los personajes para conseguir que esos dos ámbitos encajen de la manera más natural posible. Un buen ejemplo es Anowa (1970), que en las ediciones posteriores a menudo aparece publicada junto a The dilemma of a ghost, en la que revisita una leyenda tradicional ghanesa.

Aunque, sin duda, el papel de las mujeres en la sociedad es la preocupación fundamental de Aidoo. Se podría decir que la mayor parte de sus historias son historias de mujeres, aunque no nos podemos conformar con una descripción tan fría. Las historias de Aidoo son historias de mujeres fuertes que rompen con el mito de la mujer africana pasiva y victimizada. Las protagonistas de Aidoo toman las riendas de sus vidas y se hacen responsables de sus decisiones. No se dejan llevar por la corriente.

aidoo3La novela Changes: a love story es uno de los mejores ejemplos de esta voluntad de mostrar figuras femeninas con iniciativa y con empuje. En la historia, una mujer, Esi, se enfrenta a la disyuntiva de tirar adelante con su proyecto de vida o plegarse a las “instrucciones” de su marido Oko. Esi ni está dispuesta a ser la mujer correcta que se supone que se espera de ella y prefiere ser la mujer que quiere ser. Por otro lado, ni siquiera Oko está convencido de que su esposa sea como se espera, sino que su posición está condicionada por las presiones de la sociedad a través de la presión de sus propios amigos y de su entorno.

El tema fundamental de Changes: a love story es sin duda la comunión entre los intereses personales y las instituciones tradicionales, los sentimientos como el amor y la realización personal, la vida tradicional y la moderna. Pero la aparición de la abuela de la protagonista en el relato, nos lleva a la empalmar con una trayectoria de mujeres fuertes africanas que se extiende a lo largo de la historia.

aidoo4Ama Ata Aidoo está también detrás de African love stories. An anthology, una obra colectiva que supone también una transgresión, al menos en lo que se refiere a los prejuicios sobre el continente y, más concretamente, sobre las mujeres africanas. El compendio de relatos breves recoge obras que tienen en común el amor, pero una visión del amor contemporáneo. Entre la lista de los autores de estos relatos aparecen nombres como el de la marfileña Veronique Tadjo o la nigeriana Chimamanda Ngozi Adichie, entre muchos otros. Uno de los principales valores de esta antología es un cambio en la visión de la imagen de la mujer africana. Incluso en algunas obras de autores del continente, las mujeres aparecen como víctimas pasivas. En African love stories. An anthology, sin embargo, las mujeres son activas, tienen iniciativa y, sobre todo, muestran la complejidad y la diversidad de las figuras femeninas del continente, porque la mujer no es un personaje plano.

Su última obra es también un compendio de relatos breves, Diplomatic Pounds & Other Stories.  En las diferentes historias Aidoo vuelve a sus temas habituales, mujeres, comunión entre la vida tradicional y la moderna y, en este caso, con un especial peso del hecho migratorio y de la mujer africana en la diáspora. De la misma manera, el estilo de Aidoo se mantiene intacto en la medida en la que tiene un gran peso la tradición oral. Hay quien dice que, precisamente, la prosa de la escritora ghanesa atrapa y es capaz de conseguir que el lector se sienta dentro de la historia por su estrecha vinculación con ese estilo narrativo tradicional.

)

Se espera que en breve aparezca un documental en el que se revisa la vida y la obra de Ama Ata Aidoo. Según explican, los impulsores de esta iniciativa, el equipo ha seguido a la autora durante un curso completo. En ese periodo, la escritora muestra sus múltiples caras, visita su pueblo natal en el interior de Ghana, pero también asiste a un homenaje en su honor en la Universidad de California y al estreno de una obra basada en su texto Anowa.