Entradas

Descoloniza tu iPod 2019 (XII)

Cerramos la entrega de nuestra serie mensual de novedades discográficas Descoloniza tu iPod 2019 con los discos, Extended Plays y sencillos seleccionados por nuestra sección musical como lo más destacado del mes de diciembre. Pasad, subid vuestros volúmenes y gozad con lo que ha marcado el cierre del año en nuestra redacción. Y no os olvidéis que podéis escuchar lo más destacado de 2019 en nuestras listas de reproducción de Spotify, actualizado mes a mes para haceros más fácil la escucha de las joyas que el mercado discográfico africano nos va regalando.

TOP LPs de diciembre 2019

Guiss Guiss Bou Bess – Set Sela (5 diciembre, Helicomusic)

En una entrevista en exclusiva hace escasos meses, el dueto que está inflamando las pistas de baile con una innovadora propuesta musical apodada electrosabar ya nos advertían: “Estamos construyendo la música del mañana“. Pues los sonidos del futuro ya son los de hoy, y el cantante y balarín senegalés Mara Seck y el productor francés Stéphane Constantin nos presentan su álbum debut, un encuentro entre el sabar tradicional y la electrónica más puntera que muestran la plasticidad de los sonidos urbanos con puentes que unen Dakar y París para explorar la realidad de una juventud urbana. Set Sela, o “Nueva Visión” en wolof, nos regala 12 pistas que tejen un discurso intercultural frenético.

Simo Lagnawi – Africa Soyo (5 diciembre, Simo Lagnawi) 

El cuarto álbum del marroquí bereber Simo Lagnawi es una producción muy refinada de los sonidos espirituales gnawa. A golpe de chakchaks y guembri, nos sumerge en una de las místicas africanas más reconocibles. Sus doce canciones ahondan en la herencia marroquí de los antiguos esclavos negros en un álbum que rescata los préstamos sonoros tomados por todo un género del Sudán al reino de Sharifian para evocar la liberación del espíritu contenida en el trance y el baile de la tradición. Con títulos panafricanistas como “AfriSoy”, el cantante llama a África a unirse en un baile común. La portada, del fotógrafo marroquí de moda Hassan Hajjaj, pone el toque Pop al nuevo disco de Simo Lagnawi.

Kankou – Kuma (6 diciembre, Cannery Row)

La maliense Kankou Kouyate, sobrina del virtuoso ngoni Bassekou Kouyate y pieza clave del proyecto Maison Des Jeunes de Africa Express, así como del documental They Will Have To Kill Us First, debuta en solitario junto al guitarrista escocés residente en Bamako Mark Mulholland. El encuentro entre el folk celta y el blues del ngoni se teje en este primer trabajo en una decena de temas cantados en Bambara, hablando de la desigualdad de las mujeres malienses pero también celebrando la alegría de vivir de la sociedad maliense o el amor. La de Kouyate es una de las voces más sugerentes y envolventes de la escena maliense actual, y este disco es una síntesis perfecta entre el blues-rock, el folk acústico y los sutiles ritmos electrónicos aportados por el parisino Olaf Hund.

Show Dem Cam – The Palmwine Express (13 diciembre)

El prolífico dúo nigeriano de hip-hop Show Dem Camp lanza un trabajo estelar para deleitar los oídos de sus fieles seguidores con una propuesta repleta de voces y artistas talentosos como Nsikak David, Tems, Funbi, Nonso Amadi, Wani, BOJ, Buju, Fasina, Burna Boy, Moelogo o Tomi Thomas. El proyecto, que surge de su exitosa gira por Reino Unido en noviembre de 2019 es su segundo disco en un mismo año. Una mezcla creativa entre hip-hop, juju, R&B, pop y música “de vino de palma”, es una exquisita síntesis de melodías populares calypso y yoruba que nos adentra en la diversidad sonora de una Nigeria joven, urbana y con gran proyección internacional en la que la voz en off de un aeropuerto se convierte en hilo conductor.

Mettani – Divïne (13 diciembre, Shouka)

El tunecino Mettani, procedente de la ciudad costera de Sousse, presenta un disco oscuro de tecno que concibe como “divino”. Autoproducido bajo su propio sello discográfico, Shouka, el disco nos sumerge en un baño de misticismo imbuido en pura música tecno, para adentrarnos en el mundo de los espíritus de los antiguos hechiceros del África Occidental y en un trance palpitante apto solo para amantes de la escena más dura de los sonidos electrónicos de Ibiza o Berlín. Se trata de un trabajo de 8 pistas dirigido por sintetizadores hipnóticos que desafían la espiritualidad y los dogmas de fe a golpe de paganismo electrónico. De energía oscura y que rehuye de los corsés, el artista sitúa Túnez en el mapa de los sonidos electrónicos más vanguardistas.

Boléro – We Are Africa (22 diciembre)

El guitarrista beninés Boléro, miembro de la banda senegalesa Orquesta Baobab desde 2016, debuta con su primer álbum, titulado “Somos África”. Con 12 cortes repletos de influencias diversas, el trabajo es una mezcla vibrante de Afropop de vocación panafricanista que sintetiza con maestría mbalax senegalés, afrobeat de Nigeria, jazz afroamericano o agbadja y téké de Benin. Con este debut discográfico, Boléro y su banda the African Groove no se olvidan de su compañero Issa Cissokho, fallecido el año pasado, a quién le rinden un sentido homenaje en el tema “Tribute to Issa”. Un álbum exquisito.

Recopilatorio del mes

Soul Sega Sa ! Indian Ocean Segas From 70s VOL.2 by Various Artists (6 diciembre, Bongo Joe)

Los sonidos sega de las islas Mauricio, Seychelles y la Isla de la Reunión cada vez están más en boga, poniendo de manifiesto la originalidad y la calidez de un universo sonoro reflejo del cruce cultural único del Océano Índico. Sin embargo, en este álbum —segunda parte de una primera entrega que nos dejó con ganas de más— la crudeza de los primeros blues eléctricos de la región mezclada con rudas percusiones muy distintivas muestra la naturaleza diversa de las islas Mascareñas.

 

EP destacado

Moonchild Sanelly – Nüdes (6 diciembre, Okaymusic) 

Bajo la marca de “electro-pop-ghetto-funk”, la extravagante cantante sudafricana Sanelisiwe Twisha, más conocida como Moonchild Sanelly, sigue trabajando por el empoderamiento sexual femenino en su nuevo EP “desnuda”. Con cuatro auténticos himnos para los amantes de los sintetizadores y el gqom, la estrella del África Austral vuelve a mostrar por qué ha sido incluida en la última aventura discográfica de Damon Albarn con el proyecto Africa Express o los motivos por los que fue incluida en el álbum de Beyoncé para la última versión de el Rey León. La de Port-Elisabeth se ha convertido en una de las voces femeninas más comerciales del continente.

Siti Muharam – Ashikibaya (13 diciembre)

La bisnieta de la legendaria y mítica madre de la música taarab Siti Binti Saad, la zanzibareña Siti Muaharam, presenta en este trabajo de dos pistas, parte de lo que será su próximo álbum —que verá la luz en febrero—: Siti’s of Unguja (Romance Revolution On Zanzibar). Siguiendo los pasos de su bisabuela, la zanzibareña se pone al servicio de los productores de On The Corner para inflar el sonido de la Isla de las Especies a través de los ritmos que las mujeres llevan como semillas para contarle al mundo lo que ocurre en este archipiélago, hoy parte de Tanzania. Si bien hace escasas semanas os hablamos de la necesidad de apoyar la enseñanza de la música tradicional swahili, Siti evidencia la vigencia de los sonidos de esta rica cultura del África Oriental en una era en que la mayoría de producciones del continente tienen más que ver con lo digital que con lo orgánico.

Singles del mes

Pamela Badjogo – Ngoka (7 diciembre)

La gabonesa Pamela Badjogo, más conocida por prestar su voz al musical Kirikou & Karaba, se pregunta en este single —presentado con un interesante videoclip— sobre la situación de la mujer en África. Cuestionando la dualidad en la que, según ella, vive sumergida actualmente la mujer africana, Badjogo imprime el universo mandinga en una canción de tintes blues, jazz y afrobeats, que ha contado con el arreglista Kwame Yeboah, un multi-instrumentista y arquitecto del último álbum del emblemático músico ghanés Pat Thomas.

Alif Naaba – Gomdé (7 diciembre)

El burkinés Alif Naaba vuelve con ‘Gomdé’, un himno antiterrorista que es el primer sencillo del quinto álbum de Naaba, So Wok, que se lanzará en breve. Oscuro testimonio de la falta de seguridad, especialmente en Burkina Faso, que ha perdido a más de 500 personas y desplazado a otras 270.000 por culpa del yihadismo desde 2015, Naaba canta en Mooré, para alentar a los civiles de toda la región. Filmado en Grand-Bassam, ciudad colonial en Costa de Marfil que fue atacada por los terroristas en 2016, el video cuenta con el célebre coreógrafo marfileño Kipre Zadi Landry.

Urban Village – Sakhisizwer (13 diciembre) 

El debut discográfico de Urban Village bajo el paraguas de No Format, es una de las apariciones más esperadas de la escena musical de Johannesburgo. La propuesta del cuarteto de Soweto es una fusión única de guitarras zulúes, coros indie-folk, sudafricanos y jazz con mucho carisma. Con el lanzamiento de “Sakhisizwe” (Para construir una nación), anticipan su primer LP, que verá la luz este 2020. En el contexto actual de Sudáfrica, donde el miedo al otro está lejos de desaparecer, la canción refleja la necesidad de cohesión social con una generación joven pidiendo consejo a los más viejos “para redescubrir la coherencia, trazar un camino nuevo y luminoso hacia adelante y construir una nueva nación juntos”.

 

Kato Change feat. Isaac Kimani – Paper Swan (27 diciembre) 

El virtuoso guitarrista keniano Kato Change es uno de los músicos más queridos de este magacín. Tras su debut discográfico ‘The Change Experience’, publicado en 2015, sus residencias artísticas en Estados Unidos y Brasil le han proporcionado un refinamiento estético que lo sitúan como uno de los mejores guitarristas del continente. Habiendo tocado junto a Salif Keita, Seun Kuti, King Sunny Ade, Neyo, Trey Songz, Aloe Blacc, Yemi Alade o Jason Derulo, en este precioso tema (Cisne de Papel) cuenta con la voz del también keniano Isaac Kimani. Lo presenta con un poético vídeoclip grabado en Instituto Sacatar, en la Isla brasileña de Itaparica, que da buena muestra del fluir ascético de un artista formidable y sin presunciones.

 

La cantante maliense Kankou Kouyate, sobrina de Bassekou Kouyate, acaba de presentar su álbum debut en solitario. Foto de Youri Lenquette.

Los mejores discos hechos por mujeres africanas en 2019

El último álbum de Burna Boy, African Giant, ha sido incluido en la última lista de mejores discos del año en Billboard junto a otros nombres como Beyoncé o Taylor Swift. A pesar de que el trabajo del estelar artista nigeriano también ha recibido recientemente el premio Best African Act durante los últimos MTV Europa —celebrados en Sevilla—, lo cierto es que las mujeres africanas han pegado fuerte este 2019 con un montón de buenas producciones discográficas dignas de ser tenidas en cuenta en cualquier lista de éxitos. Desde Mali, Benin, Tanzania, Zimbabwe, Nigeria, Cabo Verde, Costa de Marfil, Túnez, Isla de la Reunión, Marruecos, Argelia, Camerún, Kenia, Zambia o las diferentes diásporas africanas en Europa, Estados Unidos o Australia, ellas han marcado el ritmo en la redacción de Wiriko durante el año que cerramos en pocos días.

LPs

Mayra Andrade – Manga (8 de febrero, Sony)

Cinco años después de su último álbum, Lovely DifficultMayra Andrade ha dejado que emergiera de forma natural y a fuego lento una nueva maravilla. Tras mudarse a Lisboa, su nueva base de operaciones, después de haber vivido en su Cuba natal, su Cabo Verde de raíz, Senegal, Angola, Alemania o Francia, Manga refleja una síntesis de influencias que lleva impresas en la voz y en el alma. Su 5º álbum de estudio, que incluye afrobeat, músicas urbanas y ritmos tradicionales cabo-verdianos cantados en portugués y crioulo, ha sido grabado entre París y Abidjan, y es una muestra de la paleta de colores rica y variada que emerge de una generación de caboverdianos esparcidos por el mundo, pero que llevan la estela de la tradición de sus orígenes. Andrade vuelve a demostrar una elegancia innata en su forma de componer e interpretar, dejando al aire que no precisa de grandes atributos para brillar.

Ibibio Sound Machine – Doko mien (22 de marzo, Merge Records)

Su canción The Chant invadió las pantallas de nuestros hogares gracias a un anuncio de coche, el del SEAT Arona. Radicados en Londres pero imponiendo los sonidos pop más frescos y urbanos de Ghana y Nigeria, Eno Williams y su banda Ibibio Sound Machine vuelven a mostrar la fuerza de su funk, post y electro-punk y R&B contemporáneo con su tercer álbum Doko Mien. Con los sintetizadores ochenteros como columna vertebral e influencias de Talking Heads, Prince y Tony Allen, Doko mien es un álbum sólido y consagrado a la pista de baile, que bien se puede concebir como un trabajo de “electropop retro”. 11 pistas que trazan un puente musical entre dos megaciudades contemporáneas —Lagos y Londres— a las que les unen más cosas de las que las separan.

Maya Kamaty – Pandiyé (28 de marzo)

Después de Santié Papang (2014), la cantante reunionesa regresa abriendo nuevos senderos a la música maloya. Hija de Gilbert Pounia, cantante y músico, fundador de la banda Ziskakan, y Any Grondin, narradora de renombre, la joven recoge sus experiencias en Montpellier o París, y sus giras por Estados Unidos, para retornarlas a la isla. Con influencias de Ibeyi, Portishead o Massive Attack, su propuesta funde el kayamb y la tradición maloya con los sonidos globales. Con mensajes explícitos sobre los “viejos monstruos” de la Reunión, o el daño causado por las malas lenguas en las redes sociales, ataca a los prejuicios y la xenofobia que parece calar en el mundo.

Djana Sissoko – By My Own (26 de abril)

Llevando sobre sus hombros el legado de una larga e incontable dinastía de griots malienses, Djana Sissoko, hija del reconocido músico Baba Sissoko, sigue los pasos de su progenitor y se une al clan Sissoko con su voz y su guitarra. Con tan solo 18 años, Djana debuta en el mundo discográfico reconociendo que “no es fácil sobrevivir por mí misma” un año después de haber brillado con un álbum brutal en dueto junto a su padre (Fasiya). En un interesante larga duración de diez pistas, la maliense afincada en la región italiana de Calabria canta en inglés e italiano un estilo visiblemente impregnado de blues y folk norteamericano en lo que se convierte en una de las producciones más relevantes del año de la diáspora africana en Europa.

Angelique Kidjo – Celia (19 abril, Verve y Universal Music France)

La cantante beninesa explora en las raíces africanas de la salsa gracias a un álbum homenaje a Celia Cruz. En este tributo sonoro a la “Reina de la Salsa”, Kidjo hace suyos diez de los temas que la cubana grabó durante la década de los cincuenta y sesenta junto a la Sonora Matancera. Registrado entre Nueva York y París, Celia no es sólo un álbum de versiones con temas como “La Vida es un Carnaval” o ” Bemba Colorá”, sino que Kidjo reinventa las canciones, se las lleva a su terreno y refleja los sonidos de la historia de la música africana y su influencia en la música de Cuba. Este trabajo es especial para la ganadora de tres premios Grammy. “De pequeña vi en directo a Celia Cruz en Benin y su energía y alegría cambió mi vida. Fue la primera vez que vi a una mujer poderosa en un escenario”, dijo recientemente la cantante. Dos grandes en un solo disco.

Turunesh – Coastal Cider (31 mayo, The Ancestors)

La de Turunesh es una música única. Descrita como Neo Ngoma & Swahili Soul, su sonido suave y delicado la sitúa como una excelente compositora de Neo-soul Afro. De origen tanzano y etíope, Turunesh, creció en Tanzania, y debuta este 2019 con su álbum ‘Coastal Cider’, un disco que fusiona sonidos e idiomas de África oriental y occidental, así como influencias Rnb e Indie. Con solo 21 años, el Jazz y el Blues occidental le sirven de base a la joven para tejer un discurso en kisuajili único que parecerá una rareza en Tanzania pero que se convierte en todo un icono sonoro para la diáspora africana. La portada del álbum es, además, toda una declaración de intenciones, en la que delata influencias como las del álbum ‘Résistance’ de los malienses Songhoy Blues.

Trash Kit – Horizon (5 de julio, Upset the Rhythm)

Trash Kit es un trio post-punk con orígenes en Zimbabwe pero asentado en Reino Unido que nos han sorprendido con un álbum elegante y original que combina crítica social y política con música de baile. Tercero de su carrera discográfica, el disco pone en la voz de Rachel Aggs, su cantante, la transmisión de mensajes que hablan de la realidad global contemporánea y que están marcados por la impetuosidad de la baterista Rachel Horwood. Dos mujeres y un hombre, el bajista Gill Partington, que tejen un discurso sonoro con la mbira como elemento primigenio y los polirritmos como lienzo, y que representan los sonidos, las inquietudes y la riqueza cultural de la diáspora.

Lady Donli – Enjoy your life (9 de agosto, Makiyayi) 

Lo retro sigue teniendo impacto en el pop nigeriano contemporáneo. Prueba de ello es el álbum debut de Lady Donli, una joven de 22 años que acaba de irrumpir en el mercado musical global con este interesante larga duración de 15 pistas repleto de grandes ritmos. Un estilo lleno de optimismo y crónica social que destaca con su “adicta al cash (dinero)”, algo que describe muy bien la carrera por el dinero que se vive a un lado y otro del Planeta. Nacida en Cleveland, Ohio, criada en Abuja y ahora viviendo entre Londres y Lagos, Donli pertenece a una clase global y como tal, nos presenta un estilo repleto de hip-hop con beats electrónicos, melodías neo-soul e infusiones de funk psicodélico. ¡Nos encanta este álbum! ¡Disfruta tu vida!

Mah Damba – Hakili Kélé (13 septiembre, Buda Musique / Socadisc) 

Hija del legendario griot maliense Baba Sissoko, Mah Damba es una de las voces femeninas más consolidadas de la tradición mandinga, tanto en África Occidental como en su Europa de adopción. Tras labrarse una carrera musical junto a su marido Mamaye Kouyaté (DEP) tras mudarse a París, debutó en solitario con À l’Ombre Du Grand Baobab en 2010, un álbum nutrido de colaboraciones que le permitió brillar más allá de la noble sombra de su padre y de su, hasta entonces, marido. Ahora, con Hakali Kélé, Mah Damba canta las penas y las alegrías de su Mali natal, denunciando la violencia y los conflictos étnicos que como cuenta en una reciente entrevista para RFI, “no son parte de nuestra cultura”.

Sampa The Great – The Return (13 septiembre, Rough Trip)

Carismática y desafiante a la ortodoxia occidental, la rapera Sampa The Great es una de las voces más reconocibles del hip hop contemporáneo, y escuchando su álbum debut con atención se entiende el por qué. Nacida en Zambia, criada en Botswana y residente en Australia, Sampa Tembo representa a una diáspora moderna y rompedora, que teje su discurso sonoro a través de varias influencias del África austral y el poliglotismo de sus letras sin complejos y pisando con mucha contundencia. En su The Return confirma un sonido distintivo que la ha llevado a ser reconocida como una de las artistas de R&B más cotizadas y potentes del momento. Ni más ni menos que 19 temas. ¡Suban el volumen de sus reproductores y disfruten(la)!

Aṣa – Lucid (11 octubre, Wagram Music)

Sin duda, uno de los lanzamientos más esperados del año, Lucid llega cinco años después de su Bed of Stone. Bukola Elemide, más conocida como Asa, confirma con este lanzamiento lo que ya sabíamos: que la suya es una propuesta fresca, elegante, intimista, transfronteriza y apta para todos los públicos. 4º en su carrera discográfica, el disco de 14 pistas vuelve a entronizarla como una de las voces más distinguibles y uno de los estilos más genuinos del Neo-Soul contemporáneo, un estilo con marcados matices de Pop, Folk y Reggae. Afincada en Francia, desde donde se produce este Lucid, Asa utiliza algo de Yoruba y mucho Inglés para cantarle al desamor, el autodescubrimiento, el empoderamiento, la alegría, el dolor o la identidad. Si la fórmula funcionó y la llevó a ser disco de platino en su primer álbum, ¿por qué no podría conseguirlo ahora?

Souad Massi – Oumniya (11 ocubre)

La argelina afincada en París, Souad Massi, presenta su 6º disco de estudio. Un trabajo donde el exilio y los mensajes políticos son temas centrales. Mezcla entre folk bereber, chanson française y fado portugués, Massi lleva la maleta de sus años junto a la banda Atakor —que enfrentó varias amenazas de muerte en Argelia— para explorar la traición y la pérdida en este Oumniya, un álbum donde se invoca al mismísimo Leonard Cohen. Con el acompañamiento de la maestría del oud, el maqam, el violín o la darbouka, Souad Massi ha tejido un disco de diez pistas donde muestra cómo la suya es una voz de narradora que cuenta, a través de su historia, la vida de tantas mujeres y hombres en embate contra políticas injustas y comportamientos abusivos.

Asma Hamzaoui & Bnat Timbouktou – Oulad Lghaba (18 octubre, Ajabu!)

El primer grupo de mujeres Gnawa de la historia viene golpeando fuerte con un larga duración para fanáticos del trance y las ceremonias sufíes. Con el gimbri (laúd bajo) y el qaraqab como elementos centrales de un estilo ribeteado por voces llenas de lamentos, Asmaâ Hamzaoui —hija del famoso maalem (maestro) Gnawa, Rachid Hamzaoui— pone en jaque un estilo dominado exclusivamente por hombres hasta la fecha. Y lo hace junto a su banda, Bnat Timbouktou (Las hijas de Tombuctú), que desde 2012 han entronizado a su líder como la instrumentista de gimbri más prominente del mundo. Benditas sean estas 11 pistas de su álbum debut, que dan buena muestra de por qué Asma y Bnat Timbouktou están dando tanto revuelo tanto en el mundo árabe del Norte de África, como en Occidente.

Vagabon – Vagabon (18 octubre, Nonesuch) 

Tras su debut en 2017, la artista camerunesa afincada en Nueva York Laetitia Tamko —alias Vagabon— se erigió como la nueva voz del indie rock contemporáneo. Con su segundo álbum de estudio, vuelve con un sonido más cálido e intimista cuya voz camaleónica, nos seduce a golpe de minimalismo y melodías suaves en un álbum que iba a titularse “All the Women in Me”, pero que a último minuto acabó recibiendo el propio nombre de la artista, como prueba de haber encontrado su estilo más genuino. En su exitoso single de presentación (“Every Woman”), trabajó con el cineasta camerunés Lino Asana. Y hoy, ya es una auténtico ídolo para las mujeres africanas y afrodescendientes; así como para los cameruneses de habla inglesa, en constante pugna política dentro de sus fronteras.

Aziza Brahim – Sahari (15 novimebre, Glitterbeat Records)

Procedente de un campo de refugiados cerca de Tinduf, en Argelia, y residente en Barcelona, la cantante, compositora y activista Aziza Brahim vuelve a cantar las injusticias sociales que siguen padeciendo los saharauis en su tercer álbum con Glitterbeat, traducible como ‘Esta Generación’. Producido en Barcelona por Aziza junto a Amparo Sánchez (Amparanoia, Calexico), “Sahari” es su trabajo más atrevido. Su portada, es ya una declaración de intenciones: una niña exiliada posa con zapatos de ballet y un brillante tutú blanco en lo representa la resiliencia absoluta del Sáhara Occidental. Otro grito más en forma de canciones para la independencia de “la última colonia africana”.

EPs

Kandy Guira – Tek La Runda (5 abril, autoeditado)

La modelo, actriz, cómica y música Kandy Guira vuelve con un EP que significa su vuelta a la música tras su álbum dedicado a su madre en 2009, Mba. Hace una década que esta marfileña se asentó en Francia, donde ha colaborado con músicos como Cheick Tidiane Seck, Esperanza Spalding, Oumou Sangare o Amadou y Mariam, y tras explorar distintas facetas creativas y artísticas ha decidido tomar las riendas de su futuro con este “Tek La Runda”. Un disco compuesto por cuatro canciones en las que habla de la dificultad de ser mujer, del amor, la esperanza o la gratitud. Y lo hace con una mezcla de folk y afro-pop deliciosa. El álbum ha sido realizado en colaboración con el DJ y productor Clément Vicente.

Deena Abdelwahed – Khonnar Remixes (24 de mayo, inFinié)

La música urbana de Túnez tiene un nombre indiscutible: el de la DJ Deena Abdelwahed, una artista camaleónica que se ha hecho un lugar en la escena de club global. Tras el éxito rotundo de su álbum debut Khonnar con el que nos mostraba una puerta de entrada a los sonidos árabes del futuro; su techno futurista presenta una versión delirante y distópica del Túnez contemporáneo. Con este nuevo remix explora nuevos territorios en el espectro de la música electrónica a través de reinterpretaciones de sus propios temas. Una de esas mujeres que contribuyen a romper estereotipos sobre la mujer árabe en la era global.

Xenia Manasseh – Fallin’ Apart (3 octubre) 

Voz emergente de la efervescente escena pop de Nairobi, Xenia Manasseh transita entre su Kenia natal y su Estados Unidos de adopción para nutrir el neo-soul y R&B africanos y llevarlos un poco más allá de sus fronteras. Cantando en inglés y kiswahili, Manasseh —que pertenece a una joven generación de músicos formados en Berklee como la de nuestra admirada fabulosa Lisa Oduor-Noah — se ha rodeado de raperos y talentos de todas partes del mundo para destilar los seis temas que conforman este EP debut. ¡Seguro que su trabajo dará mucho que hablar!

Descoloniza tu iPod 2019 (XI)

LPs del mes

Michael Kiwanuka – Kiwanuka (1 noviembre, Interscope) 

El tercer álbum del cantante y compositor londinese de ascendencia ugandesa Michael Kiwanuka vuelve a revelar a uno de los artistas más potentes del momento. El disco, que aparece tres años después de Love & Hate, y después de que HBO propulsara su tema “Cold Little Heart” como banda sonora de la serie Big Little Lies, vuelve a poner la voz de Kiwanuka en el podio de los iconos de la música contemporánea. Este, como los anteriores, será un clásico para los y las amantes de los sonidos negros de aromas más retros. Como un compendio de oraciones rezadas a tempos pausados y con acordes llenos de luz, el cantante vuelve a abrazarnos con 14 temas que nos sumergen a un mundo al que sólo él puede llevarnos. “Groove” tremendo con letras llenas de poderosos mensajes emancipadores.

Kele Okereke – 2042 (8 noviembre, KOLA Records/!K7)

El 4º disco del británico-nigeriano Kele es una obra maestra de 16 temas empapados de ritmos infecciosos y universales. El que fuera líder de la banda de indie rock Bloc Party con tan solo 20 años, tiene una carrera musical más que consolidada que con este nuevo trabajo no hace más que asentarse. Con este 2042 —año en que se predice que las minorías étnicas se convertirán en mayoría en los Estados Unidos—, combina todas sus facetas artísticas, fusionando géneros y abarcando temas universales. 16 pistas donde lo político y lo personal flirtean con el neo-soul, el rock glam o la balada y hasta encuentra lugar para hacer un guiño a la obra de Chimamanda Ngozi Adichie.

Laliboi – Siyangaphi (8 noviembre, TEKA Records) 

La música de Laliboi es una muestra sonora de lo que emerge hoy de la región de eGcuwa, en el enclave sudafricano de Transkei. Lo original de esta propuesta es que Laliboi sintetiza los sonidos más tradicionales con rap de una forma que nos hace viajar a las praderas y el pastoreo tradicional a la vez que nos sumerge a un sonido urbano íntimamente conectado con la parte rural de la “nación del arcoiris”. Artista más que empapado en la escena Kwaito de Johannesburgo, fue uno de los artistas seleccionados por las sesiones que África Express grabaron en Jozi durante 2018 (escucha el álbum Egoli aquí), y que han visto la luz este 2019. Música electrónica cantada en isiXhosa y llena de influencias glocales.

Aziza Brahim – Sahari (15 novimebre, Glitterbeat Records)

Procedente de un campo de refugiados cerca de Tinduf, en Argelia, y residente en Barcelona, la cantante, compositora y activista Aziza Brahim vuelve a cantar las injusticias sociales que siguen padeciendo los saharauis en su tercer álbum con Glitterbeat, traducible como ‘Esta Generación’. Producido en Barcelona por Aziza junto a Amparo Sánchez (Amparanoia, Calexico), “Sahari” es su trabajo más atrevido. Su portada, es ya una declaración de intenciones: una niña exiliada posa con zapatos de ballet y un brillante tutú blanco en lo representa la resiliencia absoluta del Sáhara Occidental. Otro grito más en forma de canciones para la independencia de “la última colonia africana”.

Art Melody – Zoodo (15 noviembre, Miaou Records)

El sexto álbum del rapero más famoso de Burkina Faso, Mamadou Konkobo, más conocido como Art Melody, vuelve a poner al país africano en el mapa del rap internacional. Veterano del hip hop de África occidental, este disco es otra muestra con 12 cortes de rap obstinado repleto de arreglos afro-futuristas. En Zoodo (que significa amistad en mooré), Art Melody ruge verdades como puños, y con una carga vocal intransigente, se rodea de otras voces activistas como la de la guineana Anny Kassy. Oscuro, como el día a día al que se enfrentan muchos de los jóvenes compatriotas del artista, destilan funk y géneros algo más amables, entre los que llega la luz, la cotidianidad y los momentos de paz diarios que viven los activistas de la región. La música como bálsamo y arma.

Gyedu-Blay Ambolley – 11th Street, Sekondi (22 noviembre, Agogo Records)

Auténtica estrella del High-Life y reconocido saxofonista, cantante y guitarrista de Ghana, Gyedu-Blay Ambolley regresa con su álbum número 32 desde su debut, en 1973. Muestra fidedigna por el orgullo de la herencia sonora del estilo y su talento para mezclarlo con rap, afro-funk y disco, el trabajo es un compendio de los distintos géneros que forjaron el gusto musical del artista, uno de los más queridos por los amantes de los sonidos retro del África occidental. Funk africano liderado por un saxo tenor y un alma empapada de jazz y blues, este es el segundo álbum que el ghanés publica junto al sello alemán Agogo Records, muestra de que Europa sigue interesada, y mucho, en los sonidos del continente. Pero no se equivoquen: escuchen bien las letras, porque las reflexiones sobre la búsqueda equivocada de ideales europeos es una declaración de intenciones y una afirmación de que en Ghana no todo son afrobeats y sintetizadores con autotune en la voz.

Fireboy DML – Laughter, Tears & Goosebumps (28 noviembre, YBNL Nation)

El nigeriano Fireboy es una estrella ascendente en el panorama musical del Afropop más comercial. Sus canciones de pop lento son pegajosas e hipnotizan a jóvenes de todo el continente, gracias a una voz prodigiosa pero también de un buen tratamiento de las canciones que lo han sentado en la first class de la música comercial del continente. Con tan solo 23 años, su canción “Celoso” se ha convertido en una de las más escuchadas de 2019 y rápidamente, lo han postulado como uno de los más deseados entre la diáspora nigeriana. Con una imagen sexy y romántica, el nigeriano lanza al mercado su álbum debut demostrando, una vez más, cómo la juventud nigeriana está en la vanguardia de los sonidos mundiales.

 

Bab El West – Houdoud (29 noviembre, Big Banana Music)

Formado hace ocho años por músicos de Bretaña y Marruecos, el grupo Bab el West lanza su segundo álbum, Houdoud o “las fronteras” en árabe. Trabajo repleto de rock festivo en la encrucijada de las tradiciones celtas y magrebies, en él la banda muestra lo que su líder Habib Farroukh, guitarrista y cantante, junto a Clément Vallin en el banjo, Marc Dupont en la batería, Hamza Bencherif en la guitarra eléctrica y Nidhal Jaoua en el qanun —el ancestro árabe del arpa— son capaces de hacer de forma conjunta. “”Houdoud” es la frontera, la unión entre los mundos, pero también su límite: alegre y amenazante al mismo tiempo, complejo y dual”, dice la propia banda.

Recipilatorios del mes: 

Kinshasa 1978: Originals & Reconstructions (15 noviembre, Crammed Discs)

Esta joya de grabaciones inéditas que datan de 1978 de cuatro grupos de Kinshasa es una auténtica delicia. En el 78, Bernard Treton grabó cuatro grupos tradi-modernos de Kinshasa (Konono N° 1, Sankayi, las Orquestas Bana Luya y Bambala) para el álbum Zaïre: Urban Music in Kinshasa (publicado en 1986 por Ocora). Veinte años después, los descartes de ese primer disco son publicados para deleite de oyentes que, como nosotros, “mataríamos” por rarezas así. Producidos por Martin Meissonnier, el legendario productor que trabajó con Fela Kuti o Khaled, este álbum en forma de vinilo y CD rinde auténtico tributo a los sonidos de una de las capitales más potentes culturalmente del continente africano. ¡Delicatessen!

EPs destacados

Seun Kuti & Egypt 80 – Night Dreamer Sessions (8 noviembre, Night Dreamer)

El nuevo sello discográfico con sede en Londres Night Dreamer recupera la esencia orgánica del directo de Seun Kuti en este EP grabado en Haarlem, Países Bajos. La discográfica, que se estrenó con el lanzamiento oficial el pasado 4 de noviembre con este EP de cuatro pistas de una de las leyendas contemporáneas del Afrobeat, el pequeño de los Kuti, presenta cuatro interpretaciones improvisadas de pistas tomadas del álbum Black Times que Seun presentó el pasado 2018. Un trabajo que brilla por la energía de los directos, tremendamente difícil de recoger en álbumes de estudio donde, a menudo, los miembros graban por separado, haciendo que el sonido sea menos real que lo que se vive en las salas de conciertos. ¡Bueno!

 

TOP Singles 

Les Amazones d’Afrique – Smile (8 noviembre)

El colectivo panafricano Les Amazones d ‘Afrique regresa con nuevo tema.
El supergrupo, compuesto originalmente por Angélique Kidjo, Kandia Kouyaté, Mamani Keita o Mariam Doumbia, trae ahora nuevas voces como la de la vocalista guineana Niariu o la rapera DJ Moesha13. Invocando los derechos de las mujeres y las niñas de todo el mundo, este único combo femenino, panafricano y transgeneracional fusiona el rico patrimonio sonoro de África con este single tan afrofuturista como histriónico.

Crystal Axis – Nyayo House (25 noviembre) 

¡Sin duda, uno de nuestros mayores “descubrimientos” del año! La escena punk de Nairobi, avivada por el malestar juvenil ante la represión o la corrupción endémica en el gobierno keniano, da sus frutos de una forma magistral. Crystal Axis, una banda cuyo himno anticolonial “Leopold” (dedicado a los estragos causados por el Rey Leopoldo en RDC) fue uno de los mejores singles de 2017. Ahora, presentan “Nyayo House”, un tema que denuncia lo que ocurre en la parte menos visible de un edificio gubernamental que es un icono de la corrupción y la brutalidad policial. Centro de detención (no-oficial) conocido popularmente como las “cámaras de tortura de la Casa Nyayo”, es sabido que los sótanos de este edificio se utilizan de forma encubierta contra los disidentes y la oposición. Con la voz del líder y vocalista Ahmed Bulhan cantando en inglés, y la pulsión del batería (y amigo de Wiriko) Francis Ronjay, la banda pretende aportar su propia narrativa a una historia africana a menudo silenciada: la de la gente que lucha para cambiar las cosas a pesar del peligro que ello conlleva. ¡Activismo sonoro en toda regla!

 

Fotografía de portada de la banda keniana Crystal Axis (imagen original de Afropunk)

Descoloniza tu iPod 2019 (III)

LPs

Ahmed Ag Kaedy –  Akaline Kidal (1 de marzo, Sahel Sounds)

La tradición folk tuareg se destila en las 12 pistas a voz y guitarra acústica el nuevo álbum de Ahmed Ag Kaedy, ex-líder de la banda Amanar. Procedente de la convulsa ciudad de Kidal, su exilio en el norte de Mali y la guerra civil que lo expulsó de su hogar ante la amenaza de que si volvía se le cortarían los dedos, es el hilo con el que teje un álbum sombrío y lleno de nostalgia cantada en tamashek, que ha sido grabado por el mítico sello Sahel Sounds en un sótano de Portland y con un 8 pistas en tomas individuales. Después de que en los 90, Ahmed se mudara a Libia —tal como habían hecho otros tuareg como los Tinariwen—, su vuelta a Kidal vino marcada por abrir las puertas de su casa a todos los que querían aprender música. En 2012, los extremistas pondrían fin a su iniciativa, quemando su hogar. Pero la esperanza de que un día sus sueños vuelvan a hacerse realidad son el impulso del disco Akaline Kidal.

Laurent Assoulen – Black Blank (7 de marzo, iM Laurent Assoulen)

El tercer álbum del pianista Laurent Assoulen, quién antes de dedicarse plenamente a la música lo hacía en el mundo de los perfumes, nos lleva a varios viajes olfativos inesperados e introspectivos que se inspiran de sus viajes por Ruanda, Angola y Uganda. Incorporando sonidos como el Erhu, el violín chino, y la Kora, el arpa de 21 cuerdas del África Occidental —interpretada por Baba Sacko— en diferentes piezas, casa a la perfección África con el jazz, creando nuevos universos de contrastes muy interesantes que causan una experiencia sensorial que nos obliga a agudizar los sentidos. En la portada de Black Blank: el lago Kivu de Ruanda ya es una declaración de intenciones.

Blick Bassy – 1958 (8 de marzo, No Format)

Uno de los lanzamientos más esperados de Wiriko para este 2019 es el del nuevo disco del camerunés afincado en la Francia rural: Blick Bassy. Un auténtico himno a Ruben Um Nyobé, el líder de la independencia de Camerún —una de las más sangrientas de África— que fue asesinado por las tropas francesas en 1958. Después de que su Akö fuera banda sonora de anuncios de Apple, el álbum repasa en lengua bassa la historia de Nyobé, en paralelo a la de sus propios padres, que se tuvieron que esconder de las fuerzas francesas en la selva tropical. Bassy cuestiona, en este álbum,  a la juventud camerunesa y cómo se han olvidado de la historia y dejado seducir por las falsas promesas de Occidente; y advierte de problemas como el alcoholismo, bien arraigado en el continente, acusando a los cameruneses modernos de sabotear a su propia patria. Con su voz aterciopelada y su banjo, Blick Bassy destella luz sobre mensajes enojados en un álbum que pretende sacudir a la juventud africana en un anhelo de retomar los temas pendientes y hacer justicia a los abuelos que llevaron África a las emancipaciones nacionales. ¡Bravo Blick!

Trans Kabar – Maligasé (15 de marzo, Discobole records)

La música maloya y el rock se electrifican en el álbum debut de Trans Kabar, una banda parisina liderada por Jean-Didier Horeau, sobrino del gran músico Danyèl Waro. Cantado en criollo, malgache y comorano, el disco innova desde Francia manteniendo intacto el espíritu de la tradición que celebra la diversidad cultural de la isla de Reunión. Junto a su amigo y guitarrista Stéphane Hoareau, de Reunión, Jean-Didier halla la pareja perfecta para retornar a sus orígenes, que nutren con el bajista de jazz Théo Girard y el baterista Ianik Tallet, para enderezar el caldero de ritmos Maloya con poesía criolla cantada por Jidé con suavidad y respeto a la espiritualidad inmanente del estilo.

Ibibio Sound Machine – Doko mien (22 de marzo, Merge Records)

Su canción The Chant invadió las pantallas de nuestros hogares gracias a un anuncio de coche, el del SEAT Arona. Radicados en Londres pero imponiendo los sonidos pop más frescos y urbanos de Ghana y Nigeria, Eno Williams y su banda Ibibio Sound Machine vuelven a mostrar la fuerza de su funk, post y electro-punk y R&B contemporáneo con su tercer álbum Doko Mien. Con los sintetizadores ochenteros como columna vertebral e influencias de Talking Heads, Prince y Tony Allen, Doko mien es un álbum sólido y consagrado a la pista de baile, que bien se puede concebir como un trabajo de “electropop retro”. 11 pistas que trazan un puente musical entre dos megaciudades contemporáneas —Lagos y Londres— a las que las unen más cosas de las que las separan.

Conti Bilong – It’s Time! (22 de marzo, Quart de Lune)

El baterista camerunés Conti Bilong, también vocalista, arreglista y compositor, había trabajado hasta ahora con Manu Dibango defendiendo su Soul Makossa Gang en sus giras mundiales. Establecido en París desde principios de la década del 2000, ha actuado junto a grandes como el desaparecido Papa Wemba, Mory Kante, Cheick Tidiane, Oumou Sangaré o Ray Lema. Ahora, diez años después de su último trabajo, nos deleita con su tercer álbum, cantado en douala, inglés y francés. Tras su debut Africa World (2005), donde la makossa coquetea con el jazz y el funk, y Bana (2009), que contó con la colaboración de Manu Dibango, este 2019 es hora de dar a luz Ya es Hora (para traducirlo de alguna manera), junto a su esposa, la violonchelista Juliette Maeder, un álbum sencillo y fresco que pretende sintetizar todas las aventuras musicales vividas durante los últimos años alrededor del mundo y que se presenta como un trabajo optimista y con vocación de universalidad. 

Malik Djoudi – Tempéraments (22 de marzo, Cinq 7 Music / Wagram Music)

El segundo disco del francés de ascendencia argelino-vietnamita Malik Djoudi, evoca una atmósfera de electro-pop minimalista y rica en un conjunto de 12 piezas que lo sitúan entre los preferidos de los amantes de la electrónica europea. Incluyendo un dueto con la heroína de la música francesa Etienne Daho, su voz suave y etérea impulsa melodías y armonías coloridas, revelando una búsqueda de perfeccionismo en los atrevidos arreglos electrónicos que nos regala Djoudi. Sus letras poéticas y autobiográficas mezclan hábilmente tonos y atmósferas diversas con estados de ánimo y colores que nutren una paleta cálida que tiende a ser fría y relajada, lejos de los sonidos urbanos que resuenan en la Argel de hoy…

Maya Kamaty – Pandiyé (28 de marzo)

Después de Santié Papang (2014), la cantante reunionesa regresa abriendo nuevos senderos a la música maloya. Hija de Gilbert Pounia, cantante y músico, fundador de la banda Ziskakan, y Any Grondin, narradora de renombre, la joven recoge sus experiencias en Montpellier o París, y sus giras por Estados Unidos, para retornarlas a la isla. Con influencias de Ibeyi, Portishead, Massive Attack, funden el kayamb y la tradición maloya a los sonidos globales. Con mensajes explícitos sobre los “viejos monstruos” de la Reunión, o el daño causado por las malas lenguas en las redes sociales, ataca a los prejuicios y la xenofobia que parece calar en el mundo.

Mdou Moctar – Ilana: The Creator (29 de marzo, Sahel Sounds)

El guitarrista tuareg nigerino Mdou Moctar fabricó su primera guitarra con un trozo de madera con cables de freno de una bicicleta vieja. Pero la escasez nunca fue un problema cuando el talento y la creatividad inundan el ser humano. Y eso queda patenten en su primer álbum internacional. Tras su primer disco (Anar, de 2008), grabado gracias al teléfono móvil, Sahel Sounds lo incluyó en su álbum Music From Saharan Cellphones. Ahora, con Ilana (The Creator) el blues y el rock del siglo XXI ponen el foco en el estilo assouf, sin olvidar la crítica y la responsabilidad del peso colonial en Níger: “Somos esclavos modernos”. “Nuestra herencia es tomada por los franceses / Ocupando el valle de nuestro antepasado”, decían a Pitchfork. Además, Moctar no olvida en este álbum la difícil situación de las mujeres en su país: “Quiero que el mundo entienda que las mujeres del desierto necesitan ayuda. No tienen agua para beber, no hay medicina en los hospitales”. Música con conciencia social.

Pulo NDJ – Desert to Douala (29 de marzo, Wonderwheel Recordings)

Del encuentro entre HAPE Collective, establecidos en La Habana, y un grupo de talentosos artistas de Camerún, Chad, Congo y Togo, nace el interesantísimo álbum debut de Pulo NDJ. Surgido de las polvorientas calles de N’Djamena, este trabajo rompe fronteras y muestra la sed de experimentación de un colectivo de músicos africanos marcados por el mestizaje de culturas y la utilización de instrumentos artesanales —como el garaya, un laúd de nylon de dos cuerdas hecho con una calabaza, piel de cabra y el mango de una escoba— con loops electrónicos que tejen la modernidad de los sonidos del continente. Coproducidos por el trotamundos estadounidense Nickodemus con su sello Wonderwheel Recordings, es un álbum fresco, original e innovador que nos ha encantado!

Kanazoé Orkestra – Tolonso (29 de marzo, Buda Musique)

Tolonso es el nombre del pueblo nativo del balafonista Seydou Diabaté, líder de Kanazoé Orkestra, que significa ‘Casa de la alegría’. Y es que la alegría es la principal de la música de la Orquesta de Kanazoé, una banda formada por siete músicos de origen africano y europeo, cuya música está impregnada por distintos sonidos y ritmos de Burkina Faso, aderezados y pensados desde el jazz, estilo en el que algunos de los miembros están formados. Mamadou Dembélé en el n’goni, Stéphane Perruchet en la percusión, Martin Etienne, Laurent Planells y Elvin Bironien y el griot Zacky Diarra construyen el frenesí ‘balafónico’ que lleva desde 2010 irradiando en escenarios de Francia. Tras el lanzamiento de su primer álbum Miriya en 2016, Tolonso los postula como una de las bandas más pegajosas de la diáspora.

YoungstaCPT – 3T (29 de marzo)

El debut discográfico del rapero sudafricano YoungstaCPT, pone de manifiesto cómo Ciudad del Cabo es hoy una escala ineludible para la gran escena del hip hop mundial. Con el álbum 3T, el joven capetoniano toma la misma receta de singles que ya había presentado anteriormente, pero con un aire de reivindicación social más fuerte, centrándose en su experiencia como negro en la era post-Apartheid. Las drogas, el gangsterismo o la corrupción son algunos de sus temas preferidos, con una preocupación especial por la marginación e invisibilización de los negros en el llamado país del arcoiris. Con 3T, Youngsta rinde homenaje a sus antepasados ​​y las generaciones que lucharon para que la juventud sudafricana pueda disfrutar de la libertad que tiene hoy.

EPs

Maajo – Sèmbè (1 de marzo)

Después de un primer EP aclamado, Tropic of Tulli, remezclado por grandes nombres como Luke Vibert y Dengue Dengue, Maajo está de regreso con una colaboración con Ismaila Sané. Nacido en Coubalan, al sur de Senegal, Ismaila comenzó su carrera como bailarín y percusionista en los años 70. Desde entonces, ha seguido una extensa carrera internacional y ha trabajado con músicos como Jimi Tenor y Piirpauke. Ahora, con base en Finlandia, presenta junto a Maajo dos canciones cantadas en diola, una de las lenguas de la región senegalesa de la Casamance. La canción “Sèmbè” es una mezcla de reggae, disco y ritmos dancehall, mientras que “Anaata” es un disco dub oscuro y suave.

Kokoroko – Kokoroko (8 de marzo, Brownswood)

La escena jazzística de Londres tiene en esta banda de 8 miembros liderada por mujeres jóvenes y con Sheila Maurice-Gray al frente, una de sus puntas de lanza en cuanto a innovación y originalidad. Tras aparecer en la compilación de jazz londinense We Out Here, que documenta la vibrante nueva escena de jazz underground de Londres y hace justicia a las aportaciones musicales de la diáspora africana de Reino Unido, hace un año, el EP debut de KOKOROKO —que significa “ser fuerte” en Orobo, idioma y etnia de Nigeria—, se presenta como un tributo a los grandes de África Occidental a través de una reinterpretación de los ritmos popularizados por Fela Kuti, Tony Allen, Pat Thomas o Ebo Taylor.

Descoloniza tu iPod 2019 (II)

Yugen Blakrok – Anima Mysterium (1 de febrero, IOT Records)

El misticismo, lo cósmico y el afrofuturismo están de moda, y algunos lo utilizan como una forma de contestación post-colonial. Es el caso de la MC sudafricana Yugen Blakrok, que tras su debut en 2013 con Return of the Astro-Goth, presenta su segundo álbum, titulado Anima Mysterium. Tras haber sido invitada a grabar un tema con Kendrick Lamar y Vince Staples en 2018 que fue incluido en la mediática película Black Panther, su nuevo disco ya ha causado impacto en Sudáfrica con dos videoclips: Carbon Form y Picture Box. En apenas cuatro  semanas, este álbum de trip-hop ha sido destacado en la playlist oficial de Spotify de hip-hop africano, sonando en BBC 6 (sobre todo con Mary Ann Hobbs) o en la playlist de viernes en el New York Times. Además, en breve, ofrecerá un concierto en directo en RFI…

Mayra Andrade – Manga (8 de febrero, Sony)

Cinco años después de su último álbum, Lovely Difficult, Mayra Andrade ha dejado que emergiera de forma natural y a fuego lento una nueva maravilla. Tras mudarse a Lisboa, su nueva base de operaciones, después de haber vivido en su Cuba natal, su Cabo Verde de raíz, Senegal, Angola, Alemania o París, Manga refleja una síntesis de influencias que lleva impresas en la voz y en el alma. Su 5º álbum de estudio, que incluye afrobeat, músicas urbanas y ritmos tradicionales cabo-verdianos cantados en portugués y crioulo caboverdiano, ha sido grabado entre París y Abidjan, y es una muestra de la paleta de colores rica y variada que emerge de una generación de caboverdianos esparcidos por el mundo, pero que llevan la estela de la tradición de sus orígenes. Andrade vuelve a demostrar una elegancia innata en su forma de componer e interpretar, dejando al aire que no precisa de grandes atributos para brillar.

Angel Bat – The Oracle (8 febrero)

La clarinetista, compositora y vocalista Angel Bat, debuta con un álbum único y espiritual. Grabado usando solo su teléfono celular desde Londres, Reino Unido hasta RSA en Ciudad del Cabo, el álbum debut de Angel Bat Dawis The Oracle ha sido realizado de forma integral por ella misma, doblando y mezclando todos los instrumentos y voces. Un álbum vibrante de jazz libre que explora las experiencias negras en nuestra sociedad.

Kel Assouf – Black Tenere (15 febrero, Glitterbeat Records)

El trío Kel Assouf, cuyas raíces se fusionan desde el Sahara de África Occidental hasta la Bélgica europea, toman la música Tuareg y rompen barreras musicales, rugiendo tanto rock and roll, funk como pistas más melodiosas y meditativas. Producido por su propio teclista Sofyann Ben Youssef (de Ammar 808), el tercer álbum del trío, Black Tenere, desprende un mensaje de tragedia y desafío que describe la lucha de los tuaregs, o Kel Tamasheq, su nombre preferido en el África post-colonial. Un álbum multicultural, reflejo de la diáspora tuareg, que es de lo más interesante que hemos escuchado últimamente.

Nubiyan TwistJungle Run (15 febrero, Strut Records)

Nacidos en Leeds, Nubiyan Twist, la macro-banda de neo-soul formada en 2015 por 12 músicos de diferentes procedencias, lanza un disco impecable que cuenta con colaboraciones de lujo del arquitecto del Afrobeat, Tony Allen y el pionero del Ethiojazz, Mulatu Astatke. El jazz, el soul, el hip-hop, la bossa nova, el dance-pop de África Occidental o la electrónica, son las principales fuentes de alimentación del álbum Jungle Run, un disco que muestra el carácter camaleónico de una formación liderada por la inimitable y atemporal voz de Nubiya Brandon. La participación de estrellas como el ghanés K.O.G. en temas como ‘Basa Basa’ o ‘They Talk’ muestran cómo la música es el lienzo ideal donde los artistas, tanto los de la diáspora como los propios africanos, pueden construir discursos interculturales vibrantes y seductores.

Fokn Bois – Afrobeats LOL (22 de febrero, FOKN Inc.)

Fokn Bois, que en criollo significa “putos muchachos”, es un apelativo a los chicos malotes de Ghana que, en la jerga urbana de Accra, también tiene un significado laudatorio, incluso respetuoso. Bajo este nombre, el dúo ghanés de moda —formado por M3nsa y Wanlov The Kubolor— propone un estilo de música urbana provocativa e híbrida que lleva 12 años dando guerra alterando hip hop norteamericano con Afrobeats e influencias afrocaribeñas. Su nuevo EP, que han querido titular Afrobeats LOL, es un trabajo desafiante e irónico que se sale del pop africano y que contiene una gran carga política.

África Negra — Alia Cu Omalí (27 de febrero, Mar e Sol Records)

Grabado entre Santo Tomé y Lisboa, el nuevo álbum de la mítica banda fundada en 1974 presenta nuevas canciones y algunos clásicos populares. Leyenda viva en los países africanos de habla portuguesa, su música representa la cultura de la ex-colonia portuguesa en el meridiano ecuatorial: rumba y música soukous fusionadas con puíta, un estilo de música local. La banda se hizo famosa antes de que el país lograra la independencia por haber modernizado y mostrado al mundo su capacidad de hacer música amplificada. Los santotomenses llegan ahora con Alia Cu Omalí, que significa “arena con el mar”.

Singles Destacados:

Isaac Birituro & The Abandon Rail – Yesu Yan Yan (22 de febrero, Wah Wah 45)

El productor de Leeds, Sonny Johns, también conocido como The Abandon Rail y por haber trabajado con artistas como Ali Farka Toure, Oumou Sangare, Tony Allen, Cheihk Lo o Fatoumata Diawara, presenta ahora una colaboración imprescindible con Isaac Birituro, músico ghanés provienente del renombrado linaje del virtuoso xilófono ghanés (o gyil) Kakraba Lobi. Realizado en un estudio de grabación móvil en Kalba, el single “Yesu Yan Yan” —o “bienvenido”— es la primera de las canciones que nos desvelan de este encuentro que pronto verá la luz en forma de álbum. Instrumentos de metal, caña y viento, respaldados por una abundante percusión, una línea de bajo resonante y el coro Kalba Birifore. Parte de las ganancias de este álbum se utilizarán para ayudar a la Asociación Rüt’n’Rock, que construirá una escuela en Kalba, en el norte de Ghana, y para continuar financiando proyectos musicales.

Gili Yalo – Sew Lesew (22 de febrero, Dead Sea Recordings)

El cantante y compositor israelí- etíope Gili Yalo —la voz de las raíces etíopes de Tel Aviv— está de vuelta con un nuevo single y video musical titulado “Sew Lesew” —que significa “de ser humano a ser humano” en amhárico—. Una canción sobre los refugiados, la migración y las fronteras, que llega dos años después de su debut discográfico y que ha sido grabado en Forth Worth, Texas. La canción trata sobre la crisis en las relaciones humanas y sociales que Gili percibe en Israel y en todo el mundo.

 

 

Imagen de Portada:

Mayra Andrade, por Rita Carmo (Blitz).

Descoloniza tu iPod 2019 (I)

Inauguramos la segunda tanda de la serie Descoloniza tu iPod, esta vez para 2019, con una selección de los discos africanos más destacados del mes. Guinea, Mali, Marruecos, Camerún, Cabo Verde, Congo o Ghana, de la mano de sus músicos, cantantes y compositores más internacionales. 

Soul Bang’s – Yelenna (4 enero, Sony Music)

El nuevo álbum del cantante guineano Soul Bang’s —ganador del Prix Découvertes RFI 2016— rompe con el apodo de Jefe del r’n’b que se había labrado con sus anteriores trabajos para presentar una nueva faceta del artista que nos sumerge en la tradición Mandinga. Gestado en Costa de Marfil, las 13 pistas dan un peso muy fuerte a instrumentos tan emblemáticos como el djembe o el balafón. Engendrado como homenaje a las mujeres, a las madres, a las esposas o al amor, Soul Bang’s muestra una intención de dirigirse a un público más ámplio con guiños al Congo cantando en lingala, pero manteniendo su Soussou natal como central.

Hama – Houmeissa (18 enero)

Después del lanzamiento de su primer EP en 2015, con Houmeissa, su primer álbum, el nigerino Hama, conocido como “Hama Techno”, presenta un álbum innovador de canciones tradicionales de música electrónica emergida del desierto, con mucho techno de los 90 y synthwave. Conductor privado de un rico expatriado por las calles de Niamey, este multi-instrumentista autodidacta comienza bebe de la tradición de los pastores nómadas y, casi sin quererlo, realiza una banda sonora de ciencia ficción. ¡Puro techno de Niamey!

Bassekou Kouyate & Ngoni Ba – Miri (25 enero, Out Here Records)

El artista maliense Bassekou Kouyaté, líder de la banda Ngoni Ba, presenta un nuevo y esperado álbum que vuelve a revolucionar a los amantes del rock mezclado con sonidos populares del África Occidental. Si Ba Power (2015) situó a la banda como una de las mejores y más innovadoras propuestas sónicas de África, la electrización del ngoni en este quinto lanzamiento vuelve a sumergirnos a un sonido folk más acústico que desnuda los matices más bellos de la banda. Con colaboraciones de Habib Koité, Afel Bocoum, el Griot Abdoulaye Diabaté o del marroquí Majid Bekkas, la potente voz de su esposa, Amy Sacko, sigue siendo el rescoldo que mantiene la llama de la banda, así como de la tradición, chispeando.

Aziz Sahmaoui – Poetic Trance (25 enero, Blue Line)

El Magreb es ya hogar para algunas de las bandas de rock panafricanas más potentes del continente africano, y el marroquí Aziz Sahmaoui es una buena muestra de ello. Con voz luminosa y pluma poética, llega acompañado por su grupo de la Universidad Gnawa para presentar su tercer álbum capturando los matices, estados de ánimo y actualidad del África contemporánea. Homenaje a la literatura oral africana, “Poetic Trance” es un viaje melódico a África con piezas tan necesarias como “Nouria”, un himno a la feminidad y la libertad.

Franck Biyong – The Lamp, Light and Eye of God (28 enero, Akhetaton Records)

La música afro-latina-rock de Santana ha arraigado en Kenia, y este EP que el propio iyong concibe como “Afroecléctico”, es una bella muestra de que los prestamos culturales se pueden adaptar de forma brillante. Con instrumentistas kenianos como Asaph Uzele en el bajo, Moses Njoroge en teclados, Emma en la batería y el conjunto de percusión Debe debe, el camerunés invita al oyente a concebir su música como un estilo panafricano tras haber trabajado a medio camino entre Afrobeat con ‘Afro Bikutsi Live!’ y Jazz espiritual de los 70 con ‘Evening Prayer’.

Sauti Sol – Afrikan Sauce (31 Enero, Sauti Sol Entertainment)

Aunque parece que los de Nairobi están de capa caída, tras tocar una especie de “techo de cristal” que los mantiene en la zona de comfort de su propio estilo, vuelven a golpear con un nuevo trabajo. El nuevo larga duración —Salsa Africana— de la banda de pop keniana Sauti Sol es un conjunto de “pistas producidas de forma exuberante que fusionan la tendencia de la música africana hacia la música electrónica con la acústica”. Considerada la banda de moda en el país del África del Este, este grupo de cuatro chicos —Chimano, Bien, Polycarp (considerados la “santísima trinidad” vocal) y Mudigi en las guitarras— formado en 2005, es la banda más comercial de la ciudad de Nairobi. Bebiendo de la música coral que aprendieron en la Iglesia, su fórmula es la típica de cualquier grupo de góspel, con letras en kisuajili, inglés o lúo que chiflan a las adolescentes… pero que ya han empezado a desinflar a muchos de sus seguidores.  

Singles destacados por Wiriko

Mayra Andrade – Segredu (25 enero)

Una de las mayores voces que han salido de Cabo Verde regresa con su quinto disco “Manga” —del que ya nos avanzó este videoclip en diciembre— el título de su próximo álbum, que saldrá el 8 de febrero. Y para abrir boca, nos deleita con esta nueva joyita, que junto a Vapor Di Imigrason o Tan Kalakatan, asoma lo que tiene toda la pinta de hacerse con el podio de los mejores álbumes africanos de 2019 para las listas de éxitos más exquisitas.

Blick Bassy – Ngwa (30 enero, No Format) 

El poder visual del videoclip es indiscutible. Si a eso le unimos buena música, el vigor de su potencia será imparable. Esto es lo que ocurre con el nuevo single de uno de nuestros músicos, compositores y creadores preferidos: el camerunés Blick Bassy. “Ngwa” anticipa el cuarto álbum del músico, que se presentará el próximo 8 de marzo, y rinde tributo a Reuben Um Nyobe, líder anti-colonial de Camerún asesinado en 1958 (de ahí el título del disco) por parte del ejército francés. Una maravilla visual dirigida por Tebogo Malope aka Tebza.

Rocky Dawuni – Beats of Zion (25 enero, Six Degrees Records)

El activista y cantante ghanés Rocky Dawuni está de anticipación de nuevo álbum. Tras haber sido nominado a “mejor álbum de reggae” en los Grammy de 2016, se sumerge al pop latino y el highlife de Ghana, que refuerza con la participación de Stonebwoy, Wiyaala o Sarkodie, así como de la estrella argentina del dancehall Alika. Tras visitar Lalibela, en Etiopía y conocer las tradiciones y ritos ortodoxos, y de viajar a la India, donde conoció una cultura espiritual diferente, evoca la unión de la espiritualidad en la humanidad en su “Beats of Zion”.

Descoloniza tu iPod 2018 (X, XI & XII)

Última parada de la serie Descoloniza tu iPod que, durante todo 2018, os ha traído una selección de álbumes y novedades discográficas venidas desde África y/o sus diásporas. A continuación, la traca final del último trimestre del año con lo último de la música africana de octubre, noviembre y diciembre.

Dhafer Youssef – Sounds of Mirror (5 octubre, Universal Music)

El tunecino Dhafer Youssef  ha sido el músico que más ha hecho para introducir el oud al rico universo del jazz. Junto al percusionista Zakir Hussain, al clarinete turco de Hüsnü Şenlendirici y la guitarra jazzística del noruego Eivind Aarset, los músicos respirar con el mismo aliento en temas como “Humanidad”, donde atmósferas de ensueño nos evocan a un estar meditativo y espiritual.

Lemma – Femmes Artistes de la Saoura (12 de octubre, Buda Musique)

La banda femenina Lemma, proveniente de Saoura, al sur del Sahara argelino, son un exponente de la música del Saoura. A veces lenta y lánguida, a veces animada y ondulante, su estilo es reconocible por el despojo de sus instrumentos y el lugar ocupado por el cuerpo. La voz y las manos siguen siendo los principales instrumentos de su receta, a los que se unen las percusiones. Serio o trivial, el texto canta a amores decepcionantes, a relojes y tormentos insomnes, reservando espacio para elegías al Profeta o a invocaciones familiares. Las artistas indiscutibles de la banda Lemma, prometen volver a llenar escenarios de grandes festivales de Francia y del resto de Europa, como vienen haciendo desde hace algunos años.

Damily – Valimbilo (12 de octubre, Les Disques Bongo Joe)

La escena musical malgache se ha lucido este año con buenas dosis de punk y de rock, con bandas como Krisel (de la que ya os hemos hablado). Sin embargo, trabajos como el del guitarrista Damily, cuya labor musical es bien conocida en la isla desde la década de los 80, suavizan la reacción dura de otras bandas al complicado momento político, social y económico que viven los malgaches. Bebiendo del estilo tsapiky, el álbum Valimbilo, que es el duodécimo del músico, nos regala música ritual que se presenta como terapéutica. Ante la dureza del momento, bálsamo para hallar la paz en este trabajo de ocho pistas necesarias.

 

Amira Kheir – Mystic Dance (12 octubre, Sterns Music)

La sudanesa Amira Kheir, actualmente residente en Londres, presenta su tercer lanzamiento LP para Sterns Music después de View From Somewhere (2011) y Alsahraa (2014). Bebiendo de la fuente directa de las tradiciones musicales nubias del norte de Sudán y Egipto meridional, la joven nos evoca al sonido clásico del tanbur (también conocido como kissar, una antigua lira de África del Norte y del Este), que mezcla con guitarras eléctricas o inglés nunca reñidos con los patrones de llamada y respuesta. Un ejercicio de calidez musical y belleza melodica que muestra la nostalgia que impregna la fusión de su música.

Ray Lema – Transcendance (19 de octubre, One Drop)

De Kinshasa a Nueva York vía Bruselas y París, de la rumba pasando por la ópera y terminado en el océano del jazz… el septuagenario pianista congoleño lanza nuevo disco como una afirmación rotunda de su voluntad de librarse de las ataduras de la dictadura comercial y “trascender”. El que fuera director del Ballet Nacional de Zaire, lanza un nuevo disco en formato de sexteto de jazz siguiendo las premisas de Miles Davis cuando decía que el jazz es más una actitud que un estilo. Con el aura de la música de los Pigmeos como fuerza motriz y desde su Francia adoptiva, Ray Lema vuelve a mostrarse como uno de los pianistas más prolíficos de toda una generación de músicos congoleños y africanos que se han postulado como creadores imprescindibles para la música mundial.

Blinky Bill – “Everyone’s Just Winging It And Other Fly Tales” (19 de octubre, Lusafrica)

El álbum debut del músico y productor keniano Blinky Bill como solista —antes, cabeza pensante de los míticos Just A Band— consiste en 12 pistas de música electrónica, hip-hop y funk, que marcan el nuevo sonido de Kenia. Los sintetizadores y las melodías agitadas abren con un tributo al histórico Lwanda Magere, un poderoso guerrero de la tribu Luo, que es una declaración de intenciones para situar en Kenia el orgullo del savoir faire del que parece que ha sido despojado el país a nivel cultural y, en concreto, musical. Libre de influencias trilladas de Tanzania, Nigeria o Sudáfrica, Blinky Bill hace una propuesta fresca y cuenta con colaboraciones tan punteras como las de Nneka (Nigeria) o Sampa The Great (Ghana/Australia). Destaca “Oh Wah”, una canción que refleja, con la ayuda de Petite Noir y Nneka, una imagen real de la escena sociopolítica de África, y deja al oyente con un mensaje revolucionario para mira hacia el futuro.

Mariama – Love, Sweat and Tears (19 octubre, Universal Music)

Exuberantes sintetizadores sombrean las líneas dibujadas por la voz evocadora de Mariama, una parisina proveniente de Burkina Faso que se bate entre la música más jazzy y la experimentación. “Amor, sudor y lágrimas” es un álbum muy folk, muy pop y que describe un estado de confusión, soledad y tristeza con mucha luz. Un álbum decididamente moderno, alimentado por las influencias y los viajes de la cantante. Su voz esbelta, emparentada con las de Ayo o Imany, está llena sentimiento. Una oda a la delicadeza, fruto de la colaboración con Manuel Schlindwein (Selah Sue, Cody Chesnutt …) que no regala un epopeya discográfica que es un tesoro, a veces para bailar, a veces para relajarnos…

Salif Keita – Un Autre Blanc (26 de octubre, Naïve Records)

Bajo el nombre de “otro blanco”, el prodigio de la música mandinga, Salif Keita, firma lo que, ahora sí, postula como su último trabajo de estudio. A pesar de haber prometido dejar las producciones discográficas, el albino malí —que se autodefine como “un africano despigmentado”— vuelve a golpear este 2018 con un exitoso álbum de diez pistas donde encontramos a grandes voces africanas como las de Angélique Kidjo, Alpha Blondy o la estrella del afro trap MHD. El trabajo es un auténtico festival de Afro-pop repleto de mensajes de esperanza y paz, donde el profeta de Mali, considerado un auténtico militante en toda África Occidental, quiere poner punto y final a una discografía que comenzó en los años 70 con el grupo Les Ambassadeurs.

Vaudou Game – Otodi (26 de octubre, Hot Casa Record/Big Wax)

¡Una dosis contemporánea de Afro-Funk retro! La mezcla de escalas tradicionales togolesas con una sección rítmica al estilo de James Brown destinada al baile origina esta banda imprescindible para los ritmos funk de los sesenta y setenta. El compositor principal, Peter Solo, intenta conjurar los espíritus del vudú en la mayor bandera de la cultura de Togo, consigue una receta adictiva y optimista destinada al baile. Afrobeat donde el inglés o el francés flirtean continuamente con lenguas locales, tal como hicieron los ritmos afroamericanos con las cadencias africanas al llegar al continente a mediados del siglo XX. Una fiesta!

Fofoulah – Daega Rek (9 de noviembre, Glitterbeat Records)

La banda de Afro-dub basada en Londres lanza uno de los discos más progresivos e innovadores de este año. Las fallas electrónicas que abren el álbum a través de temibles y bellas canciones chamánicas, entronizan el sabar senegalés a golpe de puñetazos y melodías futuristas contadas con cuentos Wolof. La crudeza de tambores dinámicos y hábiles tejen hip-hop con trance salvaje del oeste de África, picoteos en el jazz y abrazos sinceros a diferentes culturas. Con Daega Rek, el colectivo dado al Afro-Dub se postulan como una de las bandas más innovadoras de la diáspora.

Dawda Jobarteh – I met Her Down The River (9 de noviembre, Sterns Music)

‘La conocí junto al río’. Así se titula el tercer álbum del maestro de la kora, el gambiano Dawda Jobarteh. Sus canciones contienen bellos momentos de contemplación tanto como de complejidad ejecutiva. Afincado en Dinamarca, el nieto del renombrado korista Alhaji Bai Konté; el hijo menor de Amadou Bansang Jobarteh, el músico favorito del primer presidente de Gambia; y el sobrino de Dembo Konté y Malamini Jobarteh, el dúo de kora que Sterns grabó por primera vez en 1985, Dawda demuestra cómo ha absorbido todo su bagaje cultural y lo evoca en este nuevo álbum tan necesario. Viajero mundial, mezcla múltiples influencias culturales más allá de África occidental y el norte de Europa, con interpretaciones que pasan hasta el clásico jazz “Afro Blue” de Mongo Santamaria con su kora electrificada, o incluso una exquisita versión del éxito pop de Adele, “Hello”.

Ali Hassan Kuban – From Nubia to Cairo (16 de noviembre, Piranha Records)

Esta reedición y remasterización del disco de 1988 del fallecido en 2001, Ali Hassan Kuban, es una joya. El egipcio llevó las melodías sinuosas de su música a escenarios de todo el mundo, mezclándolas con ritmos occidentales, jazz y pop estadounidense. Procedente del Alto Egipto, una tierra inundada por la construcción de la presa de Asuán, Kuban se mudó a El Cairo, donde ejerció de sastre mientras experimentaba con el clarinete y la gaita para interpretar canciones del Egipto negro. Músico de bodas hasta que se unió a un grupo de músicos de jazz de Harlem, se forjó un lugar especial internacionalmente. Ahora, quiere hacerse también un lugar entre los jóvenes egipcios, con este tributo merecido.

Farai – Rebirth (30 de noviembre, Big Dada)

El dúo experimental de hip hop de Londres, Farai, presentan su primer LP de rap punk e indie-pop, que utilizan como medio para hacer denuncia social. Infusionado con sintetizadores pop con autotune, el debut discográfico del dueto entre la vocalista zimbabwense basada en Londres, Farai, y el productor TONE —de ascendencia afro-guyanesa y galesa—, es un sugestivo retrato de la vida en el sureste de Londres. Con un espíritu post-punk vivido desde la experiencia de la diáspora africana, el dueto se es una suerte de proyecto panafricano, producto cultural de las dificultades que atraviesa la población negra, la juventud y la gente, en general, en la Gran Bretaña contemporánea y en la era del Brexit.

Tana – The Nile Project (3 diciembre, Zambaleta)

Tana es el tercer álbum de uno de los proyectos que más apasionados tienen a Wiriko desde su nacimiento: el Proyecto del Nilo. Se trata de un trabajo realizado por eruditos del sonido, de forma coherente y elegante, que nos dejan fluir por las corrientes del Nilo desde el primer suspiro. Las composiciones incorporan elementos de todos los países bañados por las aguas del río africano por excelencia, mostrando que las fronteras del continente son vaporosas y vacuas. En esta banda compuesta por hombres y mujeres que llevan consigo el legado de varios países y generaciones hallamos talentos tan imprescindible como los de la sudanesa Alsarah de Alsarah & The Nubatones o de la percusionista keniana Kasiva Mutua. Una representación contemporánea y totalmente refrescante de la riqueza de los sonido del Nilo, que ha sido grabado en Manifold Recording, Carolina del Norte, como parte de la residencia que la macro-banda realizó en NC State Live de la Universidad Estatal en Raleigh durante su gira de 2017 por los Estados Unidos. Profundo. Sobrio. Fascinante.

Descubre las demás novedades discográficas de este 2018 aquí:

Descoloniza tu iPod (I)

Descoloniza tu iPod (II)

Descoloniza tu iPod (III)

Descoloniza tu iPod (IV)

Descoloniza tu iPod (V)

Descoloniza tu iPod (VI, VII & VIII)

Descoloniza tu iPod (IX)

Descoloniza tu iPod 2018 (VI, VII y VIII)

Tras un verano de fructíferas novedades discográficas, te desgranamos lo que más nos ha apetecido estos meses de playas, piscinas y arroyos, para que te configures tus propias listas de reproducción y te lleves el verano al bolsillo. 

LPs

Vicktor Taiwò – Joy Comes in Spirit (1 junio, Innovative Leisure)

El nigeriano establecido en Londres Vicktor Taiwò, presenta su álbum debut, ‘Joy Comes in Spirit’, expresión de su verdad absoluta en forma de 14 pistas electrónicas y de R & B ecléctico que muestran la personalidad de un alma sencilla capaz de tocarnos con la calma de temas que combinan letras espirituales y suavidad. Después del EP ‘Juno’, que lanzó en 2015, la atención internacional de este artista ha sido impresionante. Su marca particular de abstracción y voces impecables que van de tonos agudos e intensos a falsete y graves rasgados, abren grietas sensoriales en la mente del oyente. En un ejercicio de autoexploración el álbum lo va desnudando. Honestidad. Inocencia. Versatilidad. Pop absorbente.

Les Tambours de Brazza – Kongo (1 junio, Buda Musique)

Intentar sintetizar los originales patrones polirrítmicos y las percusiones de las diferentes 50 tradiciones culturales de República del Congo, es una ardua tarea. Pero el trabajo que la banda Les Tambours, fundada en 1991, realiza en este disco, va muchísimo más allá de la simple suma de colores y texturas musicales que se encuentran en este país. Matices rítmicos influenciados por los paisajes naturales del país se dirigen a una audiencia global y exploran del soukous de África Central, al Taraab de Zanzíbar o incluso su propia versión del rap. No se trata de un sonido propiamente característico de Brazzaville, o ni siquiera de la República del Congo en su conjunto, Les Tambours son una banda pop con todas las letras, que quizás, ni siquiera precisan ser definidos como una banda de Afropop.

Angelique Kidjo – Remain in Light (8 de junio, Kravenworks)

El último álbum de la beninesa revisa un clásico de los norteamericanos Talking Heads para devolverlo a sus orígenes. Esta innovadora del Afropop, responde así, a lo que ella ve como una de las principales influencias de ese disco clásico del rock Occidental: el Afrobeat de Fela Kuti. Invirtiendo la dirección del préstamo, Kidjo lo reinterpreta y revierte la mirada del norte global junto a la imaginación del productor Brian Eno. Con la batería de Tony Allen, Kidjo repatría lo acústico, lo electrónico, lo tradicional y lo moderno hacia África, cantando en lenguas africanas como el Fon. Como parte de esta africanización del álbum, la diva cambia muchas letras, rindiendo tributo a lo femenino o criticando la corrupción gubernamental. Al final, demuestra que los esencialistas se equivocan cada vez que la acusan de no ser suficientemente africana, y su tesis de que el espíritu rockero es tan africano como los ritmos de los pigmeos más aislados.

Nayaband – Plus d’Amour (8 junio, Slow Walk Music)

El tercer disco del senegalés Nayaban Jean, más conocido por el nombre de su banda Nayaband, es fruto de tres años de trabajo y se podría resumir así: un álbum de amor para calmar el dolor del mundo. Fusionando las cuerdas del violín, la Kora y la guitarra, así como el reggae o el rock, se ha grabado entre Finlandia, Senegal, Cuba, Barcelona, Nueva York y Las Palmas de Gran Canaria, ciudad donde reside desde hace 15 años. Así, con vocación de puente entre culturas, el disco viene ahondando en temas como la migración, la familia, los niños talibés, la soledad o la depresión. Los ocho temas del álbum se sirven del francés, inglés, español, wolof y mankañ para mostrar la diversidad cultural de un artistas más íntimo y elegante que nunca, pero también más consciente de la necesidad de cuidarnos y querernos más los unos a los otros, como especie, como humanidad. ¡Gracias Nayaban!

Etran de l’Aïr – No.1 (8 de junio, Sahel Sounds)

Etran de L’Aïr o “las estrellas del Aïr”, la región montañosa del norte de Níger, son una banda familiar de la ciudad de Agadez, cuyas guitarras eléctricas desempeñan una función social desde 1995. Aunque son una espléndida banda de bodas, la escasez de dinero de sus miembros hace que sus instrumentos sean viejos y abollados, y que suenen característicos. Además, su sonido está emparentado con diferentes grupos étnicos y su sonido, festivo, es casi surf rock. Con este álbum debut, grabado en vivo fuera de su complejo familiar en las afueras de Agadez, Etran de l’Aïr demuestran que, a pesar de no ser consideradas estrellas del Pop en su país, sí tienen toda la intención de catapultarse en la escena internacional.

Listen All Around: The Golden Age of Central and East African Music  (15 de junio, Dust to Digital)

Si bien ya os hemos hablado anteriormente de Hugh Tracey (1903-1977) y de su vastísimo legado discográfico almacenado en el ILAM, en Grahamstown, no teníamos acceso, hasta la fecha, a todo el universo que recogió a lo largo de su vida. Pero ahora, este recopilatorio rescata 47 canciones de rumba popular recién remasterizadas en las que se puede escuchar la influencia de varios géneros musicales extranjeros, de lo cubano, a los salones de baile europeos o el jazz estadounidense. Música anterior a juju, al afrobeat, al soukous o al mbalax, nos llega fresca de la mano de bandas como Coast Social Orchestra, Dar es Salaam Jazz Band, Mwenda Jean Bosco, Merry Blackbirds o Katanga Dance Orchestra. Dust to Digital ha hecho un absoluto regalo a la audiencia, bellamente empaquetado.

African Scream Contest 2 (junio, Analog Africa)

Los coleccionistas han vuelto a ver la luz con este nuevo regalo de Analog Africa, el segundo volumen dededicado al funk y el Afrobeat de Benin. Durante la dictadura marxista-leninista de Mathieu Kérékou (1972-91), y a pesar de que músicos como Angelique Kidjo se tuvieron que exilar, se impulsó mucho la música local. Nombres como Gnonnas Pedro, compusieron multitud de canciones patrióticas para el régimen. Y en este recopilatorio, se rescata toda esa música de 1963 a 1980. Funk duro con guitarras distorsionadas, wah-wahs, vodoun y delicioso Afrobeat empaquetados en una hermosa edición de dos discos de vinilo, para deleite de los fanáticos de la música de baile de la época dorada de África Occidental.

AMMAR 808 – Maghreb United (15 de junio, Glitterbeat Records)

El sonido atemporal de Ammar 808 nos lleva del Túnez más clásico a los sonidos electrónicos más contemporáneos. Liderada por Sofyann Ben Youssef, la banda teje sus temas a partir de una caja de ritmos que se nutre del folk-rock del Magreb con las voces de Cheb Hassen Tej de Túnez, Saidi de Argelia y Mehdi Nassouli de Marruecos. ¡Todo un esfuerzo de síntesis norteafricano! Que, además, cuenta con un exponente de la música Gnawa, Nassouli, quién deleita con su laúd guembri, y la flauta gasba o gaita zukra, que asoman la cabeza entre sintetizadores. Distorsión y frenéticos ritmos que nos llevan al trance.

Nsimbi (22 de junio, Imara)

El dúo estadounidense-ugandés Nsimbi (hierro en kisuajili), formado por el MC ugandés Zamba y la vocalista estadounidense Miriam Tamar, han sacado álbum debut homónimo con letras cantadas en swahili, inglés, Luganda y Lingala. En él, se combina lo tradicional y lo moderno, utilizando instrumentos y sonidos del este africano de formas contemporáneas. Originalmente, se unieron en una canción para sensibilizar a los ugandeses sobre el VIH cuando Tamar se mudó a Uganda para trabajar en una ONG en el norte del país. Ahora, afincados en Estados Unidos, el dúo se han unido a Herbert Kinobe, también originario de Uganda, en la percusión, el balafón y la kora y a la guitarra soukous de Jaja Bashengezi (Congo) que insuflan en el álbum el dinamismo de Afropop con proverbios Swahili y Bagandan.

Diali Cissokho & Kaira Ba – Routes (29 Junio – Twelve / Eight Records)

El griot senegalés Diali Cissokho y su Kora, hallan un lenguaje común con el cuarteto estadounidenses Kaira Ba, para poner las raíces de la música popular senegalesa al servicio de nuevas audiencias. Es un álbum romántico, inspirado en paisajes y escenas cotidianas que nos sumergen en el M’Bour natal de Diali, acompañándose de percusión sabar o niños cantando el Corán. Pero el sonido resuena a ambos lados del Atlántico, con guitarras eléctricas que aportan una sonoridad de rock particular, dejando también despuntar el blues o el gospel. Además, la salsa o el reggae, muy presentes en el panorama musical de Senegal, aparecen sin complejos en el álbum, que pretende ser una “ruta”, un mapa auditivo o un camino de retorno de Diali a su hogar.

Kamal Keila: Muslims and Christians – Habibi Funk 008 (6 julio – Habibi Funk Records)

La música sudanesa de los 60 y 70 tiene un nombre: Kamal Keila, un célebre músico, al que el presidente Nimery llevó de gira por 25 países africanos, pero que las estaciones de radio sudanesas nunca tocarían su música. Keila, que vivía en Jartum, guardó sus álbumes y cassettes, que grabó en Libia, en su casa, y ahora salen a la luz de la mano de Habibi Funk. El título hace referencia a la partición de un país de norte musulmán y sur cristiano, hoy partido en dos. Keila se esforzó a lo largo de su vida por defender la ciudadanía común de dos identidades y resistir a los insistían en que Sudán era un país únicamente árabe. “Los sudaneses somos una sola nación”, reivindica. Una vibrante mezcla de folk, soul, funk y Afrobeat post-independencia con matices del Nilo Azul y con un claro parentesco con lo que se producía en Addis Abeba en la época.

Nasty C – Strings and Bling (6 Julio – Universal Music)

El rapero sudafricano de 21 años, Nsikayesizwe David Ngcobo, más conocido como Nasty C, cedió a los encantos de la industria musical con el lanzamiento de su exitoso mixtape, ‘Price City’, en abril de 2015. Su impresionante álbum debut, ”Bad Hair”, lanzado en 2016, lo postuló como una de las estrellas más prominentes del rap contemporáneo. Ahora, con su segundo larga duración, el jovencísimo MC “Durbanite” (de la ciudad de Durban) muestra como el hip hop es pop en plena ebullición en el país más desarrollado de África, donde el avance de la tecnología marca el buen hacer de los sonidos más modernos.

Jess Sah Bi & Peter One – Our Garden Needs Its Flowers (19 agosto,Awesome Tapes From Africa)

‘Our Garden Needs Its Flowers’ o “Nuestro jardín necesita sus flores”, lanzado en 1985, fue el álbum debut de los marfileños Jess Sah Bi & Peter One, una especie de Simon and Garfunkel africanos que se convertirían en auténticas estrellas en el África Occidental. El sello Awesome Tapes From Africa reedita esta obra maestra treinta y tres años después, para volvernos a sumergir en las baladas ochenteras y el afro-pop de Peter —hoy, enfermero en Nashville— y Jess — profesor de música africana para niños en San Francisco—. Un álbum cantado en gouro, francés o en inglés que reboza celebración dejando lugar para canciones de cuna como “Clipo Clipo”, que abre el disco, pero que también deja lugar a las reivindicaciones políticas con temas como “Apartheid”, que pedía el fin de las espantosas leyes de segregación racial en Sudáfrica, nueve años antes de que fueran finalmente abolidas. ¡Deliciosa reedición! 

Ekuka Morris Sirikiti – Ekuka (24 Agosto – Nyege Nyege Tapes)

El sonido metálico y vintage de la mbira tienen una carga especialmente hipnótica. La Uganda de los 1950 a los 1970, tuvo un maestro de este instrumento: Ekuka Morris Sirikiti, un legendario griot del norte del país que es lanzado ahora por nuestros amigos de Nyege Nyege Tapes, especializados en documentar la escena moderna de Kampala. Ekuka es referencia para una nueva ola de raperos y productores procedentes de Tanzania, Uganda y Kenia, que desarrolló su legado como una resistencia al reinado del dictador Idi Amin, y que ahora, con los levantamientos de la juventud en defensa de músicos como Bobi Wine, se vuelve a reivindicar. La mbira distorsionada, que recuerda al trabajo de los congoleños Konono n ° 1, es ensalzada por este sello, amante de la electrónica local e impulsores del Nyege Nyege Festival, uno de los eventos más singulares de la región de África del Este.

Bamba Pana – Poaa (24 agosto, Nyege Nyege Tapes)

Este disco de música Singeli de Tanzania, muestra la tendencia sonora de mezclar sintetizadores con bucles de teclados sincopados y percusión hiperveloz. Bamba Pana, parte del colectivo Sisso, es uno de los nombres más grandes de la subcultura Singeli, arraigada en comunidades pobres, que hoy es el pop de Tanzania. Las cadencias de Bamba Pana son implacables, con un tempo y ritmos hiperactivos, que muestran como los sonidos electrónicos y las disonancias aún pueden ir a más con un MC cantando con helio, a la pulsión ametrallante de estridencias y aullidos. Da vértigo, si no chirría; sorprende, si no atolondra. Un báslamo anti-folklórico para los más esencialistas.

Kristel – Irony (31 Agosto – RFI Talent)

Este trio de rock de Madagascar, compuesto por guitarra, bajo y batería, emergen con un álbum debut tan singular como sorprendente. Recuerdan a los primerizos norteamericanos No Doubt por su espíritu indómito, aunque comparaciones a parte, ¿quién le iba a decir que a Gwen Steffani que le saldría competencia africana con la voz de Kristel, de solo 23 años? “Irony” detona un aspecto desconocido de la música malgache, cantando solo en malgache sobre amor, pero también criticando los retos que vive la “Gran Isla”. Y nos sacude con una propuesta elaborada por Dizzy Brains, No Mady y Kristel, quiénes desvelan el Madagascar más rockero, ya de gira por Europa.

Alpha Blondy – Human Race (31 Agosto, Wagram Music)

Vuelve el brujo del reggae africano que durante más de tres décadas ha paseado el sonido originario de Jamaica con toques marfileños por escenarios de todo el mundo. Y lo hace con un nuevo álbum, su decimoctavo, sólido tanto en el sonido como en las letras, para agitar conciencias. A los 65 años, el “foulosopher” viene con un disco titulado la “Raza Humana”, que se estructura alrededor de algunas ideas como la de los “politichiens” (juego de palabras con político-perro) y con participaciones de la beninesa Angelique Kidjo, el senegalés Youssou N’Dour o el congoleño Fally Ipupa. Los ingredientes son los clásicos, gracias a su banda, Solar System, que como los Wailers para Bob Marley, no abandonan a la estrella, como la gran mayoría de sus fans.

Vivalda Dula – Dula (31 agosto)

La cantante angoleña afincada en Estados Unidos brinda su 4º álbum de estudio, esta vez, de marcadas influencias latinas, gracias a la participación del productor Emílio D. Miler, ganador de un Grammy Latino p de varios músicos argentinos. Sus letras en kimbundu, portugués, inglés e incluso español, catapultan a la cantante desde Angola hacia el mundo. Y es que no se trata solo del lenguaje utilizado, ya que el disco fue gravado en 7 países diferentes desde Angola, Brasil, Colombia, Francia, Portugal, Estados Unidos a Cuba, mostrando la intención de llevar la música de Dula a la escena internacional. Letras sobre la explotación infantil se combinan con la defensa de la mujer, especialente en un tema sobre la figura de la reina Njinga Mbande, del reino de Ndongo, del siglo XVII.

Descoloniza tu iPod 2018 (V)

Cada primer lunes de mes Wiriko presenta su selección de lanzamientos discográficos africanos, recopilando los trabajos que se han ido presentando a lo largo de las últimas semanas y que suenan cada semana en nuestro programa de M21. En la 5ª entrega de esta recopilación “descolonizadora” los aficionados de la música africana descubrirán las últimas novedades discográficas que nos han llegado en mayo. Como es habitual, Groove africano con un mantra por bandera…

Abrir los oídos para abrir la mente. 

Dobet Gnahore – Miziki (4 mayo, LA Café/Media Nocte)

La cantante marfileña Dobet Gnahoré, hija del maestro percusionista Boni Gnahoré, presenta su 5º larga duración Miziki. El álbum de doce pistas viaja a través de una gran variedad de estilos musicales de la mano del guía musical y productor francés Nicolás Repac –que ya había trabajado con anterioridad con la maliense Mamani Keita– lleva a la artista por la senda de la música afro-electro. “Creo que la electrónica es quizás un canal para transmitir nuestra música africana, a veces un poco complicada para el extranjero”, dice en una entrevista reciente sobre el giro hacia este estilo que ha tomado en su último álbum. Cantando en Bété y en francés, Dobet rinde tributo al pan-africanismo, a las mujeres y a la juventud en uno de los discos que más nos harán bailar este 2018.

Konkere Beats – YORUBA! Songs and rhythms for the Yoruba Gods in Nigeria (4 mayo, Soul Jazz Records)

El patrón de llamadas y respuestas superpuestas es uno de los elementos fundamentales de la música africana tradicional. Y esto es precisamente lo que encontramos en este álbum de cantos yoruba registrado en Lagos, la mayor megaciudad africana, para rendir tributo a los Orishas, ​​espíritus que se interponen entre el mundo humano y lo sobrenatural, aún muy arraigados en las creencias de la sociedad nigeriana contemporánea. Raíz de los sonidos de la Santería en Cuba o del Condomble en Brasil y el Vodou de Haití, estas canciones dan un peso crucial a la percusión y nos devuelven a los orígenes recorriendo las principales deidades del panteón Yoruba, de Yemoja a Ogun. 

Abiah – Abiah sings Nina (6 mayo)

El tenor ghanés establecido en Estados Unidos, Jeremiah Abiah, explora la música de la legendaria pianista, vocalista, compositora y activista Nina Simone. Abiah Sings Nina se centra en las baladas de la afroamericana, que le van como un guante debido a su tesitura vocal y al dominio impecable de su instrumento. Este disco tributo, llega en plena era de Trump, cuando Simone se rescata como una de las mayores comentaristas sociales y críticas contra el racismo del mundo. Una antología de música protesta de la era de la lucha por los derechos civiles en un momento que parece volvernos a sumergir en un pasado convulso donde las voces negras debían escoger entre cantar por dinero o cantar para concienciar. Un tributo precioso.

BATUK – Kasi Royalty (11 mayo, Teka Music/iDol)

Provenientes de Johannesburgo, los miembros de esta banda panafricana –Manteiga y Spoek Mathambo–  llevan sacudiendo el mercado global desde que nacieron, en 2015, tocando en más de 15 países [incluido España, gracias a nuestrxs compañerxs de Moto Kiatu]. Ahora, el dueto lanza su esperado segundo álbum ‘Kasi Royalty’, que es una auténtica inyección de kwaito y house sudafricano mezclados con música electrónica. Una fórmula infalible para las pistas de baile globales tanto como locales, que ya anticipaban con el recientemente publicado EP ‘Move!’ y que secundan que África está dando un toque inconfundible a la música electrónica contemporánea.

Fababy – La symphonie des chargeurs vol 2 (11 mayo, Explicit)

En 2012 el rapero francés de origen marfileño Fabrice Ayékoué, más conocido como Fababy, lanzó un proyecto que marcó su carrera: ‘La symphonie des chargeurs vol 2’. Desde entonces, el rapero había estado ocupado con su propio sello –Poduim Enterteinment– y el lanzamiento de dos álbumes que le labraron un campo fértil en el mundo del hip hop francófono: ‘La force du nombre’ (2013) y ‘Ange et Démon’ (2016). Ahora, para deleite de sus seguidores, presenta su tercer larga duración.

Bombino – Deran (18 mayo, Partisan Records)

Omara Moctar, más conocido como Bombino, es considerado uno de los mejores guitarristas de blues vivos del mundo. Sus tres álbumes más recientes han encabezado el iTunes World Music Chart y los diez temas que componen su reciente trabajo apuntan a seguir la misma senda. Si hace unos meses declaraba a Wiriko que las guitarras y voces tuareg son consideradas armas revolucionarias, con el lanzamiento su sexto disco, ‘Deran’, vuelve a erigir la música por encima de los prejuicios y las amenazas de aquellos que desafían al pueblo tuareg mostrando el carácter político y de resistencia que tiene su cultura. El disco, que ha sido grabado en Casablanca devolviéndolo a África por primera vez en casi una década, es una muestra de la amplitud de estilos de Bombino desde el blues-rock al tuareggae (como la banda bautiza al reggae tuareg). Y vuelven a encontrar en el de Adagez un altavoz para la causa tuareg.

African Scream Contest 2 (Analog Africa No. 26) – (18 mayo, Analog Africa)

La segunda parte de esta compilación llega diez años después de que Samy Ben Redjeb, melómano, coleccionista e investigador detrás de la escudería Analog Africa presentara una selección musical (parte de su tesis) de disco-funk de Benin y Togo. Este nuevo tesoro del Afrobeat inspirado en funk Vodoun es un viaje de descubrimiento, como su predecesor, que incluye bandas que desaparecieron en la época de la dictadura del presidente beninés marxista-leninista Mathieu Kerekou. Ignace de Souza, una primeriza Orchestra Poly-Rythmo de Cotonou o Gnonnas Pedro y su Dadjes Band conforman una oda al patrimonio musical del continente.

Samba Touré – Wandé (25 mayo, Glitterbeat Records) 

Con su primer larga duración, ‘Songhai Blues: Homenaje a Ali Farka Touré’, el legendario guitarrista y vocalista maliense logró el éxito internacional y se labró un lugar como una figura musical clave en Mali que lo ha llevado a colaborar con Toumani Diabaté o Vieux Farka Touré. Con su quinto álbum de estudio, ‘Wande’, vuelve a un sonido blues más tradicional, más acústico y espontáneo, y con la presencia como figura central del tama (o talking drums). Su mensaje es una auténtica declaración de intenciones. En temas como Goy Boyro, Samba critica los estereotipos históricamente dañinos de África en Occidente, pero también da cabida a tratar temas como la lucha por la igualdad de los afroamericanos.

Fatoumata Diawara – Fenfo (25 mayo, Pias) 

Siete años después de su exitoso debut (Fatou, 2011), llega el segundo larga duración de Fatoumata Diawara: Fenfo (o ‘algo que decir’)un fabuloso trabajo de 11 canciones que mezclan el Wassoulou tradicional con otros géneros populares malienses, funk y pop-rock para desvelarnos la Fatou más activista. Tras trabajar con Matthieu Chedid en Lamomali, Damon Albarn o Amadou y Mariam, dirige su discurso a la juventud africana – en especial a la mujer–, y advierte del drama migratorio en la frontera mediterránea, para impulsar la necesidad de un nuevo renacer africano. Voces como las de Sidiki Diabaté (hijo de Toumani) refuerzan el espíritu panafricano y de una nueva generación llamada a llevar África a nuevo estadio, que envuelve las canciones de este nuevo álbum. Un disco lleno de colores y matices donde Fatou vuelve a brillar llevando su guitarra acústica y su voz seductora hacia un lienzo nutrido de sintetizadores, ngonis, koras y chelos.

Touré Kunda – Lambi Golo (25 mayo, Soul Beats Records) 

Tras diez años de silencio discográfico –después de publicar su Santhiaba (2008)–, los míticos casamanceses Touré Kunda (la família de los elefantes) vuelven con un nuevo trabajo dedicado a la lucha senegalesa, el deporte nacional de Senegal que une a todas las comunidades del país. Con temas grabados junto a Manu Dibango (Demaro), Carlos Santana (una deliciosa versión en clave de salsa de la famosa Emma) o Lokua Kanza (en Soif de liberté), Ismaïla y Sixu Tidiane Touré evocan la pérdida de valores de la nueva generación en una fusión musical enérgica y eclectica. Cantando en Soninké, Wolof, Fula, Mandinga, Diola y Creole portugués, el (ahora) dueto nos vuelve a la Casamance, la región entre Senegal y Guinea Bissau que los vió nacer, para celebrar cuatro décadas de carrera encima de los escenarios de una de las bandas más míticas de África Occidental.

Adekunle Gold – About 30 (25 mayo)

El segundo álbum del nigeriano Adekunle Gold es un trabajo de 14 pistas que combina baladas, funk, afrobeat y consolidados afrobeats comercialoides en una perfecta receta de pop de rápida digestión que incluye pistas junto al mismísimo Seun Kuti (Mr. Foolish) o la paticipación de la estrella nigeriano-británica Jacob Banks (Ire). El Yoruba entra así en el circuito global con este álbum lleno de odas al amor y de ritmos intencionadamente pensados para las pistas de baile. Un disco dispuesto a hacerse con la audiencia nigeriana tanto como con el mercado global, ofreciendo un abanico de estilos para todos los públicos y para todos los gustos.

EP’s: 

Sudan Archives – Sink (25 de mayo, Stones Throw)

El pop experimental, el hip hop y el R & B más suave explotan en el segundo EP de esta joven afroamericana de 24 años que hilvana con su violín y su voz un lienzo de influencias africanas que tienen su epicentro en Camerún y en el etnomusicólogo Francis Bebey, que ya hizo un híbrido similar de sonidos africanos orgánicos y electrónicos a finales de los 70. Las seis pistas de este trabajo contienen rastros de violines de una sola cuerda del norte de África y aterrizan en el continente africano de una forma natural y fresca que sorprenderá a muchxs africanxs. No, no es africana. No es hija de africanos. Pero África le corre por las venas, y su ADN se destila en su particular sonido gracias al demostrado respeto por sus tradiciones.

Maravillas de Mali – Rendez-vous chez Fatimata (11 mayo, Decca Records / Universal Music France)

Las Maravillas de Mali es una orquesta que agrupa a unos quince músicos y cantantes y que en agosto recorrerán Europa. Lo curioso de este grupo compuesto por músicos cubanos y africanos como el arreglista y pianista cubano Manolito, el cantante de Benin Jospinto o el guineano Mory Kanté, es que reviven a una orquesta ya desaparecida que se formó en Cuba en la década de los 60 por músicos malienses que estudiaban en la isla por instrucciones del presidente Modibo Keita, junto con colegas cubanos. Del grupo original, solo queda el director musical, Boncana Maiga, un elegante septuagenario nacido en Gao, pero el aroma retro que desprende este EP es, sin duda, una reliquia fiel a lo que la banda fue en sus inicios. ¡Una joya!

Más novedades discográficas de 2018:

Descoloniza tu iPod (IV)

Descoloniza tu iPod (III)

Descoloniza tu iPod (II)

Descoloniza tu iPod (I)

cultura africana

Descoloniza tu iPod 2018 (IV)

Como cada mes, te presentamos las últimas novedades discográficas de África y algunas de sus diásporas para que la música te ayude a derribar diques. Y lógicamente, para que disfrutes a tope con lo mejorcito del panorama sonoro contemporáneo. Como siempre, Groove africano que sigue la estela de nuestro programa en M21 y con un mantra por bandera…

Abrir los oídos para abrir la mente.

cultura africana

LPs

Odie – Analogue (6 abril, Unité Recordings / EMPIRE ONNo)

cultura africanaEl hip-hop, el R & B, el pop y el Afrobeat forman parte de la receta sonora del artista nigeriano-canadiense de 21 años ODIE. Canalizando la síncopa y la energía de Fela Kuti con una particular convicción lírica, el joven músico presenta su álbum debut Analogue. Sus influencias recogen legados tan diversos como los de Sunny Ade o Michael Jackson, Usher o Coldplay para darle un giro personal y fresco. Junto a su banda, el colectivo Unité, ODIE irrumpió en 2016 en la escena canadiense, lanzando un puñado de pistas en su página de SoundCloud que acumularon más de 500.000 reproducciones. Su Trance Dance (2017) llegó al millón de escuchas en Spotify, esbozando su lugar en la industria. Ahora, con este Analogue, ODIE espera dar el cañonazo definitivo para la audiencia internacional.

Ebo Taylor – Yen Ara (6 abril, Mr. Bongo)

El veterano guitarrista, compositor y arreglista ghanés de 82 años, Ebo Taylor, uno de los pioneros y principales exponentes del Afro Funk y el Highlife, acaba de producir su último álbum Yen Ara. Un trabajo maravilloso de 9 pistas con temas inéditos y nutridos de joyas rescatadas de la tradición musical de la costa Fanti de Ghana que nos recuerdan que Taylor sigue siendo una figura titánica de la música. Junto a su Saltpond City Band, nos empapa en este nuevo álbum de ritmos hiper-energizantes a través de canciones repletas de tradición y cultura que fueron grabadas en vivo en el Electric Monkey Studio de Amsterdam. La potencia de la Osode, una música folclórica tradicional popular entre los pescadores ghaneses se mezcla con el Afrobeat cantado en Inglés, Fante y Pidgin, y las metáforas se suceden para hacer una sutil crítica política y social en temas como Abro Kyirbin o cantarle a las hazañas históricas contra los Ashanti de su ciudad natal –Cape Coast- en el tema que da nombre al disco, Yen Ara (‘Nosotros’ en Fan). Un imperdible e imprescindible que será, seguro, de lo mejorcito de este 2018.

Freshlyground – Can’t Stop (13 abril, Freeground Records)

El séptimo y último álbum de la banda sudafricana Freshlyground llega tras una campaña de crowdfunding impulsada por fans, evidenciando que incluso las bandas más consolidadas de África están sufriendo la crisis del sector discográfico mundial. Con invitados especiales como los grandiosos The Soil o el titánico Oliver Mtukudzi, y con una clara influencia electrónica que los eleva a iconos del Afro-pop contemporáneo, el tan esperado trabajo incluye la combativa Banana Republic, que la banda lanzó en forma de canción protesta el año pasado para alzar la voz contra la corrupción en Sudáfrica. También hay espacio para cantarles a los refugiados o elevar la voz más feminista de la banda. Pegadizo y fresco, sigue teniendo en la voz de Zolani Mahola una de sus principales muletas para mantenerse en lo más alto tras dieciocho años de carrera.

Octopizzo – Next Year (20 abril)

El rapero keniano Octopizzo, nacido en Kibera –uno de los slums o barrios chabolistas más grandes del mundo– presenta su 4º álbum de estudio: un trabajo de 16 pistas en las que el uso del Nyatiti –una especie de lira keniana de ocho cuerdas– se postula como el aderezo principal y más característico del hip hop del África del Este -cantado en Inglés, kisuajili o el Sheng de Nairobi–. Con letras sobre la juventud, los millennials africanos, su padre, el amor, las dificultades de mantenerse a flote en la complicada industria del entretenimiento… Octopizzo, celebra sus 10 años en el negocio de la música mostrando la madurez de su sonido tras un año de viajes internacionales que han nutrido este disco con elementos globales y la participación de artistas como la canadiense Nitasha Randhawa.

Diogal – Roadside (20 abril, Buda musique)

El compostior, cantante y multiinstrumentista senegalés Diogal nos imbuye en los sonidos provenientes del país de la Teranga creando una mezcla de folk africano aderezado con ritmos de origen occidental. Cantando en wolof, Diogal nos habla a través de 14 cortes sobre la exclusión que sufre parte de la población mundial o de la lacra que causan el individualismo y sus efectos sociales y ambientales. Roadside, su 5º álbum de estudio, es un trabajo en acústico donde el artista hace un llamamiento a la amabilidad, el intercambio y la ayuda mutua, alentando al positivismo en tiempos de codicia y frustración que marcan el día a día de gran parte de nuestra sociedad.

Sun El-Musician – Africa to the World (20 abril / Datafilehost & Zippyshare)

El álbum debut de Sanele “Sun-El Musician” Sithole llega tras el éxito de su colaboración del año pasado junto a Samthing Soweto, para un himno colosal que se convirtió en una de las canciones del año: Akanamali. Bebiendo del mbaqanga hasta la música disco, su Africa to the World contiene 13 pistas que exploran la música electrónica con las melodías vocales como eje central. No solo se incluye el super hit que grabó el año pasado junto a Samthing Soweto, sino que además ha invitado a Desiree Dawson, Les-Ego o Lelo Kamau a la fiesta, reservando una última pista para un remix del Yere-Faga de Oumou Sangaré. ¡Un auténtico rompepistas!

Didier Awadi – Made in Africa (23 abril,

El rapero senegalés Didier Awadi sale de su Studio Sankara para presentarnos una nueva receta sonora de 23 temas, titulado “hecho en África”. El álbum incluye varios temas míticos de la historia de la música del continente como “Bamako blues”, una readaptación del trabajo del famoso músico maliense Ali Farka Touré, fallecido en 2006, en el que cuenta con la colaboración de su hijo Vieux. Un álbum lleno de rap y repleto de colaboraciones como las de Ismael Lô o Alpha Blondy, y con el espíritu combativo y antiimperislista de Thomas Sankara abriendo y cerrando  el último trabajo del rey del Senerap.

Seckou Keita & Catrin Finch – Soar (27 abril, Bendigedig / Theatr Mwldan y ARC Music Prodcutions)

Catrin Finch y Seckou Keita vuelven a unir las culturas del arpa y la kora. Tras el celebrado debut de Clychau Dibon en 2013, la unión entre Gales y Senegal confirma que ambos músicos saben remontarnos a la excelencia musical. Soar es un trabajo delicioso compuesto por ocho pistas y la segunda colaboración entre Finch y Keita, como una metafora sobre la migración de las aves entre África y Europa, mantiene el trasvase cultural como método de encuentro y convivencia. Se evoca a Bach y al griot Baïsso, se recorre la pesadumbre esclavista del siglo XVII y de nuevo se vuela en un trabajo que es magia. El dúo girará por Reino Unido durante mayo para presentar uno de los mejores lanzamientos del año.

Estère – My Design, On Others ‘Lives (27 abril, Rough Peel)

La productora neozelandesa de padre camerunés Estère vuelve tras su debut de 2015 con una propuesta de Pop muy Funk que se inspira en sus raíces africanas. Apodando a su estilo como “electric blue witch-hop”, en este segundo álbum doble presenta My Design –que se lanzó por primera vez en octubre de 2017– y On Others’ Lives –con seis canciones, que completan el set–. Con fuerte presencia de música electrónica y hip-hop, la joven cuenta historias variopintas sobre una prostituta que quiere ser presidente de Estados Unidos, sobre la violencia de las armas, una oda a su abuela y a la familia o incluso habla desde el punto de vista de una ballena, a lo largo de 14 temas que nos narra a través de su voz angelical y conmovedora. La producción del álbum la ha llevado a cabo ella misma dando un peso fundamental a los sintetizadores, cosa que le brinda la oportunidad de dar a conocer su faceta más creativa, y destacar más allá de la sempiterna presencia de voces femeninas en el panorama pop internacional.

EP’s

Ibibio Sound Machine – Eyio (20 abril)

Ibibio Sound Machine, la banda liderada por la nigeriana Eno Williams vuelve a las andadas con su particular estilo: una fusión de música electrónica, punk, disco y los sonidos del oeste de África. Eyio mantiene las señas de identidad de esta banda a través de cuatro temas que dan continuidad a Uyai, disco que publicaron en 2017. El trabajo, además, incluye su particular versión de A Forest de The Cure. Este lanzamiento es otro ejemplo de un estilo multidisciplinar que gana más adeptos en la escena musical de Occidente.

Singles

Sudan Archives – Nont For Sale (5 abril, Stones Throw)

La productora y vocalista de 23 años, Brittney Parks -conocida por su nombre artístico Sudan Archives– mezcla el violín folklórico del noreste de África con música electrónica, creando un sonido innovador entre cuerdas orquestales y ritmos electrónicos para este tema sobre las relaciones tóxicas. Radicada en Los Angeles, Sudan Archives se inspira, como ya ha demostrado con anterioridad, en músicos africanos como el sufí sudanés Asim Gorashi, el maliense Ali Farka Touré o el griot Juldeh Camarah, con el que ha trabajado. Con este “Nont For Sale” anuncia nuevo EP (Sink, que verá la luz muy pronto y al que estaremos muy atentos).

Fababy – La Fin (9 Abril)

El rapero y productor parisino de origen marfileño Fababy presenta con este single su segundo álbum de estudio, que se llamará The Chargers Symphony Volume 2, y que verá la luz el próximo 11 de mayo. Tras el éxito del primer volumen de The Symphony Chargers, que irrumpió en el mercado francés en 2012, el de Pavé Neuf, en Noisy-le-Grand, pretende dirigirse a una audiencia más amplia. 4 meses después del lanzamiento de Westeros, el primer extracto de su próximo álbum, con La fin demuestra que su pluma sigue tiñendo el papel de crítica y avanza lo que debemos esperar de su segundo larga duración.

Stromae – Défiler (bande originale de la capsule n°5 Mosaert) (27 abril / )

Después de cinco años, Paul Van Haver regresa con una nueva canción melancólica que también sirve como video promocional para su nueva colección de ropa. “Défiler” es el primer lanzamiento oficial de Stromae en media década, desde el lanzamiento de su álbum Racine Carée (2013, Square Root). La ropa que exhibe en su videoclip forma parte de la nueva colección de cápsulas para Mosaert, la línea de moda unisex dirigida por Stromae y su esposa, la diseñadora Coralie Barbier. “Défiler” no solo es un himno para la pasarela, sino que conserva sus matices de protesta: la palabra “défiler” tiene varios significados, marchar, al modo de lxs soldados o lxs modelos, y pasar, desplazarse… “Caminamos en filas”, canta. “En grupos o no, caminamos solos. Nos guste o no, tenemos un valor de mercado”.

Más novedades discográficas de este 2018:

Descoloniza tu iPod (III)

Descoloniza tu iPod (II)

Descoloniza tu iPod (I)

cultura africana

Descoloniza tu iPod 2018 (III)

Abrir los oídos para abrir la mente.

La música es un elemento crucial de resistencia. Desde las décadas de los 50 y 60, la música popular y los desarrollos tecnológicos en el mundo de los sonidos posibilitaron intercambios a lo largo y ancho del Planeta. Y los que se produjeron a través del llamado ‘Atlántico Negro’ durante los procesos de descolonización de África son esenciales a la hora de comprender la resistencia cultural anticolonial que sigue combatiendo, a día de hoy, al mimetismo occidental. Todos esos intercambios bidireccionales contribuyeron, y lo siguen haciendo, tanto a descolonizar geográficamente el continente como a sembrar semillas de empoderamiento mental entre su población en un proceso de fertilización cruzada.

Lo que hacemos a través de la serie ‘Descoloniza tu iPod’ mes a mes, siguiendo la estela de nuestro magacín radiofónico en M21, no es, por lo tanto, presentar un mero repositorio de productos musicales de esa África ubicada en el Sur Global o un ejercicio para exotizar la música africana. Nuestra intención es normalizar la música y la diversidad de la cultura africana, y a la vez, impulsar un activismo cultural colectivo a través de la divulgación cultural que contribuya a la tarea (inacabada) de la descolonización. ¡Por eso os invitamos a participar de la necesaria descolonización de oídos y mentes, que este mes de marzo viene cargada de propuestas!

LPs:

Seun Kuti – Black Times (2 de marzo – Strut Records)

cultura africana En su cuarto álbum junto a la banda de su padre, Egypt 80, el compositor y saxofonista Seun Kuti vuelve a mostrar que el Afrobeat y la música protesta siguen en pie de una forma elegantemente digna. El pequeño de los Kuti encarna el espíritu de la República de Kalakuta como nadie a través de las ocho pistas de Black Times, caracterizadas por el omnipresente poder de la sección de vientos atildada por la voz del hijo de Fela, casi invocando el espíritu del fallecido activista nigeriano. Con la colaboración del bluesman Carlos Santana, el álbum está impregnado de una crítica al capitalismo hecha desde la óptica de la clase trabajadora mundial, pero recoge crónicas sociales y políticas de la Nigeria contemporánea conservando el carácter global del Afrobeat, seguramente el estilo musical más popular de África fuera de África.

Oumou Sangare – Mogoya Remixed (2 de marzo, No Format)

El álbum Mogoya, de Oumou Sangaré, fue uno de los mejores trabajos que se presentaron el pasado “veroño”. Por eso, que ahora se presente un disco con sus remezclas de la mano de seis artistas de prestigio como son Sampha, St Germain, TWOTEK, Natureboy Flako, PEDRO y Pouvoir Magique, sigue insuflando actualidad al último trabajo de Oumou, una de las voces femeninas más poderosas de África y una de las artistas mejor valoradas internacionalmente de todo el continente. Tomando el sonido de la música wassoulou de Malí como base, las remezclas reinterpretan las tradiciones del África Occidentales a través de sintetizadores y Afro-house que erigen la voz de Oumou de la diva que irrumpió con Moussolou hace 28 años a la Diosa de las pistas de baile para este 2018.

Toubab Krewe – Stylo (2 de marzo, autoeditado)

Mali y Estados Unidos se fusionan en este álbum de la banda de Asheville a través de ocho canciones que emparientan América del Norte y África Occidental casando koras y ngonis con banjos, bajos eléctricos y guitarras. Un paisaje sonoro que evoca los Apalaches, el Atlas y el Sahara por igual a través de un cromado de rock maliense con aromas Wassoulou que llegan impulsadas por ráfagas de viento cálido y arenoso tejidas por la historia de la diáspora africana. Una propuesta 90% instrumental que lleva a cabo el quinteto norteamericano y que vuelve a demostrar, una vez más, la vigencia y el interés que despierta la música africana entre las bandas más sibaritas de Occidente. Una propuesta hecha por “Toubabs” –”personas de ascendencia blanca” o “extranjeros” en el oeste de África– de Carolina del Norte que beben de las fuentes y raíces de la música de Nueva Orleans.

Muthoni The Drummer Queen – SHE (2 de marzo – Mouthwatering Records)

Con su 3er larga duración esta keniana le da al pop un giro post-Millenial. Con 11 temas bajo el sugerente título de ELLA, MDQ destila sonidos Afro-Diaspóricos y crea un híbrido infeccioso, perfecto para las pistas de baile. El álbum está centrado en la figura de la mujer africana en todas sus líricas, donde el feminismo es la aroma central, pero donde también se encuentran valientes defensas del colectivo LGTBIQ, tan perseguido en Kenia. A pesar de haber sido concebido y gestado en Nairobi, el álbum se grabó y mezcló en Suiza con la brocha de los productores GR! y HOOK. Y en él encontramos una nutrida receta (a veces incluso especiada en exceso) que incluye hip hop, dancehall, r & b, reggae, punk o música de club. Un álbum que se muestra fiel al eclecticismo y la personalidad de Muthoni, y que la vuelve a postular como una de las propuestas más comerciales de la actualidad.

Nancy Vieira – Manhâ Florida (9 de marzo, Harmonia Mundi/ Lusafrica)

Nacida en Guinea-Bissau pero criada en Cabo Verde, la hija del ex-embajador caboverdiano en Lisboa ha heredado la faceta musical de su padre, quien tocaba la guitarra y el violín. Tras el éxito de su primer álbum Nôs Raça en 1995, Vieira se ha labrado una carrera profesional distinguible, sobre todo a partir de su Lus, presentado en 2007. Ahora, y seis años después de su disco Nô Amá, llega con su 5º álbum de estudio Manhã Florida, producido por el músico franco-caboverdiano Teofilo Chantre y volviendo a poner el crioullo del archipiélago en boca de todos. Con temas de Mario Lúcio y la participación de Bau o Hernáni Almeida en las guitarras, Nancy también firma una de las composiciones: Porto Inseguro (Coisa Boa). Un disco desasosegado y en acústico que nos mece como un péndulo narcótico que va de Praia a París vía Lisboa.

Ady Suleiman – Memories (9 de marzo, Pemba)

Este británico de padre zanzibarí es una de las voces soulful más brillantes y cándidas del momento. Su soul pop no parece tener mucho que ver con el taarab suajili del que desciende parte de su ADN, y a pesar de ello, quiso bautizar su propio sello discográfico con el nombre de Pemba, la isla (ahora) tanzana donde reside la mitad de su familia. El 1er LP del artista tras su EP debut muestra la audacia de una colección de canciones muy personales y emotivas que recuerdan a otros afrodescendientes como Myles Sanko y que están bien arraigadas entre la adolescencia británica. Un álbum tan sencillo como conmovedor, sin grandes filigranas de producción y donde la guitarra acústica y los matices de la voz del cantante fluyen con un estilo pop y R & B muy frescos.

Young Fathers – Cocoa Sugar (9 de marzo)

Los “Padres Jóvenes” son un trío diásporico formado por un nigeriano, un liberiano y un escocés que cada vez están adquiriendo más prestigio en Reino Unido. Tras su White Men Are Black Men Too (2015), aparecer en la segunda parte de Trainspotting o colaborar con Massive Attack, presentan su álbum Cocoa Sugar, alejando su propuesta primeriza de punk y el hip hop para enraizarse entre música industrial de tintes angustiosos y pop convencional. El álbum traducible como “azúcar de cacao” explora la dualidad, la luz y oscuridad, dulzura y amargura, para contrastar las polaridades en las que viven los tres miembros de esta banda.

Nakhane – You Will Not Die (16 de marzo, BMG)

Tras darse a conocer con su primer (y desapercibido) álbum en 2013, pero brillar como nadie con distintos singles de una calidad incuestionable y su rol destacable como actor en la aclamada película Inxeba, el sudafricano Nakhane Touré acaba de sacar su álbum debut ‘No Vas A Morir’. La identidad sexual y la renuncia a un cristianismo excluyente de este artista de Port Elizabeth siguen estando en el epicentro de sus canciones, pero ahora, trasciende fronteras y nos llega con toda su fuerza visceral. Con un falsete conmovedor y una volatilidad vocal como pocas, Nakhane se sirve de guitarras, pop, rock y electrónica de los 90 a lo Depeche Mode o Moby para desnudar su crudeza en las piezas más chill-out y sumergirnos en su catarsis más íntima. Meditación y frenesí colisionan a través de 12 pistas de un gigante que ha demostrado que la honestidad es su principal aliada.

Mamani Keïta, Arat Kilo & Mike Ladd – Visions of Selam (16 de marzo, Accords Croisés / PIAS)

Los parisinos Arat Kilo han convertido al ethio jazz en la muñequita de sus ojos. Ahora, se unen a la diva maliense Mamani Keïta y al rapero estadounidense Mike Ladd para extender las raíces de su ya habitual mestizaje musical al conectar los sonidos del África oriental con los del África occidental y sumarle el toque moderno del hip-hop norteamericano, intrínsecamente emparentado con los sonidos africanos. El resultado: una apisonadora de Groove que viaja por la Addis Abeba de los 70, la Mali del Imperio Mandinga y los sonidos de los suburbios neoyorkinos. Una receta que nos recuerda mucho al dueto Joe Driscoll & Sekou Kouyate, con la voz inconfundible de la diva maliense Mamani Keïta.

Baloji – 137 Avenue Kaniama (23 de marzo, Bella Union)

El congoleño residente en Bélgica Baloji se ha consolidado desde 2011, cuando emergió su 2º disco Kinshasa Succursale, como uno de los mejores exponentes del cruce entre hip-hop, funk y soukous, y uno de los embajadores contemporáneos de la música congoleña en Europa. Haciendo honor al significado de su nombre –’hechicero’– su tercer álbum, 137 Avenue Kaniama, toma los riffs de la guitarra congoleña y los expande a través de voces de acompañamiento que hacen de colchón a sus rapeos 100% festivos y comprometidos. Los también congoleños Konono No 1 reviven en temas como Soleil De Volt y la Kinshasa más mestiza envuelve y reviste las influencias que acaban de coser los temas de este álbum. Kongaulois se nutre incluso de Ethiojazz. Y una vez más, la estética de sus videoclips prueba hasta qué punto lo audiovidual es hoy un elemento clave en la difusión musical a lo largo y ancho del continente.

Sidi Touré – Toubalbero (23 marzo, Thrill Jockey)

El guitarrista y compositor Sidi Touré lleva la riqueza sonora de Mali en el ADN de sus canciones, y lo hace con la destreza de un maestro. Creció en la ciudad maliense de Gao, entre el río Níger y el desierto del Sahara, parte de la nobleza Songhai, y en contacto continuo con Bozos, Bambaras, Fulanis y Tuaregs nómadas. Por eso en su 5º álbum de estudio, Toubalbero -que designa un tambor tradicional que reúne a la comunidad–, se puede interpretar como un disco de rock maliense en su más amplio sentido. En sus 11 canciones, el folk acústico del que se había nutrido en sus álbumes anteriores se condimenta con guitarras eléctricas y distorsionadas, ngonis amplificados y baterías rockeras bebiendo del pozo del folklore local. Un trabajo que parece invocar el espíritu vudú que forma parte de la tradición espiritual Songhai a partir de repeticiones delirantes que brindan momentos apoteósicos.

Etenesh Wassié y Mathie Sourisseau – Yene Alem (23 de marzo, Buda Musique)

Este álbum no es un encuentro entre Etiopía y Francia, sino un diálogo entre dos músicos nómadas procedentes de ambos países: Etenesh Wassie y Mathieu Sourisseau. La cantante etíope Etenesh Wassie lleva una década codeándose con músicos de todas partes del mundo, aunque sin abandonar las tradiciones sonoras que la han ido curtiendo. Mathieu Sourisseau, un músico que se nutre de free-jazz y el rock alternativo. Si ya con su álbum Belo Belo, que vio la luz en 2010, impresionaron por un sonido original que les posibilitó actuar en escenarios internacionales, ahora la estéticas del dueto vuelve a lucirse y se vuelve aún más tensa y amarga con la presencia de la violoncelista francesa Julie Läderach. Un trabajo de rock occidental cantado por una azmari (especie de griot etíope) femenina excepcional.

Suzy Eises – Suzy Eises (26 de marzo, autoeditado)

La saxofonista Suzy Eisies ha publicado recientemente su álbum debut. La emergente artista namibia, habitual en los escenarios de la capital Windhoek, ya despunta en la escena nacional y su primer trabajo ha sumado seis nominaciones en los premios de la música de Namibia, incluyendo mejor álbum del año y mejor artista. Enfermiza del jazz, la joven se declara una esponja de géneros musicales y eso se plasma en un disco con ocho pistas donde su saxofón juega con el afrobeat y la electrónica. Las canciones Free o Our Love son composiciones melancólicas mientras que Eises invita al baile con temas como Moving o Africa Stand Up, en la expresa su deseo de convertirse en un referente del jazz en el continente. Además, el álbum incluye una colaboración con el sudafricano DJ Maphorisa. 

Charlotte Dipanda – Un jour dans ma vie (30 marzo)

“Un día en mi vida” es 4º álbum de la cantante camerunensa Charlote Dipanda tras diez años de carrera. 9 cortes, que incluyen un tema de estilo “naija” junto a la diva nigeriana Yemi Alade (‘Sista’, o ‘hermana’) para cantarle a la fraternidad entre mujeres. El álbum, que fue grabado en Los Ángeles, está cantado en duala, francés e inglés y ahonda en temas como la infancia, la educación o la espiritualidad con su particular interpretación del makossa tradicional y lo acústico, con salsa y fado. El disco llega en el momento en que Dipanda crea una Fundación privada para abogar por los derechos de las niñas.

African Connection – Queens & Kings (30 marzo,Sounds of Subterrania, Cargo Records y Finetunes)

Este proyecto de músicos de Ghana, Estados Unidos y Dinamarca, inspirados por el Afrobeat de Fela Kuti y que cuenta con Frank Ankrah (baterista ghanés que tocó para Fela en la década de 1980), debutan con un álbum muy potente cantado en inglés, Ewe, Ga y Hausa. Cubriendo una amplia gama de temas sociales como el el papel de la mujer y su opresión en la sociedad, el álbum es una fusión de Highlife, Funk, Afrobeat y rock and roll. El álbum conserva la calidez de los años 70, pero con un sonido moderno que bebe de Tony Allen, Mulatu Astatke o Ebo Taylor, tanto como de The Meters, The Who, The Doors o Led Zeppelin.

EPs:

BCUC – Emakhosini (16 de marzo)

La joven banda de Soweto BCUC – más conocidos como Bantu Continua Uhuru Consciousness– vuelven a demostrar que la tradición se encarna y pervive en los sonidos más contemporáneos gracias a un poderoso trabajo de batería y bajo. En su nuevo EP, la banda sudafricana narra a través de 3 pistas, cuya duración bien sumaría un LP, pasajes dramáticos y amenazantes que recuerdan a los Congotronics por una dinámica furiosa y una guitarra punzante, pero que dejan impresa la marca de la casa contrastando con la frescura vocal de la cantante Kgomotso Mokone, la única mujer de la banda. Su sonido, al que ellos llaman “africangungungu” y “afropsychedelic”, nos sumerge en el gospel al más puro estilo de sus compatriotas Ladysmith Black Mambazo, sembrándolo de rap, bajos pesados y percusiones que nos enraízan a su sentir más revolucionario.

Singles / Sencillos:

Bombino – Tehigren (6 de marzo, Partisan Records)

Un avance de ‘Deran’ – “mejores deseos” en Tamasheq-, el próximo disco del nigerino Omara Moctar o Bombino, que verá la luz el próximo 18 de mayo, es este magnífico Tehigren. Grabado en el Studio HIBA, de Casablanca, el rock tuareg se fusiona con el reggae en un estilo que Bombino apoda ‘tuareggae’, que surge casualmente y que fluye en este pequeño avance del álbum. Tras Nomad (2013) y Azel (2016) este adelanto de Deran promete que el disco va a estar a la altura de lo que el tuareg nos ha brindado hasta la fecha, aportando un poco más sobre la identidad sonora del artista.

Sade – Flower of the Universe (7 de marzo, Disney)

La cantante británico-nigeriana Helen Folasade Adu, más conocida como Sade –la del archiconocido By Your Side o Smooth Operator– regresa tras siete años de silencio con “Flower of the Universe”, canción que forma parte de la banda sonora de la película de Disney “A Wrinkle in Time” o Un Pliegue En El Tiempo (2018). La canción es el lamento de una madre. Un vals para mecer y acunar a un niño. Una nana. Una canción de cuna en acordes menores con una guitarra acústica y armonías vocales que nos devuelven a la Sade más genuina. 

Fatoumata Diawara – Nterini (8 de marzo, Wagram)

Otro avance de álbum que seguro que va a hacer tambalear los cimientos de nuestra serie Descoloniza tu iPod es el que Fatoumata Diawara acaba de lanzar. Parte de su 2º álbum ‘Fenfo’, que verá la luz el próximo 25 de mayo, Día de África, apunta maneras. Tras su exitoso debut con Fatou (2011), Matthieu Chedid vuelve a producir el álbum de la cantante y actriz, que ha sido grabado entre Mali, Burkina Faso, Catalunya y Francia. Con Nterini (‘mi amor’ o ‘mi confidente’ en bambara) y el extraordinario videoclip dirigido por la fotógrafa etíope y artista contemporánea Aïda Muluneh, la de Mali ya ha levantado el interés de medio mundo, impacientes por escuchar el nuevo disco.

Angelique Kidjo – Born Under Punches (22 marzo, Kravenworks Records)

La beninesa Angelique Kidjo, toma prestados a los Talking Heads y su influencia africana en el disco Remain In Light de 1980 para decirle al mundo que el rock, también, viene de África, por consecuencia de las raíces africanas del blues. Este nuevo álbum de Kidjo, que saldrá el próximo 8 de junio, contará con el trabajo del productor Jeff Bhasker (Rihanna, Kanye West, Drake y Jay-Z) y con las colaboraciones de Ezra Koenig o Tony Allen. Su propia interpretación del mítico Remain in Light llega con el single Born Under Punches, que no solo nutre el original de ritmos africanos sino que además enfatiza su africanidad cantando en Fon.

Ebo Taylor – Mumudey Mumudey (23 marzo, Mr. Bongo)

Con 81 años, la leyenda del afrobeat y el highlife, el veterano ghanés Ebo Taylor, vuelve con el avance de su nuevo disco Yen Ara, que verá la luz el 6 de abril de la mano de Mr. Bongo. A juzgar por el energizante y revitalizador Mumudey Mumudey –la versión de un tema antiguo de Apagya Show Band que trata sobre un enano Fanti– tenemos el baile asegurado con una mezcla energética que nos prepara para lo que está llamando a ser su mejor álbum hasta la fecha. Seis décadas encima de escenarios de todo el mundo le han dado la receta y los ingredientes infalibles para insuflar y contagiar el ritmo a la audiencia internacional, que con Yen Ara quiere volver a servir, y en caliente, la fórmula del éxito.

Más novedades discográficas de este 2018:

Descoloniza tu iPod (II)

Descoloniza tu iPod (I)

Descoloniza tu iPod 2018 (II)

Abrir los oídos para abrir la mente. 

Febrero nos ha dejado un buen puñado de novedades discográficas bien valiosas desde diferentes puntos de África y de sus Diásporas. Después de iniciar esta serie en enero con el objetivo de desarrollar un oído crítico y selectivo con aquello que suena en las principales emisoras radiofónicas, y siguiendo la estela de nuestro programa en M21, os presentamos nuestras propuestas para febrero de 2018. Una alternativa a las monótonas y hegemónicas listas de reproducción que pretende ampliar los horizontes sonoros occidentales acercando la cultura africana al/la oyente y lector/a a través de su innovación y diversidad sonora. ¡Subid el volumen y abrid bien el apetito!

LPs:

Thandi Ntuli – Exiled (1 de febrero)

música africanaA sus 30 años, la pianista sudafricana Thandi Ntuli presenta su segundo álbum, Exiled, que ha tenido la suerte de ser seleccionado por el legendario director de cine Spike Lee para sonar en dos ocasiones distintas en su serie “She’s Gotta Have It“. La compositora trata las 15 pistas de este álbum como una artesanía única, en la que ha trabajado desde la primavera de 2016 y que ahora autoedita con un embalaje austero y sobrio en blanco y negro que evoca la nostalgia del universo jazzístico de los 60 y 70 en la Sudáfrica urbana. Con matices de rock marroquí y bebop etíope, pero ideado como un álbum pop, conceptos como los de ‘identidad’ y ‘feminidad’, así como el significado de ‘estar vivo’ o el de sentirse desplazado y exilado en tu propia tierra, impregnan todo el álbum.

Jano Band – Lerasih New (1 de febrero, Kistet)

Después de una larga espera desde su álbum debut Ertale (2012), el grupo de rock etíope Jano Band lanza su segundo disco ‘Lerasehe New’ (literalmente ‘es para ti’ en amhárico) y quiere hacerse un lugar entre la audiencia de Addis Abeba, la cuna que los ha visto crecer. Tras ser nominados a dos premios en AFRIMA 3.0 como Mejor Grupo Africano y Mejor Grupo de Rock Africano, y después de aparecer en el programa Coke Studio Africa 2017 con la sudafricana Shekhinah, dan a luz a un trabajo de 16 pistas que ha sido mezclado en Italia. Tratando aspectos sociales, históricos y culturales de la sociedad etíope, rompen con las preconcepciones de lo que pega entre la juventud del país, polinizando con rock los sonidos más tradicionales de Etiopía.

Oliver Mtukudzi – Hany’Ga (Concern) (2 de febrero, Sheer Sound)

Con 65 años, ‘Tuku’ nos regala su 67º álbum, lanzado justo una semana después de que falleciera su amigo Hugh Masekela. El lanzamiento de Hany’ga (Concern) es un hito importante para los amantes de los sonidos procedentes del África Austral y del legendario músico zimbabuense, que mientras grababa estas 10 pistas, se encontraba trabajando junto a Masekela en un álbum colaborativo que debería ver la luz este 2018. En Hany’Ga, Oliver Mtukudzi muestra la pasión por la música de un maestro que lleva más de 43 años dando guerra detrás de su guitarra y con su suave e inconfundible voz. En el álbum hay lugar para reivindicar la importancia de cooperar y no de competir, de preocuparse por los asuntos que nos afectan a todos o incluso por erradicar el matrimonio infantil.

Simon Winsé – Dangada (2 de febrero, Gigantonium)

cultura africanaEl cantante burkinés establecido en Francia Simon Winsé debuta con su primer álbum titulado Dangada (o alegría) con la intención de revitalizar y dar a conocer la cultura sonora Samo y los instrumentos tradicionales de su pueblo: Lankoé a unos 150 km al noroeste de Uagadugú. La Kora, el N’goni o la flauta Peul apuntalan el arco de boca del país San, que se filtra a través de doce canciones fruto de la colaboración junto al violinista Clément Janinet y el músico congoleño Rido Bayona, fundador de la Orquesta de Jazz de Burkina. Canciones que son puro diálogo entre la Burkina rural y el occidente más eléctrico en un ejercicio de investigación, interculturalidad y modernidad africana, y que combinan la poética de un Simon que se inspira en cuentos filosóficos Samo que hablan del futuro de la juventud o la riqueza.

Tutu Puoane & Brussels Jazz Orchestra – We Have a Dream (8 febrero, SoulFactory Records)

La músico sudafricana,  Tutu Puoane es uno de los referentes del jazz del continente. Asentada en Amberes, la cantante ha colaboraco con la Orchesta de Jazz de Bruselas para un trabajo que se presenta como un alegato a los derechos humanos.

We Have a Dream es una mezcolanza de géneros que confluyen en el jazz. Puoane versiona clásicos de sus músicos favoritos como Nina Simone, Sting, Joni Mitchell o Stevie Wonder en un disco que fomenta el poder de concienciación social de la música.

Este trabajo, que se suma a una nutrida trayectoria, es la segunda colaboración de Puoane con la Orchesta de Jazz de Bruselas tras la publicación de Mama Africa en honor de su compatriota Miriam Makeba en 2010.

Hervé Samb – Teranga (9 de febrero, Cristal Records)

El guitarrista y compositor senegalés Hervé Samb edita su cuarto álbum de estudio, donde explora la fusión entre el jazz y la música tradicional senegalesa, creando un sonido orgánico que ha bautizado como “Jazz Sabar”. A los 38 años, este músico nacido en Rufisque ha retornado a su Senegal natal después de haberse nutrido de una gran diversidad sonora en ciudades como París o Nueva York. Ahora, y tras trabajar de cerca con el músico senegalés Omar Pène, decide ahondar en la tradición sonora de Senegal y corearse con grandes músicos nacionales como Alune Wade –arreglista imprescindible del disco–, Faada Freddy o el recientemente fallecido Ndiouga Dieng de Orchestra Baobab.

Lucibela – Laço Umbilical (9 de febrero, Lusafrica)

Cabo Verde no deja de sorprendernos. Y Lusafrica nació para contarlo. Ahora, el debut discográfico de la joven intérprete Lucibela, originaria de la isla de Saô Nicolau, Laço Umbilical –traducible como ‘Cordón Umbilical’–, ahonda en el cancionero caboverdiano de Manuel de Novas, Jorge Humberto, Bétu –autor de gran parte del repertorio de Ildo Loboo–, Cesaria Evora, Elida Almeida o Mario Lúcio, para deleitarnos con suavidad y delicadeza. La voz de Lucibela hace vibrar en sus graves y mece en sus tonalidades medias, mostrando una madurez sin prisas ni pretensiones que tranquiliza y arroja al sonido salinizado de cavaquinhos y acordeones.

Tal National – Tantabara (9 febrero, Fat Cat Records)

La banda nigerina de rock and roll Tal National, formada en el año 2000 por el guitarrista (y juez municipal) Hamadal “Almeida” Moumine, demuestra por qué es el torbellino sónico más potente del momento en Níger en su 4º álbum. Políglotas y multiculturales, el sustrato Fulani, Hausa, Songhai y Tuareg es parte del ADN sonoro que crean los 13 miembros de Tal National. Tras su primer LP internacional, Kaani, en 2013 (que llegó a la lista de los 10 mejores discos de The New York Times), presentan Tantabara, grabado en un improvisado estudio de Niamey por el productor de Chicago Jamie Carter, Tantabara tiene un aire descuidado de indie mezclando rock con soukous, Afrobeat o hasta jazz, que destaca por la presencia de la cantante y rapera nigerina Zara Moussa.

Kabantu – Of the People (9 febrero)

El debut discográfico del quinteto con sede en Manchester Kabantu, es un auténtico maridaje de sonidos y culturas. Con un pie en la música clásica, fusionan el jazz con música celta, melodías vocales sudafricanas y samba con aderezos de los Balcanes. Of the People –o ‘De La Gente’– se sirve de banjos, guitarras, chelos y congas para construir un estilo ecléctico destilado con muy buen gusto y maestría. El director de la banda, el sudafricano Abel Selaocoe, que nació en el municipio de Sebokeng en las afueras de Johannesburgo, nos deleita con su chelo y demuestra su versatilidad en una plétora de géneros que lo postulan como uno de los músicos más virtuosos del momento.

Sirifo Kouyate – Sila Kadian (11 febrero, Música Fundamental)

El debut discográfico del senegalés Sirifo Kouyaté es un viaje sonoro que traza puentes entre la Kolda natal y la Sevilla adoptiva del experimentado Griot. Formado en el Conservatorio Nacional de Senegal, este maestro de la kora presenta Sila Kadian –o ‘el largo camino’ en bambara–, un trabajo que une dos tradiciones sonoras aparentemente alejadas entre sí pero enlazadas por un fino hilo invisible que ha legado la historia sonora entre Al-Andalus y África. Un disco de diez cortes que, como nos cuenta el propio Sirifo, ha sido grabado en el estudio de Sidy Samb, en Dakar y que cuenta con colaboraciones de Sidy, Fatou Sissoko, Fatoumata Mballo, Filidie Kouyaté o Sabel Dieng, acercando el flamenco a la cultura africana.

Kora Jazz Trio – Part IV (16 de febrero, Cristal Records)

Los vínculos entre el jazz y la música tradicional africana son evidentes, sin embargo pocos son los proyectos que consiguen revisarlos de una forma tan fresca como lo hacen Kora Jazz Trio. Con su sexto álbum, esta banda con quince años de trayectoria a sus espaldas presentan composiciones originales del pianista Abdoulaye Diabaté y del percusionista Moussa Sissokho, junto a la kora de Cherif Soumano (Dee Dee Bridgewater, Tiken Jah Fakoli) o el balafón de Adama Conde, y amplían repertorio con estándares de Paolo Conté, Cesaria Evora o los Jazz Messengers de Art Blakey. 

Imarhan – Temet (23 de febrero – City Slang)

La banda argelina lanza su segundo álbum, dirigido por su carismático líder, Iyad Ag Ibrahim. Se trata de un trabajo ecléctico de diez piezas que se mueve entre la tradición y la música diseñada a través de teléfonos inteligentes. Su lado psicodélico sigue nutriendo las raíces del rock de los 60 del que fluye esta banda tuareg, donde las guitarras se sirven de pedales wah-wah, aunque no dejan de brindar momentos de calma en acústico. El álbum, que sale del contexto de las ceremonias en las que suelen participar cuando están en su casa, en Tamanrasset, sigue destilando Sahara por doquier y entroniza el Tamasheq como la lengua vehicular para sus mensajes. El guitarreo se mezcla en el álbum con la presencia de cabras y motores de 4×4 a lo lejos, que sirven como telón de fondo para hablar de la falta de educación, hospitales y agua entre las comunidades tuareg de Argelia, Malí, Níger, Burkina Faso o Libia.

Hailu Mergia – Lala Belu (23 de febrero – Awesome Tapes from Africa)

En 2013, bajo el paraguas de Awesome Tapes from Africa de Brian Shimkovitz, el pianista y acordeonista etíope Hailu Mergia renacía de las cenizas aún humeantes de la prolífica escena musical de los 60 y 70 en Addis Abeba, cuando el soul, el jazz y el funk occidental conectados a los modos pentatónicos daba a luz al Ethio-Jazz. El órgano, el acordeón ondulante y el sintetizador de Mergia –miembro original de los ya desaparecidos Walias Band, compositores del exitoso ‘Muziqawi Silt’, o Dahlak– se han confabulado nuevamente para presentar una nueva joya de seis piezas originales y tocadas por el carisma del etíope afincado en Washington. Grabado en formato de trío junto al baterista Tony Buck y el bajista Mike Majkowski, los cortes son un cóctel salvaje e impredecible con un sonido rompedor que incluye dos grandes clásicos etíopes, ‘Gum Gum’ y ‘Anchihoye Lene’, y cuatro temas inéditos. 

Femi Kuti – One People One World (23 de febrero-Knitting Factory-Partisan/PIAS)

El 7º álbum de estudio del hijo de Fela Kuti llega como una crítica a la política en Nigeria y una plegaria para la mejora de África en forma de doce temas inéditos que se alejan del Afrobeat más ortodoxo. El disco contiene balas que nos apuntan a todos en la era Buhari o Trump, y nos invita a despertar y levantarnos de forma conjunta contra las injusticias, la corrupción, aquellos que niegan el cambio climático, los abusadores del poder o la creciente militarización de los Estados. En este disco, cuyo título se puede traducir como ‘Un solo pueblo un solo mundo’ brillan los temas más luminosos, que muestran más optimismo y positivismo retratando la labor de Femi como portavoz de UNICEF, activista por los derechos del niño y defensor de la educación sobre el VIH / SIDA.

Djénéba et Fousco – Kayeba Khasso (23 de febrero – Lusafrica)

Siguiendo los pasos del dueto maliense Amadou & Mariam, Djénéba y Fousco acaban de lanzar su álbum debut levantando pasiones. Ella, Djénéba Kouyaté, tiene una voz enraizada en la tradición mandinga. Él, Fousseyni Sissoko, canta y toca la guitarra. De familias djeli (o griot), se conocieron en 2010 durante un famoso talent-show nacional y desde entonces trabajan juntos. Han puesto la voz en la obra “2147 Et si l’Afrique disparaissait?” de Moïse Touré, junto a Rokia Traoré; y ahora debutan con una propuesta moderna con baladas que incluyen acordeón o violonchelo y música bailable que combina reggae, guitarreos rockeros y blues eléctrico. El álbum ha contado con la colaboración de Ballaké Sissoko y nos ha encantado.

Alune Wade – African Fast Food (23 de febrero – 10H10)

Nunca la comida rápida había sido tan nutritiva como con el nuevo disco del senegalés Alune Wade, ‘Comida rápida africana’, de este bajista, cantante y compositor hijo del líder de la Orquesta Sinfónica de Senegal. Se trata de su tercer álbum y llega después de su debut, Mbolo de 2006, de Ayo Nene en 2010 y de Havana Paris Dakar en 2015. Una joya de diez temas cantados en inglés, francés y wolof que ha sido gestada entre París y Dakar después de haber trabajado con músicos como Marcus Miller, Ismaël Lô o Cheick Tidiane Seck. Wade, de 39 años, ha puesto en el asador jazz, música cubana, hip hop, funk o Afrobeat y ha invitado al banquete al pianista argentino Leo Genevese, el trompetista malgache Renaud Gensane, el percusionista brasileño Adriano DD Tenorio, el baterista marroquí-senegalés Mokhtar Samba, al nigeriano Kuku y al rapero francés Oxmo Puccino.

Malagasy Guitar Masters – Volo Hazo (23 de febrero, Buda Musique)

Madagascar es una mina de instrumentistas virtuosos y la guitarra malgache es uno de los instrumentos mejor experimentados de la isla. Del encuentro de tres grandes maestros malgaches de la guitarra surge este álbum exquisito y reposado que reúne tres generaciones distintas con una misma pasión. Teta, de la región de Tulear ha sido apodado como el “guitarrista con los dedos de hada” y es considerado un maestro indiscutible dentro del estilo tsapiky. Chryzanto Zama, también de la provincia de Tulear, es un joven guitarrista prodigio que combina el virtuosismo, la originalidad y la riqueza en sus composiciones. Y Joël Rabesolo, nativo de Antsirabe, domina perfectamente todos los estilos de la guitarra malgache. El álbum es como un patio de recreo donde el juego y la pasión, junto a la riqueza que lleva cada miembro a sus espaldas, deja entrever el amor de los tres artistas por los guitarristas de jazz.

EPs:

Tomi Owó – Pieces (16 febrero)

La nigeriana Tomi Owó emerge de Lagos con su canción ‘Versus’ en 2015 y empieza a despertar interés en Nigeria con su R&B cantado en inglés y en yoruba. Ahora presenta su EP debut, que huye del mainstream nigeriano de los afrobeats para resguardarse en un refugio de nostalgia y baladas dulzonas imbuidas en un ceñido traje de R&B. Canciones de amor y esperanza nutren este trabajo de cinco piezas que se aleja de las versiones y revisiones de clásicos de Sade, Angelique Kidjo o Corinne Bailey Rae que realiza con su proyecto “Nostalgia Sessions“, una serie de videos de canciones de los años 80, 90 y principios de 2000.

Batuk – Move! (23 de febrero, Teka Records)

El nuevo EP de la banda sudafricana de música electrónica Batuk, precede lo que será el segundo álbum del trio, ‘Kasi Royalty’, que tiene prevista su salida en el mercado el próximo mes de mayo a través del sello discográfico Teka Music. Los de Johannesburgo llevan desde 2015 rompiendo pistas con su propuesta de música disco, y ahora vuelven a sumergirnos en su receta más ecléctica para quemar zapatillas. Una propuesta que, sin duda, deleitará a la audiencia de nuestro proyecto de difusión de música electrónica Moto Kiatu, que nos los trajo por primera vez a España. ¿Se animarán a volverlo a hacer?