Entradas

Las Áfricas de Samuel Fosso

Mucho antes de que el selfi fuera la técnica fotográfica más a mano, en el Studio Photo Nationale de Bangui, en la República Centroafricana, un jovencísimo Samuel Fosso ya recurría en 1975 al autorretrato para no desperdiciar las películas fotográficas que se quedaban sin acabar. Tenía trece años y tras cinco meses trabajando como ayudante en un estudio de fotografía, decidió abrir el suyo propio. Era sólo un adolescente, pero su corta edad no le había impedido superar una parálisis que le imposibilitaba andar ni sobrevivir a la guerra de Biafra, que le obligó a dejar atrás su Kumba natal, en la frontera entre Camerún y la independizada región situada al sur de Nigeria, y deambular durante tres años hasta llegar a la capital centroafricana.

Autorretrato de Samuel Fosso como Kwame Nkrumah, perteneciente a la colección Espíritus Africanos (2008). Purchased with funds provided by the Africa Acquisitions Committee 2013 http://www.tate.org.uk/art/work/P80182

Este mes de junio y a sus 56 años, Fosso ha recibido el Premio PHotoESPAÑA en su vigésima edición. Es el segundo fotógrafo africano reconocido por este festival (en 2009 el galardón fue para el maliense Malick Sidibé), que destaca “su aproximación experimental a la fotografía y su personal uso del autorretrato como herramienta para denunciar los grandes problemas del continente africano”, según explica la organización del certamen, que incluye la muestra de algunas de sus obras en la retrospectiva ‘Samuel Fosso. Una odisea africana’ que acoge el Fernán Gómez. Centro Cultural de la Villa, en Madrid, hasta el 29 de julio y con acceso gratuito.

La interpretación de una escena dice tanto o más del que mira como de lo que se proyecta. En Wiriko seleccionamos algunas de las fotografías del que también es el primer premio de la Bienal Africana de Fotografía Rencontres de Bamako, quien reencarna ambos lados de la experiencia fotográfica para interiorizar y exponer distintas realidades que se viven o perciben desde el continente, construyendo múltiples Áfricas desde su propia identidad.

 

Años setenta.

Aún no se había acuñado el término globalización, pero la cultura pop también había llegado a la República Centroafricana. Dos máximas: no tirar nada que puedas usar y huir del aburrimiento, según cuenta Samuel Fosso en una entrevista a The Guardian, le llevaron a aprovechar el rollo fotográfico que no se utilizaba para retratarse a sí mismo. Quería enviar fotos a la familia que se había quedado en Camerún para mostrarles que estaba bien y acabó descubriendo un universo a su medida mediante el autorretrato.

 

‘El sueño de mi abuelo’.

El despertar de Samuel Fosso empieza por lo que conoce. Su abuelo era el jefe de un pueblo de Nigeria y ejercía como curandero. Cuando la medicina occidental falló contra la parálisis que tenía siendo niño, el anciano se ocupó de ponerle remedio. A los tres años ya caminaba.

Fotografía perteneciente a la serie ‘El sueño de mi abuelo’, Samuel Fosso

 

‘El jefe’.

Probablemente la obra más conocida de este fotógrafo. Forma parte de la serie realizada para la revista Tati en 1997, donde ya aflora la perspectiva social y política del trabajo de Fosso. Él mismo explica así esta pieza en la citada entrevista a The Guardian: “Soy todos los jefes africanos que han vendido su continente a los hombres blancos. Estoy diciendo: teníamos nuestros propios sistemas, nuestros propios gobernantes, antes de que llegaran”.

 

‘La americana emancipada en los años setenta’ y ‘La burguesa’.

Perteneciente a la serie denominada Tati, en referencia a la publicación, aparentemente muestra que ‘los otros’ también podemos ser los de este lado.

 

‘Espíritus africanos’.

En esta serie de 2008, Samuel Fosso se sumerge en la historia a través de la representación de figuras icónicas del panafricanismo:  el defensor de los derechos civiles de los afroamericanos, Martin Luther King; el boxeador e icono de liberación, Mohamed Ali; la activista afroamericana y militante de las Panteras Negras, Angela Davis; o el ideólogo de la idea de una África independiente y unida, Kwame Nkrumah; entre otros que puedes ver en esta recopilación de The New York Times.

 

‘El emperador de África’.

A través del que fue el máximo dirigente del Partido Comunista de China, Mao Zedong, el fotógrafo camerunés saca a escena el papel del gigante asiático en el continente.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

‘El papa negro’.

Su última obra hasta la fecha abre la veda a la idea de un papa negro. Teniendo en cuanta que todo su trabajo está basado en sus interpretaciones de la realidad, la pregunta está servida: ¿será ésta imagen una realidad posible?

Fotografía perteneciente a la serie ‘El papa negro’, Samuel Fosso (2017)

‘Trasatlántica PHotoEspaña’ desembarca en Senegal

* Por Alexandra Gil Taboas

Trasatlántica PHotoEspaña lleva diez años navegando entre España y América Latina para otear el trabajo de sus mejores fotógrafos. Creada en 2009 como “foro de fotografía y artes visuales para Iberoamérica”, Trasatlántica decidió este año y por vez primera ampliar su marco de actuación para desembarcar en el decimoséptimo país que visita, Senegal.

Moctar BA

Desde este verano, y con la colaboración de la sección Cultural de la Embajada de España en Senegal, el equipo de PHotoEspaña en Madrid se ha puesto manos a la obra en la búsqueda de talentos de la fotografía en el país. De entre todos los portfolios recibidos, veinte de ellos serían seleccionados para enfrentarse al criterio de expertos de la talla de Claude Bussac (Directora General de La Fábrica), Patrick Manac’h (cofundador de la Maison de la Photographie de Marrakech), Ricardo Vázquez (Director del Hôtel des Arts de Toulon), Mamadou Gomis (fotógrafo y miembro fundador de la Unión de fotoperiodistas de Senegal) y Delphine Calmettes (Directora artística de la galería Le Manège de Dakar, asociada al Instituto Francés). Además, el visionado de portfolios estaría precedido de un taller de capacitación cultural financiado por la cooperación española, en el que aquellos excluidos del mismo pudieron perfeccionar sus trabajos fotográficos para futuras ocasiones.

Un visionado de porfolios consiste en mantener reuniones personalizadas con cada uno de los comisarios y editores presentes. La hornada de jóvenes talentos de la fotografía senegalesa no quiso desaprovechar la oportunidad y llegaría a sus citas cargada de temas de actualidad; entre los más recurrentes la mendicidad infantil, la pesca, la emigración, la lucha o la realidad y ritos de las cofradías religiosas del país. Para los más curiosos, una selección de fotos de cada participante se puede ver en este enlace (hacia el final de la lista).
En palabras de Ricardo Vázquez “varios trabajos merecen un desarrollo y se podrían exhibir en centros de arte. El problema es que las fotos no siempre se entenderían fuera del contexto senegalés, pues el fotógrafo puede estar muy familiarizado con el problema pero éste no tiene por qué haberse reflejado con exactitud en la imagen tomada. Deben mostrarnos lo que no se ve”. Esta idea es compartida por el resto de visionadores, quienes han insistido en la importancia de profundizar en los temas retratados para contextualizar mejor cada trabajo, la búsqueda de coherencia y posicionamiento así como el dar rienda suelta a las singularidades de cada fotógrafo sin perder de vista el desarrollo de un lenguaje universal.

Trasatlántica en Dakar ha demostrado el fuerte pulso del país y de su juventud en cuanto al sector de la fotografía se refiere. Sin embargo, en palabras de Mamadou Gomis, “la fotografía senegalesa está marginalizada. Aunque muchos fotógrafos sí consiguen abrirse camino y tener proyección internacional, la gran mayoría se deja explotar por la prensa o se vende a fines comerciales. En el país falta formación profesional y artística entorno a la foto, lo cual merma la confianza de los fotógrafos y no les ayuda a ir muy lejos”. Otro de sus grandes retos es el de aumentar la participación y visibilidad de las mujeres en eventos como este, donde su presencia ha sido muy baja. A pesar de las dificultades, existen interesantes iniciativas colectivas locales como Sunu Nataal, que auto-gestiona sus propias formaciones, conferencias y exposiciones de fotografía, o Passion Photo Senegal, cuyo hashtag #pp221 (prefijo telefónico de Senegal) acompaña a múltiples fotos del país en Twitter.

Tras su paso por el Aula Cervantes de Dakar, donde se realizaron todas las sesiones de Trasatlántica, los trabajos de los seleccionados competirán por el Premio Descubrimientos 2017 junto a porfolios venidos de Lima, Panamá y Madrid, haciendo realidad la primera incursión de fotógrafos africanos en esta categoría. Además, un/a comisario/a independiente hará una selección de fotografías que formarán parte de una exposición colectiva que podremos contemplar en la Sección Oficial de PHotoEspaña 2017. A escala nacional, profesionales y comisarios residentes en Senegal contemplan ya la posibilidad de realizar una “exposición colectiva” y un “catálogo en red”. Sea como sea, la red profesional e internacional está ya creada y si algo ha quedado claro a visionadores y asistentes a la actividad es que Omar Victor Diop y Mamadou Gomis tienen el relevo asegurado.