Entradas

África: banda sonora 2015 (X)

Vivir y morir en África resume los anhelos y esperanzas de gran parte de la juventud africana, que representa unos 200 millones de personas entre 15 y 24 años en todo el continente. En total, el 65% de África tiene menos de 30 años. Y a pesar de que esta juventud sufre de desempleo y falta de oportunidades en la mayoría de païses de la región, algo está cambiando en la mentalidad de esta generación, que no quiere marcharse fuera del continente y que desesperadamente, quiere creer en ese sueño donde la clase media se expande y donde la independencia de las naciones adquiere verdadero significado de emancipación.

Mezcla de orgullo del ser africano y de la necesidad de fortalecer el afropositivismo entre los jóvenes del continente, muchos artistas abogan por generar señas de identidad que sean representativas de los anhelos de toda una generación. Y ese sueño, dicen, pasa por quedarse en casa y luchar para transformar los retos en oportunidades.

sautisol1-e1448322605449

Ésta es la idea del tercer álbum de estudio de la banda keniana Sauti Sol, uno de los grupos más punteros y comerciales de la indústria musical africana. Con su pop pegadizo que hizo bailar a Obama en su reciente visita al continente, el cuarteto keniano ha querido remarcar su amor por su tierra y mostrar la Nairobi más flamante.

No es casualidad que Sauti Sol ponga en el epicentro de su iconografía una ciudad como Nairobi. Eso ocurre ya con muchos otros artistas como el también keniano Mutua Matheka, cambiando los discursos sobre el continente y cansados de las mismas imágenes de siempre centrándose en la pobreza o los slums.

África ha sido el continente con un crecimiento urbano más grande en las últimas dos décadas, y las ciudades africanas se presentan hoy como espacios de creación para los jóvenes africanos, donde son precisamente ellos (los jóvenes) los que representan los agentes de cambio de paradigma. A pesar de la brecha socioeconómica exacerbada que separa ricos y pobres en ciudades como Johannesburgo, Abidjan o la propia Nairobi, y de la fragilidad de unas estructuras aún no capaces de ofrecer a sus ciudadanos servicios adecuados, las ciudades africanas emergen como nuevos centros llenos de posibilidades, culturalmente diversos, cosmopolitas y los jóvenes quieren asumir responsabilidades en su construcción.

O así es como lo ven jóvenes como Sauti Sol. “No hay otro lugar donde queremos ir” o “quiero que mi madre se sienta orgullosa de mí”, repiten en su nuevo single presentación.

‘Tuku’ y los artistas africanos ante la COP21

El pasado 14 de noviembre, el cantante zimbabuense Oliver Mtukudzi, conocido con el cariñoso apodo de ‘Tuku’, encabezó una movilización ciudadana en Nairobi para pedir a los líderes mundiales un mayor compromiso con África en la Conferencia sobre el Cambio Climático – COP21, que se celebrará en París del 30 de este mes hasta el 11 de diciembre. Artistas como el sudafricano Max Hoba o los kenianos Barbara Guantai, Atemi Oyungu o Daddy Owen, sumaron su voz en un concierto que tenía el objetivos de exigir el acuerdo y pacto responsable por parte de los mandatarios de los países desarrollados y un mayor esfuerzo de los países africanos para frenar el cambio climático y paliar sus efectos.

 

Oliver Mtukudzi, imagen extraída de la web de Moretele Tribute Concert.

Oliver Mtukudzi, imagen extraída de la web de Moretele Tribute Concert.

La marcha, que reunió a miles de personas por las calles de la capital keniana a pesar de la lluvia, contó con la participación de agricultores que sufren consecuencias del cambio climático como sequías, inundaciones o incremento de los precios de los alimentos en Zimbabue, Uganda y Kenia. Ante un panorama pesimista que indica que en 2050, un equivalente de toda la población de España podría pasar hambre en el mundo a causa del cambio climático, las voces de los agricultores adquieren una importancia central. “En las bases estamos sufriendo. Las inundaciones han arrasado nuestra tierra fértil y nuestros bosques están desapareciendo“, pronunciaba Vicky Lokwiyei, agricultora y activista ugandesa.

IMG-20151004-WA003Muy simbólica fue también la culminación y participación de la Caravana Panafricana de Ciclismo, que ha pedaleado durante 90 días a través de más de 6.000 kilómetros desde Maputo a Pretoria, pasando por Gaborone, Lilongwe o Dar Es Salaam recogiendo firmas a lo largo del continente para exigir justicia climática en la próxima cumbre que las Naciones Unidas celebrará en París.

Pics

La marcha, por las calles de Nairobi.

Nairobi, una de las 100 ciudades del mundo en acoger la marcha antes de que se celebre la COP21 en la capital francesa, recientemente golpeada por el terrorismo yihadista, consiguió unificar en una sola voz a diferentes agentes de la lucha contra el cambio climático. “África ha estado sufriendo las duras consecuencias del cambio climático durante mucho tiempo, a pesar de que es el continente que menos contribuye a las emisiones globales. Tenemos que conseguir un trato justo y equitativo para África y tenemos que conseguirlo antes de que sea demasiado tarde para nuestro pueblo“, pronunciaba Mithika Mwenda, secretario general de la Alianza Panafricana de Justicia Climática.

Los efectos devastadores del cambio climático, que se hacen notar más en aquellos países que menos gases emiten, ponen en peligro la vida de miles de personas en África, el continente más empobrecido del planeta. De hecho, de los 50 países más vulnerables ante los desajustes climáticos, 36 están en el África subsahariana. Por ello, Mwanahamisi Singano, de Oxfam International, pronunciaba: “Es profundamente injusto. La crisis climática la han generado los países ricos industrializados, causantes del problema. Sin embargo, son las personas que menos han contribuido a esta crisis las que más sufriremos las consecuencias. Por eso hoy, con una sola voz, hacemos un llamamiento a los líderes africanos bajo el título #ActOnClimate. Nuestros líderes deben luchar por África en las próximas negociaciones internacionales sobre el clima para obtener la financiación necesaria para ayudar a los más pobres a adaptarse a estos cambios. Y en casa, nuestros líderes deben hacer más para hacer frente a los impactos de esta crisis“.

En plena era del desarrollo sostenible, el cambio climático es un pilar básico por el que luchar. El acuerdo de París tiene que impulsar el compromiso por parte de los estados emisores en reducir las emisiones de carbono y paliar los impactos a corto, medio y largo plazo. En este sentido, la movilización ciudadana y la implicación de personalidades como Oliver Mtukudzi es esencial para que el mensaje llegue a todas las capas sociales.

A principios de 2015, otro grupo de artistas decidieron unirse para hacer campaña a favor de los Objetivos del Desarrollo Sostenible. La exitosa canción Tell EverybodyDile a todo el mundo, capturó la voz de jóvenes artistas africanos comprometidos con la transformación del continente bajo la dirección y producción del nigeriano Cobhams Asuquo. La campaña contó con los sudafricanos Mafikizolo, los kenianos Sauti Sol y Diamond o los ghaneses Sarkodie y Becca, estrellas de la indústria musical más comercial de África, quee interpretaron en inglés, francés, swahili, pidgin y zulú una canción que pone de relieve la importancia de empoderar a la población africana para luchar contra la pobreza extrema, combatir la desigualdad y solucionar el cambio climático para el año 2030.

Tanto unos como otros ven urgente el compromiso de los países desarrollados, la cooperación de los líderes africanos y la implicación de las agencias internacionales en frenar las causas que están ocasionando la crisis medioambiental del planeta. Es imperante que se tenga sus voces en cuenta en París, ya que África es el continente más castigado por el cambio climático. ¡Ahí que van los artistas africanos!

Sonideros de Radio 3 y Wiriko celebramos el Día de África

radio 3 logoEl pasado 25 de mayo se celebró el Día de África, para conmemorar la fundación de la Organización de la Unidad Africana (1963). Y por segunda vez, Wiriko tuvo la oportunidad y el enorme placer de celebrarlo junto a Rodolfo Poveda y Kiko Helguera en el estudio del programa Sonideros de Radio 3.

Si en nuestra primera visita, en Septiembre de 2013, dedicábamos el programa a atracar en algunos puertos de África para escuchar la música que más se baila y desestereotipar los sonidos que emergen del continente vecino, en esta ocasión nos centramos en un solo destino: Kenya.

No te pierdas esta hora de inmersión en el panorama sonoro urbano de este país del África del Este.

 

Tracklist:

1. Sal Davis – Makini

2. Maia Von Lekow – Jellyfish

3. Harry Kimani & Jimmy Jatt (Coke Studio Africa) – Malaika

4. Eddie Grey feat. Dela – Malaika

5. Kato Change & Lisa Oduor – Aparo

6. Winyo – Nakupenda

7. Muthoni the Drummer Queen – Get Up

8. Nina Ogot & Electrafrique Djs – Duog Dala

9. Sauti Sol – Still the One

10. Just A Band & Octapush (Ten Cities) – Boom Boom Boom

Sauti Sol: “Es un privilegio representar la música de Kenia”

Sauti-Sol-latest-pic-610x283

La banda de afropop Sauti Sol prepara nuevo álbum para principios de 2014.

Sauti Sol

Sauti Sol

Sauti Sol es un grupo keniata que canta en inglés, swahili, luhya y se atreve en ocasiones con el francés. Experimentan con ritmos tradicionales de Kenia sin perder de vista los sonidos bailables de su afropop que los han convertido en una referencia en su país.

Chimano, Bien, Polycarp y Mudigi fueron juntos al instituto. Coincidieron en el coro donde se dieron cuenta de que quizás aquella idea de vivir de la música no era un sueño inalcanzable. Pronto formaron un grupo góspel con el que actuar en la iglesia y a partir de ahí sus actuaciones en bodas fueron algo común.

Con la música en sus cabezas sacaron sus titulaciones pero a pesar de las carreras universitarias estos jóvenes quería tener su propio grupo e irse de gira.  En una industria musical sin desarrollar y donde se consumía principalmente producto internacional, el panorama para estos jóvenes no era prometedor. Grabaron canciones sueltas, acudieron a sesiones de micro abierto pero sus familiares comenzaron a perder la confianza en sus posibilidades. “Mi abuela me dijo que para cuándo iba a conseguir un trabajo”, recuerda Bien, guitarra y uno de las voces del grupo.

Sin embargo, en 2008 sus familiares tuvieron que aceptar su futuro sin remedio. Sus hijos, los Sauti Sol, estaban en la radio. Tras varios rechazos y sin dinero para poder grabar sus canciones en un estudio, lanzaron Lazizi, el primer sencillo del disco Mwanzo. Tumbaron el estereotipo de que “la música es para renegados” y con un micrófono y un ordenador portátil grabaron lo que sería su carta de presentación.

El CD fue el más vendido del año en Kenia. “Es muy difícil agradar al público keniata. Son muy críticos”, dice el vocalista del grupo, Chimano. Pero lo entregaron todo en sus canciones y a pesar de que la calidad de sonido del primer álbum deja que desear, sus letras fueron muy bien recibidas.

Animados por los buenos resultados de Mwanzo, se lanzaron a la aventura de su segundo trabajo, Sol Filosofia, en 2011. Con singles como Soma Kijana o Coming Home dieron el salto a Europa y se colaron en las radios estadounidenses. Visitaron el viejo continente que les llenó de influencias y de experiencias “chocantes”. El público europeo sin conocerlos los acogió con respeto y les dio la oportunidad. “La gente no sabe quienes somos pero les gusta lo que oye”, agradece Chimano.

Estos alegres keniatas no se conformaron con Europa y volaron a los Estados Unidos donde se presentaron dentro de la programación del South by Southwest Music Festival (SXSW) de Austin, Texas. “Fue extraordinario”, recuerdan casi al unísono los cuatro miembros del grupo que dio nueve conciertos en cinco días por tierras estadounidenses.

Un año más tarde y con la resaca de su segundo álbum lanzaron Sauti Sol, un EP homónimo cuyo mayor hit fue Love or Leave.

Con este corto duración volvieron a los orígenes de la industria keniata que consiste en lanzar singles sueltos. “En Kenia no hay costumbre de comprar discos. Muchos músicos no hacen álbumes en años y se dedican a sacar sencillos”, dice el batería del grupo, Mudigi, que añade que ellos fueron pioneros en publicar discos aclarando el camino para muchos músicos locales.

El espíritu por promocionar la música de Kenia llevó al grupo a lanzar su propio proyecto llamado SOMA SOMA. La iniciativa tiene como objetivo ayudar estudiantes a desarrollarse culturalmente y quizás dar paso a nuevas bandas keniatas que “sean mejores que Sauti Sol”.

Tras nuevas giras por Europa y Estados Unidos el pasado año, los Sauti Sol quieren volver al origen. Quieren “empezar en casa” y que su música se dé a conocer por el continente africano. Incluso están abiertos a ir a tocar de manera gratuita como lo hicieron hace unas semanas en Malaui.

Ahora con dos discos exitosos y un EP en la mochila, las miras están puestas en África. Hace meses que se embarcaron en la preparación de un nuevo disco que estará terminado en diciembre. Del nuevo trabajo ya se conoce algún tema como Money Lover cuyo videoclip ha sido nominado para la décima edición de los premios panafricanos del Canal O.