Cita en la 1-54 de Londres: ¿Qué lugar ocupa el arte contemporáneo africano?

A pesar de la actual situación de pandemia, la Feria de Arte Contemporáneo Africano 1-54, ha sido uno de los pocos eventos artísticos que se han mantenido en el plano físico este otoño en la capital británica. Eria Nsubuga ‘Sane’, artista ugandés que acaba de completar su doctorado en Winchester School of Art, Universidad de Southampton; Estrella Sendra, profesora, investigadora y miembro del equipo editorial de Wiriko; y Raquel Villar-Pérez, programadora e investigadora sobre artes africanas que también ha colaborado con este magacín, mantienen una conversación sobre el arte africano en situaciones de crisis.

Estrella Sendra: Eria, ¡qué sorpresa encontrarte como “vecino” de Sungi Mlengeya, quien nos cedió una de su imágenes para arrancar esta última temporada de Wiriko. ¿Qué significa para ti que te inviten a participar en la feria 1-54 como artista?

Eria Nsubuga ‘Sane’, posando frente a su trabajo expuesto en 1-54. Fotografía: Estrella Sendra.

Eria Nsubuga ‘Sane’: Participé en la feria un poco por azar, algo que sucede a menudo a los artistas. Mi galería, Afriart, me invitó allá por agosto. Querían que produjese trabajo nuevo y aunque había poco tiempo, no podía decir que no a esta gran oportunidad.

E.S: Muy interesante lo que dices de tener que preparar trabajos nuevos con cierta prisa para llegar a tiempo a la feria. Raquel y yo nos sentimos un poco así al visitar la feria, en general. Recuerdo que la sala de la galería Signature African Art estaba dedicada por completo al movimiento Black Lives Matter, y que pensamos que entonces el trabajo expuesto tenía que haberse realizado recientemente, y en cierto modo, de manera algo oportunista.

Raquel Villar-Pérez: Sí, y tal vez debamos añadir que la 1-54 fue criticada abiertamente poco después de que el movimiento surgiera en Estados Unidos. La artista Michaela Yerwood-Dan y The White Pube le echaron en cara no pronunciarse con respecto al movimiento que había propiciado tal nivel de caos en Estados Unidos. Así que, al incluir esa exposición, era una manera de disculparse con la comunidad negra por no haber reaccionado con mayor rapidez el pasado mes de mayo.

E.S: ¿Creéis que espacios como la 1-54 reconocen el trabajo de figuras clave en las artes africanas? ¿En qué modo puede entenderse esta feria como un evento panafricano?

E.N.S: Yo creo que los países africanos no están lo bastante integrados los unos con los otros. Y yo creo que, en ese sentido, las artes van por delante de la política. Así que cuando vengo a este tipo de eventos, conozco a muchos artistas africanos y de la diáspora de los que no había oído hablar nunca. Hay una desconexión entre los países africanos, aunque está la Dak’Art, que tal vez sea uno de los modos de ir entrando en el mundillo.

Estrella: Sí, justo estaba pensando en Dak’Art, donde también hay (implícitas) restricciones de acceso. Yo creo que lo que sucede en este tipo de ferias es que intentamos encajar nuestras distintas realidades en un espacio que tiene sus jerarquías, sus normas, que establecen incluso a una especie de itinerario. Algunas galerías, por ejemplo, están situadas en un espacio privilegiado, y recuerdo que Raquel justo comentó que algunas partes de la feria siempre han tenido trabajos más interesantes que otras. Yo creo que en las ferias de arte se pueden sentir las distintas tensiones y dinámicas que se encuentran en el espacio de una galería.

R.V.P: Las políticas del espacio en las ferias de arte es un tema bastante interesante. Este año me di cuenta de que las galerías que suelen estar en el ala este de Somerset House son principalmente las que tienen base en Reino Unido. Las galerías están distribuidas en torno a salas bien definidas. No se trata de un orden aleatorio. Y luego, en el ala oeste, donde los espacios son algo más pequeños y laberínticos, están las galerías con base en África y otros lugares, potencialmente con menos medios financieros.

Nelo Teixeira. Fotografía: Estrella Sendra.

E.S: Sí, pero en el fondo es un espacio que da visibilidad a las artes africanas. ¿Podemos hablar ahora del tipo de visibilidad que se le da a las artes africanas en espacios como la 1-54? ¿En qué modo constituye un espacio donde interaccionar?

R.V.P: Sí, es un espacio para dar visibilidad, pero al fin y al cabo, las presiones financieras están ahí. Llevo ya unos seis o siete años involucrada en la 1-54 en distintas capacidades y me he dado cuenta de que algunas galerías siempre muestran los mismos artistas y trabajos año tras año. Me acuerdo, Estrella, que te gustaron los tronos de Gonçalo Mabunda de la galería Jack Bell. Mabunda le da un nuevo significado a las armas usadas durante la guerra civil de Mozambique. Lleva trabajando sobre el mismo concepto desde que esta terminase, en 1992. Las presiones financieras en las ferias de arte hacen que los artistas y galerías busquen fórmulas de éxito, que funcionen. Afortunadamente, hay algunas galerías que ser arriesgan más y presentan el trabajo de artistas más jóvenes con mensajes visuales punteros, como la Ed Cross, que le dedicó su sala por completo a Anya Paintsil, que acaba de terminar sus estudios.

E.S: A pesar de las controversias, yo sigo pensando que es un punto de encuentro para el arte y para gente interesada en arte. Ir a la 1-54 nos permite estar al día y ver los modos en que la percepción del arte africano va cambiando. Una de las cosas que noté este año fue el foco en las telas, el modo en que Peju Alatise reclama el uso de las telas estampadas de wax en Nigeria o el caso de la sudafricana Mbali Dhalmini, que trabaja sobre las imágenes del Archivo Nacional de Senegal para realizar retratos con telas índigo, teñidas a mano, una técnica que cada vez se hace menos. Creo que estos esfuerzos de conservar la memoria y tradición por parte de los artistas han estado presentes en la feria.

E.N.S: Yo creo que las políticas del espacio y descolonización no van a parar. El otro día estaba leyendo críticas de arte y todas coincidían en que la 1-54 era un evento de arte situado en el margen. Esa mentalidad europea de que lo africano siempre va a estar en el margen no va a cambiar pronto, al menos hasta que el continente africano sea capaz de organizar eventos independientes de imperios o de antiguos imperios europeos. Sin embargo, creo que a pesar de lo paradójico que puedan ser eventos como la 1-54, si optas por no formar parte de ellos te acabas volviendo invisible.

E.S: Yo también creo que estos eventos son dinámicos y van añadiendo nuevas voces, por ejemplo a través del foro 1-54. No solo por los ponentes, sino porque hace que se llegue a más audiencias, las cuales se diversifican aún más al realizarse de manera digital.

R.V.P: Sí, totalmente. No sólo la 1-54 . Cada vez más ferias de artes están incluyendo secciones para artes no comerciales. Las últimas dos ediciones de la 1-54 incluyeron “proyectos especiales”, creo que se llamaba, que estaban dedicados a prácticas experimentales o proyectos de arte en el continente. En mi opinión, junto con el foro, estos son los aspectos más interesantes de la feria. Es curioso que este año esa sección de proyectos especiales estuviera ausente, lo cual muestra que los proyectos que no están concebidos para generan ingresos son los primeros en caer en tiempos de crisis.

Somerset House

Entre el 8 y el 10 de octubre, la Somerset House de Londres ha sido la sede de la octava edición de Feria de Arte Contemporáneo Africano 1-54. Su versión digital aún está disponible para acceder desde cualquier parte del mundo y visibilizar las charlas, trabajos y los debates grabados en directo durante el foro.

The following two tabs change content below.

Estrella Sendra

Estrella Sendra es doctora en Lenguas y Culturas Africanas por la School of Oriental and African Studies (SOAS, University of London), donde actualmente trabaja como Senior Teaching Fellow in Film and Screen Studies. Imparte clases de teoría del cine, cine africano, festivales de cine, e industrias de pantalla globales en el Grado de Artes Creativas y el Máster de Cines Globales de SOAS. En WSA, imparte asignaturas tales como destrezas académicas y profesionales, medios de comunicación globales, festivales y eventos, en el Máster de Gestión de Medios Globales. Ha trabajado también en festivales de cine africano, como el Festival de cine africano de Tarifa- FCAT y Cambridge African Film Festival, que dirigió en 2014 y 2015 y del que es programadora hasta la fecha.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *