Entradas

Pasaporte español, raíces africanas: Tamara Ndong Bielo

En 1959, Bioko, Bata y Mongomo se conviertieron en provincias españolas en los territorios del golfo de Guinea. Y es que, a pesar de que muchos españoles parecen obviar – cuál brote de amnesia nacional – que hasta 1975 España tuvo colonias en el continente africano, hoy, esa realidad tan poco expuesta nos sigue emparentando con esa tierra vecina de una forma mucho más profunda de la que se cree. Una de las consecuencias, es que en la actualidad hay muchos españoles con aspectos diversos, saharauis, o negros y negras, hijos, nietos o incluso bisnietos de ecuatoguineanos, o africanos de otras nacionalidades, que llegaron un día a España y se quedaron a trabajar y vivir aquí, enriqueciendo la diversidad cultural española con ingredientes africanos.

En junio de 1941, llegaba a, entonces, Guinea Española (hoy Guinea Ecuatorial) el primer vuelo de Iberia a Santa Isabel-Bata. Imagen de Iberia Airlines.

En junio de 1941, llegaba a, entonces, Guinea Española (hoy Guinea Ecuatorial) el primer vuelo operado por Iberia a Santa Isabel-Bata. Imagen de Iberia Airlines.

Wiriko inicia hoy la serie Pasaporte español, raíces africanas, que quiere ceder un espacio para que esas personas de pasaporte español y un vínculo familiar en el continente vecino, que están ligadas de una u otra forma a alguna disciplina artística o a las industrias culturales, nos cuenten, en primera persona, sus historias de vida y su trabajo. Para que se expresen sobre su identidad, sobre sus preocupaciones y sobre sus vivencias. Y sobre todo, para que nos ayuden a conocerlos un poco mejor y amplíen las miras de lo que significa, hoy, tener pasaporte español e identidades múltiples.

Hoy, la actriz catalana Tamara Ndong Bielo:

Tamara Ndong Bielo

Tamara Ndong Bielo

Mi nombre es Tamara Ndong Bielo, tengo 22 años y soy procedente de Malabo, la capital de Guinea Ecuatorial, situada en la costa norte de la isla de Bioko. De madre bubi y padre fang, vine a Catalunya sola a los 6 años. Supongo que aquella fue una de las decisiones más duras que han tomado mis padres en toda su vida. Dejar ir a su hija y perderse gran parte de su vida a cambio de una buena educación y sobretodo de la opción a elegir el transcurso de su vida.

Siempre he pensado que el mayor acto de amor que puedes hacer hacia otro ser querido es dejarlo ir y darle la oportunidad de conocer, experimentar y crecer en todos los ámbitos posibles. Y al dejarme ir mis padres me dieron la oportunidad de ser la persona que soy hoy en día y es algo que siempre les agradeceré.

La vida puso en mi camino a una de las personas que más quiero en este mundo. Mi segunda madre. Desde el momento en el que le cogí la mano en el aeropuerto la primera vez que la vi, empecé a formar parte de su familia. Mi familia. Así pues, tengo 2 madres, 1 padre y 8 hermanxs. Más afortunada no puedo ser.

Si tengo que elegir una palabra que me describa a la perfección es “soñadora”. De hecho siempre he tenido problemas por vivir mucho en las nubes, pero sigo creyendo que son los sueños que nos mantienen vivos y nos hacen no rendirnos jamás, al menos en mi caso.

Tamara Ndong Bielo junto al grupo de la obra "Pell de Llarinté, cua de Tiré" (dirección Moisès Maicas, Temporada Alta 2016).

Tamara Ndong Bielo junto al grupo de la Compañía Joven del Espai Àfrica-Catalunya, en la obra “Pell de Llarinté, cua de Tiré” (durante el festival Temporada Alta de Girona, 2016).

Desde muy pequeña soñaba con ser actriz, me fascinaba el hecho de poder transformar-se en otra persona de cualquier tiempo y en cualquier lugar sin dejar de ser uno mismo y poco a poco, con mucho esfuerzo, trabajo diario y algún que otro sacrificio puedo decir que estoy viviendo mi sueño.

El teatro es la forma que he elegido para expresarme. En él puedo hablar sobre la vida y la muerte, sobre el amor, el odio, el engaño, sobre el pasado, presente y futuro, puedo hablar sobre la sociedad y el poder, sobre la magia, los sueños y secretos pero sobre todo hago teatro porque es lo que me hace feliz. Me hace feliz saber que he aportado un pequeño grano de conocimiento, de alegría, de ira, de esperanza o cualquier otro sentimiento que pueda insertar en cada uno de los espectadores que decide compartir su tiempo gozando del gran placer que es el TEATRO.

Este año, tras terminar los estudios de Arte Dramático en el Institut del Teatre de Barcelona, tuve la suerte de poder entrar en la Compañía Joven del Espai Africa-Catalunya, con la cual hemos presentado nuestro primer espectáculo “Pell de llarinté, cua de tiré” en el Festival de teatro Temporada Alta en Girona. El espectáculo trata sobre un cuento mandinga.

El cuento es una alegoría de las fiestas del nacimiento y de los nombres (bautizo) de los mandinga. Todos los ingredientes que lo componen (fiesta, baile, alegría, nacimiento, cacería) se reflejan en este espectáculo, que combina el fondo fantástico de la fábula del cuento y la realidad todavía vigente hoy de la etnia en su hábitat tradicional. Se trata de un espectáculo divertido e ingenioso, pleno de ritmo; de una celebración en torno a conceptos universales, que unen culturas, en que la confluencia de lenguajes y tradiciones sirve para celebrar la vida y el misterio de la aventura.

Nuestra compañía se diferencia de otras por la variedad de procedencias de cada uno de los miembros que formamos parte de ella.

Malcom McCarthy es un actor de procedencia cubana

Nuria Cuyàs, es una actriz catalana

Omar Ngom, es músico y procedente de Senegal

William Yazaki, es un actor de padre japonés y madre danesa

Tamara Ndong, es actriz procedente de Guinea Ecuatorial

Creo que justamente la heterogeneidad que hay en la compañía es nuestro punto fuerte. Somos muy diferentes entre nosotros y venimos de formaciones distintas, pero justamente esta variedad es la que hace que nos complementemos tan bien. Trabajar con ellos es muy fácil y sobretodo, es un gran placer. Cada uno aporta parte de su ser en el trabajo que sin duda tiene mucho que ver con su procedencia. Cuando no estamos trabajando estamos estamos bailando, haciendo bromas y si no nos encuentras seguro que estaremos comiendo en el restaurante africano más cercano que haya. Porque hemos formado una pequeña familia que disfruta junta haciendo y compartiendo lo que más les gusta: actuar.

10

la actriz catalana Tamara Ndong Bielo.

En mi caso al vivir casi toda mi vida con mi familia catalana casi nunca me he sentido diferente a los demás. Desde pequeña mi madre me dejó claro que tendría que trabajar un poco más que el resto para poder conseguir mis metas pero que yo tenía los mismos derechos y era igual de apta para cualquier cosa que me propusiera. Y yo la creí.

Me gusta enseñar a mis amigos más próximos parte de mi origen, de mis tradiciones, de mi cultura y presentarles a mis familiares africanos pero acostumbro a ser muy reservada en ese sentido y tengo que confiar mucho en alguien para abrirle las puertas de mi mundo al completo.

Estoy muy orgullosa de mis orígenes ya que forman parte de mí pero tengo por lema no dejar que nadie me menosprecie solo por ser africana. Soy una africana que vive y se ha criado en Catalunya, por tanto soy guineano-catalana.

“El baobab que enloqueció”: Exilio, identidad y experiencias de supervivencia de una mujer africana en Europa

aula-wiriko-350x124

3ª Edición del Curso Introducción a las expresiones artísticas y culturales del África al sur del Sahara

Por Bárbara Benito Mollá

Ken Bugul, pseudónimo de la escritora senegalesa Mariètou Mbaye Biléoma y autora de El baobab que enloqueció (1982), fue una de las primeras escritoras africanas que abordó el hecho de escribir desde una perspectiva autobiográfica, reflejando en su obra sus propias experiencias vitales y sus conflictos interiores.

En esta obra, la escritora relata sus vivencias en Europa tras conseguir una beca para proseguir sus estudios en el continente de “sus antepasados los galos”, concretamente en Bélgica, relacionándolas y plasmándolas en base a la dicotomía que establece entre  las vivencias de la niñez y la juventud en su África natal, en la localidad senegalesa de Ndoucomane, y las que experimentará en Europa.

ken-bugul1

La protagonista de esta novela decide marcharse a estudiar al extranjero, a Europa, más como una forma de exilio voluntario cuya finalidad es averiguar quién es, definir su identidad, que para proseguir su formación. Educada en el sistema francés, organizado desde una perspectiva neocolonialista y fundamentado en la aculturación Ken vive escindida entre sus orígenes, representados por su pueblo natal y la familia, y la cultura impuesta por el sistema educativo francés, que trasmite a su alumnado los valores e ideología occidentales  alejando de su propia historia y su cultura a aquellos que se forman en sus centros.

ken_bugul3El abandono de la madre en su infancia y la relación falta de intimidad y confianza que mantiene tanto con ella como con el padre y el resto de su familia, el alejamiento de su cultura nativa, derivan en un profundo sentimiento de desarraigo. Por ello, parte hacia Europa en busca del descubrimiento de sí misma, de aquello que ella representa, en un exilio a través del que espera encontrar todo lo que le es negado en su ambiente familiar y su país de origen. En definitiva, Ken se exilia en Europa para reconocerse a sí misma pensando que en el lugar que en la escuela le han trasmitido como el de sus antepasados hallará la solución al desasosiego y el vacío existencial que se alojan en su interior.

Este viaje, sin embargo, no representará lo que la protagonista de la novela deseaba. Ken se verá envuelta en una serie de vivencias que simbolizarán una prolongación del sentimiento de abandono, soledad y desorientación que la acompañaban a su llegada, que no encontrarán una solución en la sociedad europea y que la sumirán en una espiral de autodestrucción.

En el exilio europeo se sucederán y sobrepondrán distintas experiencias que van sumiendo a la protagonista en un estado de caos cada vez mayor. Para sobrevivir en una sociedad y cultura que se le revelan ajenas y que no la reconocen como parte de ellas, Ken intenta buscar refugio en relaciones que le proporcionan  todo aquello que le había negado su madre en la infancia, África, en definitiva, en el consumo de alcohol y otras drogas que la ayudan a evadirse y sobrellevar  los acontecimientos y, finalmente, en la prostitución.

ken_bugul2En este exilio, Ken apenas mantiene contacto con otros miembros de su comunidad de origen y se conciencia de su falta de singularidad dentro de esta sociedad para la que todos los africanos son iguales, una sociedad en la que los ciudadanos africanos y sus diferencias se desdibujan. Para sobrevivir y afrontar la decepción que supone enfrentarse al hecho de que ella no es parte de esa cultura europea en la que fue educada en y por la escuela, la protagonista de esta novela se entrega a relaciones que desembocan en el acrecentamiento de su insatisfacción y que no le proporcionan la tranquilidad espiritual que necesita.

Asimismo, Ken experimenta el racismo de la sociedad europea, que sólo la reconoce como individuo en función de su exotismo como mujer extranjera y exótica, como un objeto de distracción. Este imaginario pone el acento en el hecho de que es negra y se le presuponen ciertas características por ello, situación que la conduce al exhibicionismo y el escándalo como mecanismo de reafirmación personal.

En este entorno, sólo la locura es posible como medio de supervivencia y sólo en ella es posible vislumbrar una salida. A raíz de la decadencia en la que se sumerge puede reunir la fuerza suficiente para reaccionar y salir de esa situación de letargo e indefinición. Al final de la novela, en el punto álgido de su declive, la vuelta a los orígenes y  el reencuentro con África y con su tradición son las salidas salvadoras y que pueden conducir al verdadero descubrimiento de quién es ella.