Entradas

Inxeba: ¿cómo explorar la homosexualidad en el seno de la cultura Xhosa?

El cine estaba repleto en el Festival Internacional de Cine de Durban. Las preguntas eran muchas y las incertidumbres de cómo una película escrita por un director blanco sudafricano podía abordar un tema tabú como la homosexualidad sobrevolaban el auditorio. ¿Se permite a alguien mostrar los secretos de una cultura que no es la propia? Inxeba, del realizador John Trengovel, consiguió meterse al público en el bolsillo con una historia franca y hermosa sobre el amor estirando las pulsaciones y sincopando la respiración de más de uno. El cine es controversia.

Inxeba explora de forma rígida e inquebrantable la masculinidad negra situándolo en un entorno aún más silencioso, la iniciación Xhosa. Además, el director construye su mundo con ángulos de cámara íntimos y fotos de naturaleza encantadoras. Es probable que se hagan comparaciones con la película Brokeback Mountain (2005), pero el poder, la gracia y la singularidad de la historia, unidas a la hábil ejecución, exigen que Inxeba sea abordada por sus propios méritos.

Los amigos de la infancia Xolani (interpretado por el genial Nakhane Touré) y Vija (Bongile Mantsai) aman. Hacen el amor. Sin mediar palabra. Pero no hay futuro aquí ni en ningún otro lugar para ellos. Vija, un macho alfa, está casado y acaba de tener su segundo hijo. Xolani es un trabajador gay que trabaja en una fábrica y que no puede vivir su vida debido a su orientación sexual. Esta temporada tendrán que cuidar de cuatro jóvenes iniciados y su propio mundo interior será golpeado una y otra vez. La intersección entre la masculinidad (a menudo tóxica) y la tradición de esta película es una pieza muy importante que sigue a Skoonheid (Belleza) de Oliver Hermano una línea de trabajo que visibiliza afortunadamente una realidad a menudo difícil y áspera no solo en el entorno sudafricano.

INXEBA ganó los premios de mejor director para John Trengrove y al mejor actor para Nakhane Touré en el Festival Internacional de Durban el pasado sábado 22 de julio. Se estrenó en competición en el DIFF, y compitió contra Serpent (Sudáfrica), Le Clair Obscur (Turquía), La Belle et la Meute (Túnez), El Hombre que Cuida (República Dominicana), Asinamali! (Sudáfrica), Liyana (Sudáfrica), Atanyn Kereezi (Kirguistán) y Basta (Marruecos).

Esperamos desde Wiriko poder proyectarla a partir del próximo curso y continuar el debate.

Ancestros en la gran pantalla

Nuevas recomendaciones cinematográficas.

La primera de ellas es The Mirror Boy, del nigeriano Obi Emelonye, y narra las hazañas de un joven afrobritánico a la descubierta de sus raíces, en la Gambia natal de su madre, donde la figura de un espectro que solo él puede ver, se presenta como el hilo conductor de una especie de rito de pasaje por el que el muchacho es conducido. Aquí podéis ver el trailer… Are Your Ready For The Journey?

http://youtu.be/0p3WjSD-tLs

Otra de nuestras sugerencias es la increíble película de animación de Cilia Sawadogo (L’arbre aux esprits), que versa sobre las aventuras de dos niños a los que se les confía proteger un baobab centenario que representa el equilibrio de la naturaleza. En la sabana desértica, Kodou y Tano conocen a Ayoka, la cuidadora de un árbol centenario que un contratista quiere cortar. Kodou, guiado por Ayoka, busca a sus antepasados para pedirles ayuda. Tano se queda en el tronco del árbol para protegerlo. Pero los antepasados solo pueden aconsejarles. Los niños deberán encontrar la solución. Entonces descubren que el enorme baobab es la puerta entre dos mundos. El espíritu de la lluvia, apresado por el espíritu de la sequía, no puede volver a la tierra. Sin el baobab sagrado, el camino hacia la tierra se cerrará para siempre y el equilibrio con la naturaleza se romperá.

En otro registro muy distinto, os recomendamos el documental Le collier et la perle, del senegalés Mamadou Sellou Diallo. Una carta de un padre que se interroga sobre la difícil vida de la mujer, concretamente de su esposa. Reflexiona sobre el embarazo, profundiza en el sufrimiento y el en placer, en el dolor del parto y la felicidad de dar a la luz, ahondando en su sexualidad y su rol dentro de las prácticas de la poligamia…  Sólo podemos dejaros un fragmento del reportaje, pero esperamos que sea suficiente para alentaros a buscarlo en festivales, muestras de cine africano…

Y por último, os presentamos dos cortos muy dispares:

El primero es el sudafricano Umkhungo (The Gift). De la mano de Matthew Jankes, el film narra la historia de un niño huérfano en los suburbios de Johannesbourg al que desde la infancia tiene poderes  sobrenaturales. Cuando el chaval es rescatado por un criminal de la calle, sus habilidades mágicas se convertirán en una ayuda muy valiosa para el delincuente.

Y el último elogio de hoy es para el maliense Tinye So (La casa de la verdad), del director Daouda Coulibaly. Esta cinta representa una advertencia por la pérdida de respeto de los jóvenes bambara hacia el universo de los ancestros, donde los propios antepasados deciden hacer una llamada a las nuevas generaciones. “Los ancestros tienen algo que contaros. Estad atentos“.