Descoloniza tu iPod 2021 (I & II)

Céline Banza – Praefatio (8 de enero, Bomayé Musik)

La joven kinoise (de Kinshasa) debuta, tras ganar el premio Découvertes RFI de 2019 con un álbum cálido, autobiográfico y lleno de matices que llega tras un inicio de carrera que no ha podido ser interrumpido por la pandemia. Con 23 años, la congoleña presenta trece pistas cantadas principalmente en lingala, en francés o inglés a modo de trovadora, y que quiere ser un “prefacio” de su carrera. Compuesto y grabado en la megalópolis de Kinshasa, rehuye los estilos más comerciales y pegadizos de la ciudad para mostrar un folk marca propia que destila sus estudios de guitarra clásica en el Instituto Nacional de las Artes y una especialización en etnomusicología, contando historias conmovedoras como las de un niño de la calle de 8 años en “Sur le pavé”. La participación del rapero Youssoupha muestra la versatilidad de Céline a la hora de flirtear con otros estilos con los que empasta de forma magistral y seductora.

Azmari – Samā’ī (22 de enero, Sdban Ultra)

Azmari, que significa “el que alaba”, es el nombre adoptado por este sexteto establecido en Bruselas desde 2015 y que debuta rindiendo tributo a los sonidos modernos de Etiopía. Empapándonos con las escalas de kignit típico de los Amhára, este álbum instrumental de nueve pistas nos sumerge de lleno en el ethiojazz a golpe de percusión latina y sintetizadores que nos evocan tanto a Mulatu Astatke com a Herbie Hancock. La fusión de la clase indiscutible de un elenco de músicos imbuidos en un traje de psicodelia retro se emparienta a los sonidos turcos con la plasticidad típica de la modernidad etíope para seguir diciéndole a Europa que África está en la vanguardia de los sonidos contemporáneos más fascinantes e hipnóticos.

Urban Village – Udondo (22 de enero, No Format)

Con un nombre que quiere rendir tributo a cómo las tradiciones de las zonas rurales conforman barrios como el de Soweto, de donde proceden, el cuarteto sudafricano fusiona los sonidos tradicionales zulúes con influencias del jazz, el swing y el hip hop en su primer LP. Honrando el pasado y abrazando el presente, Urban Village nos regala doce pistas exquisitas llenas de folk contemporáneo que traen mensajes de tolerancia y llenos de consciencia social. Relajante y anabolizante a partes iguales, Udondo es un álbum esperanzador y melancólico que hace hablar a la mbira, utiliza el isicathamiya popularizado internacionalmente por bandas vocales como Ladysmith, rescata la mbaqanga y explora el rock xhosa con temas como “Ubusuku”, que conmemora el levantamiento de Soweto de 1976 y el asesinato de Héctor Pieterson. ¡Un álbum imperioso que nos hace muy felices!

Mel Malonga – (22 de enero, Malonga Records)

Mel Malonga es el director artístico de las Mamans du Congo –uno de nuestros discos destacados como lo mejor hecho por mujeres en 2020–, y después de llevar en activo desde los 80′ en la escena musical de África Central y Europa, ahora nos deleita con el lanzamiento de su primer disco en solitario. Una delicia sonora de doce cortes que ha titulado Wâ (escuchar, en lari) y que quiere despertar conciencias a través de sonidos pausados y profundos que, a pesar de estar afincado en Francia, nos llegan desde su cuna: la ribereña Brazzaville. Trabajando desde las fuentes de la rumba congoleña y sus herencias múltiples al otro lado del Atlántico, el cantante y músico recorre la historia de la música de República del Congo a través de múltiples influencias que van desde la música cubana al jazz junto a un elenco de veinte jóvenes músicos locales junto a los que explora la identidad sonora de la capital congoleña.

Spoek Mathambo – Hikikomori Blue (22 enero, TEKA Records)

Para los que aún no se hayan dado cuenta, Nthato Mokgata, más conocido por su nombre artístico Spoek Mathambo es uno de los pesos pesados en la vanguardia electrónica sudafricana, con relevancia tanto dentro como fuera del continente. No en vano, nuestro proyecto Moto Kiatu lo trajo a Madrid en una de sus sesiones de 2019, que hizo que su “township tech” se quedará para siempre en sus fiestas. En el trono de la producción electrónica más respetada, Spoek vuelve a golpear las pistas de baile con este álbum de 11 canciones que se reproduce durante solo 34 minutos amartilleando rapeos que se reproducirán en tu cabeza durante mucho más tiempo de lo que dura el propio álbum. El 7º LP de su carrera, con un título que hace referencia al término japonés para referirse al distanciamiento social, Spoek vuelve al lado más oscuro del hip hop y el dance.

Nahawa Doumbia – Kanawa (29 de enero, Awesome Tapes From Africa)

El pop maliense vuelve a estar de celebración con el nuevo y flamante lanzamiento de una de las voces femeninas más destacadas del África Occidental.  Con más de 40 años de carrera a sus espaldas y a pesar de no pertenecer a un linaje de griots, Nahawa Doumbia es hoy una de las mujeres más respetadas de la región. Ahora, con ‘Kanawa’, la diva canta melodías sobre la migración junto a inseparables ngonis, kamalé ngonis o karignans, que destacan entre percusión y guitarras acústicas y eléctricas en una receta infalible a la que Awesome Tapes From Africa apuesta como caballo ganador. “Muchos de nuestros niños mueren en el océano y algunos de ellos mueren al cruzar el Sahara”, canta Doumbia en este álbum tan reivindicativo. “Hago un llamado a la ONU y a los líderes africanos para que podamos coordinar nuestros esfuerzos para encontrar una solución, para crearles puestos de trabajo para que los jóvenes dejen de irse”. Ocho temas y cuarenta minutos que vuelven a mostrar por qué la estrella saheliana fue apoyada por Thomas Sankara en sus inicios.

Christine Salem – Mersi (29 de enero, Blue Fanal)

Con voz áspera y guitarras rockeras, la reunionesa Christine Salem presenta su séptimo álbum, otra joya del universo maloya (con pizcas de séga) que viene para teñir con una paleta multicolor esta serie. Rompiendo la masculinidad de un estilo denominado como el blues de la Isla de la Reunión, y casi como un acto metafísico, Salem traduce la espiritualidad a modo crítica social a través de trece piezas de un álbum que ha compuesto y escrito en agradecimiento a sus antepasados. Con un peso central en el violín de Frédéric Norel en un flirteo con el kayamb de las Islas Mascareñas, el nuevo trabajo de la de Reunión es una muestra de la hibridación y la libertad estilística de una artista que ha sabido labrarse un lugar privilegiado e irremplazable dentro de la música de influencia francófona.

Arlo Parks – Collapsed In Sunbeams (29 de enero, Transgressive Records)

Anaïs Oluwatoyin Estelle Marinho, más conocida como Arlo Parks, es un ejemplo de cómo las diásporas africanas en Europa están marcando las tendencias sonoras globales del siglo XXI. Nacida en París, hija de padre nigeriano y de madre franco-chadiana, esta británica de 20 (insultantes) añitos se erige con ‘Collapsed in Sunbeams’ como todo un icono del pop y el trip hop repletos de herencias del neo-soul. Su álbum debut la muestran como una compositora y letrista sumamente madura e intimista, con una expresividad aplastante a partir de una voz suave y conmovedora cuya fuerza viene dada por las palabras pronunciadas. Con un álbum curativo y balsámico, Arlo se ha convertido en una de las voces más prometedoras de toda una generación.

Alostmen – Kologo (29 de enero, Strut Records)

El kologo, un laúd de dos cuerdas originario del pueblo Frafra del norte de Ghana, es el protagonista principal de este álbum que brilla junto a la voz de Stevo Atambire, líder del cuarteto que debuta este 2021 con un disco poderoso. Producido por el gran productor Wanlov the Kubolor, y con colaboraciones como las del rapero Yaa Pono, el álbum se aleja del mainstream ghanés para explorar las posibilidades de los sonidos tradicionales sin artificios y despojados de edulcorantes tecnológicos. Aunque lejos de los esencialismos, el cuarteto deja entrever sus influencias de hiphop o reggae, y enaltece el funk junto a la colaboración de gigantes como Gyedu-Blay Ambolley. Un disco único, fresco y estimulante que es una de las grandes sorpresas de este inicio de año.

Indaba Is (29 de enero, Bronwswood Recordings)

Indaba —que significa “reunión” en zulú– es una auténtica revelación del jazz sudafricano contemporáneo. Abriendo el álbum con el maestro pianista y compositor Bokani Dyer y su “Ke Nako” —que significa “Ahora es el momento”— se abre el trabajo evocando un eslogan utilizado en las primeras elecciones posteriores al apartheid en Sudáfrica. Toda una declaración de intenciones para un álbum que entronca tradición y futurismo sonoro para mostrar la música de Sudáfrica como un eterno crisol en continua evolución. Así, el bajista Siyabonga Mthembu, el trompetista Lwanda Gogwana, el baterista Tumi Mogorosi o la deliciosa voz de la cantante Gabisile Motuba… exploran a lo largo de ocho pistas dilatadas y experimentales, la naturaleza ecléctica de músicos capaces de entroncar el anticolonialismo sudafricano con el indio en un fin de álbum tan épico como revolucionario, que incluye una dedicación explícita a Steve Biko.

Yung L – Yaadman Kingsize (29 de enero, Zimmlife)

De Lagos surge la última bomba afro-dancehall, que bien podría haberse producido en Kingston, y que muestra como África tiene algunas de las factorías más interesantes de la producción de reggae contemporaneo. En este álbum, Yung L toma a Fela Kuti y Bob Marley como referentes  básicos y colabora con uno de los hijos del primero, Seun Kuti, para cantar en patois el tema ‘Rasta’. Así, los canales abiertos por la colonización británica entre sus territorios ocupados en África y el Caribe siguen produciendo fenómenos contraculturales como éste trabajo, que se erige como un puente para el diálogo global y la creación de conciencia colectiva en plena pandemia. Mismos retos y reivindicaciones cantados en forma de canciones que sirven de bálsamo para las culturas periféricas, como ocurre con la adaptación de Junior Murvin en Police & Thief.

Jupiter & Okwess – Na Kozonga (29 de enero, LOV/RECS)

El poliglotismo del congoleño Jupiter Bokondji se traduce en sus álbumes en un crisol de estilos que confluyen en una fiesta desatada  de propósitos internacionales. En este, grabado en Los Angeles y cuyo título significa “regreso a casa”, la riqueza sonora congoleña desde el soukous de los sesenta hasta la psicodelia de Konono nº 1, se ve nutrida con ecos de Nueva Orleans, la samba de Rio de Janeiro y colaboraciones como las de la cantante estadounidense Maiya Sykes, la chilena Ana Tijoux o el brasileño Rogê. Las influencias del Soul, el Funk o el Rock’n’Roll siguen siendo los pilares del General Rebelde, un apodo que se dió a sí mismo como revolucionario contra la rumba congoleña, no por no amarla con toda su alma, sino para mostrarle al mundo que RDC es mucho más que la música pop de las independencias.

Made Kuti – For(e)ward (5 febrero, PTKF)

El hijo de Femi, y nieto de Fela, Made, debuta este 2021. En un álbum cargado de crítica donde denuncia cómo los nigerianos de hoy viven las mismas injusticias sociales que vivían sus abuelos, Made se abre en canal dejando fluir el ADN musical del clan Kuti: el afrobeat. Parte de un disco doble titulado “Legacy +” que presenta el debut de Made junto a un nuevo trabajo de su padre, muestra a la tercera generación de músicos de la dinastía a través de una propuesta fresca y compacta, a la que si hay que buscarle un “pero” es el timbre de voz poco magnético del de 25 años y un mensaje político muy diluido que a veces es incluso inexistente (You’re Beautiful). Con ocho pistas pegadizas y bailables, este probablemente sea una de las curiosidades de la temporada para los amantes del clan y del estilo.

Femi Kuti – Stop the Hate (6 febrero, PTKF)

Creciendo a la sombra de su padre, Femi se lanzó profesionalmente al saxo a los quince años. Desde entonces, y con su banda Positive Force, defiende su propia versión del Afrobeat, como hacen otros miembros de la prole como su hermano Seun, con un cariz mucho más político. Parte del álbum doble del que se ha hablado un poco más arriba (Legacy +), Femi presenta este “Parad el Odio”, una nueva apisonadora de Afrobeat cargada con diez piezas llenas de groove donde también participa su hijo Made Kuti. Un disco doble que es un acierto desde el punto de vista estético, tanto como filosófico. Y es que cualquier buena dinastía debe preparar a la prole para la correcta sucesión de su linaje.

Stella Chiwese – Ambuya! (Remastered) (12 de febrero, Piranha Records)

Hace algo más de 33 años que la zimbabuense Stella Chiwese hizo historia. En 1987 se lanzaba “Ambuya!”, el álbum que la lanzó al estrellazgo y le hizo romper todo tipo de fronteras electrificando la Mbira dzavadzimu, un instrumento tradicionalmente tocado por hombres y de forma acústica. Esta remasterización no llega en un momento casual. Después de regresar a su tierra natal, en las montañas a una hora al noreste de Harare, donde ha construido el Centro Chivanhu con el fin de preservar y profundizar en  la cultura tradicional Shona, Stella ya está trabajando en un nuevo álbum del que aún no tenemos fecha prevista. De momento, podemos disfrutar de estos trece cortes recuperados y mejorados por Piranha Records.

Wau Wau Collectif – Yaral Sa Doom (26 de febrero, Sahel Sounds)

Con un título que rinde homenaje a la famosa banda Super Diamono de Dakar, se presenta el álbum debut de un colectivo que ahonda sus raíces entre la aldea senegalesa de Toubab Dialaw, con el multiinstrumentista Arouna Kane, y que tiene un aire global gracias a la aportación del productor sueco Karl Jonas Winqvist. Proyecto futurista y experimental, mezcla reggae, fanfarrias o jazz con afrofunk y ritmos latinos para rehuir la apropiación cultural y mostrar el resultado de una cooperación cultural que, como otras producciones del sello Sahel Sounds, revierte el 50% de las ganancias del álbum a los artistas senegaleses que han participado de su producción.

Singles Destacables:

Ballaké Sissoko & Sona Jobarteh – Djourou (17 de febrero)

Mientras esperamos a que el próximo 9 de abril, el sello discográfico Nø Førmat! presente el nuevo disco de Ballaké Sissoko, ‘Djourou’; nos llega este adelanto en forma de diálogo entre koras que el virtuoso maliense mantiene con la virtuosa gambiana Sona Jobarteh. El álbum, que contará con otros gigantes como Salif Keita, Vicent Segal o Camile, ya deja entrever la calidad de lo que viene en este valiosísima pieza de orfebrería.

Toumani Diabaté & The London Symphony Orchestra – Haïnamady Town (17 de febrero)

El gran Toumani Diabaté, al que tuvimos el tremendo honor de entrevistar en 2017, ha unido fuerzas con la London Symphony Orchestra para el álbum Kôrôlén —que significa “ancestral” en mandinga- es un encuentro entre la música clásica occidental y las melodías antiguas de los griots, del que cual se extrae el primer single, “Haînamady Town”, grabado en el escenario del Barbican Centre de Londres, que fue originalmente grabado en 2008. Una maravilla de Nick Gold, de World Circuit Records.

The following two tabs change content below.
Investiga y escribe sobre ciudades africanas, derechos humanos y música. Le mueve la creatividad con la que construye futuro la juventud africana en contextos urbanos, especialmente en África del Este. Sus campos de trabajo son el periodismo escrito y radiofónico, la investigación o la gestión cultural. Cofundadora de Wiriko y coordinadora de Seres Urbanos (EL PAÍS), actúa como consultora independiente para entidades del tercer sector y actualmente, es Técnica de Cooperación Internacional en el Ayuntamiento de Girona. Licenciada en Filosofía (UB), posgraduada en Estudios Africanos y Desarrollo (UPF) y máster en Culturas y Desarrollo en África Subsahariana (URV).
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *