Josy Ajiboye: las caricaturas como expresión política y artística.

aula-wiriko-350x124

3ª Edición del Curso Introducción a las expresiones artísticas y culturales del África al sur del Sahara

Por Andrés Cartagena Troche

 

Las culturas africanas se nutren de diversas fuentes de expresión artística. El continente africano es repositorio de grandes talentos que no son conocidos, por muchas razones, fuera del continente. Ejemplo de los grandes talentos artísticos, no conocidos o reconocidos fuera del ámbito africano, lo son los caricaturistas. En las siguientes líneas conoceremos un poco de sus trabajos, tomando como ejemplo un caricaturista de Nigeria.

Debemos diferenciar entre el trabajo hecho por los caricaturistas que se dedican a realizar historietas o comics y aquellos que se dedican a hacer caricaturas. Pues los cómics o historietas son una serie de dibujos que constituyen un relato, mientras la caricatura es un retrato que exagera o distorsiona la apariencia física las personas para crear un parecido identificable en donde se critica, explica, se expone etc. una situación.[1] Habiendo dicho esto debemos añadir en relación a las caricaturas que:

“Estas ilustraciones usualmente contienen una estampa con elementos visuales y simbólicos que expresan la opinión del caricaturista en forma humorístico y/o sutil en relación a cuestiones sociales. Por lo general, caricaturas abordan un tema de actualidad política, una tendencia social, o una personalidad famosa de una manera que presenta un punto de vista particular. Aunque las caricaturas políticas no son siempre de buen humor, ya que por lo general contienen un elemento de ironía y sorpresa.”[2]

Como vemos la caricatura en el contexto de este trabajo es una de carácter político. De hecho podríamos decir que la caricatura son textos críticos en contra de las políticas de los gobiernos. Si analizamos la historia de las mismas veremos que surgen inmediatamente después de la era descolonizadora del continente. De hecho “…las caricaturas políticas han sido una de las armas más poderosas a través de la historia moderna… dictadores de la derecha y la izquierda le temen los caricaturistas políticos más que a la bomba atómica. Ningún gobierno totalitario puede permitirse el lujo de ser ridiculizado.”[3] Ningún gobierno o política del gobierno podría pasar desapercibida ante el ojo crítico del caricaturista, el cual nos muestra unas realidades que otros no se atreverían a mostrar o escribir. Como muy bien concluye Ganiyu Jimoh en su ensayo “el papel de las caricaturas que incluyen; entretenimiento, información y educación a través de la presentación y la representación de la realidad, no se puede exagerar. Las caricaturas sirven como un medio a través del cual la opinión de la gente se podía escuchar”.[4]

Toma mucha importancia la anterior cita cuando hablamos de un país que está bajo una dictadura. Tomemos de ejemplo la República de Nigeria, en el 1984 la Dictadura del General Muhamadu Buhari proclamó el Decreto No. 4 mejor conocido como ‘Protection Against False Accusation’, en dicho decreto se establecía que:

Cualquier persona que publique en cualquier forma, ya sea por escrito o de otra manera, cualquier mensaje, rumor, declaración o informe falso, de cualquier materia o dicho mensaje se calcula para que el Gobierno Militar Federal, Gobierno de un Estado o un funcionario público quede en ridículo o para desacreditarlo, será culpable de un delito en el presente decreto.

Bajo esta regla debían trabajar los miembros prensa nigeriana y los caricaturistas. Bajo esa regla era imposible escribir algo sin que fuese ofensivo a los ojos del gobierno. Así que el oficio del caricaturista estaría bajo la mirada intimidante del gobierno. No obstante, éstos no se quedarían callados y se convertirían en un medio en el cual hacer escuchar las voces de aquellos que no estaban a favor de las políticas represivas del gobierno. El mejor ejemplo lo es Josy Ajiboye, quien publicó la siguiente caricatura en donde nos muestra el sentir de la sociedad en relación al estado de la libertad de prensa en su país.

Fig. 1 Nigerian Press, Publicado en Sunday Times, 16 Febrero 1992.

Fig. 1 Nigerian Press,
Publicado en Sunday Times, 16 Febrero 1992.

 

En palabras de Ganiyu Akinloye Jimoh

“El régimen militar emplea diferentes estrategias para limitar las opiniones públicas y las críticas a su gobierno. Una de esas estrategias es restringir la Prensa de hacer sus deberes. Varios periodistas fueron secuestrados y asesinados. Este dibujo animado satiriza el estado de la prensa nigeriana. La prensa es representada metafóricamente como un prisionero solitario en un ambiente desfavorable. El chiste aquí es la ironía de los escritos en la pared y en el primer plano de la imagen que contrasta drásticamente con el ambiente de la prisión”.[5]

 

Como vemos en esta caricatura Josy Ajiboye nos muestra una dura realidad de la dictadura, la represión a la que son sometidos aquellos que con su palabra se atreven a describir los males sociales y políticos de su país. No obstante el caricaturista se convierte en un defensor de los derechos y aquel que con su trabajo, su arte, su palabra es capaz de transmitir a su sociedad un problema al que todos deben combatir.

Por más de tres décadas Josy Ajiboye ha hecho caricaturas en su país. Convirtiéndose en uno de los caricaturistas más importantes de Nigeria y ejerciendo la profesión por más años que su compatriota, Akinola Lasekan considerado el padre de la caricatura nigeriana. Josy Ajiboye fue estudiante de arte cuando estudió en Yaba College of Technology. Allí fue estudiante de Paul Mount, Yusuf Grillo, Solomon Wangboje, M.A. Adebayo y Jake Oyewoleall todos eran profesores del Departamento de Arte de dicha universidad. Comenzó como caricaturista de periódicos para la época de a Guerra Civil Nigeriana, cuando le pidieron que realizara algunas caricaturas para ellos. Desde un principio quiso distanciarse de la visión oficial del estado, deseaba no estar parcializado a alguna visión en particular, sino que quería hacer y tener su propio estilo.

Josy Ajuboye he hecho su trabajo y su nombre a pesar de numerosas agresiones e incidentes de los gobiernos nigerianos a los periódicos donde ha publicado sus trabajos. Por lo que se convierte en una artista querido por el pueblo pero temido y odiado por el gobierno. Un artista que tiene una alta conciencia moral sobre los problemas que afectan a su país.

En la siguiente caricatura podemos ver una crítica de forma irónica, pues en su trabajo Josy Ajiboye recordó al Jefe de Estado metafóricamente a través de su retrato en la pared con su promesa, mientras celebra su tercer año en el cargo de Presidente. El General Babangida llegó al poder el 27 de agosto 1985, tras derrocar al gobierno militar del general Buhari. Una de sus razones para llegar al poder político, lo fue la promesa de fortalecer la economía de Nigeria a través de una moneda fuerte en el mercado de divisas. El mes de agosto de 1985 marcó su tercer año en el cargo y nada parecía haber sido reformado. La moneda de Nigeria, Naira, fue menor en valor frente al dólar de Estados Unidos lo que causó una alta tasa de inflación en el país.[6] Lo que ciertamente es la irónico, llegar al poder con la promesa de reformar la economía y no hacer nada al respecto causando gran desasosiego en la población.

Fig. 2 Third Anniversary, Publicado en Sunday Times, 30 Agosto 1988

Fig. 2 Third Anniversary, Publicado en Sunday Times, 30 Agosto 1988

Esta caricatura critica la incursión de los militares en el poder político en Nigeria. En esta caricatura se le hace una pregunta retórica al público ¿deben las fuerzas armadas seguir al mando de poder político de país cuando la constitución claramente establece la forma de gobierno del país?. En esta caricatura vemos al General Babangida en su uniforme militar mirando hacia abajo a los ciudadanos, como para escuchar su reacción sobre la opinión postulada por el caricaturista. Una bolsa representando el Gobierno Democrático y o otra bolsa representando el Gobierno del Ejército se colocan en una balanza para mostrar que tiene el mayor peso en la política de Nigeria. Hay un mapa de Nigeria que muestra los 25 años de independencia lo que demuestra que esa balanza trata sobre el discurso de poder político en el país. El peso del poder del ejército es más que el peso del poder civil. Las expresiones en los rostros de los dos hombres, que representan a los ciudadanos, muestran que hay miedo y escepticismo sobre la respuesta a la pregunta hecha en la caricatura.[7] La respuesta de los ciudadanos es negarse a contestar la pregunta abiertamente por miedo, pero estos se expresan aludiendo que son analfabetos y carentes de educación.

Fig. 9 Army Rule: Publicado en Sunday Times, 9 agosto 1987

Fig. 9 Army Rule: Publicado en Sunday Times, 9 agosto 1987

De esta forma la caricatura, la cual podemos considerar una expresión artística, se convierte en una herramienta de lucha política libertadora del pueblo. La caricatura es un arte, también podría considerarse una especie de literatura, aunque no tenga un texto extenso, basta con pocas palabras para transmitir un poderoso mensaje como los que transmite Josy Abjiboye. Como vimos su trabajo artístico es también político, ya que se atreve a decir, a través de su arte, lo que otros a través de la palabra se niegan a decir. Así que su trabajo es una poderosa arma para el pueblo y una condena para los dictadores.

 

Bibliografía

Páginas Web

Comics vs Cartoons ir a http://caricaturaycomic.blogspot.com/ Accedido el 20 de noviembre de 2015.

Para más información sobre los caricaturistas africanos ir a http://africacartoons.com/ Accedido el 17 de noviembre de 2015

Para leer los artículos de Jimga Ganiyu ir a https://unilag.academia.edu/JimgaGaniyu Accedido el 12 de noviembre de 2015

Lecturas

Adejumon, Alimi.(2011). Cartoons as Illustration: Political Process in Nigeria. The Journal of Pan African Studies, 4(3), 58-76.

El Rafaie, Elisabeth (2009). “Multiliteracies: How Readers Interpret Political Cartoons.” Visual Communication. pp 181-205.

Jimoh, Ganiyu Akinloye (2013) No Laughing Matter; Editorial Cartoons and the Nigerian Democratisation Process A Journal of The Students’Historical Society of Nigeria. University of Lagos Chapter. Vol. 9, pp. 1-21.

Jimoh, Ganiyu Akinloye (2014) I Voted Only for the Head Too; Visual Satire and Democratic Governance in Africa. International Journal of Comic Art, pp. 1-26.

Notas:

[1] Para esta explicación me baso en el escrito del siguiente blog accedido el 20 de noviembre de 2015: http://caricaturaycomic.blogspot.com/

[2] Elisabeth El Rafaie, (2009). “Multiliteracies: How Readers Interpret Political Cartoons.” Visual Communication. pp 181-205. Traducción propia.

[3] DeSousa, M. A., & Medhurst, M. J. “Political cartoons and American culture: Significant symbols of campaign 1980.” Studies in Visual Communication 8 (1982): 84-97.

[4]Ganiyu Akinloye Jimoh, No Laughing Matter; Editorial Cartoons and the Nigerian Democratisation Process A Journal of The Students’Historical Society of Nigeria. University of Lagos Chapter. (2013) Vol. 9, p. 19.

[5] Ganiyu Akinloye Jimoh, (2013) No Laughing Matter; Editorial Cartoons and the Nigerian Democratisation Process A Journal of The Students’Historical Society of Nigeria. University of Lagos Chapter. Vol. 9, p. 15.

[6] Ganiyu Akinloye Jimoh, Ibid. P. 13

[7] Ibid. p. 14.

 

The following two tabs change content below.
Vanessa Anaya
Licenciada en Sociología (UB), postgraduada en Desarrollo Internacional (Setem/UPC) y Máster Euroafricano de Ciencias Sociales del Desarrollo: Culturas y Desarrollo en África (URV). Sus ámbitos de interés son el arte, el género, el desarrollo y las nuevas tecnologías para la comunicación y la transformación social. Coordina la sección de Artes Visuales. Contacto: vanessa@wiriko.org
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.