Entradas

Zef: una cultura de apropiación

aula-wiriko-350x124

3ª Edición del Curso Introducción a las expresiones artísticas y culturales del África al sur del Sahara

Por Clara de los Ángeles Sanchis Sarti

El término Zef no traspasó las fronteras de Sudáfrica hasta que el polémico grupo Die Antwoord consiguió que su videoclip Enter the Ninja se hiciera viral en 2009. ¿Cuántas personas conocían la existencia de la subcultura zef antes de que Die Antwoord llegara a las radios comerciales? Probablemente muy pocas, e incluso a día de hoy, serían escasos quienes fueran capaces de definir el significado y origen de esta forma de vida.

Vecinos de un suburbio de blancos pobres en Sudáfrica hacen cola para recibir comida de la beneficencia, en Krugersdorp, marzo de 2010. Se estima que un total de 450,000 sudafricanos blancos, de entre 4.5 millones de blancos que habitan Sudáfrica, viven debajo del umbral de la pobreza. Foto de REUTERS/Finbarr.

Vecinos de un suburbio de blancos pobres en Sudáfrica hacen cola para recibir comida de la beneficencia, en Krugersdorp, marzo de 2010. Se estima que un total de 450,000 sudafricanos blancos, de entre 4.5 millones de blancos que habitan Sudáfrica, viven debajo del umbral de la pobreza. Foto de REUTERS/Finbarr.

El concepto zef surgió en los 60 con una naturaleza peyorativa con la que las clases medias y altas se referían a los grupos de blancos pertenecientes a los estratos más ignorantes y desfavorecidos de la sociedad sudafricana, pero con la llegada de Die Antwoord a la industria musical, este término ha sido totalmente modificado y remoldado para pasar a representar -según afirma el grupo musical- una subcultura en su totalidad.

1962 Ford Zephyr Six-01Zef resulta de la contracción del nombre de un automóvil que fue popular en todo el mundo entre los 50 y los 70, el Ford Zephyr; en el sur de África estos coches solían ser propiedad de los miembros de la clase obrera blanca- considerados como white trash (basura blanca)- que solían modificarlos con todo tipo de elementos para mejorarlos. Así pues, el término surgió en las profundidades de la escena musical underground en Cape Flats, un suburbio de clase media en decadencia situado en el sureste de Cape Town, la capital legislativa de Sudáfrica; alguien Zef’ tenía un coche ridículamente trucado, bebía brandy con coca-cola de litro, se metía en peleas de bar y veía partidos de rugby.

La cultura Zef se vale del conjunto de características que la conforman para llevar a cabo una crítica social mediante sus máximos exponentes: a día de hoy el grupo de música rap-electro-rave Die Antwoord. Esta banda de tres integrantes se basa en premisas como las del intelectual galés Raymond Williams para crear una cultura que sirva como reivindicación proletaria frente a la burguesía del país africano: “si la mayor parte de nuestra cultura, en el sentido del trabajo intelectual e imaginativo, debe calificarse de burguesa, como lo hacen los marxistas, es natural buscar una cultura alternativa y denominarla proletaria”*.

Pero no solo se caracteriza por el compromiso social, sino que su máximo fuerte es el lenguaje, el uso de un idioma propio y característico de la cultura sudafricana: el Afrikaans. Esta particularidad permite reforzar la idea de que detrás de la música de Die Antwoord encontramos una subcultura en su totalidad; además, y de acuerdo con Williams: “para una cultura es sin duda de vital importancia que su lengua común no pierda fuerza, riqueza y flexibilidad; que sea, además, adecuada para expresar una nueva experiencia e iluminar el cambio’’**.

La imagen estética que Die Antwoord atribuye a esta cultura es muy particular y ellos mismos la caracterizan de ‘futurista’: un estereotipo de vestimenta vulgar, de bajo coste, pero que en su puesta en escena representa una imagen de lujo. Se basan en el uso de ropa barata y llamativa pero muy similar a aquella que vestirían los grupos más acomodados de la sociedad con el fin de ser socialmente críticos al afirmar que la clase obrera también puede hallarse sumergida en la modernidad. A través de la moda, Die Antwoord consigue representar una infinidad de valores que van dando forma a lo que ellos mismos acuñan como ‘cultura Zef’, que también se centra en aludir a la estratos sociales más desfavorecidos de Sudáfrica, donde hay problemas de racismo y educación, así como a la dura realidad de la drogadicción, la violencia, etc.

Die-Antwoord-OUno de los discos más conocidos de Die Antwoord es ‘$O$’, primer álbum del grupo, que fue publicado en 2009. Ya solo con la estética del álbum, podemos hacernos una idea de la simbología del mismo: unas siglas que designan a la palabra socorro, pero escritas con la ‘$’ en representación del dinero. Se trata de un álbum que mezcla elementos inverosímiles con otros cargados de una gran crudeza; a su vez, el grupo se decanta por el trato de temáticas relacionadas con las drogas, el machismo o la enajenación a través de las cuales intentan representar cómo es actualmente la vida en Ciudad del Cabo, cuya realidad está fuertemente marcada por las consecuencias del Apartheid y las condiciones históricas del último siglo.

tenion-4f8dd32f5e4aeTambién cabe destacar su siguiente álbum llamado ‘Ten$ion’,- centrado en la música rave y publicado en 2010- y que les permitió forjar su sitio e influencia sobre el público internacional haciéndolo llegar a un estado de clímax y baile a través de su escenografía y estilo musical.

La cuestión que resulta al observar esta tan clara proclamación de la cultura zef como Die Antwoord es: ¿existe realmente la subcultura zef o no es más que una apropiación de diferentes valores culturales para crear una imagen pública? Lo que han hecho, básicamente, es adueñarse de objetos y referencias culturales con el fin de crear la identidad de sus ‘personajes’. Estas creaciones difieren de quienes realmente son, lo que recuerda al término anglosajón culture vulture. Pero este término se convierte en algo incluso más turbulento y problemático en el caso de Die Antwoord, cuando el grupo traspasa el límite de ‘copiar un estilo de moda’ para arraigar sus orígenes en las tensas relaciones raciales del Apartheid, momento en el que se originó el término que define su cultura.

Además, puede afirmarse que la cultura zef actúa de una manera contradictoria, pues a la vez que expresa claramente las diferencias respecto a sus subculturas ‘paternas’ (hip-hop/rap afroamericano y sudafricano), se apoya en sus estructuras hegemónicas para penetrar en la economía musical global y la cultura popular, por lo que zef es una noción de subcultura derivada y arraigada a una supremacía cultural. Así pues y como bien afirma Hebdige citando a Hall: “esos mapas de significado están cargados de una transcendencia potencialmente explosiva porque están trazados y retrazados siguiendo las líneas establecidas por los discursos ‘dominantes’ sobre la realidad, las ideologías ‘dominantes’. Así que tienden a representar, por oscura y contradictoriamente que sea, los intereses de los grupos ‘dominantes’ de la sociedad”***.

Al estudiar de cerca a este grupo musical y sus formas de expresión, el concepto de cuerpo grotesco acuñado por Mikhail Bakhtin- que es utilizado para referirse la alteración del estilo dominante, la autoridad o la jerarquía cultural a través del uso del humor, el caos, la parodia y la sátira- no puede ser obviado, pues se trata de algo que Die Antwoord abarca y acoge en sí. Esta teoría, que se asocia en muchas ocasiones a la música rap y el hip-hop, (pues acuden a la parodia, el humor y el caos para poderse ‘tragar’ y que sus letras no resulten tan serias y malsonantes como lo son) nos ayudan a discernir como los significados asociados con la semiótica son renovados y transformados para significar algo nuevo, de acuerdo a la ideología de los integrantes del grupo sudafricano.

El signo más repetido y más obvio es el propio término zef, y la ‘cultura’ que dice englobar en sí, un concepto utilizado como creador de significado. Como objeto cultural, el término de jerga es reorientado y dotado de un nuevo sentido acorde a los propósitos de la subjetividad subcultural de Die Antwoord. De hecho, el video titulado Zef Side -corto que presentan como una explicación de lo que es y significa ser zef- acaba siendo de todo menos eso: en vez de explicar, la banda actúa y representa esta subcultura como una apropiación de la imaginería de Cape Flats, el lenguaje Afrikaans, un estilo de vestir y una actitud, un conjunto de símbolos de la cultura urbana de Cape Town que cobran un nuevo significado dentro del paisaje visual de la realidad que el grupo considera conveniente. Aun así, Die Antwoord y toda la experiencia que rodea al grupo musical, se ha convertido en un diccionario semiótico andante donde hay cabida como para toda crítica y que ha permitido una visualización internacional de la vida suburbana de la Suráfrica del post-Apartheid.

BIBLIOGRAFÍA
-Arderne, Mia. A Taxonomy of Youth culture in Cape Town, 2013. http://matadornetwork.com/life/a-taxonomy-of-youth-culture-in-cape-town/
-Barthes, Roland. El sistema de la moda. 1967 Barcelona: Paidós, 2005
-Bishop, Marlon. How a tacky, embarrassing afrikaaner subculture became cool. MTV, 2011 http://www.mtviggy.com/articles/thats-zef-the-true-story-behind-die-antwoords-mysterious-style/
-Borner, Nick. What is Zef?, 2014. https://internationalmedia475.wordpress.com/2014/03/31/what-is-zef/
-Charry, Eric. Hip Hop Africa: New African music in a globalizing world, 2012. Aceso online: http://site.ebrary.com/lib/universvaln/detail.action?docID=10604288
-Hall, Stuart. “Codificar/decodificar”. En: Culture, Media, Language. Working Papers in Cultural Studies, 1972-79. Londres: Routledge&The CCCS University of Birmingham, 1996
-Hebdige, Dick. Subcultura: El significado del estilo. 1979 Barcelona: Paidós, 2004
– Jonshon, R. W. Historia de Sudáfrica: el primer hombre, la última nación. Barcelona: Debate, 2005
-Lucking, Jacky Post-apartheid Afrikaner Subculture: Dress Style Identities, 2014, acceso online: https://www.inter-disciplinary.net/critical-issues/wp-content/uploads/2014/08/luckingfashpaper.pdf
-Swank, Allison. What is Die Antwoord ‘The Answer’ To?, 2011. http://www.okayafrica.com/stories/what-is-die-antwoord-the-answer-to/

-Williams, Raymmond. Culture and Society, 1780-1959. Nueva York: Columbia University Press, 1958

 

Die Antwoord: el rap-rave más controvertido

Si buscásemos en el diccionario el antónimo de “políticamente correcto”, seguramente encontraríamos ‘Die Antwoord’ –“La respuesta” en afrikaans- , el grupo sudafricano de rap-rave más polémico de la escena musical sudafricana, y me atrevería a decir, internacional.

Die Antwoord. Foto: Roger Ballen

El grupo, formado por los “capetonians” Ninja (la última encarnación de Watkin Tudor Jones), Yo-Landi Vi$$er y DJ Hi-Tek, utiliza en sus canciones el afrikaan, el inglés y un slang propio de gansters que mezcla inglés y zulú. Watkin Tudor Jones procede de la escena del hip hop sudafricano más underground, siendo líder de grupos como ‘The Original Evergreen’, ‘MaxNormal.TV’ y ‘The Constructus Corporation’. Su estética es contundente y ecléctica: Ninja hace referencia a los suburbios y la estética de Yo-Landi recuerda a una adolescente de dibujos manga. El humor absurdo y caricatura son parte de su expresión.

Su primer disco ‘$O$’, fue una mixtape que se podía descargar gratuitamente de la web del grupo. El éxito del videoclip ‘Enter de Ninja’, fue lo que acabó de atraer a Interscore -sello de artistas como Lady Gaga- a ficharles para reeditar una versión de ‘$O$’. Este vídeo es una muestra las influencias de las diferentes culturas que han convivido en el territorio durante un largo periodo de tiempo y que en la época post-apartheid han dado como resultado una sociedad característicamente sudafricana. Todo ello se plasma en su música.

Checkit. Hundred per cent South African culture. In this place, you get a lot of different things. Blacks, whites, coloureds. English, Afrikaans, Xhosa, Zulu, watookal (whatever). I’m like all these different things, all these different people, fucked into one person.”, reza Ninja al principio del vídeo. Su físico de blanco afrikaans de clase trabajadora, contrasta con la estética de la cultura gang de los suburbios de Cape Town –los tatuajes y la jerga que utiliza son una muestra de ello-, adoptando el lenguaje no estándar del afrikaans de los suburbios.

La relación con Interscope se rompió después de grabar su segundo disco ‘Ten$ion’. El motivo fue algún que otro “desencuentro” con el sello, pero principalmente porque no creen en la idea trabajar con un sello comercial. Nadie conoce mejor lo que le va bien a ‘Die Antwoord’ que ellos mismos.

A partir de ahí, crearon su propio sello ‘Zef Records’. La palabra ‘Zef’ define muy bien al grupo: “Para nosotros, el significado de ‘zef’ cambia constantemente. Significa ser punk, futurista, indestructible, que eres lo opuesto a una víctima, que puedes hacer lo que quieras, que no te importa lo que digan los demás… todo eso es ‘zef’ (…) “. Y con esa idea de mezcla, de deconstrucción, de vulgaridad, de ordinariez, de dulzura, de muerte, de enfermedad, de naturaleza, de inocencia… con esa bofetada de realidad juegan constantemente en su estética y en su música.

‘Ten$ion’, su segundo disco se pretende tan polémico o más que el primero. Hace apenas unos días que se estrenó ‘Fatty Boom Bomm’ y ya se ha ganado la acalorada respuesta de la aclamada diva del pop, Lady Gaga. Viendo el vídeo os quedará más claro el porqué. Sólo una pista: la protagonista es ella.

Podría ser considerado una crítica a la industria discográfica comercial, teniendo en cuenta la popularidad comercial de Lady Gaga, que les propuso además no hace mucho, realizar una gira juntos,que éstos recharazon. Una vez más, Die Antwoord, utiliza elementos propios de los suburbios sudafricanos y de artistas locales, como la referencia a ‘Black Gynaecologist’ de Anton Kannemeyer. Además, Lady Gaga aparece como turista y espantada de los barrios más “dodgies” de la ciudad.

Está claro que ‘Die Antwoord’ es consciente del poder que tiene y cómo utilizarlo, no hay más que comprobar la cantidad de visualizaciones y visitas de sus vídeos, que ya se pueden considerar como virales. Su carrera musical está subiendo como la espuma, para muestra un botón: David Lynch es un gran admirador de sus videos, tanto que les invitó a tomar café; David Fincher quería fichar aYo-landi Vi$$er como Lisbeth Salander en el remake de Hollywood ‘The Girl With the Dragon Tattoo’ (ella lo rechazó) y han compartido escenario con Aphex Twin en el Festival de LED.

No se puede negar su fama y su posición como referente en el panorama musical sudafricano. Lo cierto es que amados u odiados, ‘Die Antwoord’ siempre logra ponerse en boca de todos.

Para ver más de cerca su trabajo, podéis visitar su página oficial: Die Antwoord.