Entradas

“Si eres artista, mujer y negra el mundo tiene un triple problema contigo”

Nora Chipaumire fue uno de los platos fuertes del Africa Moment, un encuentro de artes escénicas africanas que tuvo lugar del 25 de mayo al 3 de junio en Barcelona. La bailarina y coreógrafa, nacida en Mutare (Zimbabue) y afincada en Nueva York, impartió varios talleres de danza pero, además, también ofreció al público barcelonés la oportunidad de disfrutar de uno de sus trabajos por primera vez en España. Junto al bailarín jamaicano Shamar Watt, Chipaumire presentó #PUNK, un espectáculo de danza contemporánea lleno de energía que trata sobre la identidad y los estereotipos.

Nora Chipaumire en el Africa Moment // © Jesús Robisco

N.L: ¿Existe alguna diferencia entre cómo se entiende la danza contemporánea en África y cómo se entiende en Occidente?

No, no hay ninguna diferencia. Contemporáneo significa ahora, lo que está ocurriendo en este momento, y tanto en Occidente como en África o en Asia vivimos en el mismo momento temporal. Estamos en 2017 y, además, en un mundo globalizado en el que todo está conectado, por tanto, no diría que hay diferentes contemporáneos. Todos vivimos en el mismo momento.

N.L: Naciste en Zimbabue y vives en Nueva York, ¿cómo conectas África en tu trabajo?

No sé si lo hago o no, simplemente está en mi sangre. No intento hacer algo africano porque sí, salta a la vista que África está en mi sangre, en mi piel, en mi ADN, siempre está presente y no intento ocultarlo. Siempre soy sincera conmigo misma, soy Nora Chipaumire y todas estas cuestiones están en mí.

Si eres artista, mujer y negra el mundo tiene un triple problema contigo

N.L: Sueles definirte como mujer africana, artista y negra, ¿qué significa para ti?

Significa estar viva. Cuando digo esto, y lo digo mucho, es para que el público y la gente me entiendan mejor. Me parece que el mundo tiene ciertos problemas con la raza, ciertos problemas con el género y ciertos problemas con los artistas, así que si eres artista, mujer y negra el mundo tiene un triple problema contigo. Pretendo ayudar a la gente a entenderlo y no me escondo de decir: soy mujer, soy negroafricana y soy artista, pero todo ello no tiene que infravalorar mi trabajo ni limitarlo.

N.L: ¿Por qué crees que es importante expresar todas estas ideas sobre la identidad y los estereotipos a través del arte?

Principalmente es importante para mí, porque si no lo hago no sé quién soy. Necesito hacer arte y para hacerlo me nutro de mis experiencias como mujer, como mujer negra, como mujer africana residente en Nueva York y como persona que forma parte de este mundo. Creo que el arte es necesario y el ser humano lo necesita como necesita el aire o el agua.

Nora Chipaumire en el Africa Moment // © Jesús Robisco

N.L: Hablemos del espectáculo que presentas en el Africa Moment ¿cuáles son las principales idea de #PUNK?

El titulo es #PUNK porque hoy en día a todo le ponemos hashtags, es algo actual, pero a la vez el punk es un estilo de música que ya existe desde hace muchos años. Es una confrontación entre el pasado y el presente. También cuando se dice de alguien que es un punk, puede significar algo bueno o algo malo, tiene muchas connotaciones y me interesaba explorar la idea de los múltiples significados.

Quiero expresar que si tú tienes el derecho de ir a África cuando quieras, yo debo tener el derecho de venir aquí también

N.L: Hay una frase que se repite a lo largo de todo el espectáculo: “Africanos, volved a África.”

En el mundo actual hay racismo y es una frase que se oye, y se oye mucho. “Por qué has venido aquí? Vuelve a África.” Yo no tengo ningún problema en volver a África o vivir en África, pero quiero expresar que si tú tienes el derecho de ir a África cuando quieras, yo debo tener el derecho de venir aquí también. Por otra parte, el volver a África no debe significar únicamente un retorno físico, sino también puede ser un retorno mental. África no es un color, ni un continente, África es una idea, un concepto.

N.L: ¿Es necesario que la diáspora africana no olvide sus raíces?

Pienso que es importante para que no se sientan perdidos. A mí, personalmente, me ayuda, aunque quien prefiera desentenderse es libre de hacerlo. Entiendo África como algo muy plural y diferente y a cada uno, con su identidad particular, el saber de donde viene quizás le ayude a sentirse menos perdido.

Las “Femininjas” africanas poeman con danza Barcelona y Donostia

Por Aïda Colmenero *

Marie Agnes Gomis y Marie Pierre Gomis de Senegal, y Pili Maguzo de Tanzania, aterrizan en Barcelona y San Sebastián para presentar el proyecto ELLA POEMA, un espectáculo sobre referentes femeninos africanos en danza dirigido por Aïda Colmenero.

14937279_1195528033847255_7175595328578287048_n

SHE POEMS o ELLA POEMA, es un exposición de mujeres en movimiento, de mujeres expresando su universo íntimo al Universo. Es un relato sobre ELLA, sobre cada una de las mujeres, no como mujeres, sino como seres humanos. Se trata de UN POEMA de cada una de las mujeres que forman parte del proyecto.

Este proyecto, nació en el año 2012 con la intención de dar visibilidad a la mujer africana como creadora para conseguir tener referentes femeninos en danza en el continente africano. Al contrario que en Europa, son escasas las mujeres que se dedican a esta profesión por escasos referentes femeninos. Las pocas mujeres que hay, son más como bailarinas y no como creadoras, aunque estos dos últimos años el panorama está mejorando.

Con Marie Agnés escogí un poema que hablaba de la muerte, un tema “tabú” para una mujer, no se habla de la muerte en público. La pieza “2 de noviembre” que se podrá ver en Barcelona y en San Sebastián está basada en el poema “2 de noviembre” de Stella Díaz Varín (Chile):

No quiero

Que mis muertos descansen en paz

Tienen la obligación

De estar presentes

Vivientes en cada flor que me robo

A escondidas

fichero_21119_20160911El proceso de trabajo desde un principio ha sido muy íntimo entre ELLA y Aïda Colmenero, trabajando con un poema que se escoge previamente (y según el caso de diferente manera) y se traduce a un universo personal y a su contexto social, para luego convertirlo en una partitura de movimiento, así desde su espacio íntimo se habla de realidades universales. Con todo, lo más importante en ELLA POEMA es este proceso creativo que vivimos.

Es por eso que escogí  trabajar con texto poéticos, porque la poesía plantea un mensaje esencial, y es desde ahí que planteo la creación desde nuestra parte esencial como ser humano, desde nuestro miedo, nuestro olvido, nuestro amor….

ELLA POEMA son cortometrajes, fotografías y piezas de danza creadas en África (made in Africa), de momento han pasado ya por este proyecto siete países africanos y 12 mujeres.

exouds4Cada una de estas mujeres  que estarán presentes en España parte de un contexto muy distinto. Las hermanas Gomis parten de un contexto muy favorable. Simone Gomis fundó la compañía Tenane , en el año 2007, la primera compañía de mujeres de danza contemporánea en la historia de Senegal, formada por ella y sus otras 3 hermanas: Amie, Mapi y Marie Agnés. Estas mujeres fueron pioneras en el panorama nacional e internacional. Además cuentan en su país con el Ecole des Sables  la escuela de entrenamiento profesional más importante del continente, fundada por Germaine Acogny. Al estar conectadas con esta escuela y por su gran experiencia, Marie Agnés y sus hermanas han colaborado con coreógrafos de diferentes países y realizado tournés internacionales.

En Tanzania la situación es muy diferente pues apenas la historia de danza contemporánea se está empezando a escribir. Por fin es posible hablar de un número de profesionales tanzanos, aunque en su mayoría hombres. Hasta hoy, sí ha habido gente pionera en danza contemporánea en el país, pero no mujeres.

Pili Maguzo es de hecho el inicio, pues la creación que realiza ELLA POEMA para la bailarina marcó un antes y un después en la historia de la danza del país. La pieza solista “ Miss Me” ha sido el primer solo de danza interpretado por una mujer en Tanzania, que la hizo viajar al Festival HIFA en 2012, lo que la convirtió en la primera mujer tanzana en participar en un festival internacional como solista de danza contemporánea. A partir de ella más mujeres tanzanas han empezado a entrenarse y trabajar en danza contemporánea.

ELLA POEMA empezó en Tanzania con Pili Maguzo y es por eso que es muy simbólico. Este año, el proyecto empieza a volar y por fin a ser más visible en territorio español. Se trata de una iniciativa de mujeres africanas dirigidas por una española, difícilmente entendido en territorio español, pues “se espera” a coreógrafos africanos y no gente como Aïda Colmenero, instalada en África y trabajando en el continente. “Se espera” en todo caso a mujeres “pobrecitas” con hijos desnutridos y no un discurso sobre belleza, mujeres cargadas de poesía, mujeres bailando, gritando, llorando, riendo

She poems Tanzania , EXODUS shortfilm trailer from aïda colmenero dïaz on Vimeo.

Danza “artivista” y “femininja” aterrizan en Barcelona:

Como el trabajo está conectado a su contexto, pues la mayoría de los casos el resultado al final son bastantes “Artistvistas” o “Femininjas” (feminista+ninja) como dice ELLA Kenya Seise Bagbo: “es el tipo de mujer que lucha por otras mujeres no con palabras sino con acciones”.

El Centro Cívico de  Sagrada Familia de Barcelona organiza una serie de actividades muy completas para que podáis entender y acercaros al proyecto desde diferentes perspectivas. El 16 de noviembre se imparte una conferencia sobre el poder creativo de la belleza donde se hablará del proceso creativo de ELLA POEMA y se presentarán los cortometrajes realizados durante el proyecto. El 19 y 20 de noviembre se espera que el público barcelonés participe bailando en el curso intensivo de danza en el Institut del Teatre, III Ciclo de danza africana contemporánea (para inscripciones [email protected]). El 22 noviembre a las 20h se realizará la inauguración en el Centro Cívico de Sagrada Familia de la exposición de fotografías que estarán en el centro cívico hasta el 18 de diciembre.

El 24 de noviembre se presenta la versión adaptada especial para el centro de la pieza de danza El Quitador de miedos. En San Sebastián/Donostia, ciudad europea de la cultura 2016, tendrán lugar los talleres de danza abiertos el 25, 26, y 27 noviembre. En el centro Dantzagunea, se interpretarán las actuaciones de las piezas “2 de Noviembre”, “El Quitador de miedos” y “Miss Me”. El 26 y 27 de noviembre, se podrán ver en el  Teatro Principal de Donostia.

SHE POEMS TANZANIA Shortfilm Trailer TRAYECTORIA DEL POLVO VII from aïda colmenero dïaz on Vimeo.

*Aïda Colmenero (Madrid, 1981) es una bailarina, performer, productora, actriz, coreógrafa y profesora española de danza afincada en África desde 2009. Es la única bailarina española con la titulación en la técnica de Germaine Acogny, obtenida en el Ecole Des Sables de Senegal.

Irène Tassembédo: “¡es la pasión lo que nos mantiene!”

Burkina Faso se despierta de un largo letargo político. Ha vivido en los últimos tiempos una transformación profunda resultado de los movimientos ciudadanos y el sentir social de este “país de los hombres íntegros”.

Pero no es fácil, ni gratis. Tras las protestas sangrientamente represaliadas y un golpe de estado militar antes de las elecciones generales, un atentado yihadista se cobró 26 víctimas en un hotel de Uagadugú el 15 de Enero de 2016.

Sin embargo esta atmósfera brutal no ha conseguido que el arte más natural, el más enraizado, ese lenguaje secreto del alma que decía Martha Graham se quede atemorizado en casa.

banderole-v2

Del 30 de Enero al 6 de Febrero de 2016 se celebró en Uagadugú el FIDO: Festival International de Danse de Ouagadougou. En esta ciudad, con un movimiento cultural más que interesante, se han reunido 25 compañías de danza de África, América y Europa. Bailarines y coreógrafos de todo el mundo reunidos en una semana llena de intercambios, masterclasses y espectáculo a raudales.

Irene Tassembedo (sin autor)

Irène Tassembédo.

En el año 2013 la coreógrafa y actriz, Irène Tassembédo creó este festival pensado como un espacio de encuentro, creación, transmisión, intercambio y mezcla de culturas, formas y técnicas en el campo de la danza. Pero nos lo cuenta con más detalles la propia Irène en una entrevista en exclusiva para Wiriko.

W: En el FIDO se encuentran las danzas tradicionales, contemporáneas y urbanas de África. ¿Qué tal conviven? ¿Impera la evolución o la ruptura?

IT: He creado el FIDO para desarrollar un intercambio cultural dinámico y real entre los diferentes países, estilos y técnicas dentro de la danza. Se invita a las compañías a permanecer aquí durante toda la duración del festival, para que surjan y se establezcan relaciones entre bailarines y coreógrafos. Los principios del festival son la mezcla y la apertura, por eso es tan importante para mí que todas las formas de danza estén representadas. El programa de este año ha sido muy variado, con diferentes estilos y países que se han dado cita cada noche en el escenario ante un público amplio y diverso. También queremos mostrar a los participantes internacionales la riqueza de Burkina en repertorios y formas de danza. La emulsión creativa de Uagadugú es la que aporta riqueza al FIDO, que es a su vez un componente esencial de esta riqueza. Dentro de esta diversidad, no prevalece la ruptura, al contrario, queremos demostrar que existen puentes entre las diferentes formas y estilos dentro de la danza.


W: En el Festival participan también compañías de Europa y EEUU ¿Cuál es su aportación?

IT: En esta dinámica de diversidad, las danzas europeas y americanas están invitadas, por supuesto. Porque en cada país hay mil maneras de entender la danza. Por ejemplo, dentro de la danza contemporánea, en función de si estamos en Europa, América o África, las inspiraciones y los estilos se expresan de formas muy diferentes. Pero cada una a su manera hablan del cuerpo, de trabajar, de imaginar…

Organizamos masterclasses como parte del festival, donde los bailarines y coreógrafos invitados al FIDO muestran y enseñan sus técnicas a otros profesionales. Estas clases nos permiten ver realmente hasta qué punto la diversidad es una contribución esencial para la danza.

W: El festival cuenta con el patrocinio de entidades privadas y públicas ¿Siente que la política cultural en Burkina Faso apoya las artes escénicas?

IT: Burkina Faso empieza a despertar, pero es duro. Hasta ahora, las cosas han sido muy difíciles para nosotros y nunca hemos tenido el apoyo suficiente. Espero que, con el reciente cambio de gobierno en Burkina Faso, las cosas vayan poniéndose en su lugar y que la cultura se apoye y se desarrolle como un sector de la economía vital y productivo. Y abandonar definitivamente esta visión pesimista que mantiene a los artistas en una situación de mendicidad.

Hay que luchar para hacer entender esto a las autoridades y también con las empresas privadas, para crear alianzas que formen infraestructuras. Hoy en día los patrocinadores aportan solo el 5% de nuestros presupuestos. Pero aún así, queremos que todos nuestros espectáculos y eventos sean populares y accesibles para todos.

Compagnie Sowilo. Foto de Gery Barbot.

Compagnie Sowilo, de Turín. Foto de Gery Barbot.

Mi último espectáculo, “Kombibissé”, es un musical sobre la juventud. Se realizó en la Casa del Pueblo (2000 plazas) con la entrada a 500 francos CFA (80 céntimos de euro). La entrada al FIDO son 2.000 CFA (3 euros). Pagar a 42 artistas en escena y los equipos técnicos de “Kombibissé” o los cachés de 25 compañías en el FIDO ¡De verdad, no ha sido fácil!

Nos falta el apoyo del Estado, pero también una estructura asociativa fuerte y duradera con el sector privado para mantener y desarrollar la cultura en este país y promover su proyección internacional. Pero de momento ¡es la pasión lo que nos mantiene!

W: Esta cuarta edición se ha organizado en colaboración de dos figuras de la danza contemporánea en Burkina Faso reconocidas internacionalmente: Salia Sanou y Seydou Boro. ¿Vive hoy la danza de Burkina Faso un papel protagonista?

IT: Salia Sanou y Seydou Boro son socios del FIDO y directores del Centro de Desarrollo Coreográfico CDC-La Termitière, y nos han apoyado este año cediéndonos su sala y su equipo. También colaboramos estrechamente en otros proyectos, como la Trienal Danse l’Afrique Danse, cuya 10ª edición tendrá lugar en Uagadugú del 26 de Noviembre al 3 de Diciembre de 2016 bajo la triple dirección artística de Salia, Seydou y yo misma.

Si Uagadugú se ha convertido realmente en el epicentro de la danza en África, es gracias al CDC que permite a muchos bailarines y coreógrafos llevar a cabo residencias y desarrollar su trabajo. El otro eje es l´EDIT (Escuela Internacional de Danza Irène Tassembédo), que es la única escuela de danza profesional en el África subsahariana cuyo diploma y calidad educativa están reconocidos internacionalmente.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

W: África es el continente del futuro ¿Es también el futuro de la danza?

IT: Como he mencionado anteriormente, el título de mi último espectáculo es “Kombibissé”, que significa “Juventud” en Moré. Y observo a esta juventud en todas sus facetas. La creación de este espectáculo me ha permitido trabajar con bailarines jóvenes que he seleccionado por su increíble talento y su estilo personal. Deben seguir trabajando, pero estoy convencida de que son el futuro de la danza. La gran riqueza de la danza africana es un legado que permanece vivo hoy en día. Es un terreno que actúa como un trampolín.

Ahora, también tengo miedo por el futuro de la danza africana: hay demasiados talentos que se desperdician porque no tienen los medios para acceder a una formación completa como la que ofrecemos en l´EDIT. Porque incluso con un talento formidable, sin formación no se puede alcanzar el más alto nivel.

W: En 2009 creó la escuela de danza EDIT en Ouagadougou ¿Cuáles son sus objetivos?

IT: El entusiasmo por las danzas de nuestro continente despierta verdaderas vocaciones entre los jóvenes africanos que descubren la posibilidad de desarrollar una carrera profesional dentro de esta rama artística. Sin embargo, la oferta de formación a las que pueden acceder hoy en día se reduce a muy pocos cursos o clases magistrales con coreógrafos (en su mayoría extranjeros) que pasan por sus respectivos países. Esto no les permite aprender realmente una profesión e incluso provoca efectos perversos porque lo fácil para los bailarines noveles es reproducir inspiraciones contemporáneas “europeas” de la danza, mal “digeridas”. Se trata de formateo más que de formación…

La primera misión de l´EDIT es por tanto la formación profesional artística en danza. L´EDIT es un lugar para la adquisición de competencias y la investigación coreográfica, dirigido por profesores con experiencia de nivel internacional, en beneficio de una juventud africana para los que la danza no sea sólo una pasión, sino también una carrera profesional por construir.

L´EDIT contribuye al desarrollo de una comunidad artística comprometida con la diversidad cultural, facilita el diálogo intercultural entre los artistas africanos y sus homólogos en el resto del mundo (Europa, Asia, América) y contribuye al desarrollo sostenible del sector cultural mediante el fortalecimiento de las competencias de los artistas, llamados a convertirse en verdaderos profesionales.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

“La danza es la forma de demostrar nuestra independencia”

Entrevista a Germaine Acogny, icono universal de la danza contemporánea

“La danza contemporánea es la libertad y la forma de demostrar nuestra independencia”

Germaine Acogny, madre de la danza africana contemporánea, muestra en los Teatros del Canal el resultado de su taller. Germaine Acogny, icono universal de la danza contemporánea. Foto de Miguel J. Berrocal.

Germaine Acogny, madre de la danza africana contemporánea, muestra en los Teatros del Canal el resultado de su taller. Germaine Acogny, icono universal de la danza contemporánea.
Foto de Miguel J. Berrocal.

“En África somos totalmente contemporáneos, un ejemplo de ello son nuestras danzas urbanas”.

“Si observamos todas nuestras danzas hay unas raíces comunes, que son el contacto con el suelo y la elevación al cielo, es el diálogo con el cosmos. Nuestras danzas están inspiradas en la naturaleza”

“En cuanto a esa África pesimista, yo siempre digo a los jóvenes que hay que ir a ver lo que pasa en otros lugares y volver a casa. Yo digo que África es el futuro. Tenemos de todo. Si nuestros gobernantes hicieran más y no estuvieran bajo el yugo de Europa que nos explota bailando una danza macabra sobre nuestras cabezas…”

“Occidente necesita a la juventud africana”. “Es lamentable que cierren las fronteras. Europa debe ayudar a los inmigrantes africanos, puesto que van a ayudarles a mantener su sistema de la seguridad social. Europa está vieja, necesita a esos jóvenes, sin ellos morirá”

El pasado 15 de octubre tuvimos el honor de entrevistar en los teatros del Canal en Madrid, a un icono de la historia universal de la danza contemporánea, Germaine Acogny, invitada de honor del II Ciclo de Danza Contemporánea Africana, organizado por Lanla Move.

Considerada una de las cien personas más influyentes del continente africano según la revista Jeune Afrique, esta franco-senegalesa de origen beninés sigue bailando, coreografiando y enseñando a sus 71 años.

Con una larga trayectoria como pedagoga, ya en 1968 creó el primer estudio de danza de Dakar. Entre 1977 y 1982 dirigió, en la misma ciudad, la reputada escuela Mudra Afrique, fundada por Maurice Béjart y el poeta y primer presidente de Senegal, Léopold Sédar Senghor. Al ser cerrada con el cambio de gobierno, se exilió a Bruselas para trabajar con la compañía de Béjart.

Tras más de una década en el viejo continente, impartiendo, entre otros, cursos internacionales de danzas africanas y dirigiendo en Toulouse el Estudio Ecole Ballet-Théâtre du 3eme Monde que fundó junto a su marido Helmut Vogt en 1985, regresa a Senegal junto a él en 1995, para crear en Toubab Dialaw -un pequeño pueblo de pescadores de la Petite Côte-, l´École de Sables. Centro de referencia en el continente africano, es un gran espacio de formación profesional en danza, perfectamente integrado en la naturaleza, en el que jóvenes bailarines africanos principalmente, aunque también de otros países del mundo y artistas de otras disciplinas, pueden aprender, reflexionar, crear e intercambiar en un marco inigualable.

Formada en danzas tradicionales de África del Oeste (de Senegal, Benín y Mali), en ballet clásico y danza contemporánea (técnica Graham y release), en París y New York y en danza clásica de la India, es la única coreógrafa que ha creado, desarrollado y codificado una técnica de danza contemporánea africana que ha obtenido reconocimiento a nivel mundial.

Y es precisamente su técnica la que vino a transmitir a Madrid, a un grupo de bailarines profesionales y amateur, como invitada de honor del II Ciclo de Danza Contemporánea Africana, organizado por Aïda Colmenero Díaz (Lanla Move), la única bailarina y coreógrafa española que ha sido formada de primera mano y es transmisora en diferentes países africanos y en España, de la técnica Acogny. Una técnica en la que la columna vertebral es el eje principal en torno al cual es articulada, que se inspira de y readapta las danzas tradicionales africanas al mundo contemporáneo, partiendo del contacto con la tierra y poniendo en comunicación al ser humano con la naturaleza.

Germaine Acogny, madre de la danza africana contemporánea, muestra en los Teatros del Canal el resultado de su taller. Foto de Miguel J. Berrocal.

Germaine Acogny, madre de la danza africana contemporánea, muestra en los Teatros del Canal el resultado de su taller. Foto de Miguel J. Berrocal.

NV: Cuando hablamos de danza contemporánea, ¿hay que marcar la diferencia entre danza occidental y africana?

GA: Por supuesto, porque Occidente es diferente de África. De hecho, no puedo hablar de África en su globalidad. Igual que en Europa, en África hay que diferenciar bien entre países. Ya por ejemplo en Senegal hay diferentes regiones como la Casamance. Existen diferentes criterios.

Cuando decimos contemporáneo, es “hoy”, ¿no es así? Si pensamos en nuestras danzas patrimoniales, nos daremos cuenta de que no son iguales que antes. Si tomamos como ejemplo el sabar de los lebus y de los wolof, no es lo mismo cómo yo bailaba esta danza hace años a cómo la bailan los jóvenes hoy en día. Es verdad que es el mismo ritmo, pero a su vez es totalmente diferente porque es contemporáneo, se baila ahora. Lo mismo ocurre con el coupé- decalé de Costa de Marfil. Somos contemporáneos y lo que hacemos es contemporáneo. “Contemporáneo” es un concepto. Por ejemplo, Francia tomó este concepto para marcar la diferencia entre la danza moderna americana y la danza contemporánea de su país. Yo digo que el “contemporáneo” es la danza de los tiempos modernos, que se produce en la actualidad. En África somos totalmente contemporáneos, un ejemplo de ello son nuestras danzas urbanas.

En l´Ecole de Sables, tenemos bailarines que vienen de la tradición, porque para ir hacia el futuro, hay que remitirse al pasado. Pensamos que es muy importante tenerla en cuenta porque sí no sabes a dónde ir, mira de dónde vienes. Es muy importante partir de nuestras raíces para ir hacia lo contemporáneo. De hecho, ni siquiera diría la danza contemporánea, sino las danzas contemporáneas, porque hay tal variedad de danzas ya sólo en Senegal… Pero si observamos todas esas danzas hay unas raíces comunes, que son el contacto con el suelo y la elevación al cielo, es el diálogo con el cosmos. Nuestras danzas están inspiradas en la naturaleza, eso es lo que yo he hecho con mi danza africana moderna. Prefiero decir danza africana moderna para no crear confusión con lo contemporáneo.
En definitiva, podemos hablar de una danza de los tiempos modernos de la que los jóvenes se sirven para expresar los sentimientos de hoy.

Germaine Acogny, madre de la danza africana contemporánea, muestra en los Teatros del Canal el resultado de su taller.

Germaine Acogny, madre de la danza africana contemporánea, muestra en los Teatros del Canal el resultado de su taller.

NV: Bueno, en cierto modo ya me ha respondido a la segunda pregunta: Hablamos de danza contemporánea africana o danza contemporánea en África?

GA: Prefiero decir danza contemporánea en África puesto que no sólo hay una. Ya sólo en Senegal podemos hablar de diferentes tipos de danza contemporánea. Nosotros tomamos en cuenta las raíces de diferentes danzas de Senegal, como la de los diola o los serer. Junto con mi hijo, Patrick Acogny, doctor en Artes del Espectáculo y director artístico de l´Ecole de Sables, deconstruimos las danzas patrimoniales en el tiempo y en el espacio. Se llevan a la abstracción para construir una nueva danza a partir de la combinación de ellas.

NV: ¿Cuáles son sus influencias en tanto que bailarina y coreógrafa?
GA: Principalmente son mis danzas patrimoniales, el entorno, lo que pasa actualmente y los medios de comunicación. Todos me inspiran para expresar lo que tengo ganas de decir.

NV: A sus 71 años, continúa bailando. ¿Hay una edad para la danza?
GA: No hay edad para la danza. Actualmente Olivier Dubois, ha creado para mí, una nueva versión de la Consagración de la Primavera: Mon élu noir, le sacre 2. Él tiene 42 años y me llama A mi “jeune fille”, a pesar de que sabe que todo el mundo me llama mamá. Sin embargo, tengo la experiencia y vivo con la pasión de mi edad. No tengo ganas de tener ni veinte, ni treinta, ni cuarenta años, estoy orgullosa de mis setenta y uno y quiero bailar con la energía que ellos me aportan.

Otra de mis últimas creaciones es À un endroit du début, donde hablo, bailo… Creo que es la pasión la que me lleva a ello. Lo que me ha inspirado también es ver en Toubab Dialaw, donde está l´Ecole des Sables, una comunidad de mujeres que yo no conocía pero a la que sin embargo me dicen que también pertenezco, le Ndëpp. Esas mujeres, que a pesar de sus problemas y de sus más de ochenta años se ponen a bailar con una energía devorante al son del tam tam, son un ejemplo para mí. Espero poder conservar esa energía.

NV: Acabas de mencionar l´Ecole de Sables. ¿Por qué crear una escuela de este tipo en Senegal?
GA: Fui directora en Dakar de Mudra Afrique, creada por Maurice Béjart y el presidente Léopold Sédar Senghor. Cuando el presidente se marchó, sus sucesores no quisieron mantenerla. Yo me exilié y regresé a Senegal al cabo de los años con mi marido, Helmut Vogt, para crearla. Al principio tuve mis dudas, pero para formarse en una profesión, hacen falta escuelas ¿no? Hacen falta escuelas de medicina para formar médicos, ¿por qué no una escuela para formar bailarines?

Y la verdad es que conseguimos nuestro objetivo. Tuvimos suerte, la verdad. Al principio contamos únicamente con nuestros propios medios, y poco a poco con otros financiadores. Contamos con el apoyo de Arts International de Estados Unidos, y de Europa, que han contribuido a que podamos tener este centro, este pueblo para la danza, para ayudar a todos los africanos a afrontar sus esperanzas a través del trabajo, a través de la danza.

Cada dos años hacemos cursos internacionales abiertos a los cinco continentes y tenemos bailarines que vienen de todo el mundo. Hemos conseguido lo que los políticos no han podido, unir África y los cinco continentes a través de la danza. La escuela es un centro de vida, de intercambio, de formación, de creación, de residencia. Desgraciadamente sólo tenemos financiación extranjera, esperemos que en Senegal también tengamos partenaires que apoyen y tengan en consideración la danza.

Germaine Acogny, madre de la danza africana contemporánea, muestra en los Teatros del Canal el resultado de su taller. Foto de Miguel J. Berrocal.

Germaine Acogny, madre de la danza africana contemporánea, muestra en los Teatros del Canal el resultado de su taller. Foto de Miguel J. Berrocal.

NV: Entonces, es una iniciativa privada, financiada con fondos extranjeros

GA: Eso es, una iniciativa privada con vocación pública.

NV: Desde que Senghor, que era un gran amante de las artes y la cultura, dejó de gobernar el país no ha vuelto a haber políticas públicas que apoyen la danza, ¿Se atisban cambios a este respecto?
GA: Los artistas, ya sea en artes plásticas, teatro, danza…de momento se autofinancian, esperemos que al menos haya cada vez más financiación privada.

NV: Desde Europa, desgraciadamente, se tiene a veces una visión pesimista, folclórica e incluso romántica, del continente africano. ¿Qué puede decir la danza contemporánea que se produce en África al mundo?
GA: Bueno, existe Afrique en Création desde 1990 y los Rencontres Chorégraphiques, de los que yo he sido directora durante cinco años, que de algún modo han cambiado algo el espíritu, porque en ellos han participado jóvenes coreógrafos africanos que han comenzado a inundar y a inspirar a Europa. En cuanto a esa África pesimista, yo siempre digo a los jóvenes que hay que ir a ver lo que pasa en otros lugares y volver a casa. Yo digo que África es el futuro. Tenemos de todo. Si nuestros gobernantes hicieran más y no estuvieran bajo el yugo de Europa que nos explota bailando una danza macabra sobre nuestras cabezas… Occidente necesita a la juventud africana. Es necesario ese intercambio.

El futuro está en África, que no nos cuenten historias. Es normal que muchos jóvenes quieran ir a Europa a recoger algunas migajas, pero ¿qué recoge Europa de África? Nuestros diamantes, nuestra tierra y sin embargo cierran sus fronteras. Es lamentable que cierren las fronteras mientras que sólo se pueden obtener de allí algunas migajas. Europa debe ayudar a los inmigrantes africanos, puesto que van a ayudarles a mantener su sistema de la seguridad social. Europa está vieja, necesita a esos jóvenes, sin ellos morirá. Es necesario ayudarse mutuamente, si no lo hacemos…

También les digo a mis alumnos que con el dinero hay que tener cuidado, se puede volver contra ti. El dinero tiene una energía muy fuerte. Cuanto más dinero das, más dinero recibes. Sin embargo, parece que cuanto más dinero ahorras, más tienes, yo no lo creo. Helmut y yo, hemos invertido nuestro propio dinero en l´Ecole de Sables, y no tenemos deudas. Podríamos ganar más, pero no lo necesitamos. Tenemos suficiente con la energía que desprenden los bailarines que recibimos. Nos sentimos afortunados.

NV: Una última pregunta: ¿qué tiene que decir la danza contemporánea al continente africano?
AC: Ser libres. En los años 60 ya recorrimos el mundo entero con nuestras danzas y ballets tradicionales, sin embargo, la danza contemporánea es la libertad de expresión, permite decir las cosas sin decirlas, gritar sin gritar. La danza contemporánea es la libertad y la forma de demostrar nuestra independencia.