Entradas

Música para construir una escuela en una pequeña aldea keniana

Por Arnau Llasat y Víctor Jiménez

Es miércoles en Kithunthi y empieza el primer de los tres desplazamientos para la construcción de la nueva escuela de primaria. Los desplazamientos se calendarizan aprovechando los parones vacacionales de la comunidad escolar y en la primera de las cinco semanas de este desplazamiento hay más de la mitad de pueblo para ayudar al derrocamiento del primer módulo de la escuela.

Musicaula Missió Kenya es un proyecto de cooperación para el desarrollo que se estructura en dos ejes principales de desarrollo. El primero, un proyecto de cooperación internacional “clásico” donde la comunidad local planteó a Wendano Wa, una de las ONGs promotoras del proyecto, la necesidad de construir una nueva escuela en Kithunthi, un municipio keniano, reemplazando la actual escuela debido a su mal estado. El segundo eje de desarrollo, es un proyecto pedagógico donde colaboran diferentes centros educativos de la provincia de Barcelona. El objetivo es que los alumnos participen en la creación de las recompensas del proceso de financiación colectiva de una parte del proyecto y a su vez se pueda establecer un diálogo entre las escuelas y una transferencia de valores y conocimientos con una mirada social e intercultural.

Estado de la construcción de la escuela de Kuthunthi a inicios de 2019.

El emplazamiento:

El proyecto de construcción de la nueva escuela se ubica en Kithunthi, a unos 60 Km al oeste de la capital del país, Nairobi. La escuela primaria de Kithunthi es pública, la única de una región rural, construida y fundada el año 1968 como una escuela de educación primaria pública y mixta.

Sus alumnos van a la escuela desde los 4 hasta los 14 años, y actualmente tiene más de 250 estudiantes y 8 maestros. El centro, además de acoger un programa de comedor social para las y los estudiantes, se utiliza para hacer talleres de lecto-escriptura para mujeres de la zona, y como espacio social para reuniones y actividades comunitarias y de entidades locales.

Niños de Kithunthi volviendo de la escuela.

El proyecto de construcción: una nueva escuela para Kithunthi

Con la ayuda en la financiación de la ONG Africa Wendano Wa Barcelona, las ONG Arquitectos Técnicos Sin Fronteras y Base A arquitectura lideran el proyecto de construcción de la nueva escuela, que se ha diseñado acorde con los requerimientos y necesidades del Ministerio de educación de Kenya y la comunidad educativa de la Kithunthi Primary School.

El proyecto incorpora mejoras estructurales, de salubridad, iluminación y control térmico; conectando materiales y técnicas constructivas locales con criterios de diseño sostenible, como una cubierta ventilada y amplios ventanales retirados de la línea de fachada.

En abril de 2019 se ha construido la primera fase de la escuela, de cinco aulas con capacidad para 150 alumnos, financiada mayoritariamente por la Fundación Isolana. La segunda fase de construcción, de otras cinco aulas y un drenaje perimetral de la parcela, está prevista para el próximo agosto y aún requiere de financiación. Motivo por el cual se ha lanzado recientemente una campaña de micromecenaje en la plataforma Goteo.org, una web de financiación de proyectos con retorno social y sin ánimo de lucro.

Proyecto final para la Escuela Primaria de Kithunthi (Kenya)

El proyecto educativo Musicaula Missió Kenia nace de la sinergia entre la ONG Arquitectos Técnicos Sin Fronteras y la cooperativa BitLab Cultural, promotora de proyectos como Escola de Rock, en el que la visita de músicos profesionales a centros de educación primaria y secundaria sirve de pretexto y elemento vertebrador de proyectos de innovación pedagógica en distintas asignaturas.

El objetivo de la iniciativa es, pues, conseguir parte de la financiación del coste de construcción de la nueva escuela a la vez que se trabajan conceptos transversales entorno valores de cooperación internacional, justicia global así como respeto a la diversidad. De éste modo, se han diseñado y desarrollado diferentes actividades educativas para el desarrollo del proyecto con el objetivo de trabajar en materia de justicia social, globalización y pensamiento crítico, promoviendo la participación activa de las y los estudiantes en un proyecto real de cooperación internacional.

La población de Kithunthi, completamente volcada en la construcción de la Escuela de Primaria

Durante el presente curso, se han realizado talleres de ciencia y tecnología mediante la construcción de cúpulas geodésicas con alumnos de ESO de los centros Escola San Pedro de Gavà y Escola Teide de Viladecans, mediante los cuales se recaudaron fondos para la construcción de la primera fase de la obra.

Además, alumnos de las escuelas San Pedro (Gavà), Teide (Viladecans), Nou Patufet (Barcelona) y IES Joan Fuster (Barcelona) han trabajado en la financiación del proyecto de construcción mediante actividades benéficas y generando recompensas de la campaña de micromecenazgo. Música, plástica, lenguas y ciencias han servido de impulso para trabajar contenidos de temática africana y promoviendo el diseño de recompensas de la campaña de micro-mecenazgo.

En el disco colaborativo han participado las siguientes escuelas y artistas femeninas: Escuela San Pedro Gavá con Raquel Lua; Escuela Nou Patufet con Alma de Boquerón y Tori Sparks; Escuela Teide con 77; Instituto Joan Fuster y Andrea Mir y Dani Campos; Escuela de Música de Navàs + Celeste Alias; y Biblioteca Vapor Vell con Núria Graham.

Otra de las recompensas del crowd-funding es la revista CCOOmics 2019. CCOOmics es un proyecto educativo, cultural y artístico realizado entre las Escuelas de Arte Públicas Pau Gargallo de Badalona, Escuela la Llotja de Barcelona, Escuela de Arte Superior y Diseño Serra i Abella, Escuela la Massana Centro de Arte y Diseño, Escuela industrial de Arte, el Instituto Escuela del Trabajo de Barcelona en colaboración con CCOO de Cataluña.

Por otro lado, los alumnos de formación profesional del Centre d’Estudis Roca han desarrollado actividades de aprendizaje servicio a través de las cuales sus alumnos han trabajado propuestas de distribución de mobiliario e interiorismo de las aulas. En el centro, además, se realizó una actividad benéfica para recaudar fondos en una jornada de videojuegos. Además, alumnos de ciclos formativos del INS Provençana de l’Hospitalet de Llobregat han colaborado en la elaboración y redactado de la memoria ejecutiva de la segunda fase de la obra y alumnos y profesorado del Institut Lluïsa Cura de Barcelona han trabajado en la web y campaña de comunicación del proyecto.

En resumen, todas las intervenciones se han adaptado a las singularidades, intereses y necesidades de cada centro educativo colaborador.


Autores del artículo:

Arnau Llasat es arquitecto técnico, máster en eficiéncia energética y sostenibilidad por el CAATEEB y profesor de Formación Profesional en el IES Provençana de l’Hospitalet de Llobregat. Des de 2009 es miembro de Arquitectos Técnicos Sin Fronteras participando en proyectos de cooperación internacional y de educación para el desarrollo.

Victor Jiménez es ingeniero superior de telecomunicaciones y máster en computación del sonido y de la Música por la UPF (Universidad Pompeu Fabra), y coordina proyectos culturales y de innovación participativa en la cooperativa sin ánimo de lucro BitLab.

Animación africana: la búsqueda de experiencia, perfección y reconocimiento

*Marie Laurentine Bayala

Personajes realizados por la Asociación de Cine de Animación de Burkinabé (ABCA).

Las aventuras de Tom Sawyer, Las tortugas Ninja, Clémentine Alicia en el país de las maravillas son algunas de las caricaturas que han acompañado a generaciones de niños y niñas africanos desde la irrupción de la televisión a finales de la década de 1950. Hoy, por ejemplo, Las aventuras de Tintín se pueden ver en la televisión nacional de Burkina Faso. Es decir, los caminos para desarrollar películas de animación en el continente son prácticamente inexistentes y los proyectos de películas están, en su mayoría, respaldados por Europa, Estados Unidos y Asia.

Dada la escasez que caracteriza a este género, un grupo de jóvenes decidió unirse en 2009 para dar forma a sus historias creando la Asociación de Cine de Animación de Burkinabé (ABCA). La ABCA forma a sus miembros en materia de animación y transmite su pasión por el dibujo a los jóvenes de la capital y otras regiones del país. Recientemente, treinta personas de Koudougou, Bobo-Dioulasso y Dédougou realizaron un proyecto de animación bajo los auspicios de la asociación y en un mes consiguieron realizar una película. Esto quiere decir que una generación de cineastas se encuentra en el proceso de redefinir el futuro de este género gracias a su determinación por realizar películas a pesar del contexto desfavorable en el que se desarrollan. “Los talentos emergentes se encuentran principalmente en Sudáfrica, Nigeria, Marruecos, Costa de Marfil, Burkina Faso y Senegal.

No hay capacitación para desarrolladores. Solo hay talleres breves que introducen a los participantes en técnicas de animación y programas específicos como TV Paint, Adobe Photoshop, Adobe Flash, Toon Boom 3D S-Max y Maya”, explica Claver Yaméogo, director burkinabé de cine de animación con sede en Tokio, Japón. Después de sus estudios de animación en Francia, pasó nueve meses haciendo el primer episodio de Soamba. Actualmente se encuentra inmerso en una película de animación sobre la Princesa Yennenga.

¿Cómo, entonces, alimentar la imaginación de los niños pequeños mientras se les presenta la diversidad cultural de África, garantizando así la preservación de la identidad cultural del continente? Para Serge Dimitri Pitroipa, la animación puede jugar un papel clave. Él sugiere modernizar las historias para hacerlas más cautivadoras. “Tenemos muchas historias que, si se cuentan tal cual, no interesan a los niños. Por ejemplo, el Manga: se han modernizado. La animación podría ofrecer nuevas perspectivas a muchas historias. Desafortunadamente, los niños gastan su tiempo viendo canales extranjeros cuando tenemos nuestras propias historias para vender y mostrar. Y con este enfoque en mente diseñamos Afro Game. Los decorados son futuristas. De hecho, puedes observar que la esencia de la historia es la misma, sin embargo, el envoltorio ha cambiado”, subraya Pitroipa. Afro Game es una película de animación que Pitroipa y sus colegas realizaron después de una formación en Dinamarca.

Las películas de acción a menudo recurren a la animación, ya sea para efectos especiales, o para agregar nuevas escenas a narrativas ficticias. Las ilustraciones pueden reforzar la trama, o incluso conservar la historia cuando no es posible acceder a una configuración determinada. En este sentido, Pitroipa y debido a la imposibilidad de grabar o fotografiar el desarrollo de la ceremonia de despedida del jefe Mossi, ha recurrido al recurso de la animación para su recreación. “La animación es un soporte en las películas de ciencia ficción porque a través de ella es posible contarlo todo. Algo que no ocurre en el caso de la ficción o el documental”, señala Claver Yaméogo, quien considera que la animación africana aún no está lista para beneficiarse de oportunidades de colaboración o financiación internacional.

La animación es una forma de arte en equipo en la que necesitas, además de mucho tiempo y dinero, diversas especialidades como guiones gráficos, composición, coloración, animación, etc. “El acceso a la financiación es difícil. En Burkina Faso, las personas aún no están listas para financiar una película que solo verán dentro de unos dos años. De vez en cuando, el Ministerio nos respalda”, agrega Pitroipa. A pesar de su determinación de impulsar el cine de animación, algunos miembros de la ABCA han abandonado la aventura ya que es difícil ganarse la vida en esta industria. La animación africana todavía necesita experiencia, perfección y reconocimiento. Y para que eso suceda, Claver Yaméogo está convencido de que los Estados deben involucrarse y crear escuelas de cine de animación que ofrezcan oportunidades de producción y trabajo.

*Marie Laurentine Bayala es periodista de Burkina Faso

Traducido por Sebastián Ruiz-Cabrera