Entradas

Writivism: Larga vida a la literatura africana

writivism2015

Cuatro mujeres y un hombre, todos ellos jóvenes pero inmersos de lleno en una enorme diversidad de iniciativas literarias y culturales. Voces diferentes, estilos distintos, enfoques plurales y preeminencia de los escritores nigerianos. Este es el perfil de los finalistas del último de los certámenes literarios africano, la edición de 2015 del concurso Writivism, vinculado al festival literario del mismo nombre que se celebra cada año en Uganda.

De nuevo, un certamen literario de relatos nos da la oportunidad de descubrir autores emergentes que se van labrando un prestigio a medio camino entre el continente africano y el resto del mundo. La lista de finalistas del premio Writivism que se hizo pública el 1 de junio arroja cinco nombres a los que a partir de ahora tendremos que prestar atención: las nigerianas Adeola Opeyemi, Pemi Aguda y Nnedinma Jane Kalu; el ruandés Dayo Adewunmi Ntwari; y la sudafricana Saaleha Bhamjee.

Adeola Opeyemi. Fuente: imágenes extraídas de la web del premio

Adeola Opeyemi forma parte del WriteHouse Collective, un colectivo literario que organiza eventos para fomentar la literatura de autores jóvenes. La escritora (y también pintora) se confiesa inspirada en sus trabajos por la lucha por los derechos de la mujeres y ha publicado en diversos medios, sobre todo, on line, como en el caso de este poema.

Pemi Aguda

Pemi Aguda

Pemi Aguda, por su parte, ha colaborado de manera estable con el portal The Naked Convos, pero también con muchos otros medios, como el Kalahari Review. En estos medios podemos encontrar algunas de las historias de esta arquitecta convertida en escritora.

Nnedinma Jane Kalu

Nnedinma Jane Kalu

Nnedinma Jane Kalu, a pesar de haber estudiado biología parece que no pude dejar de escribir. Se dedica a escribir guiones, pero también es coautora de un drama radiofónico en Nigeria. Varias de sus historias en forma de series pueden leerse en el portal Real Life with Kani.

Dayo Ntwari

Dayo Adewunmi Ntwari

El ruandés Dayo Adewunmi Ntwari cultiva una ciencia ficción muy particular. Esta llamado a engrosar las filas de una corriente de la que ya hemos hablado en esta sección. Esa combinación de futurismo adaptada al entorno africano, en la que las referencias son los personajes y las figuras de las leyendas africanas y de las diversas cosmovisiones de estas sociedades. La inspiración de este escritor se sitúa en la espiritualidad africana, la mitología y sus religiones.

Por último, la sudafricana Saaleha Bhamjee  mezcla de manera curiosa literatura y cocina y es una bloguera casi compulsiva que mantiene al día a sus seguidores a través de su blog Afrocentric Muslimah, con sus historias, pero también con sus opiniones y sus inquietudes, entre las que aparecen las reflexiones sobre la industria literaria o sobre la producción literaria.

La incógnita sobre el ganador se desvelará la próxima semana durante la celebración del Festival Writivism. La cita albergará las conferencias de conocidos escritores, pero también toda una serie de eventos relacionados con el proceso creativo y con la crítica literaria, con la escritura de historias cortas y de poesía, con las lenguas nacionales, la literatura erótica y la de ciencia ficción y con el papel del periodismo dentro de la literatura, entre otras cuestiones.

El festival incluye actividades musicales o la danza, otras pensadas para acercar a los escolares a la literatura y lecturas de obras contemporáneas. El evento buscar generar un espacio de debate sobre la escritura pero también acercar al público y a los artistas y convertirse en un escaparate de los nuevos valores.

Writivism: La literatura africana que palpita

writivismEs sólo un ejemplo, un síntoma, de la buena salud de la que goza la literatura africana contemporánea. Es sólo una de las muestras, pero la más reciente. Writivism se presenta como un festival literario pero es en realidad mucho más. La respuesta, el hecho de que en su concurso de relatos cortos los jueces se tengan que esforzar en la elección, demuestra que el continente cuenta con una cantera de contadores de historias casi inagotable y que, afortunadamente, poco a poco se van abriendo paso en el panorama literario internacional.

writivism cartelEntre el 18 y el 22 de junio se celebra el Writivism Festival 2014 en Kampala, la capital de Uganda. Este es el marco, casi se podría decir que la excusa, porque lo que de verdad da una muestra de la vitalidad de esta iniciativa es el concurso de historias cortas que se celebra por segundo año consecutivo y que, en esta ocasión, se ha abierto a la participación de autores de todo el continente. A priori parece que se trata de un concurso más, uno de tantos que se celebran en el continente africano (en contra de lo que se pueda pensar). En parte es cierto, pero Writivism tiene un elemento, que lo diferencia, aunque sólo sea como una declaración simbólica.

La divisa de la iniciativa es “Conectando la literatura a la realidad”. Se puede discutir incluso si es que la literatura puede estar desconectada, pero en todo caso, esta manifestación aparece como una declaración de intenciones. Los impulsores de la iniciativa recogen el guante lanzado por el mismísimo Chinua Achebe cuando se propuso escribir cansado de que otros lo hicieran por los africanos y cuando declaró que a través de esa literatura propia debían romperse los estereotipos, los mitos, las imágenes que se proyectaban de los africanos. Más de medio siglo después de que la rebelión del maestro Achebe se materializase en la publicación de Todo se desmorona, el objetivo todavía no se ha cumplido. Y así es como se presentan las obras que forman los aspirantes al premio Writivism de relato corto.

La muestra de los finalistas seleccionados por el jurado es bastante representativa. Doscientos autores de diecisiete países optaron a ser los elegidos, pero sólo cinco han pasado a esta última fase, cuyo ganador definitivo se conocerá durante el festival, el próximo 21 de junio. Los cinco finalistas pueden leerse en la web de la iniciativa y lo que todos ellos tienen en común es una vinculación feroz con la realidad. Huelen a calle, saben a hoy y suenan a verdad. Y no por ello son menos genuinas, menos africanas. Nos encontramos con una historia frenética de violencia que en realidad critica sin ambigüedades las estructuras del estado, la policía, la sanidad y la ciudadanía. O con una narración casi surreal que denuncia el desequilibrio en las relaciones entre hombre y mujeres, la fina línea entre lo que se percibe como amor y lo que se materializa como dominación. Nos topamos con los desvelos de una mujer “enfrentada” a la maternidad, con los traumas y con las vías de escape. Damos con una delicada historia de familia, con una reflexión cotidiana sobre el paso del tiempo, con una sutil descripción de la asunción del final. O con la historia cruel de un regreso decepcionante a la tierra natal, de la experiencia del abandono, del enfrentamiento al desarraigo. Todas ellas historias a disposición del público que puede elegir al tercer premiado del concurso.

Cubierta de la antología con las historias seleccionadas en 2013

Cubierta de la antología con las historias seleccionadas en 2013

El vínculo con la realidad, la actualidad que se exige a los relatos es tal que en la edición del año pasado, cuando se examinaban sólo obras ugandesas, la ganadora fue Anthea Paelo. Es normal, el nombre de la autora no tiene porqué decir nada porque es una escritora desconocida. Sin embargo, sí que resulta más representativo el hecho de que el relato “Picture Frames”, fuese una delicada historia sobre el sufrimiento de una madre cuyo hijo se ha suicidado ante la presión que sentía por su condición homosexual. Sólo unos meses después, en Uganda se aprobaba una ley que penalizaba la homosexualidad y después se ha sabido que se han incrementado los ataques a gays. Esa es una muestra del grado de compromiso de los escritores emergentes.

Esta actividad se combina con otras iniciativas como los talleres de escritura en los que participan figuras consolidadas de la literatura africana, sobre todo, de la esfera anglófona. Sin duda, la presencia en distintos órganos de Writivism de autores con una cierta proyección supone un plus de caché para la actividad, pero también una motivación para los participantes y una muestra de la configuración de una comunidad de escritores interesados en la emergencia de nuevos valores, implicados incluso hasta el punto de hacerles de mentores. Destaca entre estas listas (jurados del premio o ponentes en los talleres de escritura) la de la junta de Writivism. Entre sus seis nombres, se lee, por ejemplo, el del poeta y novelista ghanés Nii Ayikwei Parkes, un joven valor que ha conseguido atraer la atención de los editores occidentales, sin deslumbrarse por las luces de la industria mientras desarrolla sus actividades en Ghana. O también el de NoViolet Bulawayo, la laureada escritora zimbabuense, que además de premios ha recogido todo tipo de elogios y que parece llamada a convertirse en la próxima estrella mediática de la literatura africana.

Así, el próximo 21 de junio se conocerá el nombre del ganador de la edición 2014 de Writivism. La posterior publicación de la antología con todos los relatos seleccionados por el jurado  volverá a ser un síntoma de que la literatura africana goza de una salud envidiable.