Entradas

Las ‘C-Stunners’ de Cyrus Kabiru: de la basura a una pieza de arte

Nairobi, Kenia. Una tarde cualquiera puede verse a Cyrus Kabiru paseando por su ciudad de residencia en busca de algún nuevo material, una nueva inspiración, algo que llevarse a los ojos.
CyrusKabiruKabiru es un joven artista, autodidacta y tremendo creativo. Es también pintor, escultor y un conocido diseñador. Kabiru mezcla performance, diseño y moda. Para ello utiliza diversos materiales: desde el interior de un ordenador inservible, hasta altavoces que ya no suenan, cucharas que ya no alimentan, tornillos que ya nada unen o cables que solo atan…

Este keniano redescubre materiales en las calles de Nairobi y les da una segunda oportunidad, lo que les permite empezar una nueva vida como parte de sus creaciones, de sus gafas C-Stunners, unas auténticas piezas de museo.

Cada C-Stunners es única, cada una tiene su propio significado y sentido. Las Nairobi tienen un color verdoso y poseen unos orificios pequeños por los que se puede ver la realidad, pero por los que es imposible caer al vacío, características que él mismo resalta de su ciudad; sin embargo, las Mombasa tienen agujeros mucho mayores por los que sí es posible caer.

Concienciado con la realidad ambiental del planeta y la sobreproducción de aparatos electrónicos, Kabiru invita al reciclaje de los diferentes componentes, a darles una segunda oportunidad. Una segunda vida a aquellos objetos que de otra forma habrían quedado olvidados en cualquier vertedero. Estas gafas consiguen capturar la energía del cambio que quiere promover Kabiru, una cultura del reciclaje y del cambio de visión a través de sus gafas sin cristales.

Según Kabiru, la población local keniana no entiende su arte y su única forma de venderlo es a través de Internet; aunque asegura que la tendencia está cambiando. Pero las C-Stunners marcan no solo un estilo, sino una forma fresca y renovada de mirar las cosas, una nueva perspectiva de ver la realidad.

Recibe la inspiración de su padre

Atraído desde siempre por las gafas, especialmente por las de sol, Kabiru recibió la inspiración de su padre que, según el artista, es un hombre que “cambió las reglas”: “Mi padre solía llevar gafas, hasta que un día, por accidente las rompió. Recibió un castigo de mi abuela por ello. A partir de ese día escondió las gafas. Cuando era joven yo solía admirar a los que llevaban gafas. Mi padre solía decir: ‘Cyrus, si quieres llevar gafas, tendrás que hacértelas tú mismo’. Y así es cómo empecé a diseñarlas. Tenía 7 años.”, contaba el artista en la entrevista que se le hizo desde TEDBlog.

El artista proviene de una familia, aparte de desconocer a qué se dedicaba el artistas,  nunca creyó que fuese capaz de ganarse la vida gracias a su creatividad y su manejo de las artes plásticas. Así, desde pequeño, Kabiru sintió cierta predilección por los ojos, a través de los cuales conoce a la gente. Es gracias a sus gafas que transmite su forma de mirar al mundo.

Actualmente, está llevando a cabo un nuevo proyecto llamado Outreach con el que viaja a diferentes partes de su país natal, a zonas rurales principalmente, con el objetivo de enseñar a las personas que allí viven cómo trabajar con los materiales que tienen al alcance de su mano. Pretende seguir creando, pero considera también que ha llegado el momento de enseñar al resto del mundo cómo utilizar los materiales que les rodean a diario.

Cyrus Kabiru no es solo un artista, es también un activista de su propio movimiento: «We need to move from this selling poverty to sell creativity»

Fuentes:
Blog Ted
C. Kabiru Art Web
C. Kabiru Tumblr

You Tube: Cyrus Kabiru and the C-Stunners

Feria de Arte de Kenia, lanzadera para el talento nacional

Bicicleta a partir de materiales reciclados, de Cyrus Kabiru. Foto cedida por la Kenia Art Fair.

Bicicleta a partir de materiales reciclados, de Cyrus Kabiru. Foto cedida por la Kenia Art Fair.

Artistas como Michael Soi o Cyrus Kabiru han puesto el nombre de Kenia en el panorama mundial de las artes visuales. Sin embargo, el país está experimentando un deslumbrante auge de la creatividad junto a los esfuerzos de múltiples emprendedores locales. La primera Feria de Arte de Kenia es una prueba de que esta nación del África del Este tiene que estar en el ojo de mira de cualquier amante del arte africano.

Mientras que el rico y variado paisaje del arte africano goza de eventos gloriosos dentro del continente como el Dak’art en África Occidental o la Feria de Arte de Johannesburgo en el África austral, el Este de África emerge dentro de la escena continental como un  gigante artístico en sí mismo. Después del nacimiento de la Bienal de Arte de Kampala, en Uganda, y la segunda y exitosa Subasta de arte del Círculo de Arte de Nairobi, 2014 podía haber cerrado la agenda artística casi convencido de que había logrado un enorme éxito impulsando las artes visuales de la región. Sin embargo, 2014 todavía tenía una traca final guardada para los amantes de las artes visuales de África.

Durante cuatro días, la Sala de Exposiciones del Centro Sarit, en el barrio nairobense de Westlands, ha sido el epicentro de la primera y vibrante Feria de Arte de Kenia. Apodada, Kenia Art Fair, el emocionante encuentro se celebró del 6 al 9 de noviembre reuniendo artistas, galeristas, coleccionistas, amantes del arte y curiosos, que han plantado las semillas para promover el arte made in Kenia.

Organizado por Kuona Trust y patrocinado por el centro Go Down Arts, Pawa 254 o el conglomerado de medios kenianos Nation Media Group, la primera Feria de Arte de Kenia ha reunido personalidades de gran relevancia en la escena artística nacional para debatir sobre el estado de las artes en el país y construir mayor cohesión entre las distintas iniciativas y propuestas a través de diferentes charlas de gran interés para el panorama de las artes visuales locales.

Algunos de los participantes fueron: Abdi Rashid Jibril de Arterial Network, Danda Jaroljmek de la Agencia Circle Art, Elisabeth Nasubo del Ministerio de Cultura keniano, creadores como la artista y diva de la performance Ato Malinda o el dibujante y caricaturista Gado, quienes pusieron la carne en el asador en diferentes paneles de gran actualidad, como “el arte digital”, “el papel del gobierno de Kenia en el apoyo al sector de las artes visuales contemporáneas”, “dibujos animados y cómic”, “arte y emprendeduría” o “los retos de los artistas visuales”.

Kenya Art Fair / Sebastián Ruiz - Wiriko.

Kenya Art Fair / Sebastián Ruiz – Wiriko.

Con entrada libre y gratuita para todo el mundo, los organizadores estiman que más de 5.000 personas pasaron por la Feria durante los cuatro días en los que se celebró. Según lo expresado por la directora de Kuona Trust, Sylvia Gichia, incluso la Primera Dama keniana Margaret Kenyatta estuvo caminando por la feria de arte, cosa que muestra su apoyo a los creadores y a las iniciativas empresariales entorno al mundo del arte nacional.

Kenya Art Fair / Sebastián Ruiz - Wiriko.

Kenya Art Fair / Sebastián Ruiz – Wiriko.

Más allá de las salas de exposiciones, las conversaciones y debates han sido un espacio de intercambio y retroalimentación dialéctica gracias a la amplia participación de una audiencia muy interesada en el tema. A pocos momentos para el cierre, la “necesidad de unidad” como conclusión se solidificó como ideal colectivo. Pero los retos del sector siguen sin resolverse a pesar de la intensidad de los debates celebrados durante la Feria.

¿Cómo transferir el interés por el arte fuera del elitismo? ¿Qué nuevos modelos de distribución pueden beneficiar a aquellos artistas que no están representados en las agencias o galerías? Cómo utilizar las plataformas digitales para promover y vender arte a un precio justo para los artistas? ¿Están las iniciativas de arte kenianas suficientemente cohesionadas? Si se consigue crear una feria anual, ¿se deberían fomentar reuniones periódicas que permitiesen un más amplio desarrollo de la escena artística de Kenia?

Y a pesar de que las preguntas resten en el aire, las semillas para hacer crecer el universo de las artes visuales de Kenia están ya plantadas, y hasta el momento, el logro es que se han logrado situar en el mapa mundial del arte con mucho vigor.