Entradas

África brilla en Rotterdam

Artículo publicado gracias a la colaboración con Awotele.

Del 24 de enero al 4 de febrero de 2018, se celebró la 47ª edición del Festival Internacional de Cine de Rotterdam (IFFR), el festival de cine más grande de los Países Bajos. En esta ocasión, la directora y comisaria Tessa Boerman recibió el encargo de organizar el evento Pan-African Cinema Today (PACT) que reunió a profesionales de África y la Diáspora.

Durante la jornada tuvo lugar una clase magistral del cineasta etíope Haile Gerima, profesor de cine y reconocido miembro de L.A. Rebellion (junto a Julie Dash, Charles Burnett y Larry Clark) y autor de los brillantes trabajos Hour Glass (1972)Child of Resistance (1972)Bush Mama (1976), Wilmington (1978)Ashes and Embers (1982)After Winter: Sterling Brown (1985)Sankofa (1993)Imperfect Journey (1994)Adwa – An African Victory (1999)Teza (2008).

El día 28 de febrero tuvo lugar una mesa sobre panafricanismo aderezada por los miembros del colectivo keniano The Nest (integrado por Jim Chuchu, George Gachara o Njoki Ngumi) y en presencia de realizadores como el mencionado GerimaLuis Mesías (autor del documental W.E.B. Du Bois – A Biography in Four Voices), Shirikiana Aina (directora del documental Footprints of Pan Africanism), Ford Morrison (director de The Foreigner’s Home un documental sobre Toni Morrison, la escritora estadounidense, ganadora del Pulitzer en 1988 y del Nobel de Literatura en 1993), Rosine Mbakam (directora del documental Les deux visages d’une femme Bamiléké), Jon Goff (especialista del National Museum of African American History and Culture de Washington) y la batería del inconfundible talento del freejazz Milford Graves (quien aparece en el documental Milford Grave Full Mantis, de Ake Meginsky). 

La jornada del 29 de febrero estuvo dedicada al futuro de la distribución de películas en el programa de conferencias profesionales Reality Check. Moderado por Wendy Mitchell (BFI, Londres), el día se centró en la atracción de nuevos públicos con contribuciones de Gaylene Gould (BFI, Reino Unido), Nadia Denton (comisaria, Reino Unido), George Gachara (productor, Kenia) y Haile Gerima (director, Etiopía). De hecho, a lo largo del día, cuatro grupos de trabajo discutieron diferentes temas como la diversidad en las audiencias, el acceso al contenido y su diversidad, así como la distribución panafricana. Este grupo estuvo formado por Munya Chidzonga (director, Zimbabue), Claire Diao (crítica de cine y distribuidora, Francia / Burkina Faso), Philip Hoffman (comercial, Alemania), Planta van Hulsen (productor, Países Bajos), Noel Kasyoka (director, Kenia), Pedro Pimenta (productor, Mozambique) y Victoria Thomas (director, Reino Unido).

Mientras, en el CineMart, el mercado de la coproducción, fue bienvenida la presencia de Luck Razanajaona (Madagascar) y sus productores de Wet Films (Francia) que buscaban 500.000€ para su largometraje Disco Africa, el único proyecto africano de esta selección apoyado por el Luxor African Film Festival, el Francophone Images Fund y la Reunion Film Commission. Razanajaona también se ha beneficiado de una residencia de escritura en Sudáfrica (Realness) y Reunión en los últimos años.

El realizador belga Marc-Henri Wahlberg, que fue conocido por el largometraje Kinshasa Kids, vuelve a las carreteras de la República Democrática de Congo con la propuesta de realidad virtual Kinshasa Now – Being a Shégué seleccionada para IFFR PRO x VR, que ofrece una inmersión en la vida de un “niño hechicero”. Después de haber recaudado 600.000€, el cineasta está buscando 230.000€ más con socios internacionales para completar su presupuesto.

Finalmente, aunque la mayoría de la selección de películas de África se han presentado tristemente fuera de competición en la sección PACT, las producciones que han competido han sido las siguientes: por Egipto, Poisonous Roses, de Ahmed Fawzi Saleh y The New World, Episode One, de Ghalia Elsrakbi y Lauren Alexander; y por Marruecos, Tree Identification for Beginners, de Yto Barrada, The Tree, de Cheikh Mohamed Homa y el largometraje Razzia, de Nabil Ayouch.

El director keniano Jim Chuchu participó como jurado en la sección Ammodo Tiger Short Competition, donde han competido 22 cortometrajes de todo el mundo optando a tres premios de 5.000€ cada uno. 

 

Traducción: Sebastián Ruiz-Cabrera

AWOTELE: La urgencia de salvar la crítica de cine africana

awotele

La necesidad se impone. Lleva tiempo desapercibida, ahí, desenfocada. Y nosotros en la butaca de cine esperando que el arte nos explote en las venas sin remordimientos. Consumimos una papelina para olvidar en dolby surround. A oscuras. Al fin y al cabo, los directores, tal que artistas, nos presentan su mundo. A veces a carcajadas. A veces escondido en algún sótano. ¿Pero quién intermedia? ¿Quién entre ellos y nosotros? ¿Quién nos seduce más allá del guión cinematográfico hasta que la propia obra trasciende a su creador y pone el debate sobre la mesa de mármol de un bar? Son ellos. Imperceptibles pero necesarios. Se llaman críticos y, al tiempo que aplicados en los dogmas del séptimo arte y reflexivos sobre los marcos teóricos de la composición escénica, son canallas. Sí. Porque son capaces de robarte alguna idea perdida y darle forma delante de tus propios ojos. Son intrépidos porque intermedian de forma ágil. Y ahora nos interpelan.

Con el objetivo de cruzar miradas africanas para un mejor acercamiento a sus cines, nacía hace algo más de un año Awotele, la primera revista especializada sobre cine del continente con la que Wiriko comenzaba una colaboración estable para difundir no solo las cinematografías de África sino también darle voz a sus críticos.

Esta revista panafricana que coordina la crítica Claire Diao, junto a los también críticos y fundadores Michel Amarger y Samir Ardjum, mantienen su objetivo firme de  abrir los ojos del público, valorar el cine y lo audiovisual. “Hemos querido crear un nuevo espacio donde se puedan cruzar impresiones y enfrentarse a una dinámica de intercambios renovados. El objetivo también es aclarar la evolución de las imágenes africanas de hoy, favoreciendo las intervenciones de los críticos venidos del continente, ya sean independientes o que pertenezcan a una asociación”. El próximo ejemplar pretende ver la luz durante el próximo Festival Internacional de Cine de Durban, que se llevará a cabo entre el 16 y 26 de junio.

Ahora, se encuentran frente a un cuarto número y con un reto: el económico. Awotele está funcionando sin ningún tipo de recursos o fondos, ya que todos los contribuyentes están escribiendo de forma gratuita. Una buena dosis de pasión y compromiso por los cines que llegan desde el continente. Sin embargo, hay unos gastos que la revista tiene que afrontar como los gráficos, las traducciones o la propia la edición. De esta forma se han hecho visibles por necesidad, para que su función social permanezca intacta. Necesitan recaudar 3.000€. Para ello han activado una campaña que desde Wiriko queremos promocionar.

Apoya a AWOTELE.

Awotele: cuando la crítica de los cines africanos es educar

Número 2 de Awotele, la revista panafricana de crítica sobre los cines africanos.

A comienzos del 2007, la revista digital sobre cines africanos en francés Clap Noire lanzaba una pregunta para el debate: “¿Por qué no, cineastas y periodistas, piden la crítica de los cines africanos en nuestros medios de comunicación? (…) Y por qué no soñar con una revista especializada en cine africano? ¿Por qué no?”. Ha parecido que las industrias cinematográficas del norte han negado la capacidad de crear a África excluyendo, a menudo, estudios en profundidad sobre el estado de los cines en África en las revistas de cabecera.

Pero ahí se encontraban toda una profusión de películas, de festivales, de críticos comprometidos que se han encargado de aclarar el significado de los guiones –aunque no siempre con éxito–, de narrar las dificultades de sus producciones en una fuerte desventaja dentro del sistema Norte-Sur, de escribir comentarios y de analizar extractos de contenido actual para entender muchas de las tendencias políticas, económicas y sociales que tienen lugar en el continente. Y todo en una especie de suerte antológica y de necesidad de buscar la unidad y el reconocimiento.

Con el objetivo de cruzar miradas africanas para un mejor acercamiento a sus cines, nacía hace 9 meses Awotele, la primera revista especializada sobre cine del continente con la que Wiriko comienza una colaboración estable para difundir no sólo las cinematografías de África sino también darle voz a sus críticos.

Número 3 de la revista Awotele.

Número 3 de la revista Awotele.

En su primera editorial, allá por el mes de marzo, en pleno FESPACO, la coordinadora general de la publicación, Claire Diao, así como los también críticos y fundadores Michel Amarger y Samir Ardjum, lanzaban una revista dedicada a los cines de África y su crítica. Ellos mismo se presentaban diciendo que pretendían abrir los ojos del público, valorar el cine y lo audiovisual. “Hemos querido crear un nuevo espacio donde se puedan cruzar impresiones y enfrentarse a una dinámica de intercambios renovados. El objetivo también es aclarar la evolución de las imágenes africanas de hoy, favoreciendo las intervenciones de los críticos venidos del continente, ya sean independientes o que pertenezcan a una asociación”.

Y a fuego lento, durante otro de los grandes eventos del séptimo arte africano, el Festival de Durban en Sudáfrica, lanzaban su segundo número. Esta revista panafricana con los sonidos de muchas lenguas continuaba el trabajo que ya comenzara Michel Amarger entre 1991 y 1997, con la desaparecida Ecrans d’Afrique, y que, en formato digital, ha mantenido Thierno Ibrahima Dia con Africiné. Pero África se había convertido en la única región sin su propia revista especializada sobre el sector cinematográfico.

Para extender el debate Awotele lanzaba hace algunas semanas su tercer número en el marco del Festival de Cartago en Túnez que, como comentábamos en esta sección, presentaba un novedad cargada de buenas intenciones: hacer del festival una cita anual en vez de mantener su carácter bianual como el FESPACO. Nueve críticos de Argelia, Angola, Bélgica, Burkina Faso, Francia, Nigeria, Senegal y Suiza han prestado sus plumas con artículos en francés, Inglés y Portugués. Y esperemos que muy pronto también el español, y gracias a la colaboración con Wiriko, pueda ser uno de los idiomas de una revista que ha nacido para quedarse y alumbrar. Como dijo el poeta y político de Martinica y uno de los ideólogos del concepto de la negritud, Aimé Césaire: “El sol gira alrededor de nuestro planeta tierra arrojando una luz en el pedazo de tierra seleccionada por su única voluntad. Nuestro poder no tiene limites”.

AWOTELE: La revista africana para los cines africanos

AWOTELE_page_1A pocas semanas de empezar el FESPACO 2015 (Festival Panafricano de Cine y de Televisión de Uagadugú, Burkina Faso), que se celebró entre los pasados días del 28 de febrero al 8 de marzo, el seminario que se había previsto para el encuentro de críticos cinematográficos fue cancelado de forma inesperada y varios periodistas africanos tuvieron que anular su presencia en el principal evento cinematográfico del continente. A diez días de iniciar el certamen y con la intención de superar los problemas que anularon esta cita a causa de desencuentros entre algunos miembros de la Federación Africana de Críticos Cinematográficos (FACC), un grupo apasionado de críticos africanos decidió responder con agilidad a esta situación. El FESPACO no podía quedarse sin crítica, porque ésta conforma una parte esencial, como los mismos festivales, en la promoción y valoración de los cines menos comerciales. De este modo, en tan sólo una semana y gracias a las redes digitales de hoy, nació AWOTELE, la revista de la crítica cinematográfica africana.

AWOTELE, que en lengua yoruba significa “revista”, surge así con la intención de recuperar un espacio periódico dedicado a la crítica de los cine de África hecha por autores del Sur. Promovida por Claire Diao, Michel Amarger y Samir Ardjum, el primer número de AWOTELE ha sido desvelado en el marco de la última edición del FESPACO y ya está disponible de forma digital gratuita. Sus creadores y colaboradores, con el apoyo gráfico de Maryline Tarmalingom, esperan poder publicar así tres números anuales, que coincidan con los tres festivales más reconocidos del continente y del mundo: el FESPACO (en febrero/marzo), que antecede al Festival de Cannes; el Festival Internacional de Cine de Durban (DIFF, Sudáfrica, en julio), que precede a la Muestra de Cine de Venecia; y las Jornadas Cinematográficas de Cartago (JCC, Túnez, en noviembre), que se anticipan al Festival de Berlín o Berlinale.

Si bien es cierto que la FACC cuenta con su propio sitio web en el que se publican con frecuencia las críticas de los miembros asociados (www.africine.org), con la desaparición de Ecrans d’Afrique (promovida por Michel Amarger entre 1991 y 1997) el sector cinematográfico del continente vecino se había convertido en el único cine regional sin su propia revista especializada. Como explica Claire Diao, coordinadora general de la edición, “todos los periodistas que escriben en AWOTELE tienen blogs o escriben para Africine.org. Pero una revista es un objeto importante y una piedra de angular para la visibilidad tanto de los críticos del Sur (por eso hay fotos de ellos al final de cada articulo), como de los cine africanos”.

De momento todos los artículos publicados en el primer número de esta revista son en lengua francesa, pero sus autores buscan ampliar su alcance continental en las futuras ediciones con traducciones y aportaciones en inglés, portugués o árabe. Con el fin de apoyar la difusión de la crítica africana entre los lectores hispanoparlantes también, el equipo del Festival de Cine Africano de Córdoba-FCAT ha presentado AWOTELE en el III Foro “Árbol de las Palabras”, facilitando también la traducción al español de algunos de sus primeros artículos, ahora disponibles en el blog oficial del FCAT: ÁfricaEScine. Aquí se recoge el editorial del primer número de AWOTELE, que reivindica, con claridad, la importancia de la crítica africana en un mundo cada vez más dominado por las imágenes.

Editorial de AWOTELE (nº1)*

Cuando las imágenes se multiplican, los críticos buscan su sitio y se cuestionan su propia función. Nos gustaría que fueran objetos de promoción pero, contrariamente, ellos se afirman como sujetos de reflexión. Tienen por objeto preguntarse por el trabajo de los directores, abrir los ojos del público, valorar el cine y lo audiovisual. Siguiendo esta idea, hemos querido crear un nuevo espacio donde se puedan cruzar impresiones y enfrentarse a una dinámica de intercambios renovados. El objetivo también es aclarar la evolución de las imágenes africanas de hoy, favoreciendo las intervenciones de los críticos venidos del continente, ya sean independientes o que pertenezcan a una asociación.

La revista Ecrans d’Afrique, creada en 1991, se encargó de ello hasta 1997. Era una época en la que los artículos se enviaban por correo, en disquete. La revista tenía una dimensión continental, bilingüe, acorde a las plumas que la formaban y a los temas que eran tratados. En 2015, la era de Internet, emails y revistas digitales, periodistas de cine se reúnen en torno a un objetivo común: valorizar las diferentes expresiones fílmicas de África y las críticas con ocasión del FESPACO, una de las más grandes citas cinematográficas del continente, en un nuevo soporte. De manera que aquí tenemos Awotele, la revista de los críticos de cine. Esperamos que la apreciéis y que nos ayudéis a traducirla y difundirla.

El Comité de redacción de Awotele: Claire Diao, Michel Amarger y Samir Ardjum

[*Traducción del editorial al español: Verónica Ruiz y Nonou Loum, FCAT]

Haz click a continuación para acceder a la revista completa en versión original en lengua francesa: AWOTELE nº1, La Revue de critiques ciné.