Entradas

Wallay o cuando el cine africano nos explica quiénes somos

“Es necesario reconocer que Europa está cambiando (…) el mundo, como nuestro continente, será cada vez más plural y multicultural. Y, por lo tanto, es necesario trabajar por una sociedad inclusiva, justa y respetuosa, en la que no haya lugar para el odio y la violencia racial”, pronunciaba hace escasas semanas Cécile Kyenge, eurodiputada italiana nacida en el Congo. Son declaraciones muy necesarias en tiempos de retóricas alarmistas sobre la migración africana en las costas europeas o cuando la xenofobia parece envenenar Europa. Pero, ¿qué es Europa? ¿quiénes somos los europeos? ¿Y si el cine africano pudiera darnos algunas claves? 

Fotograma de Wallay.

La identidad es un asunto peliagudo que se suele medir según una restringida gama de calificativos basados en la raza, la etnia, la cultura, la nacionalidad… Y que en su pretensión de esencia inmutable o absoluta, no es más que una ilusión perecedera. Además, tras una frontera construida con ladrillos esencialistas y masilla discriminatoria, puede esconder el miedo a lo desconocido y lo diferente como una emoción peligrosamente manipuladora.

La película Wallay (Burkina Faso, 2017) toma el título prestado de la expresión Wallay, un mote que proviene del árabe y que está muy de moda en diferentes países del África subsahariana, donde se emplea para significar “es verdad” o “te lo juro”. El próximo 15 de marzo tendremos la oportunidad de verla de forma totalmente gratuita en los CineCiutat de Palma, dentro del marco de la primera edición del Festival d’Altres Cinemes, una nueva celebración de los cines del Sur, cuya primera edición se va a centrar en los cines de África como constructores de nuevas narrativas y como herramientas para la transformación social.

Una película que nos obliga a revisarnos

Es frecuente que se trate a los europeos no-blancos bajo una máscara de identidad incomprendida y mal representada: extranjeros en Europa —considerados africanos por los europeos blancos debido a su color de piel— y extranjeros en África —considerados europeos por su educación y su cultura occidental—. Como sucede con muchos europeos de padres africanos, Wallay refleja la sacudida interior que un adolescente conflictivo sufre al llegar a Burkina, donde deberá encajar una nueva forma de construir su propia personalidad con una familia que tiene la tarea de convertirle en un hombre.

Este adolescente de raíces francesas y burkinesas llamado Ady, interpretado por Makan Nathan Diarra, vive en Vaulx-en-Velin, un suburbio francés dominado por la delincuencia y con un perfil social de clase trabajadora y de bajos ingresos. Como Ady es un chaval rebelde, su padre, que le había criado solo hasta el momento, se ve sobrepasado y perdido en su educación. Pensando que le irá bien reencontrarse con sus raíces, decide mandarlo a su lugar de origen, Burkina Faso, para pasar el verano. Sin embargo, Ady es francés y conoce Burkina solo por la experiencia transmitida por su padre. Así que al llegar, se debe enfrentar a una extraña sensación de ser y de no ser a la vez. Pero la película no cae en clichés, y no muestra la dualidad Europa-África como un simple binomio contrapuesto.

Y es que tal como dice escritora Léonora Miano: “no se es negro o francés, se puede ser negro y francés”.

Wallay (Francia, Burkina Faso – 2017) del director, productor, distribuidor y crítico de cine Berni Goldblat (Estocolmo, 1970), refleja a la vez el reconocimiento de una identidad múltiple del propio realizador, de padre polaco, madre suiza y afincado en Burkina desde hace más de un cuarto de siglo, y nos sumerge en las contradicciones de la sociedad europea contemporánea, una ciudadanía global y heterogénea que merece una revisión profunda de sus propios fundamentos. Miembro del jurado durante diez años de los Africa Movie Academy Awards, Goldblat trabajó en Wallay durante siete años y la presentó en la Berlinale del mismo año. Tras recorrer el Festival de Cannes y dar la vuelta al mundo, aterriza en Palma para recordarnos la importancia de ver cine africano.

“¿Por qué África nos importa tanto? ¿Por qué vamos a ver películas africanas? Justamente porque en un mundo que se encierra sobre sí mismo y refuerza las fronteras, las expresiones culturales abren las puertas a una humanidad unida en su diversidad”. (Olivier Barlet, crítica de Wallay para Africultures)

Junto a Wallay, el Festival d’Altres Cinemes proyectará el corto Dem Dem! (Senegal, 2017) y debatirá sobre cómo los medios de comunicación pueden contribuir a un cambio de narrativas sobre África con las voces de Ángeles Lucas (Planeta Futuro y África no es un país) y Beatriz Mesa (COPE Internacional).

Consulta toda la información de proyecciones, mesas redondas, perfiles de las conferenciantes, concierto, horarios… y cómo conseguir tus entradas de forma totalmente gratuita, aquí: www.festivalaltrescinemes.com

La migración senegalesa se proyecta en las Baleares

Los ciudadanos senegaleses constituyen el tercer colectivo de inmigrantes originarios de África en España, tras los marroquíes y los argelinos. Baleares, junto con Cataluña o Madrid, es una de las comunidades que concentra a un mayor número de migrantes senegaleses, según el informe Senegaleses en España de la antropóloga y filósofa de la Universidad Autónoma de Madrid Mercedes Jabardo. Por eso, no es de extrañar que el nuevo Festival d’Altres Cinemes haya escogido el corto senegalés Dem Dem! como una de las obras a proyectar en su primera edición, que se centrará este 2019 en los cines africanos.

El corto, que se proyectará el próximo viernes 15 de marzo a las 18:30 en el mítico CineCiutat de Palma, es una de las cintas más aclamadas del cine contemporáneo emergido de África desde su estreno, en 2017. Dirigida por Pope Bouname Lopy, Marc Recchia y Christophe Rolin, de Senegal, Bélgica y Luxemburgo, es una ficción repleta de fantasía de 25 minutos que cuenta con la interpretación de actores como con Dial Thiam, Léa Kane o Cheikh Omar Diaw.

La historia es tal que así: un joven pescador de Senegal llamado Matar encuentra un pasaporte belga en una playa de Dakar y decide utilizarlo para emprender un viaje hacia Europa. En su camino, se encuentra con N’Zibou, un científico loco que mide las nubes y que le obligará a replantearse la cuestión de la identidad.

Se trata de una pieza que evoca el famoso ‘Barça o Barzakh‘, una forma de expresar en wolof “Barcelona o la muerte”, que muestra la desesperanza de una juventud harta de promesas frustradas que ve en el viaje a Barcelona (Cataluña ha sido tradicionalmente la comunidad autónoma con mayor migración senegalesa) su única salida a la pobreza.

Después de que hace a penas una semanas, Macky Sall haya sido reelegido presidente de Senegal con un 58,2% de los votos según resultados provisionales facilitados por la Comisión Nacional de Recuento de Votos, la proyección de Dem Dem! en el marco del FAC se presenta como una oportunidad única para revisar el tema de las migraciones, la identidad híbrida de los migrantes en las Baleares o incluso los aspectos relativos al género entre los y las migrantes senegalesas en las Islas.

El FAC de Palma inaugura con el estreno de una comedia sobre la guerra en Sudán

Presentada en el último Festival de Cine de Venecia y en el prestigioso Festival Internacional de Cine de Toronto (TIFF), aKasha, la última película del joven director sudanés Hajooj Kuka se estrenará en España el próximo 14 de marzo en el marco del nuevo Festival d’Altres Cinemes de Palma.

Hajooj Kuka en Mogadishu. Fotografía de Ahmad Mahmoud. Fuente: Humanitarian Bazaar.

Hajooj Kuka, al que ya conocíamos por Beats of Antonov —sobre la guerra, la música y la resistencia de la gente de las montañas del Nilo Azul y Nuba—, o el Esqueleto de Darfur, que cuenta las historias de personas sudanesas desplazadas por el conflicto, es un joven director con un gran compromiso social. Miembro del Club de Refugiados, una agrupación que reúne a artistas que han vivido en situaciones de conflicto bélico o con el estatus de refugiado político, utiliza su arte para dar a conocer de una forma creativa la difícil situación de las personas desplazadas en Sudán.

Con aKasha, que se proyectará por primera vez en España gracias al proyecto Festival d’Altres Cinemes (FAC) de Mallorca, impulsado por la Consellería de Serveis Socials i Cooperació del Govern de les illes Balears, se quiere conseguir mostrar una realidad poco visibilizada sobre el conflicto de Sudán: el amor y el humor, que subyacen como características humanas hasta en las condiciones menos favorables.

aKasha es una comedia poco convencional que sigue un triángulo amoroso entre Adnan —interpretado por Kamal Ramadan—, un rebelde, su novia Lina —interpretada por Ekram Marcus— y una AK47 a la que llama Nancy. Una historia de amor en tiempos de guerra, que se desarrolla en las montañas de Nuba, una región preciosa en el sur del país.

Se trata de una comedia, a pesar de estar ambientada en una zona de conflicto, que quiere romper con los clichés de la devastación y aportar una mirada centrada en lo humano, en lo que subyace bajo cualquier circunstancia. “La revolución debe ser divertida”, explica Hajooj Kuka, su director. “La lucha debe ser creativa, debe ser esperanzadora”.

‘aKasha’ se proyectará en el día de la inauguración del FAC, en CineCiutat de Palma a las 19:15. Además de este estreno nacional, habrá una mesa redonda sobre CONSTRUCCIÓN DE NARRATIVAS SOBRE ÁFRICA. EL PODER DEL CAMBIO EN LOS MEDIOS, que contará con dos periodistas de bandera: Angeles Lucas, periodista y antropóloga del blog “África no és un país”, de El País y Beatriz Mesa, Periodista y experta en temas africanos y Magreb, de la COPE internacional. 

aKasha trailer from Big World Cinema on Vimeo.

Nace la primera edición del Festival d’Altres Cinemes (FAC) en Palma

Los días 14, 15 y 16 de marzo el CineCiutat proyectará las obras de cinco realizadores africanos con una propuesta cinematográfica y cultural para viajar a la diversidad del África contemporánea

Palma rendirá tributo a la creatividad y talento de jóvenes realizadores de Kenia, Senegal, Burkina Faso, Sudán y República Democrática del Congo con un nuevo festival de tres días que pretende homenajear a los cines del Sur para deconstruir estereotipos y acercarnos a otros puntos del Planeta. En esta primera edición, el FAC se centrará en el África de hoy desde una mirada mejor enfocada.

Entendiendo el cine como una herramienta de transformación social, el FAC busca aglutinar tanto a cinéfilos, como colectivos de africanos y/o afrodescendientes residentes en Baleares, asociaciones y proyectos que trabajan en el ámbito africano y/o cultural, y amantes de la cultura en general, dispuestos a aprender de lo que los jóvenes realizadores del Sur quieren decirnos a través de sus cámaras. Por ello, en esta primera edición, se proyectará un estreno, la comedia Akasha, de Hajooh Kuka (Sudán, 2018), junto con el drama Rafiki, de la Wanuri Kahiu (Kenia, 2018) o Wallay, de Bernie Goldblat (Burkina Faso , 2017), el cortometraje Dem Dem!, de Christophe Rolin, Marc Recchia, Papi Bouname Lopy (Senegal, 2017) y el documental Maman Colonelle, de Dieudo Hamadi (República Democrática del Congo, 2017).

Organizado por la Consejería de Servicios Sociales y Cooperación del Gobierno de las Islas Baleares, y con la colaboración del mítico Festival de Cine Africano de Tarifa (FCAT) y el magacín Wiriko, pionero en la divulgación de las artes y culturas africanas, el evento pretende mostrar la riqueza cultural del África contemporánea a través de cortos y largometrajes de algunos de sus directores más pioneros, dando protagonismo a los artistas africanos y su interpretación de la actualidad africana explicada a través del séptimo arte.

Además, el FAC se nutrirá de voces de expertos en el campo cinematográfico y africano, para contextualizar los filmes y debatir sobre diferentes temáticas que se tratarán a lo largo de esta primera edición y que pretenden avivar el debate sobre el África de hoy, de allí y de aquí —en referencia a los africanos y / o afrodescendientes residentes en Baleares— para conocer las diferentes caras de su realidad de algo más cerca.

Todas las entradas serán gratuitas y se podrán adquirir de forma telemática a través del portal Entradium o bien media hora antes de cada proyección en las taquillas de CineCiutat.

Más información: www.festivalaltrescinemes.com