Entradas

Un análisis de cine para el conflicto en Malí

Presentamos algunas pistas para una aproximación al conflicto de Malí a través de la película Yeelen (La luz) estrenada en 1987, y dirigida por el maliense Souleymane Cissé. Yeelen se sitúa en el siglo XIII en un ambiente rural para contar la rebelión de un hijo contra su tiránico padre. El director explicaba de esta forma que: “la aceptación de los valores más arcaicos de la cultura africana es la manera en que las sociedades pueden mantenerse alejadas de la alienación”.

Souleymane Cisse, director maliense de la película Yeelen.

El pasado 21 de octubre se cumplían siete meses del golpe de Estado en Malí auspiciado por la junta militar encabezada por el capitán Amadou Haya Sanogo, a pesar de que existe un gobierno de transición liderado por el presidente interino Dioncounda Traoré. Tres grupos armados, la rama de Al Qaeda en el Magreb (AQMI); su filial, el Movimiento para la Unicidad del Yihad en África Occidental (MUYAO); y los tuaregs radicales de Ansar Dine, continúan con el dominio desde finales de marzo de la franja septentrional de Malí, unos 830.000 kilómetros cuadrados. En este marco de incertidumbre donde el paso en firme del Consejo de Seguridad de la ONU para aprobar la intervención militar está previsto que se resuelva durante esta semana, queremos aportar un estudio tangencial, quizás poco usual, al conflicto que tiene lugar en el que otrora fuera el gran Imperio de Malí: un análisis de la película Yeelen (1987), dirigida por el maliense Souleymane Cissé.

Yeelen puede aportar algunas pistas para comprender el componente tradicional de esta región de la mano de la etnia bambara. De hecho, Cissé se enmarcaría en la que se ha convenido en denominar la primera generación de directores africanos que durante los años de las independencias estaba convencido del rol didáctico que la imagen podía ejercer sobre las poblaciones analfabetas y del grado profundo de concienciación política al que podía llegar el cine. Nacido en Bamako, el 24 de abril de 1940, Cissé considera que la aceptación de los valores más arcaicos de la cultura africana es la manera en que las sociedades puedan mantenerse alejadas de la alienación.

A partir de Yeelen, Cissé orienta su mirada hacia los valores singulares de su sociedad, hacia el universo simbólico de los ancestros y el poder divino de los elementos. Profundamente enraizado en la realidad africana, en los problemas y aspiraciones de sus pueblos, esta película fue la primera de África subsahariana en ganar la Palma de Oro en el Festival de Cannes de 1987. Así, Yeelen supone una ruptura con el estilo naturalista y de corte social de las anteriores películas de Cissé, y del cine africano en general, orientándose hacia una práctica cinematográfica en la que la narración oral y la espiritualidad simbólica van a conformar el esqueleto de su obra posterior. Como subraya Gudalupe Arensburg “el simbolismo y el misticismo son los elementos sobre los que se apoya la narración de esta película-alegoría, situada en el siglo XIII en un ambiente rural en Malí, para contar la rebelión de un hijo contra su tiránico padre”.

Fotograma de la película Yeelen.

Sin lugar a dudas, este trabajo está repleto de simbolismos, algunos imperceptibles para los no iniciados en la cultura bambara, como es el caso de los caminos del aprendizaje tradicional que se describen en la película. En la sociedad bambara se pueden identificar seis agrupaciones, clanes o sociedades llamadas dyo que son las encargadas de instruir a los jóvenes. Finalmente, el iniciado que ha alcanzado el nivel más alto de enseñanza, se convierte en instructor y fuente de conocimientos tradicionales. En la película se subraya especialmente la segunda etapa de aprendizaje que es el Komo (saber destinado a asegurar, a través de la relación con los ancestros, el dominio de las fuerzas telúricas), relacionado con el uso y la transmisión del conocimiento a lo largo de las generaciones africanas. Este Komo se articula en Yeelen para condenar la apropiación del poder y el conocimiento por parte de los mayores y la dificultad que la tradición otorga a dejar libre el camino a las nuevas generaciones.

Pero volviendo al argumento, al inicio de la película se nos muestra una serie de créditos. El primer bloque muestra cuatro ideogramas bambara cuya traducción dice: El calor / da el fuego / y los dos mundos, la tierra y el cielo, / existen a través de la luz. El segundo bloque presenta tres textos que sintetizan los pilares del Komo: el Kore (séptima y última sociedad de iniciación), el ala del Kore (emblema del poder del conocimiento) y el kolonkalanni (bastón mágico utilizado para señalar y castigar a los que violan la ley). Estos intertítulos invitan a una primera lectura de interpretación de la película a la luz de un antiguo sistema de saberes (el Komo). Igualmente omite cualquier referencia al Mali contemporáneo, ni a ningún periodo histórico concreto.

Si el corpus de conocimiento al que hace referencia el prólogo remite al grupo dominante de los bambara, la trama que despliega la película se refiere a la historia de una familia, los Diarra, de la que conocemos a un padre (Soma), una madre (Banièba), un hijo (Nianankoro) y dos hermanos del padre (Bafing y Djigui, hermano gemelo de Soma). Lo primero para poder interpretar Yeelen es preguntarse sobre las razones que empujan al padre a perseguir al hijo, y si estas razones están inscritas en un marco exclusivamente mítico, o si dejan abiertos márgenes para juzgar los actos de Soma. Así, el relato de Yeelen queda inscrito entre el mito y la historia. Encontramos en el relato dos versiones de la fuga de Nianankoro: según Banièba, ella se lleva a Nianankoro con el collar mágico y el ojo del Kore para salvarlo de la voluntad homicida del padre; según Soma, esta voluntad de castigar al hijo está justificada por el intento de traicionar el Komo adueñándose de los fetiches sagrados.

Fotograma de la película Yeelen.

Por lo tanto, Yeelen adquiere una doble dimensión: por una lado, la vertiente artística y técnica que nos conduce a la historia tradicional de los bambara, a  sus ancestros y a los signos mágicos de su poder; por otro lado, la vertiente de la leyenda capaz de ser reconstruida en otro tiempo puramente cinematográfico. Arensburg lo resume de la siguiente manera: “Técnica y mito encuentran en Yeelen un punto de combustión común: la luz. La técnica de la luz que es el cine se ha hecho cargo de gestionar todos los mitos, y el cine de Cissé llega a la cumbre de sus posibilidades cuando se muestra capaz, como en esta película de enorme éxito, de alcanzar la maestría técnica en la recuperación del mito fundador de un pueblo”.

Buscar algunas pistas sobre la tradición en Mali que permitan comprender mejor el conflicto del país, se hace interesante por el encuadre metodológico o técnica cinematográfica aplicada por el director y que es conocida como retorno al origen. Es decir, Cissé adapta el guión hacia una forma de vida antigua y rural, hacia una energía que emana de sus valores culturales, con el objetivo de confrontar los problemas del presente y las incertidumbres del futuro. Tras la reunión de la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (CEDEAO) el pasado fin de semana en Abuja (Nigeria), parece que el contingente de al menos 3.300 hombres para liberar el norte de Malí del yugo islamista está muy próximo. Está por ver si los valores de la tradición de una sociedad como la bambara, mostrados en Yeelen se verán alterados en lo que se antoja como un nuevo Afganistán.

Para los que quieran profundizar en el análisis de Yeelen, aquí os dejamos la película.

Ancestros en la gran pantalla

Nuevas recomendaciones cinematográficas.

La primera de ellas es The Mirror Boy, del nigeriano Obi Emelonye, y narra las hazañas de un joven afrobritánico a la descubierta de sus raíces, en la Gambia natal de su madre, donde la figura de un espectro que solo él puede ver, se presenta como el hilo conductor de una especie de rito de pasaje por el que el muchacho es conducido. Aquí podéis ver el trailer… Are Your Ready For The Journey?

Otra de nuestras sugerencias es la increíble película de animación de Cilia Sawadogo (L’arbre aux esprits), que versa sobre las aventuras de dos niños a los que se les confía proteger un baobab centenario que representa el equilibrio de la naturaleza. En la sabana desértica, Kodou y Tano conocen a Ayoka, la cuidadora de un árbol centenario que un contratista quiere cortar. Kodou, guiado por Ayoka, busca a sus antepasados para pedirles ayuda. Tano se queda en el tronco del árbol para protegerlo. Pero los antepasados solo pueden aconsejarles. Los niños deberán encontrar la solución. Entonces descubren que el enorme baobab es la puerta entre dos mundos. El espíritu de la lluvia, apresado por el espíritu de la sequía, no puede volver a la tierra. Sin el baobab sagrado, el camino hacia la tierra se cerrará para siempre y el equilibrio con la naturaleza se romperá.

En otro registro muy distinto, os recomendamos el documental Le collier et la perle, del senegalés Mamadou Sellou Diallo. Una carta de un padre que se interroga sobre la difícil vida de la mujer, concretamente de su esposa. Reflexiona sobre el embarazo, profundiza en el sufrimiento y el en placer, en el dolor del parto y la felicidad de dar a la luz, ahondando en su sexualidad y su rol dentro de las prácticas de la poligamia…  Sólo podemos dejaros un fragmento del reportaje, pero esperamos que sea suficiente para alentaros a buscarlo en festivales, muestras de cine africano…

Y por último, os presentamos dos cortos muy dispares:

El primero es el sudafricano Umkhungo (The Gift). De la mano de Matthew Jankes, el film narra la historia de un niño huérfano en los suburbios de Johannesbourg al que desde la infancia tiene poderes  sobrenaturales. Cuando el chaval es rescatado por un criminal de la calle, sus habilidades mágicas se convertirán en una ayuda muy valiosa para el delincuente.

Y el último elogio de hoy es para el maliense Tinye So (La casa de la verdad), del director Daouda Coulibaly. Esta cinta representa una advertencia por la pérdida de respeto de los jóvenes bambara hacia el universo de los ancestros, donde los propios antepasados deciden hacer una llamada a las nuevas generaciones. “Los ancestros tienen algo que contaros. Estad atentos“.

Ciclo de cine en Dakar

Cine Rek es un programa de proyecciones cinematográficas que se realiza al aire libre en la dakarense capital de la Teranga. Organizado por la sección cultural de la embajada española (Cultura Dakar), el aula Cervantes de la misma ciudad, la asociación senegalesa Africulturban y la española Al Tarab (organización del Festival de Cine Africano de Tarifa, trasladado a Córdoba este 2012), las proyecciones tienen lugar en el Aula Cervantes  (Camp Jeremy, Université Cheikh Anta Diop – barrio de Pikine) dede el 11 de enero y hasta el 29 de marzo.

http://www.cinerek.com/

Estos son los títulos que se proyectan:

11-12 de enero: LA SOLEDAD de Jaime Rosales, España 2007

18-19 de enero: CUBA, UNE ODYSSÉE AFRICAINE de Jihan El Tahri, Francia, 2007

25-26 de enero: PA NEGRE de Agustí Villaronga, España, 2010

1-2 de febrero: YOOLE de Moussa Sene Absa, Senegal, 2010

8-9 de febrero: CELDA 2011 de Daniel Monzón, España, 2009

15-16 de febrero: LA MOSQUÉE de Daoud Aoulad-Syad, Marruecos, 2010

22-23 de febrero: LA CAJA de Juan Carlos Falcón, España, 2006

29 febero-1º de marzo: BEHIND THE RAINBOW de Jihan El Tahri, Egipto/Francia/Sudáfrica, 2009

7-8 de marzo: TAMBIÉN LA LLUVIA de Icíar Bollaín España, 2010

14-15 de marzo: IZULU LAMI de Madoda Ncayiyana, Sudáfrica, 2008

21-22 de marzo: CHICO Y RITA de Javier Mariscal y Fernando Trueba, España/Reino Unido, 2010

28-29 de marzo: BAMAKO de Abderrahmane Sissako, Malí, 2006

 

: Cine en Dakar