Entradas

cultura africana

Descoloniza tu iPod (III)

Abrir los oídos para abrir la mente.

La música es un elemento crucial de resistencia. Desde las décadas de los 50 y 60, la música popular y los desarrollos tecnológicos en el mundo de los sonidos posibilitaron intercambios a lo largo y ancho del Planeta. Y los que se produjeron a través del llamado ‘Atlántico Negro’ durante los procesos de descolonización de África son esenciales a la hora de comprender la resistencia cultural anticolonial que sigue combatiendo, a día de hoy, al mimetismo occidental. Todos esos intercambios bidireccionales contribuyeron, y lo siguen haciendo, tanto a descolonizar geográficamente el continente como a sembrar semillas de empoderamiento mental entre su población en un proceso de fertilización cruzada.

Lo que hacemos a través de la serie ‘Descoloniza tu iPod’ mes a mes, siguiendo la estela de nuestro magacín radiofónico en M21, no es, por lo tanto, presentar un mero repositorio de productos musicales de esa África ubicada en el Sur Global o un ejercicio para exotizar la música africana. Nuestra intención es normalizar la música y la diversidad de la cultura africana, y a la vez, impulsar un activismo cultural colectivo a través de la divulgación cultural que contribuya a la tarea (inacabada) de la descolonización. ¡Por eso os invitamos a participar de la necesaria descolonización de oídos y mentes, que este mes de marzo viene cargada de propuestas!

LPs:

Seun Kuti – Black Times (2 de marzo – Strut Records)

cultura africana En su cuarto álbum junto a la banda de su padre, Egypt 80, el compositor y saxofonista Seun Kuti vuelve a mostrar que el Afrobeat y la música protesta siguen en pie de una forma elegantemente digna. El pequeño de los Kuti encarna el espíritu de la República de Kalakuta como nadie a través de las ocho pistas de Black Times, caracterizadas por el omnipresente poder de la sección de vientos atildada por la voz del hijo de Fela, casi invocando el espíritu del fallecido activista nigeriano. Con la colaboración del bluesman Carlos Santana, el álbum está impregnado de una crítica al capitalismo hecha desde la óptica de la clase trabajadora mundial, pero recoge crónicas sociales y políticas de la Nigeria contemporánea conservando el carácter global del Afrobeat, seguramente el estilo musical más popular de África fuera de África.

Oumou Sangare – Mogoya Remixed (2 de marzo, No Format)

El álbum Mogoya, de Oumou Sangaré, fue uno de los mejores trabajos que se presentaron el pasado “veroño”. Por eso, que ahora se presente un disco con sus remezclas de la mano de seis artistas de prestigio como son Sampha, St Germain, TWOTEK, Natureboy Flako, PEDRO y Pouvoir Magique, sigue insuflando actualidad al último trabajo de Oumou, una de las voces femeninas más poderosas de África y una de las artistas mejor valoradas internacionalmente de todo el continente. Tomando el sonido de la música wassoulou de Malí como base, las remezclas reinterpretan las tradiciones del África Occidentales a través de sintetizadores y Afro-house que erigen la voz de Oumou de la diva que irrumpió con Moussolou hace 28 años a la Diosa de las pistas de baile para este 2018.

Toubab Krewe – Stylo (2 de marzo, autoeditado)

Mali y Estados Unidos se fusionan en este álbum de la banda de Asheville a través de ocho canciones que emparientan América del Norte y África Occidental casando koras y ngonis con banjos, bajos eléctricos y guitarras. Un paisaje sonoro que evoca los Apalaches, el Atlas y el Sahara por igual a través de un cromado de rock maliense con aromas Wassoulou que llegan impulsadas por ráfagas de viento cálido y arenoso tejidas por la historia de la diáspora africana. Una propuesta 90% instrumental que lleva a cabo el quinteto norteamericano y que vuelve a demostrar, una vez más, la vigencia y el interés que despierta la música africana entre las bandas más sibaritas de Occidente. Una propuesta hecha por “Toubabs” –”personas de ascendencia blanca” o “extranjeros” en el oeste de África– de Carolina del Norte que beben de las fuentes y raíces de la música de Nueva Orleans.

Muthoni The Drummer Queen – SHE (2 de marzo – Mouthwatering Records)

Con su 3er larga duración esta keniana le da al pop un giro post-Millenial. Con 11 temas bajo el sugerente título de ELLA, MDQ destila sonidos Afro-Diaspóricos y crea un híbrido infeccioso, perfecto para las pistas de baile. El álbum está centrado en la figura de la mujer africana en todas sus líricas, donde el feminismo es la aroma central, pero donde también se encuentran valientes defensas del colectivo LGTBIQ, tan perseguido en Kenia. A pesar de haber sido concebido y gestado en Nairobi, el álbum se grabó y mezcló en Suiza con la brocha de los productores GR! y HOOK. Y en él encontramos una nutrida receta (a veces incluso especiada en exceso) que incluye hip hop, dancehall, r & b, reggae, punk o música de club. Un álbum que se muestra fiel al eclecticismo y la personalidad de Muthoni, y que la vuelve a postular como una de las propuestas más comerciales de la actualidad.

Nancy Vieira – Manhâ Florida (9 de marzo, Harmonia Mundi/ Lusafrica)

Nacida en Guinea-Bissau pero criada en Cabo Verde, la hija del ex-embajador caboverdiano en Lisboa ha heredado la faceta musical de su padre, quien tocaba la guitarra y el violín. Tras el éxito de su primer álbum Nôs Raça en 1995, Vieira se ha labrado una carrera profesional distinguible, sobre todo a partir de su Lus, presentado en 2007. Ahora, y seis años después de su disco Nô Amá, llega con su 5º álbum de estudio Manhã Florida, producido por el músico franco-caboverdiano Teofilo Chantre y volviendo a poner el crioullo del archipiélago en boca de todos. Con temas de Mario Lúcio y la participación de Bau o Hernáni Almeida en las guitarras, Nancy también firma una de las composiciones: Porto Inseguro (Coisa Boa). Un disco desasosegado y en acústico que nos mece como un péndulo narcótico que va de Praia a París vía Lisboa.

Ady Suleiman – Memories (9 de marzo, Pemba)

Este británico de padre zanzibarí es una de las voces soulful más brillantes y cándidas del momento. Su soul pop no parece tener mucho que ver con el taarab suajili del que desciende parte de su ADN, y a pesar de ello, quiso bautizar su propio sello discográfico con el nombre de Pemba, la isla (ahora) tanzana donde reside la mitad de su familia. El 1er LP del artista tras su EP debut muestra la audacia de una colección de canciones muy personales y emotivas que recuerdan a otros afrodescendientes como Myles Sanko y que están bien arraigadas entre la adolescencia británica. Un álbum tan sencillo como conmovedor, sin grandes filigranas de producción y donde la guitarra acústica y los matices de la voz del cantante fluyen con un estilo pop y R & B muy frescos.

Young Fathers – Cocoa Sugar (9 de marzo)

Los “Padres Jóvenes” son un trío diásporico formado por un nigeriano, un liberiano y un escocés que cada vez están adquiriendo más prestigio en Reino Unido. Tras su White Men Are Black Men Too (2015), aparecer en la segunda parte de Trainspotting o colaborar con Massive Attack, presentan su álbum Cocoa Sugar, alejando su propuesta primeriza de punk y el hip hop para enraizarse entre música industrial de tintes angustiosos y pop convencional. El álbum traducible como “azúcar de cacao” explora la dualidad, la luz y oscuridad, dulzura y amargura, para contrastar las polaridades en las que viven los tres miembros de esta banda.

Nakhane – You Will Not Die (16 de marzo, BMG)

Tras darse a conocer con su primer (y desapercibido) álbum en 2013, pero brillar como nadie con distintos singles de una calidad incuestionable y su rol destacable como actor en la aclamada película Inxeba, el sudafricano Nakhane Touré acaba de sacar su álbum debut ‘No Vas A Morir’. La identidad sexual y la renuncia a un cristianismo excluyente de este artista de Port Elizabeth siguen estando en el epicentro de sus canciones, pero ahora, trasciende fronteras y nos llega con toda su fuerza visceral. Con un falsete conmovedor y una volatilidad vocal como pocas, Nakhane se sirve de guitarras, pop, rock y electrónica de los 90 a lo Depeche Mode o Moby para desnudar su crudeza en las piezas más chill-out y sumergirnos en su catarsis más íntima. Meditación y frenesí colisionan a través de 12 pistas de un gigante que ha demostrado que la honestidad es su principal aliada.

Baloji – 137 Avenue Kaniama (23 de marzo, Bella Union)

El congoleño residente en Bélgica Baloji se ha consolidado desde 2011, cuando emergió su 2º disco Kinshasa Succursale, como uno de los mejores exponentes del cruce entre hip-hop, funk y soukous, y uno de los embajadores contemporáneos de la música congoleña en Europa. Haciendo honor al significado de su nombre –’hechicero’– su tercer álbum, 137 Avenue Kaniama, toma los riffs de la guitarra congoleña y los expande a través de voces de acompañamiento que hacen de colchón a sus rapeos 100% festivos y comprometidos. Los también congoleños Konono No 1 reviven en temas como Soleil De Volt y la Kinshasa más mestiza envuelve y reviste las influencias que acaban de coser los temas de este álbum. Kongaulois se nutre incluso de Ethiojazz. Y una vez más, la estética de sus videoclips prueba hasta qué punto lo audiovidual es hoy un elemento clave en la difusión musical a lo largo y ancho del continente.

Sidi Touré – Toubalbero (23 marzo, Thrill Jockey)

El guitarrista y compositor Sidi Touré lleva la riqueza sonora de Mali en el ADN de sus canciones, y lo hace con la destreza de un maestro. Creció en la ciudad maliense de Gao, entre el río Níger y el desierto del Sahara, parte de la nobleza Songhai, y en contacto continuo con Bozos, Bambaras, Fulanis y Tuaregs nómadas. Por eso en su 5º álbum de estudio, Toubalbero -que designa un tambor tradicional que reúne a la comunidad–, se puede interpretar como un disco de rock maliense en su más amplio sentido. En sus 11 canciones, el folk acústico del que se había nutrido en sus álbumes anteriores se condimenta con guitarras eléctricas y distorsionadas, ngonis amplificados y baterías rockeras bebiendo del pozo del folklore local. Un trabajo que parece invocar el espíritu vudú que forma parte de la tradición espiritual Songhai a partir de repeticiones delirantes que brindan momentos apoteósicos.

Etenesh Wassié y Mathie Sourisseau – Yene Alem (23 de marzo, Buda Musique)

Este álbum no es un encuentro entre Etiopía y Francia, sino un diálogo entre dos músicos nómadas procedentes de ambos países: Etenesh Wassie y Mathieu Sourisseau. La cantante etíope Etenesh Wassie lleva una década codeándose con músicos de todas partes del mundo, aunque sin abandonar las tradiciones sonoras que la han ido curtiendo. Mathieu Sourisseau, un músico que se nutre de free-jazz y el rock alternativo. Si ya con su álbum Belo Belo, que vio la luz en 2010, impresionaron por un sonido original que les posibilitó actuar en escenarios internacionales, ahora la estéticas del dueto vuelve a lucirse y se vuelve aún más tensa y amarga con la presencia de la violoncelista francesa Julie Läderach. Un trabajo de rock occidental cantado por una azmari (especie de griot etíope) femenina excepcional.

Suzy Eises – Suzy Eises (26 de marzo, autoeditado)

La saxofonista Suzy Eisies ha publicado recientemente su álbum debut. La emergente artista namibia, habitual en los escenarios de la capital Windhoek, ya despunta en la escena nacional y su primer trabajo ha sumado seis nominaciones en los premios de la música de Namibia, (NAMAS en sus siglas en inglés) incluyendo mejor álbum del año y mejor artista.

Enfermiza del jazz, la joven se declara una esponja de géneros musicales y eso se plasma en un disco con ocho pistas donde su saxofón juega con el afrobeat y la electrónica. Las canciones Free o Our Love son composiciones melancólicas mientras que Eises invita al baile con temas como Moving o Africa Stand Up, en la expresa su deseo de convertirse en un referente del jazz en el continente. Además, el álbum incluye una colaboración con el sudafricano DJ Maphorisa.

Eises ha buscado que el jazz cale en Namibia y en el continente como explicó a la cadena BBC en unas recientes declaraciones. “Mi reto es conectar con la gente de mi edad”, dijo la saxofonista.

 

EPs:

BCUC – Emakhosini (16 de marzo)

La joven banda de Soweto BCUC – más conocidos como Bantu Continua Uhuru Consciousness– vuelven a demostrar que la tradición se encarna y pervive en los sonidos más contemporáneos gracias a un poderoso trabajo de batería y bajo. En su nuevo EP, la banda sudafricana narra a través de 3 pistas, cuya duración bien sumaría un LP, pasajes dramáticos y amenazantes que recuerdan a los Congotronics por una dinámica furiosa y una guitarra punzante, pero que dejan impresa la marca de la casa contrastando con la frescura vocal de la cantante Kgomotso Mokone, la única mujer de la banda. Su sonido, al que ellos llaman “africangungungu” y “afropsychedelic”, nos sumerge en el gospel al más puro estilo de sus compatriotas Ladysmith Black Mambazo, sembrándolo de rap, bajos pesados y percusiones que nos enraízan a su sentir más revolucionario.

Singles / Sencillos:

Bombino – Tehigren (6 de marzo, Partisan Records)

Un avance de ‘Deran’ – “mejores deseos” en Tamasheq-, el próximo disco del nigerino Omara Moctar o Bombino, que verá la luz el próximo 18 de mayo, es este magnífico Tehigren. Grabado en el Studio HIBA, de Casablanca, el rock tuareg se fusiona con el reggae en un estilo que Bombino apoda ‘tuareggae’, que surge casualmente y que fluye en este pequeño avance del álbum. Tras Nomad (2013) y Azel (2016) este adelanto de Deran promete que el disco va a estar a la altura de lo que el tuareg nos ha brindado hasta la fecha, aportando un poco más sobre la identidad sonora del artista.

Sade – Flower of the Universe (7 de marzo, Disney)

La cantante británico-nigeriana Helen Folasade Adu, más conocida como Sade –la del archiconocido By Your Side o Smooth Operator– regresa tras siete años de silencio con “Flower of the Universe”, canción que forma parte de la banda sonora de la película de Disney “A Wrinkle in Time” o Un Pliegue En El Tiempo (2018). La canción es el lamento de una madre. Un vals para mecer y acunar a un niño. Una nana. Una canción de cuna en acordes menores con una guitarra acústica y armonías vocales que nos devuelven a la Sade más genuina. 

Fatoumata Diawara – Nterini (8 de marzo, Wagram)

Otro avance de álbum que seguro que va a hacer tambalear los cimientos de nuestra serie Descoloniza tu iPod es el que Fatoumata Diawara acaba de lanzar. Parte de su 2º álbum ‘Fenfo’, que verá la luz el próximo 25 de mayo, Día de África, apunta maneras. Tras su exitoso debut con Fatou (2011), Matthieu Chedid vuelve a producir el álbum de la cantante y actriz, que ha sido grabado entre Mali, Burkina Faso, Catalunya y Francia. Con Nterini (‘mi amor’ o ‘mi confidente’ en bambara) y el extraordinario videoclip dirigido por la fotógrafa etíope y artista contemporánea Aïda Muluneh, la de Mali ya ha levantado el interés de medio mundo, impacientes por escuchar el nuevo disco.

Angelique Kidjo – Born Under Punches (22 marzo, Kravenworks Records)

La beninesa Angelique Kidjo, toma prestados a los Talking Heads y su influencia africana en el disco Remain In Light de 1980 para decirle al mundo que el rock, también, viene de África, por consecuencia de las raíces africanas del blues. Este nuevo álbum de Kidjo, que saldrá el próximo 8 de junio, contará con el trabajo del productor Jeff Bhasker (Rihanna, Kanye West, Drake y Jay-Z) y con las colaboraciones de Ezra Koenig o Tony Allen. Su propia interpretación del mítico Remain in Light llega con el single Born Under Punches, que no solo nutre el original de ritmos africanos sino que además enfatiza su africanidad cantando en Fon.

Ebo Taylor – Mumudey Mumudey (23 marzo, Mr. Bongo)

Con 81 años, la leyenda del afrobeat y el highlife, el veterano ghanés Ebo Taylor, vuelve con el avance de su nuevo disco Yen Ara, que verá la luz el 6 de abril de la mano de Mr. Bongo. A juzgar por el energizante y revitalizador Mumudey Mumudey –la versión de un tema antiguo de Apagya Show Band que trata sobre un enano Fanti– tenemos el baile asegurado con una mezcla energética que nos prepara para lo que está llamando a ser su mejor álbum hasta la fecha. Seis décadas encima de escenarios de todo el mundo le han dado la receta y los ingredientes infalibles para insuflar y contagiar el ritmo a la audiencia internacional, que con Yen Ara quiere volver a servir, y en caliente, la fórmula del éxito.

Más novedades discográficas de este 2018:

Descoloniza tu iPod (II)

Descoloniza tu iPod (I)

Descoloniza tu iPod (II)

Abrir los oídos para abrir la mente. 

Febrero nos ha dejado un buen puñado de novedades discográficas bien valiosas desde diferentes puntos de África y de sus Diásporas. Después de iniciar esta serie en enero con el objetivo de desarrollar un oído crítico y selectivo con aquello que suena en las principales emisoras radiofónicas, y siguiendo la estela de nuestro programa en M21, os presentamos nuestras propuestas para febrero de 2018. Una alternativa a las monótonas y hegemónicas listas de reproducción que pretende ampliar los horizontes sonoros occidentales acercando la cultura africana al/la oyente y lector/a a través de su innovación y diversidad sonora. ¡Subid el volumen y abrid bien el apetito!

LPs:

Thandi Ntuli – Exiled (1 de febrero)

música africanaA sus 30 años, la pianista sudafricana Thandi Ntuli presenta su segundo álbum, Exiled, que ha tenido la suerte de ser seleccionado por el legendario director de cine Spike Lee para sonar en dos ocasiones distintas en su serie “She’s Gotta Have It“. La compositora trata las 15 pistas de este álbum como una artesanía única, en la que ha trabajado desde la primavera de 2016 y que ahora autoedita con un embalaje austero y sobrio en blanco y negro que evoca la nostalgia del universo jazzístico de los 60 y 70 en la Sudáfrica urbana. Con matices de rock marroquí y bebop etíope, pero ideado como un álbum pop, conceptos como los de ‘identidad’ y ‘feminidad’, así como el significado de ‘estar vivo’ o el de sentirse desplazado y exilado en tu propia tierra, impregnan todo el álbum.

Jano Band – Lerasih New (1 de febrero, Kistet)

Después de una larga espera desde su álbum debut Ertale (2012), el grupo de rock etíope Jano Band lanza su segundo disco ‘Lerasehe New’ (literalmente ‘es para ti’ en amhárico) y quiere hacerse un lugar entre la audiencia de Addis Abeba, la cuna que los ha visto crecer. Tras ser nominados a dos premios en AFRIMA 3.0 como Mejor Grupo Africano y Mejor Grupo de Rock Africano, y después de aparecer en el programa Coke Studio Africa 2017 con la sudafricana Shekhinah, dan a luz a un trabajo de 16 pistas que ha sido mezclado en Italia. Tratando aspectos sociales, históricos y culturales de la sociedad etíope, rompen con las preconcepciones de lo que pega entre la juventud del país, polinizando con rock los sonidos más tradicionales de Etiopía.

Oliver Mtukudzi – Hany’Ga (Concern) (2 de febrero, Sheer Sound)

Con 65 años, ‘Tuku’ nos regala su 67º álbum, lanzado justo una semana después de que falleciera su amigo Hugh Masekela. El lanzamiento de Hany’ga (Concern) es un hito importante para los amantes de los sonidos procedentes del África Austral y del legendario músico zimbabuense, que mientras grababa estas 10 pistas, se encontraba trabajando junto a Masekela en un álbum colaborativo que debería ver la luz este 2018. En Hany’Ga, Oliver Mtukudzi muestra la pasión por la música de un maestro que lleva más de 43 años dando guerra detrás de su guitarra y con su suave e inconfundible voz. En el álbum hay lugar para reivindicar la importancia de cooperar y no de competir, de preocuparse por los asuntos que nos afectan a todos o incluso por erradicar el matrimonio infantil.

Simon Winsé – Dangada (2 de febrero, Gigantonium)

cultura africanaEl cantante burkinés establecido en Francia Simon Winsé debuta con su primer álbum titulado Dangada (o alegría) con la intención de revitalizar y dar a conocer la cultura sonora Samo y los instrumentos tradicionales de su pueblo: Lankoé a unos 150 km al noroeste de Uagadugú. La Kora, el N’goni o la flauta Peul apuntalan el arco de boca del país San, que se filtra a través de doce canciones fruto de la colaboración junto al violinista Clément Janinet y el músico congoleño Rido Bayona, fundador de la Orquesta de Jazz de Burkina. Canciones que son puro diálogo entre la Burkina rural y el occidente más eléctrico en un ejercicio de investigación, interculturalidad y modernidad africana, y que combinan la poética de un Simon que se inspira en cuentos filosóficos Samo que hablan del futuro de la juventud o la riqueza.

Tutu Puoane & Brussels Jazz Orchestra – We Have a Dream (8 febrero, SoulFactory Records)

La músico sudafricana,  Tutu Puoane es uno de los referentes del jazz del continente. Asentada en Amberes, la cantante ha colaboraco con la Orchesta de Jazz de Bruselas para un trabajo que se presenta como un alegato a los derechos humanos.

We Have a Dream es una mezcolanza de géneros que confluyen en el jazz. Puoane versiona clásicos de sus músicos favoritos como Nina Simone, Sting, Joni Mitchell o Stevie Wonder en un disco que fomenta el poder de concienciación social de la música.

Este trabajo, que se suma a una nutrida trayectoria, es la segunda colaboración de Puoane con la Orchesta de Jazz de Bruselas tras la publicación de Mama Africa en honor de su compatriota Miriam Makeba en 2010.

Hervé Samb – Teranga (9 de febrero, Cristal Records)

El guitarrista y compositor senegalés Hervé Samb edita su cuarto álbum de estudio, donde explora la fusión entre el jazz y la música tradicional senegalesa, creando un sonido orgánico que ha bautizado como “Jazz Sabar”. A los 38 años, este músico nacido en Rufisque ha retornado a su Senegal natal después de haberse nutrido de una gran diversidad sonora en ciudades como París o Nueva York. Ahora, y tras trabajar de cerca con el músico senegalés Omar Pène, decide ahondar en la tradición sonora de Senegal y corearse con grandes músicos nacionales como Alune Wade –arreglista imprescindible del disco–, Faada Freddy o el recientemente fallecido Ndiouga Dieng de Orchestra Baobab.

Lucibela – Laço Umbilical (9 de febrero, Lusafrica)

Cabo Verde no deja de sorprendernos. Y Lusafrica nació para contarlo. Ahora, el debut discográfico de la joven intérprete Lucibela, originaria de la isla de Saô Nicolau, Laço Umbilical –traducible como ‘Cordón Umbilical’–, ahonda en el cancionero caboverdiano de Manuel de Novas, Jorge Humberto, Bétu –autor de gran parte del repertorio de Ildo Loboo–, Cesaria Evora, Elida Almeida o Mario Lúcio, para deleitarnos con suavidad y delicadeza. La voz de Lucibela hace vibrar en sus graves y mece en sus tonalidades medias, mostrando una madurez sin prisas ni pretensiones que tranquiliza y arroja al sonido salinizado de cavaquinhos y acordeones.

Tal National – Tantabara (9 febrero, Fat Cat Records)

La banda nigerina de rock and roll Tal National, formada en el año 2000 por el guitarrista (y juez municipal) Hamadal “Almeida” Moumine, demuestra por qué es el torbellino sónico más potente del momento en Níger en su 4º álbum. Políglotas y multiculturales, el sustrato Fulani, Hausa, Songhai y Tuareg es parte del ADN sonoro que crean los 13 miembros de Tal National. Tras su primer LP internacional, Kaani, en 2013 (que llegó a la lista de los 10 mejores discos de The New York Times), presentan Tantabara, grabado en un improvisado estudio de Niamey por el productor de Chicago Jamie Carter, Tantabara tiene un aire descuidado de indie mezclando rock con soukous, Afrobeat o hasta jazz, que destaca por la presencia de la cantante y rapera nigerina Zara Moussa.

Kabantu – Of the People (9 febrero)

El debut discográfico del quinteto con sede en Manchester Kabantu, es un auténtico maridaje de sonidos y culturas. Con un pie en la música clásica, fusionan el jazz con música celta, melodías vocales sudafricanas y samba con aderezos de los Balcanes. Of the People –o ‘De La Gente’– se sirve de banjos, guitarras, chelos y congas para construir un estilo ecléctico destilado con muy buen gusto y maestría. El director de la banda, el sudafricano Abel Selaocoe, que nació en el municipio de Sebokeng en las afueras de Johannesburgo, nos deleita con su chelo y demuestra su versatilidad en una plétora de géneros que lo postulan como uno de los músicos más virtuosos del momento.

Sirifo Kouyate – Sila Kadian (11 febrero, Música Fundamental)

El debut discográfico del senegalés Sirifo Kouyaté es un viaje sonoro que traza puentes entre la Kolda natal y la Sevilla adoptiva del experimentado Griot. Formado en el Conservatorio Nacional de Senegal, este maestro de la kora presenta Sila Kadian –o ‘el largo camino’ en bambara–, un trabajo que une dos tradiciones sonoras aparentemente alejadas entre sí pero enlazadas por un fino hilo invisible que ha legado la historia sonora entre Al-Andalus y África. Un disco de diez cortes que, como nos cuenta el propio Sirifo, ha sido grabado en el estudio de Sidy Samb, en Dakar y que cuenta con colaboraciones de Sidy, Fatou Sissoko, Fatoumata Mballo, Filidie Kouyaté o Sabel Dieng, acercando el flamenco a la cultura africana.

Kora Jazz Trio – Part IV (16 de febrero, Cristal Records)

Los vínculos entre el jazz y la música tradicional africana son evidentes, sin embargo pocos son los proyectos que consiguen revisarlos de una forma tan fresca como lo hacen Kora Jazz Trio. Con su sexto álbum, esta banda con quince años de trayectoria a sus espaldas presentan composiciones originales del pianista Abdoulaye Diabaté y del percusionista Moussa Sissokho, junto a la kora de Cherif Soumano (Dee Dee Bridgewater, Tiken Jah Fakoli) o el balafón de Adama Conde, y amplían repertorio con estándares de Paolo Conté, Cesaria Evora o los Jazz Messengers de Art Blakey. 

Imarhan – Temet (23 de febrero – City Slang)

La banda argelina lanza su segundo álbum, dirigido por su carismático líder, Iyad Ag Ibrahim. Se trata de un trabajo ecléctico de diez piezas que se mueve entre la tradición y la música diseñada a través de teléfonos inteligentes. Su lado psicodélico sigue nutriendo las raíces del rock de los 60 del que fluye esta banda tuareg, donde las guitarras se sirven de pedales wah-wah, aunque no dejan de brindar momentos de calma en acústico. El álbum, que sale del contexto de las ceremonias en las que suelen participar cuando están en su casa, en Tamanrasset, sigue destilando Sahara por doquier y entroniza el Tamasheq como la lengua vehicular para sus mensajes. El guitarreo se mezcla en el álbum con la presencia de cabras y motores de 4×4 a lo lejos, que sirven como telón de fondo para hablar de la falta de educación, hospitales y agua entre las comunidades tuareg de Argelia, Malí, Níger, Burkina Faso o Libia.

Hailu Mergia – Lala Belu (23 de febrero – Awesome Tapes from Africa)

En 2013, bajo el paraguas de Awesome Tapes from Africa de Brian Shimkovitz, el pianista y acordeonista etíope Hailu Mergia renacía de las cenizas aún humeantes de la prolífica escena musical de los 60 y 70 en Addis Abeba, cuando el soul, el jazz y el funk occidental conectados a los modos pentatónicos daba a luz al Ethio-Jazz. El órgano, el acordeón ondulante y el sintetizador de Mergia –miembro original de los ya desaparecidos Walias Band, compositores del exitoso ‘Muziqawi Silt’, o Dahlak– se han confabulado nuevamente para presentar una nueva joya de seis piezas originales y tocadas por el carisma del etíope afincado en Washington. Grabado en formato de trío junto al baterista Tony Buck y el bajista Mike Majkowski, los cortes son un cóctel salvaje e impredecible con un sonido rompedor que incluye dos grandes clásicos etíopes, ‘Gum Gum’ y ‘Anchihoye Lene’, y cuatro temas inéditos. 

Femi Kuti – One People One World (23 de febrero-Knitting Factory-Partisan/PIAS)

El 7º álbum de estudio del hijo de Fela Kuti llega como una crítica a la política en Nigeria y una plegaria para la mejora de África en forma de doce temas inéditos que se alejan del Afrobeat más ortodoxo. El disco contiene balas que nos apuntan a todos en la era Buhari o Trump, y nos invita a despertar y levantarnos de forma conjunta contra las injusticias, la corrupción, aquellos que niegan el cambio climático, los abusadores del poder o la creciente militarización de los Estados. En este disco, cuyo título se puede traducir como ‘Un solo pueblo un solo mundo’ brillan los temas más luminosos, que muestran más optimismo y positivismo retratando la labor de Femi como portavoz de UNICEF, activista por los derechos del niño y defensor de la educación sobre el VIH / SIDA.

Djénéba et Fousco – Kayeba Khasso (23 de febrero – Lusafrica)

Siguiendo los pasos del dueto maliense Amadou & Mariam, Djénéba y Fousco acaban de lanzar su álbum debut levantando pasiones. Ella, Djénéba Kouyaté, tiene una voz enraizada en la tradición mandinga. Él, Fousseyni Sissoko, canta y toca la guitarra. De familias djeli (o griot), se conocieron en 2010 durante un famoso talent-show nacional y desde entonces trabajan juntos. Han puesto la voz en la obra “2147 Et si l’Afrique disparaissait?” de Moïse Touré, junto a Rokia Traoré; y ahora debutan con una propuesta moderna con baladas que incluyen acordeón o violonchelo y música bailable que combina reggae, guitarreos rockeros y blues eléctrico. El álbum ha contado con la colaboración de Ballaké Sissoko y nos ha encantado.

Alune Wade – African Fast Food (23 de febrero – 10H10)

Nunca la comida rápida había sido tan nutritiva como con el nuevo disco del senegalés Alune Wade, ‘Comida rápida africana’, de este bajista, cantante y compositor hijo del líder de la Orquesta Sinfónica de Senegal. Se trata de su tercer álbum y llega después de su debut, Mbolo de 2006, de Ayo Nene en 2010 y de Havana Paris Dakar en 2015. Una joya de diez temas cantados en inglés, francés y wolof que ha sido gestada entre París y Dakar después de haber trabajado con músicos como Marcus Miller, Ismaël Lô o Cheick Tidiane Seck. Wade, de 39 años, ha puesto en el asador jazz, música cubana, hip hop, funk o Afrobeat y ha invitado al banquete al pianista argentino Leo Genevese, el trompetista malgache Renaud Gensane, el percusionista brasileño Adriano DD Tenorio, el baterista marroquí-senegalés Mokhtar Samba, al nigeriano Kuku y al rapero francés Oxmo Puccino.

Malagasy Guitar Masters – Volo Hazo (23 de febrero, Buda Musique)

Madagascar es una mina de instrumentistas virtuosos y la guitarra malgache es uno de los instrumentos mejor experimentados de la isla. Del encuentro de tres grandes maestros malgaches de la guitarra surge este álbum exquisito y reposado que reúne tres generaciones distintas con una misma pasión. Teta, de la región de Tulear ha sido apodado como el “guitarrista con los dedos de hada” y es considerado un maestro indiscutible dentro del estilo tsapiky. Chryzanto Zama, también de la provincia de Tulear, es un joven guitarrista prodigio que combina el virtuosismo, la originalidad y la riqueza en sus composiciones. Y Joël Rabesolo, nativo de Antsirabe, domina perfectamente todos los estilos de la guitarra malgache. El álbum es como un patio de recreo donde el juego y la pasión, junto a la riqueza que lleva cada miembro a sus espaldas, deja entrever el amor de los tres artistas por los guitarristas de jazz.

EPs:

Batuk – Move! (23 de febrero, Teka Records)

El nuevo EP de la banda sudafricana de música electrónica Batuk, precede lo que será el segundo álbum del trio, ‘Kasi Royalty’, que tiene prevista su salida en el mercado el próximo mes de mayo a través del sello discográfico Teka Music. Los de Johannesburgo llevan desde 2015 rompiendo pistas con su propuesta de música disco, y ahora vuelven a sumergirnos en su receta más ecléctica para quemar zapatillas. Una propuesta que, sin duda, deleitará a la audiencia de nuestro proyecto de difusión de música electrónica Moto Kiatu, que nos los trajo por primera vez a España. ¿Se animarán a volverlo a hacer?

Descoloniza tu iPod (I)

Abrir los oídos para abrir la mente. 

La música que proviene de África o de sus diásporas sigue formando parte, en gran medida, de los márgenes del consumo de música en Occidente. Damos por sentada la diversidad musical en nuestras emisoras de radio y en nuestras tiendas de música, como si fuera igual de sencillo escuchar punk de Botswana o Ethiojazz como probar comida italiana, tailandesa o libanesa. Pero no es así.

música africana

Imagen de Vain Sthlm.

No hace mucho tiempo, un famoso locutor de Radio 3 –la emisora de música alternativa de RNE–, me dijo sin ningún tipo de sonrojo que “el problema de la música africana es que sus melodías suenan demasiado diferentes a las nuestras”. Una postura esencialista y eurocéntrica hasta la médula que me dejó muda. ¿Falta de “modernidad” y “occidentalización”? ¡Viva la hegemonía Occidental! ¿Pero es que seguimos creyendo que todo “lo africano” es inferior y que el criterio de belleza occidental es el que prima? ¿Pero es que seguimos pensando que África vive aislada del mundo? ¡Lamentable!

Obviamos una y otra vez que el Blues o el Jazz que llenan de audiencias refinadas los principales auditorios de nuestras ciudades les deben todo a los esclavos africanos en las plantaciones del otro lado del Atlántico. Que el dancehall, el Reggae, el Funk, la Salsa, la música Disco, el Hip Hop, el House o incluso el Country tienen tanto de África como el Afrobeat…

A pesar de que voces como Stromae (de padre ruandés) o Michael Kiwanuka (de progenitores ugandeses) han arrasado el mercado del mainstream, el Afrotrap se ha hecho con las emisoras francófonas y los Afrobeats de Fuse ODG o Davido se han convertido en auténticos rompepistas en Reino Unido, la vanguardia musical del continente parece ausente. Residual y desconocida, si no oculta –por ese otro argumento que la censura por ser “demasiado poco africana”, sea lo que sea que eso signifique–, incluso entre los más inquietos melómanos. Y aquí, desengañémonos, no pierde África, sino los y las que nos encontramos al otro lado de la frontera. Otro síntoma más de la decadencia cultural de Occidente.  

Como sabemos, la música puede ser una herramienta muy poderosa para deconstruir etiquetas rígidas y romper corsés que mantienen las desigualdades e injusticias a través de la exclusión racial, lingüística o incluso sónica. Por ello, y con el objetivo de deconstruir y desconolizar nuestro ideario colectivo, iniciamos una serie que, siguiendo la estela de nuestro trabajo radiofónico en la emisora municipal de Madrid (M21) pretende reunir las novedades discográficas más variadas y suculentas que emergen desde África o desde sus diásporas. Sin prejuicios. Sin recelos. Para nutrir y descolonizar tu reproductor de música mes a mes.

Aquí nuestra selección de novedades discográficas de enero de 2018

LPs:

Toto Bona Lokua – Bondeko (19 de enero, No Format)

música africana Africa Musica Doce años después de su debut en colectivo, los miembros de este innovador e incomparable trío formado por el camerunés Richard Bona, el congoleño Lokua Kanza y el antillano Gerald Toto, aúnan sus virtuosas voces, guitarras rasgadas y atmósferas vaporosas para dejarnos, de nuevo, sin palabras. Con la brocha de oro del productor Laurent Bizot, Toto Bona Lokua pintan un lienzo de armonías vocales dulces e inmaculadas, cantadas en francés o en lingala con la misma naturalidad y fluidez que mezclan sentimientos como la melancolía o la euforia. Hipnotizante. 

Burna Boy – Outside (26 de enero, Bad Habit/On A Spaceship/Atlantic)

Música africana Africa

El cantante de reggae y dancehall nigeriano Damini Ebunoluwa Ogalu, más conocido como Burna Boy, presenta nuevo larga duración de doce pistas cargadas de rap y pop norteamericano de principios de los 2000. Bajo la etiqueta de “afrofusión” en la que se ha autodefinido el propio cantante, originario de la ciudad de Port Harcourt, nos regala piezas como la luminosa “Heaven’s Gate”, donde lo acompaña la cantante británica Lily Allen, y donde demuestra por qué junto a WizKid o Davido, Burna Boy es considerado uno de los principales embajadores musicales de Nigeria.

Mo’Kalamity meets Sly & Robbie – One Love Vibration (26 de enero,Sofia Thea Records)

Música africana AfricaLa cantante francesa de origen caboverdiano Mo’Kalamity regresa con un nuevo álbum realizado en Jamaica y fruto del encuentro musical con los legendarios músicos y productores jamaiquinos Sly y Robbie. Tras el éxito de su primer álbum “Warriors Of Light” (2007), y su consolidación con “Deeper Revolution” (2011) y “Freedom Of The Soul” (2013) junto a su banda, The Wizards, con este cuarto álbum titulado “One Love Vibration”, Mo’Kalamity se traslada a los Anchor Studio de Kingston, para presentarnos su cuarto álbum titulado “One Love Vibration”. Un trabajo de 9 cortes que se lanzó el 26 de enero y que son una oda a los “Reinos de África” (tema con el que abre el disco), a sus raíces y al amor.

Zaki Ibrahim – The Secret Life of Planets (31 de enero, Zaki Ibrahim)

Música africana Africa

La cantautora sudafricana afincada en Canadá, Zaki Ibrahim, acaba de lanzar su tercer álbum, ‘The Secret Life Of Planets’. Su último LP, ‘Every Opposite’, vio la luz en 2012, pero en 2016 su EP ‘Orbit’ ya anunciaba un giro en el estilo, profundizando en los ritmos más innovadores de la Sudáfrica de hoy. Ahora, el cosmos (de la experiencia humana) es el eje central de su música. No es casual que el lanzamiento de este nuevo trabajo coincidiera con la superluna, la vista más grande de la Luna que hemos tenido en 70 años. Con una Zaki profundamente conectada con la naturaleza humana tras perder a su padre y ser madre durante la composición del disco. El alma vintage y la atmósfera R&B supuran y sobresalen a los sintetizadores, que toman las riendas de un álbum impregnado de rap y house de la escena más underground de Toronto tanto como de las cadencias de kwaito de Ciudad del Cabo.

Sia Tolno – This Train (26 de enero, Dom disques)

Música africana Africa

La que se postuló en su día como una auténtica Diva del Afrobeat, la guineana Sia Tolno, nos sorprende con su 5º álbum. El cruce de estilos, lenguas y épocas quiere hacer de este trabajo el más internacional de los editados por la artista hasta la fecha, alternando rock, funk y electro y sumergiéndonos en la escena más bailable de Conakry. Con la mano del productor Nicolas Gueret, que ha trabajado previamente con gigantes de la música africana como Salif Keita, Touré Kunda, Khaled, Cesaria Evora o Papa Wemba, Sia Tolno evoca su carácter híbrido y su potencia vocal en 11 cortes que pretenden no dejarnos indiferentes.

Patrick Ruffino – Agoo (19 de enero, Music Development Company)Música africana Africa

El bajista y cantante beninés Patrick Ruffino, icono de la escena afro-parisina y productor de les Amazones d’Afrique, vuelve a traer al frente la escena retro del Cotonú de los 70′ en su 2º álbum ‘Agoo’. Lo que nos conmovió de la Orchestre Poly Rythmo se entrecruza ahora con los sonidos del Sahel, la música de Ghana –de donde era su abuela–, de Burkina Faso –de donde provenía su madre– o las tradiciones mandinga, para ofrecernos 10 perlas únicas que destilan su amor por el jazz, el funk, el soul o la música afrocubana.

Hama Sankare – Ballébé: Calling All Africans (26 de enero, Cleremont Music)

Música africana Africa

El maestro maliense Hama Sankare, percusionista y acompañante vocal del difunto Ali Farka Touré, presenta su primer y brillante álbum, ‘Ballébé: Calling all Africans’ o ‘Llamando a todos los africanos’. Tras más de cuarenta años de carrera musical con su Calabaza, esta joya de 11 pistas nos muestra como las guitarras del blues tuareg se mezclan con el techno sin alejarnos una pizca de la atmósfera más tradicional. Voces profundas y rock pulsante con sintetizadores hipnóticos que reúnen a una impresionante variedad de músicos. El primer disco en solitario de Sankare no decepciona.

Guy One – #1 (26 de enero, Philophone)

De la ciudad ghanesa de Bolgatanga, de unos 70.000 habitantes, llega un cantante y compositor acostumbrado a actuar en bodas y funerales. Sin embargo, el productor alemán Max Weissenfeldt, que ya ha trabajado con estrellas como Hailu Mergia o Alemayehu Eshete lo lanza este 2018 más allá de su entorno rural en el norte de Ghana con un álbum debut que promete ser una de las sorpresas de este año. Guy One toca música Kologo, un estilo popular entre los Frafra del norte de Ghana que ya ha sido popularizado por maestros como King Ayisoba, que el año pasado nos presentó el álbum 1000 Can Die. El estilo, que toma su nombre del instrumento Kologo – un laúd de cuerdas con la misma sonoridad que el n’goni maliense–, ha encontrado en Guy One a un buscavidas extraordinario que no solo muestra su originalidad en la forma de hacer su música, sino también fabricado su propio instrumento a partir de una lata y un mango de escoba. Un sonido tan arraigado en la tradición como en la instrumentación contemporánea.

Beautiful Nubia and the Roots Renaissance Band – Amunudun (3 de enero, EniObanke)

Música africana AfricaEl nigeriano Segun Akinlolu, más conocido como Beautiful Nubia o “Bella Nubia”, y su banda the Roots Renaissance, nos presentan su álbum Amundun, un LP de 15 cortes envueltos en una atmósfera retro y folk con alma pop, highlife y reggae. Sus letras, cantadas a modo de filosofía popular en yoruba e inglés, muestran otros matices de la música urbana africana contemporánea made in Lagos. 

 Zanmari Baré – Voun (31 de enero, Buda)

Desde el país de la maloya, Reunión, Zanmari Baré renueva este estilo de música a medio camino entre la canción protesta y la nostalgia, siguiendo la tradición del gran maestro Danyel Waro. Con su segundo álbum de estudio, Voun –que significa el humus de los bosques–, el compositor revela un poco más de su propia personalidad tras el exitoso álbum debut con el que lo conocimos en 2013 – Mayok Flér–. Cantando en creole y en francés, el trabajo trata temas como el alcoholismo, las mujeres, el desarraigo, la relación padre-hijo o el amor con una sencillez y naturalidad que nos embelesa y que nos mece con un minimalismo endulzado a base de voces semisusurradas e instrumentos tradicionales del archipiélago de las Mascareñas.

EPs:

Cesária Évora – Carnaval de Mindelo (26 de enero, Lusafrica)

Música africana AfricaCon el Carnaval a la vuelta de la esquina, Lusafrica presenta un EP de 4 pistas regrabadas con la voz original de la mítica caboverdiana Cesária Évora. Con este trabajo, se quiere hacer honor al estilo musical del carnaval de Mindelo, celebrado en la isla de São Vicente de Cabo Verde, donde vivió Cesária hasta que falleció, el 17 de diciembre de 2011. Con nuevos arreglos festivos de Hernani Almeida, uno de los mejores guitarristas y músicos de la escena caboverdiana contemporánea, la discográfica francesa sigue recordando a la mujer que le dio la oportunidad de convertirse en uno de los mayores sellos discográficos en difundir músicas de África, especialmente, de Cabo Verde.

SINGLES / Sencillos:

Témé Tan – Menteur (15 de enero, PIAS)

El multiinstrumentista y productor Tanguy Haesovoets, más conocido como Témé Tan, presenta el single ‘Menteur'(Mentiroso), después de arrasar en 2017 con su álbum homónimo debut. Pop puro a medio camino entre Kinshasa y Bruselas –ciudades que han acunado al músico y cantante– emanan una mezcla irresistible de elementos europeos y africanos entre los que Tan se mueve como pez en el agua. Ser nómada por antonomasia, su música es una amalgama de influencias que van de Zouk, la Rumba congoleña, la electrónica de Kokoko!, la bossa nova de Gilberto Gil o el flamenco de Paco de Lucía, hasta el hip hop intrépido de Beastie Boys aliñados con las voces de niños jugando en el patio trasero de una casa cualquiera de la capital de República Democrática del Congo. ¡Genial!

Jacob Salem & Somkieta – Nanluli (12 de enero)Música africana Africa

El guitarrista y cantante burkinés Jacob Salem, más conocido como “el rey del Rock Mossi” nos regala un nuevo single junto al anglo-suizo Somkieta, que vuelve a barnizar de rock blues las tradiciones warba. ‘Nanluli’ –que significa “me voy a suicidar”– toma su nombre de una pieza que una mujer de 120 años le cantó a Jacob cuando era pequeño y vivía en la corte real de Mogho Naaba Kougri, donde ejercía de sirviente. Cantando en Mooré, la canción habla de la desesperación de un hombre que no puede pagar sus impuestos en la época colonial de De Gaulle. Poético y socialmente comprometido, este rock blues Mossi denúncia la injusticia que África sigue viviendo hoy, bajo el manto del neocolonialismo.

Aar Maanta – Halaalee (12 de enero)

Música africana Africa

El veterano músico británico-somalí Aar Maanta sigue avivando la llama de la música somalí y lanza un nuevo single con su “Halaalee Dhanto”, una modernización del Dhaanto tradicional, la música folklórica más popular de Somalia. Para la grabación del videoclip de este tema, Aar Maanta ha hecho un llamamiento internacional pidiendo que, ya sea individualmente o en grupo, la gente se grabe cantando ‘Halaalee’ con sus teléfonos móviles y subiendo los vídeos en las redes con el hashtag #HALAALEE. ¡Así que os animamos a participar!

7 novedades musicales para un Safari “Slow” alrededor de África

El sentido del viaje ha mutado en nuestro mundo hiperconectado. Tanto es así que hay quien viaja sin profundizar en ninguna experiencia más allá de su traslado a otro lugar. Es el llamado “turismo de consumo”, ese que se plasma a través de fotos en Instagram o vídeos en el blog personal. El que capta postales (fotografías robadas a los locales) mientras sigue rutas trazadas por guías sin salirse de las recomendaciones hechas para que todo el mundo tenga esa misma experiencia. Da igual si te cruzas con una vivencia única, un lugar maravilloso, conoces a alguien encantador que te puede abrir un nuevo universo a conocer… ¡No hay tiempo! ¡El itinerario escogido está marcado, aunque a veces te obligue a pasar por sitios ridículamente caricaturizados y seas tratado como un títere cuyo única función sea la de comprar!

Como el que engulle Fast Food y acaba gordo pero desnutrido, el turista-consumista terminará con muchas estampas en su pasaporte pero pocos nutrientes para enriquecer su mundo interior. De hecho, siempre volverá estresado y cansado de sus viajes. Y a estas alturas ya habrás intuido que algo similar sucede con la mayor parte de cultura que compramos y consumimos. En los cines comerciales raramente encontraremos buenas películas de las que aprendamos. Y no, la mayor parte de las canciones que suenan en las principales emisoras de radio tampoco favorecen una conexión con el artista, que al final nos está contando historias íntimas y particulares, aunque no las escuchemos.

Pigmeos Batwa del Congo escuchan las grabaciones de sus canciones que les ha hecho el etnomusicólogo sudafricano Hugh Tracey, en 1958. Imagen de la International Library of African Music (ILAM).

Pigmeos Batwa del Congo escuchan grabaciones de sus canciones que les ha hecho el etnomusicólogo sudafricano Hugh Tracey, en 1958. Imagen de la International Library of African Music (ILAM).

La cada vez más famosa cultura o filosofía “Slow” (lenta o pausada en inglés) cuestiona el materialismo y la inmediatez del sistema capitalista, para promover una nueva actitud de la sociedad, más coherente, natural y sostenible, capaz de producir una mejora en nuestra calidad de vida. Con la intención de ralentizar nuestra mirada y nuestro ritmo, y escuchar relajadamente las novedades discográficas que nos llegan de África, os proponemos darle al play y abrir los sentidos con serenidad y mirada reflexiva. Con todo, se trata de que cada cuál experimente un viaje “Slow” y que abra pequeñas ventanas para escuchar lo que África cuenta hoy a través de la voz de algunos de sus artistas.

1. VUSI MAHLASELA, hipnótico folk sudafricano 

Aunque no se trata estrictamente de una novedad discográfica, esta nueva versión acústica de “Ubuhle Bomhlaba”, del disco Wisdom of Forgiveness (1994) del cantautor sudafricano, se presenta como un bálsamo reparador que nos transporta a una especie de estado hipnótico ideal. La mente consciente se apaga y desconectamos de las experiencias previas para lograr una transformación desde dentro. Mahlasela tiene esta capacidad para conectarnos con nuestra parte más íntima y humana, como una especie de terapia musical para descender a atmósferas africanas sin prejuicios ni expectativas.

2. DOBET GNAHORÉ, el yin y el yan marfileños

Grammy a la mejor actuación en 2010, la polifacética cantante y actriz afincada en Francia es considerada una de las artistas más reconocidas del continente. Su estilo ecléctico mezcla la suavidad de sus baladas con la contundencia de sus directos como ingredientes de una biografía marcada por la infancia rural junto a su abuelo paterno y una adolescencia urbana entre artistas y artesanos. La imprenta que Ray Lema o Lokua Kanza dejaron en su obra es palpable en esta nueva joya, homenaje al continente. Con sencillez y empatía con su entorno nos transmite en este nuevo tema un mensaje de dolor y coraje comprimidos, como el yin y el yang del orgullo de ser africana.

3. LADYSMITH BLACK MAMBAZO & OLIVER MTUKUDZI, almas eternas del África Austral

La nueva colaboración entre estos dos iconos de la música del África austral nos rinde a sus pies. El estilo vocal Isicathamiya, parte de la música tradicional Zulú, se podría considerar el mejor exponente de un descenso “Slow” a los sonidos del continente. Una pieza que testimonia un canto a la unidad de los grandes artistas africanos, y una instantánea sonora que cuenta que, a pesar de visitar los escenarios más internacionales del Planeta, el secreto del éxito es seguir arraigado a casa.

4. ROKIA TRAORÉ, gruta a atmósferas Bambara 

La maliense con más renombre internacional, junto a Fatoumata Diawara o Oumou Sangaré, ha vuelto a lanzar este 2016 una nueva joya (Ne Só, su sexto LP, editado por Nonesuch Records) con 11 cortes conmovedores que nos devuelven a “casa” -‘Ne Só’ en bambara-. Como ya nos tiene acostumbrados, su voz es un profundo torrente que hace de gruta hacia atmósferas Bambara. Una imprescindible que no nos aleja de su esencia sombría, radiografía de un Mali preso a instantes del terrorismo y el miedo, y que se mantiene fiel a su lenguaje folk ecléctico.

5. FEMI TEMOWO, universo Yoruba en estado de fusión

Conocido por su trabajo como guitarrista de la desaparecida Amy Winehouse, el nigeriano afincado en Londres ha lanzado este 2016 su Music is the Feeling. Un álbum maduro, que fusiona la variedad más amplia del Jazz, el Afrobeat o el Funk con sus raíces nigerianas a partir de un bestial discurso capitaneados por su guitarra y el Yoruba como vehículos de transmisión. Rodeado de un elenco de músicos impresionantes y de instrumentación orquestral, su sonido denso se ilumina con arreglos de cuerda elegantes y complejos. Con tributos a Fela Kuti o Chinua Achebe, Temowo nos sumerge en este trabajo a las Nigeria(s) más inexploradas, y nos invita a realizar una travesía épica.

6. JOJO ABOT, la voz cosmopolita de la intuición 

Esta ghanesa afincada en Nairobi y con raíces establecidas en Copenhague y Nueva York, explora el electro-jazz, el afrobeat y el reggae sin prejuicios estéticos para contar historias desde la espiritualidad y la feminidad. Extraído de su EP debut ‘Fyfya Woto’ (editado en junio de 2015), el videoclip oficial de “To Li” ha visto la luz este mismo verano. Una JoJo en estado totalmente meditativo baila con los ojos cerrados y explorando el espacio que la rodea como quien quiere agarrar un presentimiento o una intuición. El tema habla sobre la sospecha hacia una situación o una persona que nos engaña. Y parece advertirnos: a veces es necesario cerrar los ojos para ver más claro. Para saber más sobre ella, lee esta interesante entrevista en exclusiva.

7. CEUZANY, Cabo Verde modular

La caboverdiana lanzó, en diciembre de 2015, su segundo álbum en solitario (Ilha d’Melodia –Lusafrica), trabajo que llegó como una bocanada de serenidad con altas dosis de melancolía, como nos tiene acostumbrados todo son proveniente de esas islas. El que le ha servido como single presentación es todo un homenaje a las calles estrechas y poéticas de Mindelo, y nos empapa con el pulso y la singularidad de un instrumento vocal que hace honores a sus raíces.