Entradas

Black Queers: artivismo contra las etiquetas

black_queer_social_comes_to_johannesburgSi mirásemos un mapa de África solo aparece un país que reconoce las uniones entre personas del mismo sexo. Sudáfrica es, desde 2006, un ejemplo de igualdad y progreso. Sin embargo, que el estado reconozca dicha unión no supone que todo esté hecho y que el movimiento LGTBIQ (Lesbianas, Gays, Transexuales, Bisexuales, Intersexuales, Queer) esté de brazos cruzados.

Lo cierto es que la comunidad LGTBIQ sigue sufriendo una discriminación latente y que parece ir a más: intimidaciones, amenazas,  ridiculización y cualquier tipo de abuso siguen estando muy presentes. En este contexto la visibilización de estas minorías se hace más necesaria que nunca.

A través de diferentes corrientes artísticas, como la fotografía, la comunidad se ha hecho más visible y ha reivindicado su lugar en “el país del arcoíris”. El artivismo se ha convertido también en un arma para el movimiento black-queer que defiende la necesidad de acabar con las etiquetas que el heteropatriarcado ha asignado a cada grupo. Las grandes ciudades sudafricanas (con Ciudad del Cabo y Johannesburgo a la cabeza) son la cuna de la lucha para visibilizar la situación de aquellas personas que no se identifican con unas etiquetas opresivas y asimiladoras.

El pasado mes de Abril tuvo lugar el primer Black Queer Social Cape Town, un evento en el que se han creado los espacios necesarios para el diálogo del black-queer, que poco a poco se está convirtiendo, además, en uno de los diálogos post-apartheid más dinámicos. El BQS de Ciudad del Cabo tuvo tanto éxito que los organizadores decidieron repetirlo hace unos días en Johannesburgo no sin críticas por su exclusividad, ya que está dirigido únicamente a personas negras. Los organizadores se han excusado defendiendo la necesidad de hacer visible a un colectivo que no sólo por su orientación sexual, su género o su imagen, sino también por su color, está siendo excluido de su sociedad.

Para luchar contra toda esta discriminación y los estereotipos, para que el resto de la sociedad pueda ver que hay personas que son diferentes, que piensan diferente y defiende la necesidad de encontrarse en una comunidad que los excluye, los movimientos negro-queer han dado con el mejor medio de hacerse un hueco: las corrientes artísticas.

EL FUEGO SUDAFRICANO

Umlilo, que significa “fuego” en Xhosa, es un artista que lucha contra los estereotipos de género con una imagen que baila entre los masculino, lo femenino y lo andrógino. Umlilo dio el salto a la escena musical sudafricana en 2013 y la ha revolucionado, no sólo por su imagen, que ayuda a combatir la imagen estándar que la sociedad impone, sino también por sus discursos y su defensa de un mundo pan-sexual y andro-humano, donde nadie se sienta en la obligación de sentirse etiquetado.

Su gran éxito “Chain Gang” habla de un mundo cerrado, un ciclo de opresión donde lo primero es el dinero. En este mundo las personas no valen nada, pero menos cualquier persona LGTBIQ  y aún menos las personas negras.

PERFORMANCE NEGRO-QUEER

El universo de las performances está dominado por FAKA, un dúo formado por FelaGucci y Desire Marea que trabajan juntos para crear actuaciones que reflejen la enorme complejidad que supone ser negras y queer en Sudáfrica. Su principal instrumento son sus cuerpos a través de los cuales se enfrentan a su exclusión social y al género. “El género no existe” se ha convertido en su grito de guerra y contra él luchan a través de internet.

¿Pero por qué performance y no otro tipo de artivismo? El dúo hace uso de performances  por que obliga a mirar y a descubrir, forzando la confrontación, abriendo los ojos y aceptando que todas estas complejidades son reales, que existen. Su lucha del día a día es contra la raza, la clase, la sexualidad, el género y todo aquello que crea una diferencia social.

Umlilo_Faka-1024x683

FRUTAS A LA CALLE

Vusi Makatsi es quizás el artivista más joven de la escena negro-queer. Con sólo 22 años se ha hecho especialmente conocido por su página de Tumblr. Usa el arte digital como una forma de explorar la masculinidad y acabar con las convenciones sociales sobre el género. Además ha defendido la necesidad de recuperar el espacio público como el mejor escenario para ser visible.

flower-series-2-1170x879“Hemos llegado a un punto en el que la sociedad, el mundo, está hecho sólo para el cisgénero, pero lo coherente es que el mundo sea diverso, infinito, sin etiquetas”,  ha defendido el artista. Uno de sus últimos trabajos, BattyBoy, representa esa necesidad de reclamar lo público fotografiándose a sí mismo en diferentes escenarios donde la fruta aparece como un tema recurrente.

Esta nueva generación negro-queer se ha levantado contra una sociedad que pone barreras a la diversidad. Barreras que consiguen agrietar gracias a la música, la fotografía o los audiovisuales. Estos son los instrumentos con los que hacerse visibles y gritarle al mundo que la realidad es mucho más diversa.

‘Fashioning Africa’: recorrido panafricano a través de la moda y el diseño

fashioningTreinta metros de pasarela forman la arteria principal de la exposición “Fashioning Africa” en Johannesburgo, donde moda y diseño son protagonistas de este recorrido panafricano por doce países del continente. Esta exposición que se puede visitar hasta el 27 de abril, pone el filtro en estas disciplinas para permitir al público revisitar la historia y los rasgos propios de algunas sociedades africanas, situando al espectador entre el pasado, el presente y el futuro de la moda africana en el panorama global.

moadEl recién inaugurado Museum of African Design  (MOAD), situado en el céntrico barrio de Maboneng (Lugar de luz), es el lugar indicado para llevar a cabo esta muestra. Este museo es un laboratorio creativo panafricano donde los artistas pueden compartir ideas, desarrollar proyectos creativos y trabajar de forma colectiva. “Native Nostalgia” , la primera exposición que estrenaba el programa de actividades del museo a finales de 2013, ya nos daba una pista de qué visión pretende impulsar el director Aaron Kohn, que tiene formación académica en ámbito de los estudios africanos en la Universidad de Columbia. En “Native Nostalgia” los artistas utilizaron elementos de la arquitectura, fotografía, cartografía y archivos comunitarios para conversar con su pasado. Una investigación sobre los rasgos culturales, históricos e identitarios que caracterizan a las diferentes sociedades a partir de la utilización de herramientas del arte, diseño y nuevas tecnologías.

En esta ocasión “Fashioning Africa” utiliza su “arteria” para realizar un recorrido por las diferentes propuestas de dieciséis diseñadores a través de maniquís, fotografías y otros elementos que contextualizan el trabajo de los artistas y que forman parte del marco expositivo. Un paseo por tejidos y texturas, por diferentes estéticas —como los Sapeurs congoleños— y por creaciones que forman parte de las historias locales, pero ya también de las últimas tendencias en moda, música y diseño a nivel global.

Quien desfile por esta pasarela temporal podrá disfrutar del trabajo de estos diseñadores y diseñadoras que dan muestra de la variedad de propuestas:

Mille Collines a caballo entre Kigali (Ruanda) y Barcelona, donde podemos encontrar una de sus tiendas; Kreyann’ (Anna Ngann Yonn) de Camerún, que mezcla lo clásico y la fantasía en sus tejidos; la senegalesa Sophie Zinga; la marca Intisaar de Zimbabwe; Project Mental de Angola, que dejaron huella también en el Japan Fashion Week con su desfile/performance; Ituen Basi, marca nigeriana que celebra la individualidad y el feminismo en sus creaciones; Maki Oh de Nigeria, Laduma Ngxokolo, sudafricano que plasma la cultura Xhosa en sus tejidos de punto; Daniele Tamagni, fotógrafo italiano con un extenso trabajo sobre los Sapeurs del Congo; Mikuti, que plasma la cultura keniana a través de sus complementos; Namsa Leuba, fotógrafa y diseñadora especializada en la identidad africana vista bajo los ojos de occidente (Guinea/ Suiza); los sudafricanos Kluk CGDT; ChiChia, basada en Londres con diseños procedentes de Tanzania; el sudafricano David Tlale que presenta un otoño/invierno 2014 en colores oscuros y pastel; Jared Hurwitz de Sudáfrica; Jim Chuchu, artista visual keniano que trabaja desde la fotografía y vídeo.

La exposición, comisariada por Aaron Kohn, tiene como objetivo principal “no sólo celebrar el rango dinámico y facetas de la moda que África tiene que ofrecer, sino crear una mirada contemporánea hacia el éxito de la moda africana en el escenario global”.

Mercedes-Benz-Fashion-Week-Joburg-2014“Fashioning Africa” ha coincidido en el tiempo con la Mercedes-Benz Fashion Week Joburg, celebrada recientemente los días 20, 21 y 22 de marzo en el lujoso barrio de Sandton, en Johannesburgo. Esta edición de la Fashion Week que mostró las creaciones de 34 diseñadores, celebró los 20 años de democracia del país bajo el lema “Creative Freedom: Under the Pillars of Fashion, Art and Design” (Libertad Creativa: Bajo los pilares de la moda, arte y diseño).

¡Sin duda Johannesburgo se está vistiendo con las mejores galas este 2014!

El Oxímoron: danza contemporánea africana (II)

En 1877, cuando se presentaba por primera vez el ballet El Lago de los Cisnes de Tchaikovsky en el Teatro Bolshoi de Moscú, el continente africano aún era para Europa una tierra misteriosa y hostil que todos anhelaban conquistar por medio de la ocupación. Para la mayoría de los africanos, a su vez, ‘Europa’ no era más que un concepto vacío que se perdía en el aire al ser pronunciado, sin más. Pero para algunos enclaves del continente, el colonizador pronto se materializaría arrelando con toda su artillería más pesada, su arsenal cultural. Siglo y medio más tarde, las frenéticas y por poco esquizofrénicas transformaciones vividas en el seno de las sociedades africanas han dejado el aire impregnado de un halo corruptible. Flotante. Desesperada y necesariamente ecléctico.

La exuberante coreógrafa y bailarina johannesburguesa Dada Masilo es la viva imagen de la fusión entre diferentes culturas que se encuentran, en mayor o menor tensión, en un mismo escenario. Con 28 años, la que empezara en la famosa escuela Dance Factory se ha convertido en una de las figuras más importantes de la danza contemporánea de Sudáfrica. Artífice de una nueva estética; con la reinterpretación de obras clásicas occidentales como Romeo y Julieta de Shakespeare, o Carmen de Bizet, Dada Masilo ha llevado la experimentación de las técnicas de ballet clásico, las danzas populares, el flamenco o el vocabulario contemporáneo a romper estereotipos y a desafiar a públicos de casi todas partes del mundo.

Su destreza, rapidez, fuerza, pasión, su eclecticismo 100% sudafricano y sus no menos de seis horas diarias de trabajo le han proporcionado el premio Standard Bank a la mejor bailarina en 2008, y le han permitido llevar sus actuaciones a países como Tanzania, Mali, Madagascar, Mozambique, Países Bajos, Rusia, Reino Unido, Estados Unidos, Alemania, Francia, México o Israel.

Su Lago de los Cisnes es una obra muy divertida. Sorprendente. Apasionante. Eriza tantos bellos como voces críticas puede levantar. Y es que esta obra, por más que represente una extraordinaria reinterpretación de uno de los ballets más famosos del mundo, puede ser una auténtica pesadilla para los homófobos de los países africanos en los que la homosexualidad sigue siendo considerada un crimen. El Cisne Negro, Dada Masilo, burla las reglas y presenta una ácida interpretación colmada de elementos sexuales y sensuales. Haciendo un guiño a la homosexualidad de Tchaikovsky, Masilo incorpora en su obra bailarines masculinos con tutú. Con una narrativa que pretende ser tan trágica como cómica, el joven Siegfried le rompe el corazón a la protagonista por no corresponderle. Pero quizás, al espectador le choque más la paradoja de la reinterpretación, en el seno de la sociedad post-Apartheid, de una obra que ha sido blanca por naturaleza, por parte de una bailarina negra. Y para colmo, en un universo (el del ballet) donde los bailarines negros suelen brillar por su ausencia. Una provocación y una crítica poderosa, con un respeto profundo de la obra original, y sin caricaturas que lleven al absurdo.

Como la propia Dada afirma en el corto-documental realizado por la Escuela de Cine Digital Big Fish, su trabajo requiere estar abierta a la cultura popular, a los diferentes movimientos que la rodean, e intentar rehuir de las etiquetas que la puedan encorsetar en uno u otro estilos, para abrirse al mundo de forma natural y poder seguir creciendo.

El arte urbano se da cita en ‘I art Joburg’

Johannesburgo ha sido el punto de encuentro de cinco artistas nacionales e internacionales para participar en el proyecto ‘I art Joburg’, que ha llenado las calles de la ciudad de color. El distrito de Maboneng Precinct, en la parte este de la ciudad, ha sido el lienzo que da testimonio de la intensidad artística este último mes.

Artista: ROA

En el proyecto han participado artistas urbanos como Remed (Madrid), Steve ‘ESPO’ Powers (New York), ROA (Belgium) así como artistas locales como Falko (Cape Town) y Cameron Platter (Durban), cada uno con su estilo dando un resultado muy ecléctico en las creaciones. Todo el proceso ha sido documentado por la fotógrafa Martha Cooper (Nueva York), veterana en plasmar desde hace ya décadas el arte más underground de las urbes de varios países, que se ha encargado de realizar un seguimiento a todo el proceso de cada una de las obras urbanas. Johannesburgo ha sido elegida como anfitriona del evento por ser una de las ciudades africanas más modernas, con una gran convivencia de culturas, lanzando así una llamada a otros países para dar a conocer su belleza y sus gentes.

‘I art Joburg’, tiene su precedente en ‘I art SA’  que engloba ‘I art Soweto’ y ‘I art Woodstock’, dos proyectos comunitarios de arte urbano que sirven de plataforma para jóvenes artistas locales, y que ha dejado como muestra 22 murales pintados en las dos zonas (Woodstock y Soweto). Estas intervenciones han sido de gran ayuda en la revitalización de ambos barrios, animando a la participación de sus vecinos y foráneos en la realización de los murales y transformando tanto el paisaje urbano como la percepción social de éstos.

“I art SA”

“I art Soweto”

“I art Woodstock”

A pesar de que la versión de “Joburg” pretende establecerse como evento de referencia de arte urbano a nivel internacional, la esencia que ha marcado a las versiones locales, permanece: “Si nos podemos inspirar a nosotros mismos para inspirar a otros, podemos inspirar el cambio”.

Esta esencia la podemos entender un poco mejor cuando profundizamos un poco más en la trayectoria del organizador y comisario del evento. Ricky Lee Gordon, más conocido por su nombre artístico como Freddy Sam, ha dado un paso más en la expansión del arte urbano en Sudáfrica. Su proyecto /AWORD OF ART, galería de arte y punto de encuentro para el intercambio de ideas y habilidades a disposición de los artistas visuales, es una muestra de ello.

Freddy Sam que se define como artista y “artivista” y busca mediante su obra inspirar a las personas de alrededor para inspirar de esa manera el cambio social. Como el propio artista afirma, el objetivo es “explorar su comunidad y alrededores, usando el arte público como herramienta para comunicarse y conectar con la gente desde todos los ámbitos de la vida”. Ha trabajado y participado en exhibiciones en diferentes lugares del mundo. En terreno africano, destacamos el ‘Wide Open Walls’, fundado por el artista Lawrence Williams, uno de los propietarios de Makasutu, un proyecto de conservación basado en Mandina, Gambia y en el que Ricky Lee Gordon participó, como comisario y como artista. De la misma manera, el objetivo era el de crear conexiones entre los artistas urbanos y las comunidades a través de la realización de murales, seminarios de arte e intervenciones en el espacio público.

Cada vez más, el arte urbano, como el mural, el graffiti o el stencil, está formando parte del paisaje de las ciudades africanas como Senegal, Gambia, Sudáfrica y Guinea Ecuatorial. A pesar de que este arte es ilegal en la gran mayoría de las ciudades a nivel mundial, afortunadamente se sigue utilizando como medio de expresión de realidad social, denuncia o expresión cultural.

¿Conoces algún artista urbano africano? ¡Cuéntanos!

Os dejamos con un vídeo del pintor Afran, de Guinea Ecuatorial, en plena acción.