Entradas

La película marroquí L’Armée du Salut gana el FCAT 2015

"L’Armée du Salut", dirigida por ha sido la Mejor Película en el FCAT 2015. marroquí ganadora de

La película marroquí “L’Armée du Salut”, ópera prima del director Abdellah Taïa, ha sido elegida como la Mejor Película en el FCAT 2015.

El Premio al Mejor Largometraje de Ficción, elegido por el jurado entre las ocho películas de ficción que se incluían en la sección “Hipermetropía”, ha recaído sobre L’Armée du Salut, ópera prima del marroquí Abdellah Taïa. La directora del festival, Mane Cisneros, ha entregado este premio, concedido, en palabras del jurado, por “haber abordado sutilmente la adaptación al cine de su propia novela y presentar sin dramatismo la construcción de la identidad sexual”.

Cuando Abdellah Taïa reconoció su homoxesualidad en una entrevista publicada en la revista política Tel quel, se convirtió en el titular y el escándalo, al menos, político y literario. Taïa pasaba a ser uno de los primeros personajes públicos en Marruecos, en un “país acostumbrado a negar radicalmente este tema”, como reconocía en la entrevista. El protagonista de la película, Abdelá, el pequeño de una familia numerosa, busca su sombra, su identidad, entre sus hermanas, pero su condición de hombre le desplaza a otro plano. La primera parte de la película transcurre en las calles de Salé, ciudad cercana a Rabat. Sin embargo, cuando la escena cambia de país y los años pasan, Abdelá para ser otro. Un regalo visual y reflexivo en una obra íntima y autobiográfica que ya ha comenzado a cosechar premios.

El premio del público ha recaído para Things of the Aimless Wanderer, del ruandés Kivu Ruhorahoza, concedido por los espectadores a través de sus votos en sala. El director de la Filmoteca de Andalucía, Pablo García Casado, ha entregado al director este galardón honorífico que da buena muestra de la acogida por parte de los espectadores de esta película que reflexiona de manera innovadora sobre el colonialismo en Ruanda.

El Premio al Mejor Largometraje Documental, entregado por el crítico de cine Javier H. Estrada, ha sido Beats of the Antonov, del sudanés Hajooj Kuka. La reconocida documentalista egipcia Jihan El Tahri, ha recogido en su nombre el galardón que premia el análisis de la cultura como “forma de resistencia” ante la opresión.

Asimismo, el jurado ha querido hacer una mención especial a otros dos documentales: Chantier A, de Tarek Sami, Lucie Dèche y Karim Loualiche, “por la sensibilidad y la sencillez con la que plantea la cuestión de la búsqueda de la identidad”; y La sirène du Faso Fani, de Michel K. Zongo, “por su habilidad para utilizar el cine no sólo para denunciar un sistema sino también para transformarlo”.

De la sección “En breve” ha resultado ganadora del Premio al Mejor Cortometraje, patrocinado por El Corte Inglés y elegido por votación popular, la película Peau de Colle, de la tunecina Kaouther Ben Hania. El periodista y crítico Javier Tolentino ha hecho entrega de este premio, que ha recogido en nombre de la directora el también realizador Keba Danso.

La interpretación de las actrices africanas también ha sido premiada en la 12ª edición del Festival de Cine Africano de Córdoba. Guadalupe Arensburg, de la Fundación Mujeres por África, institución que financia el Premio a la Mejor Actriz, ha hecho público el nombre de la ganadora, la actriz Horeya Farghaly, protagonista de la película egipcia Decor.

El actor camerunés Emil Abossolo Mbo, a quien el festival ha rendido homenaje en esta edición, la cineasta angoleña Pocas Pascoal y el productor español Martín Pawley; han sido los responsables de seleccionar este palmarés.

Cine africano con nombre de mujer

FCATLa duodécima edición del Festival de Cine Africano de Córdoba se caracteriza por la fuerte presencia de mujeres que tienen un papel clave en la producción cinematográfica. La cada vez mayor visibilidad femenina en los cines africanos es un factor importantísimo para caminar hacia una igualdad que, como afirma la investigadora Beatriz Leal, permita que las mujeres “puedan ser reconocidas como cineastas, siendo sus obras analizadas en similares términos estético-formales a los de los hombres”. En este sentido, el FCAT quiere mostrar su compromiso para que directoras, guionistas, actrices, montadoras, etc. de las producciones africanas tengan cada vez una mayor visibilidad que se refleje en una mayor presencia en festivales y en los medios.  Mane Cisneros, directora del FCAT, considera este compromiso una prioridad en la línea de trabajo de un Festival que desde hace doce años busca dar visibilidad en nuestro país a unas de las cinematografías con menor difusión comercial del planeta, la africana.

Recorriendo el catálogo del Festival, se puede apreciar un creciente porcentaje de mujeres presentes en los diferentes procesos de creación de las películas, con un fuerte protagonismo de la región del Norte de África. Concretamente y al timón de la dirección de algunas de las películas de la programación del FCAT, podemos mencionar a Pocas Pascoal de Angola encabezando la lista ya que, aparte de jurado de está edición del FCAT, es también directora del largometraje Por aqui tudo bem. Otros nombres femeninos que suenan son la marroquí Dalila Ennadre (Des mures et des hommes), las tunecinas Kaouther Ben Hania (Le Challat de Tunis, Peau de colle) y Nadia Touijer (Précipice), la sudafricana Jenna Cato Bass (Love the One you Love), las senegalesas Khady & Mariama Sylla (Une simple parole, Une fenêtre ouverte), la franco-malgache Marie Clémence Paes (L’opéra du bout du monde), la franco-egipcia Jihan El Tahri (Behind the rainbow, Cuba, une odyssée africaine), las francesas Yolande Zauberman (Classified People), Sarah Maldoror (Sambizanga), Marion Hänsel (Si le vent soulève les sables), la angoleña Maria Joao Ganga (Na Cidade Vazia) y la senegalesa Angèle Diabang (Congo, un médecin pour sauver les femmes).

Pero la presencia femenina en el FCAT no se limita sólo a la dirección. Algunas de las guionistas que aparecen en los créditos son Dalila Ennadre, Jihan El Tahri, Kessen Tall, Sherin Diab o Lucie Dèche. En producción Angèle Diabang o Mariamma Sylla. Y en montaje contamos con Nadia ben Rachid (montadora de cabecera de Abderrahmane Sissako y de un sinfín de películas de este y otros directores). Mención especial a la presencia de intérpretes femeninas dentro del Festival, que se realizará a través de la concesión de un premio a la mejor interpretación femenina en las películas de ficción que compiten en la sección  de “Hipermetropia”.

La mejor interpretación femenina, premiada por la Fundación Mujeres por África

La Fundación Mujeres por África, presidida por Mª Teresa Fernández de la Vega, colabora un año más con el Festival de Cine Africano, apoyando y fomentando la presencia de las mujeres en las producciones cinematográficas africanas. Así lo muestran las actividades que la Fundación realiza en torno al binomio cine-mujer, como el ciclo anual de cine dirigido por africanas “Ellas son Cine”. En esta ocasión, dentro de la categoría de ficción de la sección competitiva de “Hipermetropía”, la Fundación Mujeres por África premiará a la mejor intérprete femenina de las ocho películas que compiten por este galardón de 2000€ que patrocina la Fundación. Las películas que competirán por el premio son: Abaabi ba boda boda, Al bahr min, Decor, L’armée du salut, s, Love the One you Love, Stories of our Lives y Things of the Aimless Wonderer.

Este premio simboliza el compromiso de caminar hacia una creciente visibilidad de las mujeres en las creaciones cinematográficas africanas, así como en seguir en la senda de acercar las nuevas tendencias de los cines africanos a un público hispanohablante.

FCAT Córdoba 2015

Del 21 al 28 de marzo, el 12º Festival de Cine Africano de Córdoba presenta una programación con dos secciones competitivas (“Hipermetropía”, “En Breve”) y cuatro secciones paralelas (“Afroscope”, “Relatos del pasado: Sudáfrica y Angola”, “Homenaje a Emil Abossolo Mbo”, “Diáspora africana”). Además de la programación fílmica, se llevarán a cabo una serie de actividades paralelas, entre las que destacan los Aperitivos de Cine, encuentros informales entre cineastas, cinéfilos y periodistas; Espacio Escuela, la rama pedagógica del FCAT, Aldea Africana, un espacio de talleres para los más pequeños, y el foro Árbol de las palabras, centrado en la crítica cinematográfica.

Así mismo, tendrán lugar el encuentro Literatura e Inmigración y la exposición Son mis derechos. La Declaración Universal de Derechos Humanos a través de la mirada de treinta fotógrafos.

La Córdoba más africana se viste de cine

mini_fcat2014Hace ocho años, con libreta en mano y una multiplicidad de ojos y orejas me impregnaba de todo un universo desconocido hasta ahora. La magia del celuloide que tantas veces han pregonado los gurús del séptimo arte cobraba sentido. Y la sinestesia me hacía saltar de la butaca a Burkina Faso, Senegal, Camerún o Sudáfrica con los cinco sentidos revolucionados. Comprendí entonces que África es plural y su cine también.

En un momento vital como el actual para la promoción de los cines periféricos en los mercados occidentales, la importancia de la permanencia de eventos de difusión y divulgación de las culturas africanas a través de la gran pantalla son esenciales. Córdoba, por tercer año consecutivo, vuelve a convertirse en el escaparate más importante a nivel nacional con el Festival de Cine Africano de Córdoba (FCAT) que acaba este domingo con una muestra no competitiva compuesta por 40 títulos que han pasado previamente por el festival a lo largo y ancho de sus diez ediciones anteriores.

Diez años se dicen pronto. La incesante actividad que ha realizado este festival en las escuelas de Cádiz (más específicamente de Tarifa) en Sevilla y ahora en Córdoba, sumado a la actividad cine nómada que ha girado por todo el país con ciclos de cines africanos son parte de la huella que su directora, Mane Cisneros, y su equipo han dejado a lo largo de una década. Una Berlinale, una Mostra, un San Sebastián de las cinematografías del continente negro ha tenido lugar cada año reuniendo a directores aclamados internacionalmente, a actores, a productores, a críticos… Y todo bajo una de las marcas de la casa: un festival familiar donde el contacto humano es lo principal y donde la reflexión, no sólo sobre el cine sino sobre la situación de África y sus relaciones con Europa, era y es lo fundamental. Y sin duda: campeando la crisis económica para mantenerse como una de las actividades interculturales de referencia en España.

Como ha afirmado tantas veces Mane, el festival nacía con la intención de alertar sobre la invisibilidad que tenía el continente vecino y sobre la necesidad de mostrar otras imágenes más allá de las pateras que por el 2003 llegaban de forma ininterrumpida a las costas gaditanas. Hoy, todavía se hace un acto de imperiosa actualidad seguir combatiendo las narrativas negativas que desde los medios generalistas se ofrece de África y continuar con un diálogo necesario para comprender, para aprender… Y seguir haciéndolo. Porque afortunadamente en los 54 países que forman el continente no todo es Boko Haram, ébola o guerras.

Este año el FCAT Córdoba vuelve a incluir en su programación la segunda edición del Foro de crítica cinematográfica, orientada esta vez a la formación/información de críticos cinematográficos españoles y enmarcado en el Programa ACERCA de la AECID. Entre las actividades paralelas se podrá disfrutar del cuentacuentos y actor argelino Kamel Zouaoui con su espectáculo para escolares “Las aventuras de Nasruddine”. Además, ayer se presentaba el libro Fela Kuti, espíritu indómito de Sagrario Luna acompañada de una sesión musical con DJ Floro.

La selección de esta edición incluye películas premiadas en ediciones anteriores, como J’ai Tant Aimé (Dalila Ennadre, Marruecos/Francia, 2008), Premio Mejor Documental FCAT 2009; Ceux de la Colline (Berni Goldblat, Burkina Faso/Francia/Suiza, 2009), Mención Especial Documental FCAT 2009 ; Imani (Caroline Kamya, Uganda/Suecia, 2010), Premio Mejor Dirección FCAT 2010; Microphone (Ahmad Abdalla, Egipto, 2010), Premio Mejor Película FCAT 2011; Koundi et le Jeudi National (Ariani Astrik Atodji, Camerún, 2010), Premio Mejor Documental FCAT 2011; y Matière Grise (Kivu Rurorahoza, Ruanda/Australia, 2011), Premio Mejor Dirección FCAT 2012.

Según informan desde la organización del FCAT, esta XI edición se trata de un paso intermedio que establecerá un puente hacia la fecha definitiva del festival, que pasará a celebrarse en el mes de marzo, del 21 al 28. En 2015 el festival volverá a su formato y duración habitual y ofrecerá nuevamente una amplia oferta de programación, actividades para profesionales, exposiciones y actividades paralelas, y contará con la asistencia de directores y profesionales del cine.

Julio Romero de Torres, africano por un click

Quién le iba a decir al pintor cordobés Julio Romero de Torres que en el año del 140 aniversario de su nacimiento (el próximo 9 de noviembre) su obra Las hermanas de Santa Marina (1915) típica del costumbrismo de la época sufriría una remodelación tan multicultural para, de igual forma, reivindicar el papel de la mujer; esta vez africana. La composición ha sido realizada por el fotógrafo malagueño Javier Hirschfeld (1979) quién expuso ya el año pasado en el FCAT su exposición Más morena. Este año repite del 10 al 19 de octubre en la sede cordobesa de Casa Árabe. El artista lidera el colectivo artístico Los Interventores, un equipo de creadores que intervienen nuevos espacios y formas para el arte.

Más información en www.fcat.es

 

Arranca la ventana de cine africano más grande de España

Cartel-1-FCAT

El Festival de Cine Africano de Córdoba (FCAT) cumple diez años de amor al cine africano en España y esta tarde arranca, hasta el 19 de octubre, una de las ediciones más emotivas debido a los recortes presupuestarios que ha sufrido la organización. Una década de FCAT trascendiendo África y aproximando su heterogeneidad a través del séptimo arte. En este décimo aniversario, el segundo en la ciudad tras ocho años en Tarifa (Cádiz), Córdoba se consolida como la ventana de cine africano más grande que existe en el ámbito hispanohablante con 120 proyecciones de 70 películas, 27 de ellas a competición, junto a otras actividades paralelas.

La principal circunstancia que motivó la creación de este encuentro con el cine africano en el año 2003 fue, por un lado, la llegada continuada de pateras a las costas andaluzas, en concreto, a las gaditanas. La imagen mediática reiterativa era la de una África que se moría y que seguía anclada en la tragedia, el hambre y las guerras. Llegaban con un espejo enorme y biselado de esperanzas. Lo hacían en las embarcaciones típicas que utilizan los pescadores de África occidental pero el reflejo daba tanto pavor que las categorizaciones comenzaron a sacar punta a nuevos términos y a adjetivaciones trasnochadas: sin papeles, ilegales, subsaharianos, pateras o cayucos que se acurrucaban en una población apostada en la arena y que desconocía las heridas del continente madre de todos ellos.

Fotogrma de la "La Pirogue" (2012), un film del senegalés Moussa Touré.

Fotogrma de la “La Pirogue” (2012), un film del senegalés Moussa Touré.

Por otro lado, se hacía fuerte la necesidad de educar la mirada hacia estos nuevos vecinos. El suspiro deslabazado que sufrían los habitantes de Cádiz o Málaga a comienzos de la década del 2000 hizo de la impotencia social un brebaje con efectos educativos y divulgativos en el sur de la Vieja Europa. Y la vacuna visual contra los estereotipos que se tienen sobre África se patentó en Tarifa gracias a la mano firme de Mane Cisneros, directora del Festival de Cine Africano de Córdoba.

La suma de estas características, hicieron imprescindible un nuevo marco en el que poder acercar las circunstancias sociales, políticas y económicas de estos inmigrantes. Un nuevo espacio de reflexión y divulgación de esa otra África a través de la cultura y que el FCAT ha pregonado desde su comienzo gracias a la ecuación equipo-voluntarios-público. Una cita obligada con las cinematografías africanas tanto en la Península como en Europa. Una década que merece ser subrayada y tenida en cuenta por la labor de acercar en 35mm. al continente vecino sin frontera alguna.

 

Un tapiz con lo mejor del continente
Para esta edición que arranca hoy se proyectarán 70 filmes de temática africana y árabe procedentes de 32 países, entre los que destacan la presencia de producciones de Burkina Faso, Camerún, Nigeria o de Sudáfrica, una de las industrias cinematográficas más potentes y prometedoras del continente. Como ya ocurriera en ediciones anteriores, los cinéfilos podrán disfrutar de un nutrido número de películas senegalesas. Ejemplos de ello son filmes como Mille soleils, Tall as the baobab tree (realizada en coproducción con Estados Unidos), la ganadora en la pasada edición del Griot al Mejor Largometraje Documental Tey; o President Dia, del director William M’Baye al que pudimos entrevistar hace un año en Dakar.

Los títulos que se podrán visionar procedentes del Norte de África son los trabajos de jóvenes cineastas de Argelia, Egipto, Marruecos y Túnez muchos de ellos influenciados por las Primaveras Árabes  que han servido como telón de fondo. Además, estarán representados también 23 países más: Alemania, Angola, Arabia Saudita, Brasil, Canadá, Colombia, Ecuador, España, Estados Unidos, Etiopía, Francia, Gabón, Guinea Conakry, Guinea Ecuatorial, Kenia, Madagascar, Mauritania, Mozambique, Perú, Portugal, Qatar, RD Congo y Trinidad y Tobago.

Trailer de la película Something necessary dirigida por la keniana Judy Kibinge. Una parábola edificante sobre la expiación en contraste con la violencia mortal que siguió a las elecciones de 2007 en Kenia.

 

Estrenos
La programación fílmica del festival estará distribuida en ocho secciones oficiales, tres de ellas competitivas. En esta ocasión, serán 27 los títulos en las secciones a concurso: “El Sueño Africano” (largometrajes de ficción), “Al Otro Lado del Estrecho” (largometrajes documentales) y “África en Corto” (cortometrajes documentales y de ficción). Todas las películas que participan en las secciones a concurso afrontan su estreno en España en el FCAT Córdoba, excepto Yema (Argelia/Francia, 2012), que como ha ha subrayado la directora Mane Cisneros “por suerte o por desgracia, seguimos sin poder convencer a las distribuidoras españolas de que estas cinematografías pueden tener una salida comercial en nuestro país”.

Además, en las secciones no competitivas podremos ver en “La Caja de Pandora” una selección de películas de temática africana realizadas por cineastas occidentales; “África en Ritmo” reunirá una vez más los mejores títulos sobre danza y música africanas; “Carta Blanca al EDOC” nos acercará una muestra representativa de lo que fue el Festival de Cine Documental de Quito, con películas de temáticas afro-descendientes y “10 Fragmentos de un Discurso Amoroso Africano”, una sección planteada no sólo como un análisis antropológico sobre las prácticas amorosas o las manifestaciones del deseo en África, sino como toda una declaración de intenciones de la organización del FCAT Córdoba.

A estas secciones se suma una serie de sesiones especiales en la programación, entre las que se encuentra la proyección de la afamada La bicicleta verde, primera película realizada por una mujer en Arabia Saudí, Haifaa Al Mansour, que se estrenará en las salas cordobesas durante el festival.

Os dejamos el trailer de una película que rome con los tópicos y se atreve a desmontar el concepto de música africana. Un film sobre el desarrollo del estilo Metal en Angola como respuesta a los años de guerra prolongado que vivió este país. Death metal Angola, dirigido por Jeremy Xido en una coproducción de Estados Unidos y Angola.

 

El cine como industria
Por quinto año consecutivo, el FCAT Espacio Profesional estará dedicado a promover la cooperación entre los profesionales de los cines de África, España y el resto del mundo. Un año más, la Casa Árabe será el escenario, del 15 al 18 de octubre, del V Foro de Coproducción “África Produce” y una serie de conferencias y mesas redondas; así como los Aperitivos de Cine, encuentros entre cineastas, periodistas y estudiantes, donde se hablará en profundidad de las películas programadas en competición.

Actividades paralelas
FCAT Córdoba no se limita a las salas de proyección, como demuestra su amplio programa de actividades paralelas, entre las que se incluyen cuentacuentos, proyecciones en los distritos, la exposición de fotografía Malagorée: de puerto a puerto,de Javier Hirschfeld, y encuentros con distintas ONGs de la ciudad.

Cabe destacar una de las actividades  más novedosas previstas para esta edición y enfocada a jóvenes profesionales: se trata del “Curso‐taller de Crítica de Cine: Desafíos tradicionales, fatales omisiones y retos renovados de la crítica en el actual panorama interconectado y plurivocal”, que se celebrará en colaboración con el Instituto Andaluz de la Juventud (IAJ) y el Programa ACERCA de Capacitación para el Desarrollo en el Sector Cultural de la AECID (Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo) y que contará con la dirección del crítico Alfonso Crespo y con las clases magistrales de nuestra editora Beatriz Leal Riesco y el crítico de cine reconocidísimo por sus aportaciones a la literatura sobre las cinematografías africanas, el francés Olivier Barlet, entre otros.

La 10ª edición del FCAT se estrenará esta noche a las 21.00h. en el Teatro Góngora de la localidad cordobesa con la película del director mauritano Abderrahmane Sissako, La vie sur terre (1998).

 

Los cines de África reconquistan Granada

7ª edidicón del Festival de Granada cines del sur 2013.

7ª edidicón del Festival de Granada cines del sur 2013.

Por séptimo año consecutivo, el Festival de Granada Cines del Sur convertirá por unos días a la ciudad andaluza en el epicentro geopolítico del séptimo arte en España. El festival, que tiene como objetivo la difusión y promoción de las cinematografías de los países habitualmente adscritos al hemisferio sur, propiciará hasta el próximo sábado 15, un vínculo de encuentro entre profesionales del sector y aficionados a un cine escaso en los circuitos convencionales de las salas de cine.

Es de rigor dedicar una especial atención desde Wiriko al festival granadino que junto al Festival de Cine Africano de Córdoba se han convertido en dos auténticos supervivientes en estos tiempos de recortes y zozobra. En España, son los únicos en su especie y, frente a todos los imprevistos, son capaces de aupar sus  proyectos fuera de las fronteras estatales con honores. Dos puntos de vista necesarios. Dos salvavidas que naufragan frente a una incertidumbre generalizada. Dos guías necesarias para la reflexión conjunta que subraya incansable la pregunta ¿a dónde vamos? Dos referencias que la Administración ha decidido convertir en una constelación de miradas, con precariedad de fondos, y que sugieren a prisa la unidad de la cultura por la diversidad. Dos festivales que en una nueva concepción del espacio, del tiempo y de la historia cinematográfica reflejan abiertamente el dogma de sus organizadores: mostrar otra forma de mirar hacia nuestros hermanos del sur.

Para esta ocasión, el Festival de Granada Cines del Sur ha seleccionado para la competición oficial a diez títulos de los que tres proceden del continente africano. El África subsahariana solo se presenta con una cinta que en cuestión de un año y medio se ha convertido en una clara candidata a optar por el máximo galardón en los festivales internacionales. Se trata de la impactante ópera prima del director keniata David ‘Tosh’ Git, Nairobi half life (2012). La película de Tosh, nacido en 1981 en una pequeña ciudad de Kenia llamada Nanyuki, fue seleccionada para representar a su país en la sección a la Mejor Película en Lengua Extranjera de los Premios Óscar del año pasado. Una coproducción entre Kenia y Alemania que mezcla, con suma habilidad, una mirada casi etnográfica sobre la condición de inmigrante interior dentro del país con los sueños de un espabilado aspirante a actor, que verá cómo la realidad se termina mezclando peligrosamente con sus deseos artísticos.

Los países del Magreb estarán representados con dos películas que se sitúan en un pasado tan urgente como recurrente por las convulsiones sociales y políticas provocadas por las llamadas “primaveras árabes” de los dos últimos años. Por un lado, el veterano cineasta egipcio Yousry Nasrallah, que explora en After the Battle (2012) las contradicciones personales de una ferviente opositora al dictador Hosni Mubarak, poderosamente atraída por un trabajador del sector turístico situado en el campo político opuesto. Por el otro, la tunecina Hinde Boujemaa aporta una sabia mirada documentalista con It Was Better Tomorrow (2012) a las vicisitudes de una mujer, madre de familia y abandonada por su esposo, que no encuentra fácil acomodo en la nueva realidad que se bosqueja ahora mismo en Túnez.

Fotograma de la película keniata Nairobi half life (2012) dirigida por David Tosh.

Fotograma de la película keniata Nairobi half life (2012) dirigida por David Tosh.

 

Otras secciones con sabor africano

Esta séptima edición del festival incluye una sección bajo el nombre de Milenio en la que se proyectan cinco películas marroquíes, reflejo de un legado cultural común y de los problemas sociales actuales en el país vecino. Destaca la proyección de Pegasus (2011), la película ganadora del premio Etalon de Oro en el FESPACO 2011, del director Mohamed Mouftakir. Los otros títulos que se proyectarán son Los caballos de Dios (2012), de Nabil Ayouch; The Mosque (2010), de Daoud Aoulad-Syad; Quand les hommes pleurent (1999), de Yasmine Kassari; y WWW What a Wonderful World (2006), de Faouzi Bensaïdi. En la sección Pantalla Abierta, la película argelina El gusto (2012), dirigida por Safinez Bousbia, presenta la historia de la música popular chaâbi, un estilo nacido en la calle y en los cafés, e impregnada de cantos bereberes, andaluces y religiosos. Aquí, un pequeño reportaje sobre El gusto.

En la sección Documental Al Jazeera destaca Black out (2012) que a pesar de ser una producción inglesa y dirigida por la alemana Eva Weber se ambienta en Conakry, Guinea, durante la época de exámenes. En cuanto se pone el sol sobre la capital cientos de escolares comienzan su peregrinación nocturna hacia el aeropuerto, las estaciones de servicio y las partes más ricas de la ciudad en busca de luz. Un viaje tanto literal como metafórico hacia la iluminación, a través del cual este evocador documental muestra cómo los jóvenes concilian lo que significa vivir en uno de los países más pobres del mundo con su deseo de aprender; todo ello en un contexto de lucha por el cambio en el país.

Por último, en la sección Perlas del Sur se proyectará la película documental Mama África (2011) del finlandés Mika Kaurismäki. Este documental se centra en la vida de Miriam Makeba, la primera cantante africana en alcanzar el estrellato mundial e impregnada tanto de raíces sudafricanas como de un incesante mensaje de lucha contra el racismo y la pobreza. La película estrenada en la inauguración del Festival de Cine Africano de Córdoba del año pasado, gana peso con un guión que narra su trayectoria a través de entrevistas con compañeros de profesión. Un documental sobre Miriam en el que ella misma no aparece… El trabajo de Kaurismäki, un apasionado de la música, se une a otros documentales que realizó en 2002, Moro no Brasil, y en 2005, Brasileirinho.