Entradas

Afrofuturo(s): la ciencia ficción africana a nuestro alcance

El colectivo de escritores panafricano Jalada se ha asomado a las líneas de esta sección en varias ocasiones. Siempre lo ha hecho para reiterar su condición de uno de los proyectos más innovadores de la literatura africana actual. Una y otra vez Jalada pone de manifiesto cómo se superan los estereotipos relacionados con la literatura de los autores africanos. Los temas, las lenguas, las alianzas, las herramientas todas las ideas previas saltan por los aires en cada iniciativa de este colectivo. Wiriko ha intentado reiteradamente acercar este universo a los lectores hispanohablantes y, de pronto, lo tenemos más cerca que nunca.

Jalada es una dulce locura y su segunda antología fue un ejercicio de lunáticos entrañables. Se trataba de Afrofuture(s), una antología de ciencia ficción contemporánea de autores africanos y afrodescendientes. Un total de treinta relatos publicados en enero de 2015 que seguían la estela de algunas obras colectivas previas relacionadas con la literatura fantástica, la ciencia ficción y la ficción especulativa, como  Afrofuturism: Black Sci Fi and Fantasy Culture o AfroSF: Science Fiction by African Writers. Siguiendo esa misma descabellada trayectoria, cinco de esos relatos llegan ahora hasta nosotros. En un ejercicio de deliciosa enajenación, 2709books publicó el martes 18 de abril Afrofuturo(s). Con este libro, 2709books ha pasado a ocupar el primer puesto de los proyectos editoriales más audaces de cuantos se han asomado a las literaturas de autores africanos.

Los cinco relatos escogidos los editores de 2709books constituyen un atractivo abanico de las posibilidades de los temas básicos de la ciencia ficción: el viaje en el tiempo, el desarrollo de las tecnologías de la comunicación en sentidos insospechados, la extinción de la raza humana por su insaciable depredación del planeta, el control de la mente o la vida extraterrestre. Sin duda, no agotan todas las posibilidades, pero dan una idea aproximada. Los cinco elegidos, Suleiman Agbonkhianmen Buhari, Sheree Renée Thomas, Ivor W. Hartmann, Zak Waweru y Ytasha L. Womack, también ofrecen una interesante diversidad, hay representantes de la diáspora africana en los Estados Unidos y convencidos residentes del continente, autores casi noveles y otros con una larga trayectoria y editores o estudiosos.

Ytasha L. Womack, és una de las autoras de Afrofuturo(s).

Pero Afrofuturo(s) es, sobre todo, una reivindicación en muchos sentidos. Ya lo fue la edición inicial impulsada por Jalada y su reflejo en castellano no ha dejado de lado esta dimensión. Es una reivindicación de un género, menospreciado habitualmente pero que ha dado algunos de los clásicos de la literatura más aplaudidos. También es una reivindicación de una tradición, la de la literatura fantástica, palpitante y exuberante en las literaturas africanas, pero al mismo tiempo aplastada bajo el peso de los férreos estereotipos de la industria editorial global, pero también bajo los estándares de la literatura entendida sólo como una herramienta de construcción nacional. Igualmente, es una reivindicación de la libertad para escribir, sobre lo que el autor quiera, sin límites, ni condiciones previas. Y es, igualmente, una reivindicación de la centralidad africana, de la cultura como una forma de dar protagonismo a las sociedades, desplazando los centros de poder.

Resulta que en las páginas de este nuevo proyecto de 2709books podemos escuchar las últimas palabras del último hombre que habitó la Tierra, el que no pudo escapar de la invasión de una nueva especie nacida de los cambios del clima provocados por la codicia de los seres humanos. Vemos cómo el arte languidece asfixiado por una tecnología que trata de ponerlo al servicio de la industria. O podemos descubrir cómo en el futuro las autoridades se afanan por crear “autómatas carentes de pensamiento”, zombies sin voluntad. Como se puede ver, la ciencia ficción que recoge Afrofuturo(s) no es ni mucho menos simple estética, como a menudo se apunta. Los relatos están llenos de contenido, un contenido que transmite mensajes, que trata de provocar cambios, que hace denuncias, que se preocupa por el futuro.

Hace ya mucho tiempo que Nnedi Okorafor, la escritora estadounidense de origen nigeriano, trataba de responder a la pregunta capciosa de si África estaba preparada para la ciencia ficción. Okorafor teorizaba sobre una ciencia ficción adaptada a los gustos y las necesidades de los lectores africanos, adaptada a sus experiencias cotidianas y sus anhelos, adaptadas a sus trayectorias históricas y culturales. Al mismo tiempo, la escritora de origen nigeriano predicaba con el ejemplo y en medio del debate y las dudas, ella colocaba en el delta del Níger animales mutantes por el contacto con el petróleo. Ahora, ocho años después de aquella reflexión, las dudas son mucho más pequeñas y, quizá, las mentalidades se hayan abierto un poco.

Para ayudar a estos cambios, 2709books ha tratado con extrema delicadeza la antología original. Ha mimado la traducción de la mano de Alejandra Guarinos Viñals. Y ha respetado el espíritu original de la compilación, sobre todo, en lo que tiene que ver con su difusión. El nuevo libro de la pequeña editorial se distribuye en formato digital, tiene como objetivo acercar a los amantes de la literatura de ciencia ficción a la literatura africana y a los amantes de la literatura africana a nuevos géneros. Para eso nada mejor que la facilidad de la distribución propuesta por 2709books

Los parias, de Nigeria a Júpiter

El escenario de la historia. Fuente: web del proyecto

El escenario de la historia. Fuente: web del proyecto

Más de mil cien años han avanzado los tres artistas de origen nigeriano, autores de Outcasts of Jupiter, para crear su historia sobre antihéroes galácticos y futuristas. Los protagonistas de esta aventura son el colectivo conocido como Coker CoOp, tres jóvenes hermanos de origen nigeriano diseminados por medio mundo, entre los Estados Unidos y Filipinas. Los protagonistas de la otra aventura, la de la ficción, son cuatro proscritos Sulesh, Denarii, Persio y Stein, personajes que no encajan en el mundo civilizado y que planean una descabellada fuga de una inexpugnable fortaleza en un universo que se desmorona, entre desastres naturales y crisis políticas, ¿quizá suena un poco metafórico?

El mundo en el que se desarrolla Outcasts of Jupiter tiene todos los ingredientes de un escenario apocalíptico. La centralidad política del Sistema Solar, se ha desplazado de la Tierra a Júpiter y el planeta azul se ha convertido en realidad en un reducto para inadaptados y marginados sociales, en general. La Ciudad de las Siete Caras será el escenario de los planes de los cuatro protagonistas pero también de las tramas y las intrigas con las que se enfrentan los parias.

La representación de los tres hermanos autores del cómic, según su propia visión. Fuente: web del proyecto

La representación de los tres hermanos autores del cómic, según su propia visión. Fuente: web del proyecto

Shofela, Funlola y Shobo, dos chicos y una chica, forma Coker CoOp. Estos tres jóvenes de origen nigeriano son la muestra de una nueva generación de artistas que han abandonado su país y que desarrollan su trabajo en diferentes lugares del mundo, manteniendo un magistral equilibrio entre sus raíces y sus sueños. Shofela es un ilustrador que se gana la vida como dibujante en California trabajando para algunas de las empresas más importantes del sector del entretenimiento. Funlola es la parte femenina del equipo y habitualmente orienta su creatividad hacia la artesanía, la joyería y la escultura. Esta joven diseñadora, afincada en Memphis, se inspira fundamentalmente en la comida para realizar sus obras… y también en el mundo de los gnomos. Por último, Shobo ha elegido el lugar más insospechado para instalarse, la ciudad filipina de Taguig. Allí es donde trabaja como consultor de marketing, una ocupación que combina con la de ilustrador.

Una de las páginas de la primera entrega del cómic. Fuente: web del proyecto

Una de las páginas de la primera entrega del cómic. Fuente: web del proyecto

Estos tres creativos nigerianos han recurrido a una campaña de captación de fondos a través de internet para conseguir su propósito. A través de la plataforma Kickstarter se proponían recaudar 9.500 dólares para poder sacar adelante este cómic futurista que demuestra la capacidad imaginativa de los jóvenes nigerianos. El resultado de la campaña fue más que satisfactorio, consiguieron un 50% más de lo que necesitaban, 14.164 dólares.

Shobo, el responsable de la historia, explicaba en una entrevista que crecer en Lagos en las décadas de los 80 y los 90 les proporcionó un abigarrado bagaje de personajes televisivos que en realidad habían sido pensados para niños occidentales. Y su hermano Shofela aseguraba que crearon la historia con un importante componente de juego, lo que les facilitó la creatividad. Ambos han afirmado que sus influencias originales fueron los clásicos del mundo del cómic, autores como Herge o Goscinny, pero que estas influencias se han completado con los actuales autores de la novela gráfica y con autores de ciencia ficción.

Entre sus motivaciones está la experiencia de la diáspora. Los autores de Outcasts of Jupiter lamentan no conocer demasiado el continente africano, pero en sus mentes está la imagen de la Nigeria que les habían contado sus padres. Una Nigeria dibujada casi como una arcadia de prosperidad económica, de seguridad y de vitalidad intelectual y artística. Aunque es cierto que esos elementos no están del todo idealizados. Se confiesan defensores de la identidad africana que no han perdido a pesar de su migración, sin embargo, hacen referencia a valores más generales, se consideran parte de una humanidad, más allá de las razas, las religiones o las preferencias sexuales.

Una imagen de los cuatro protagonistas principales de la historia. Fuente: web del proyecto

Una imagen de los cuatro protagonistas principales de la historia. Fuente: web del proyecto

La campaña de micromecenazgo ha hecho que el proyecto Outcasts of Jupiter sea mucho más que un cómic. Los miembros de Coker CoOp han creado un ingente catálogo de merchandising que va desde las pegatinas y las chapas hasta las láminas, las postales o los fondos de pantalla, además de las camisetas o las figurillas en tres dimensiones de los personajes de la historia.

La de Outcasts of Jupiter es, en realidad, la primera entrega de una serie que, teniendo en cuenta el éxito del lanzamiento, es previsible que tenga nuevos episodios.