Entradas

Feria de Arte de Kenia, lanzadera para el talento nacional

Bicicleta a partir de materiales reciclados, de Cyrus Kabiru. Foto cedida por la Kenia Art Fair.

Bicicleta a partir de materiales reciclados, de Cyrus Kabiru. Foto cedida por la Kenia Art Fair.

Artistas como Michael Soi o Cyrus Kabiru han puesto el nombre de Kenia en el panorama mundial de las artes visuales. Sin embargo, el país está experimentando un deslumbrante auge de la creatividad junto a los esfuerzos de múltiples emprendedores locales. La primera Feria de Arte de Kenia es una prueba de que esta nación del África del Este tiene que estar en el ojo de mira de cualquier amante del arte africano.

Mientras que el rico y variado paisaje del arte africano goza de eventos gloriosos dentro del continente como el Dak’art en África Occidental o la Feria de Arte de Johannesburgo en el África austral, el Este de África emerge dentro de la escena continental como un  gigante artístico en sí mismo. Después del nacimiento de la Bienal de Arte de Kampala, en Uganda, y la segunda y exitosa Subasta de arte del Círculo de Arte de Nairobi, 2014 podía haber cerrado la agenda artística casi convencido de que había logrado un enorme éxito impulsando las artes visuales de la región. Sin embargo, 2014 todavía tenía una traca final guardada para los amantes de las artes visuales de África.

Durante cuatro días, la Sala de Exposiciones del Centro Sarit, en el barrio nairobense de Westlands, ha sido el epicentro de la primera y vibrante Feria de Arte de Kenia. Apodada, Kenia Art Fair, el emocionante encuentro se celebró del 6 al 9 de noviembre reuniendo artistas, galeristas, coleccionistas, amantes del arte y curiosos, que han plantado las semillas para promover el arte made in Kenia.

Organizado por Kuona Trust y patrocinado por el centro Go Down Arts, Pawa 254 o el conglomerado de medios kenianos Nation Media Group, la primera Feria de Arte de Kenia ha reunido personalidades de gran relevancia en la escena artística nacional para debatir sobre el estado de las artes en el país y construir mayor cohesión entre las distintas iniciativas y propuestas a través de diferentes charlas de gran interés para el panorama de las artes visuales locales.

Algunos de los participantes fueron: Abdi Rashid Jibril de Arterial Network, Danda Jaroljmek de la Agencia Circle Art, Elisabeth Nasubo del Ministerio de Cultura keniano, creadores como la artista y diva de la performance Ato Malinda o el dibujante y caricaturista Gado, quienes pusieron la carne en el asador en diferentes paneles de gran actualidad, como “el arte digital”, “el papel del gobierno de Kenia en el apoyo al sector de las artes visuales contemporáneas”, “dibujos animados y cómic”, “arte y emprendeduría” o “los retos de los artistas visuales”.

Kenya Art Fair / Sebastián Ruiz - Wiriko.

Kenya Art Fair / Sebastián Ruiz – Wiriko.

Con entrada libre y gratuita para todo el mundo, los organizadores estiman que más de 5.000 personas pasaron por la Feria durante los cuatro días en los que se celebró. Según lo expresado por la directora de Kuona Trust, Sylvia Gichia, incluso la Primera Dama keniana Margaret Kenyatta estuvo caminando por la feria de arte, cosa que muestra su apoyo a los creadores y a las iniciativas empresariales entorno al mundo del arte nacional.

Kenya Art Fair / Sebastián Ruiz - Wiriko.

Kenya Art Fair / Sebastián Ruiz – Wiriko.

Más allá de las salas de exposiciones, las conversaciones y debates han sido un espacio de intercambio y retroalimentación dialéctica gracias a la amplia participación de una audiencia muy interesada en el tema. A pocos momentos para el cierre, la “necesidad de unidad” como conclusión se solidificó como ideal colectivo. Pero los retos del sector siguen sin resolverse a pesar de la intensidad de los debates celebrados durante la Feria.

¿Cómo transferir el interés por el arte fuera del elitismo? ¿Qué nuevos modelos de distribución pueden beneficiar a aquellos artistas que no están representados en las agencias o galerías? Cómo utilizar las plataformas digitales para promover y vender arte a un precio justo para los artistas? ¿Están las iniciativas de arte kenianas suficientemente cohesionadas? Si se consigue crear una feria anual, ¿se deberían fomentar reuniones periódicas que permitiesen un más amplio desarrollo de la escena artística de Kenia?

Y a pesar de que las preguntas resten en el aire, las semillas para hacer crecer el universo de las artes visuales de Kenia están ya plantadas, y hasta el momento, el logro es que se han logrado situar en el mapa mundial del arte con mucho vigor.

La Bienal de Kampala: una nueva cita artística para una nueva África

10401406_261061180769008_1225074019494192066_nLa región del África del Este, igual como sucede con otras regiones africanas, está experimentando en los últimos años un crecimiento exponencial de sus iniciativas culturales y su mercado de ocio. Festivales de música, semanas de la moda, inauguraciones de salas y museos que exponen regularmente, encuentros literarios, subastas de arte o producciones y muestras de cine, se suceden de forma intermitente en diferentes países. Ciudades como Nairobi, Kigali, Dar Es Salaam o Kampala muestran una efervescente escena cultural y un público local cada vez más exigente que se convierte en la audiencia preferida de inversores y promotores.

El próximo guiño a los amantes del arte africano va a ser la primera edición de la Bienal de Arte de Kampala, que se celebrará durante todo el mes de agosto. Si bien Kampala ya nos había sorprendido anteriormente por ser la capital del cine made in Uganda o Ugawood o con iniciativas como la de los Garbage Collectors, la Bienal de Kampala se presenta como un proyecto innovador con la intención de mostrar obras contemporáneas de todo el continente y crear debate sobre su actual valor. Según los organizadores, se trata de dar visibilidad al arte de la periferia del mainstream informativo.

Daudi Karungi, director artístico de la primera Kampala Arts Biennale. Fuente: Growth East Africa.

Daudi Karungi, director artístico de la primera Kampala Arts Biennale. Fuente: Growth East Africa.

“La Bienal de Kampala es un proyecto del Kampala Arts Trust, un colectivo de artistas visuales y del mundo del espectáculo que vivimos y trabajamos en espacios tanto públicos como privados de la ciudad de Kampala”, nos cuenta Daudi Karungi, su director artístico, quien lleva más de quince años regentando la Africart Gallery de la capital ugandesa. “El Kampala Arts Trust está en la vanguardia del desarrollo de la industria artística en Uganda” afirma orgulloso del equipo que capitanea.

Para esta primera edición de la Bienal el emblema es Progressive Africa, que se podría traducir como ‘África gradual’. Un tema que según los organizadores, pone en jaque las dos narrativas predominantes actuales sobre África: África es ahora, que se ha convertido en uno de los lemas de la última conferencia anual Design Indaba de Ciudad del Cabo; y la tan aclamada intervención artística de África es el futuro, todo un distintivo promocional para el continente.

“El tema del África Progresiva se tiene que entender en relación a este par discursivo (ahora o mañana) del Panafricanismo actual. Kampala, como todas las demás ciudades africanas, está intentando encontrar su lugar en la nueva África. Por eso precisamente hemos querido iniciar esta nueva cita artística”, afirma Karungi a pocas semanas de estrenar la primera edición de esta bienal que se dará a pies del lago Victoria.

“45 pintores, fotógrafos e ilustradores de 13 países africanos van a presentar su percepción del estado actual de África a través de las artes visuales. Los países representados son: Uganda, Kenya, Sudáfrica, Etiopía, Angola, Ghana, Nigeria, Togo, Costa de Marfil, Zimbabwe, R.D. Congo, Mali y Tanzania”, dice Karungi, quien representa a una generación de artistas empeñados en que el afrocentrismo halle su espacio en el mercado global.

Artistas como la ghanesa Florine Demosthene, el tanzano Georges Senga, el keniano Michael Soi o los etíopes Ezra Wube o Zerihun Seyoum, son algunos de los ejemplos de obras que se podrán ver expuestas en diferentes galerías, exhibiciones temporales en las calles de la ciudad, en paredes de diferentes edificios en los barrios menos favorecidos… durante la primera Bienal de Arte de Kampala.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

“También habrá espectáculos paralelos durante toda la Bienal. Cine, talleres, instalaciones de arte en las calles…”

Pero a su vez, tal y como pasa en otras bienales de arte, tanto los arquitectos del KAB como las autoridades locales saben que su labor va a generar impacto más allá de la industria cultural. Por ello, nos dice Karungi, “la relación con la ciudad de Kampala es de máximo interés. Tenemos el respaldo del Ayuntamiento de Kampala y del gobierno de Uganda. Nos hemos asociado con la Oficina de Turismo de Uganda y con el Ministerio de Turismo, para poder afianzar la continuidad de la bienal”, asegura su director.

Y es que no son pocas las experiencias que demuestran que una bienal puede posicionar una ciudad en la cabecera de las preferencias para el turismo. La de Venecia, en Italia, queda fuera de toda duda. Pero ejemplos africanos como el de la Bienal de Dakar, en Senegal, ya han demostrado a lo largo de décadas ser capaces de hacer mella en los procesos de desarrollo de la ciudad, y por extensión, del país.

10338742_262539963954463_5294400463612979775_n“Los miembros del equipo del KAB hemos estado en diferentes bienales, incluida la de Dakar, durante los últimos veinte años y durante todos estos años hemos ansiado organizar una en Kampala. En este tipo de eventos se hacen muchas amistades y contactos, y ahora que estamos a punto de encender la llama de la KAB, ahí estarán comisarios, críticos de arte, artistas y profesionales del sector artístico que hemos conocido en este círculo” remarca el galerista y artista ugandés.

Ante el previsible éxito de esta primera edición de 2014, acechan las dudas sobre las causas de no haber iniciado un evento como este con anterioridad, siendo Kampala una de las ciudades africanas que más rápidamente se están desarrollando y una de las más agradables para el turista. “Nunca tuvimos un evento como éste en Kampala porque mucha gente tenía miedo de probar y pánico de fracasar, así que se conformaron con pequeños eventos locales, mercados y exposiciones” opina Karungi. “Vamos a hacer la Bienal de Arte de Kampala para romper las barreras continentales y generar intercambios entre los artistas africanos y los diferentes profesionales del sector de las artes”.