Descoloniza tu iPod verano 2020 (III, IV, V & VI)

La crisis sanitaria derivada de la Covid-19 ha provocado, según el Foro Económico Mundial, que las producciones musicales estén en la actualidad a unos niveles similares a los tiempos en los que batallaba contra la piratería. La música en vivo, tras la cancelación de conciertos y festivales debido a la pandemia global, comienza a reactivarse y busca fórmulas para adaptarse a la llamada “nueva normalidad”. El virus ha paralizado incluso nuestras citas descolonizadoras mensuales. Pedimos disculpas. Y nos redimimos con una recopilación de álbumes del continente y sus diásporas que se han publicado recientemente. ¡Escuchen, sientan, bailen!

MARZO

Shabaka & the Ancestors – We Are Sent Here By History (Impulse!, 13 de marzo)

El saxofonista Shabaka Hutchings no puede estarse quieto. Lidera tres proyectos musicales y es una de las figuras de referencia del jazz londinense. Con Shabaka & the Ancestors ha creado un imaginario jazzístico futurista que se consolida con este segundo álbum “We Are Sent Here By History”. El colectivo, principalmente compuesto por músicos sudafricanos, se adentra en los sonidos tradicionales africanos y afrocaribeños. Este disco es para escucharlo detenidamente. Tiene poso y es una exploración del rol del griot en la cultural del África occidental para ponerlo a merced de un jazz espiritual y futurista. Además, es un lamento por la actual crisis climática y el devenir del ser humano como especie. La banda sonora de un escenario apocalíptico. 

Tony Allen & Hugh Masekela Rejoice (World Circuit, 20 de marzo

Sinfonía de una despedida al unísono, este es álbum simboliza la unión de dos sonidos del universo panafricano: el afrobeat y el jazz sudafricano. Este podría ser el resumen de un disco que cimienta la colaboración de dos leyendas del panorama musical africano que nos han dejado recientemente. Allen —que se fué el 30 de abril de 2020 a causa de un aneurisma provocado por la Covid-19— y Masekela —que se fue un 23 de enero de 2018—, se reunieron en 2010 para hacer música juntos, una postergada intención, y el resultado ha sido Rejoice. Producido por Nick Gold, el disco, con canciones en inglés, yoruba y zulu, es un viaje entre Londres, Nueva York y Johannesburgo del que batería y trompetista nos hacen partícipes. Dos amigos respetándose, admirándose y poniéndose de acuerdo para darse un homenaje, que hoy erigimos en banda sonora de nuestro verano. 

Bongezi Mabandla – iimini (Platoon, 27 de marzo

Desde la publicación de su álbum debut en 2012, Umlilo, Bongeziwe Mabandla ha mantenido su mezcla de estilos populares con nuevos elementos de la música pop contemporánea. Con sus letras en xhosa, el sudafricano ha marcado un estilo propio, luminoso, que se refleja en su último trabajo iimini. Alcanzó inmediatamente el número 1 en la lista musical de Apple Sudáfrica tras su publicación. iimini es un ramillete de canciones sobre el amor en sus distintas facetas: desde el pellizco por conocer a alguien, la evolución de los sentimientos hasta la angustia y el dolor por el fin de la relación. 

Tamikrest – Tamotaït (Glitterbeat Records, 27 de marzo)

Tras cuatro años desde el lanzamiento de Kidal, Tamikrest regresa con un ensayo musical y político sobre el estado del Sáhara a base de rock’n’roll. ‘Tamotaït’ es el quinto álbum de estudio de la banda tuareg. Es un disco sobre la resistencia en las tierras ascentrales de donde provienen los miembros de una banda que cuentan con “la esperanza para un cambio positivio”, traducción literal de ‘Tamotaït’. El álbum presenta a la aclamada cantante marroquí Hindi Zahra como invitada especial y un tema con músicos tradicionales japoneses.

Hailu MergiaYene Mircha (Awesome Tapes From Africa, 27 de marzo)

A sus 74 años, Hailu Mergia se resiste a jubilarse. Esta primavera lanzó Yene Mircha (“Mi elección” en amárico), que resume cómo el teclista, acordeonista y compositor etíope mantiene su vitalidad durante estos años. Este álbum, publicado por la discográfica Awesome Tapes From Africa, es una buena noticia ante la cancelación de los conciertos que tenía previstos para la gira de presentación del álbum. En él, Mergia captura la experiencia del vivo encapsulando la variedad de enfoques musicales y riquezas sonoras de su país, una filosofía que ha hecho que el veterano músico se convierta en un tótem del jazz contemporáneo, que busca nuevos aderezos con los que seguir dialogando. 

ABRIL

Kadialy Kouyaté – Nemo (KKSoundArchive, 17 de abril)

“Cuando las bendiciones de nuestro entorno están definidas por nuestros valores humanos”. Así describe Kadialy Kouyaté su nuevo álbum, Nemo. Este senegalés afincado en Londres musicaliza esas bendiciones que traen prosperidad a cualquier lugar en un trabajo que ha sido destacado por la revista Songlines. Cantado en wolof, lengua materna de Kouyaté, y con la omnipresencia de la kora, Nemo actualiza el concepto del repertorio tradicional griot y le da una vuelta cerca a los sonidos globales.

Simphiwe Dana Bamako (Universal Music, 24 de abril)

El quinto álbum de la cantante sudafricana será su último. Así lo anunció la propia Dana, que con el trabajo, pone fin a una carrera de 16 años en la esfera musical del África del Sur. Bamako está coproducido junto al legendario Salif Keita y toma el nombre de la ciudad capital de su país natal, Malí, donde lo registraron. Se trata de un viaje desde el sur del continente a África occidental que muestra las múltiples influencias y sonoridades de un continente diverso con un lenguaje musical riquísimo. Sorprenderá la fuerte presencia de guitarras, debida a la participación del gran e inimitable Vieux Farka Touré. Dana abraza todas estas estas influencias y nos lleva de la mano por melodías íntimas que navegan entre el jazz, el blues y las composiciones indígenas.

Santrofi – Alewa (OutHere Records, 24 de abril)

Los jóvenes ghaneses Santrofi tomaron la inspiración en un cuento tradicional para nombrar un colectivo que rebobina hacia los sonidos de épocas pasadas y los hace suyos. Santrofi, como ese pájaro de la mitología akánica de cuatro alas y colores brillantes cuyo canto asombra, combina estilos como el highlife, el highlife funk y el afrobeat en temas como Alewa, su álbum debut. Desde Accra, el colectivo ha sabido sumergirse en el trabajo de históricos compatriotas como Ebo Taylor y Pat Thomas y Kwashibu Area Band para ofrecer una refrescante toma al highlife y ponerlo de nuevo en la órbita internacional como se demostró en distintos festivales europeos el pasado verano.

MAYO

Edikanfo – The Pace Setters (Glitterbeat Records, 8 de mayo)

Seguimos esta descolonización musical en Accra. Se reeditó el clásico álbum debut de 1981 de la mítica banda Edikanfo. La producción estuvo a cargo del compositor y cantante británico Brian Eno, que recupera un trabajo en el que el Highlife se encuentra con el afro-punk. Casi cuatro décadas después de que el golpe de estado en Ghana detuviera prematuramente su carrera, los miembros sobrevivientes de la banda se están preparando para hacer una gira que han convenido en llamar “The Pace Setters”. Esperemos que la pandemia deje que podamos disfrutar de Edikanfo de nuevo en los escenarios.


Jah Prayzah –Hokoyo (Military Touch Movement, 20 de mayo)

Hokoyo era un álbum concebido en directo. Sin embargo, la presentación en el Club Deportivo Alex de Harare tuvo que ser cancelada por el confinamiento. Así, el décimo álbum de Jah Prayzah, uno de los músicos más populares de Zimbabwe, se ha lanzado digitalmente. Hokoyo cuenta con el tema “Miteuro”, que se ha vuelto muy popular ya que se ha convertido en una especie de canto contra la pandemia de la Covid-19 y sus efectos. Canciones como  “Mwana Wamambo” o “Asante” se incluyen en un disco de 15 canciones que cuenta con la colaboración de la cantante sudrafricana Zahara.

JUNIO

Sauti Sol –Midnight Train (Universal Music, 5 de junio)

Tras el lanzamiento del single “Suzanna”, el quinteto de pop keniano Sauti Sol regresa a la escena musical con su característico estilo comercial desenfadado. Una marca de la casa que llevan realizando desde su álbum debut, Mawazo, en 2008. Temas bailables se combinan con otros a medio tempo para enamorar a las adolescentes de África del Este y Austral, donde albergan a un mayor número de fans. El álbum finaliza con “Disco Matanga (Yambakhana)” en colaboración con Sho Madjozi y Black Motion, que es un tema incluido en la banda sonora de Queen Sono, la primera serie africana producida por Netflix.

Siti Muharam Siti of Unguja (Romance Revolution of Zanzibar)’ – (On The Corner, 19 de junio)

Con su disco debut, Siti Muharam trata de recuperar el legado de su bisabuela, Siti Binti Saad, pionera y una de las principales referencias musicales de la música taarab de Zanzíbar, junto a Bi Kidude o Zuhura Swaleh. En él, la cantante hace un recorrido por el trabajo original, las melodías y las formas con las que su bisabuela innovó y conectó este estilo musical típico de la costa suajili con la gente de la isla. El álbum es una reivindicación del pasado musical y un salvoconducto para recuperar sonidos olvidados y reinventarlos para que las nuevas generaciones puedan mantener la cultura zanzibarí. Han cambiado el ánimo y los tiempos, pero como expresa Siti Muharam, la esencia sigue vida y son los jóvenes como ella los que hacen esto posible. Algo que intenta hasta la fecha la Dhow Music Academy

NSG Roots (NSG Entertainment, 19 de junio)

Los diaspóricos NSG siguen abrazando y ejerciendo de embajadores de su herencia africana. El grupo, afincado en Londres y compuesto por ghaneses y nigerianos, trae su particular afrofusión a base de mezclar afrobeat, dancehall y rap británico. No se olvidan de los toques de Afro-bashment que acaba por definir una línea sonora que se convierte en un crisol de la cultura negra urbana. Con seguidores como Wizkid, Burna Boy o Drake and Future, el colectivo demuestra su versatilidad para combinar sus influencias, postulándose como una de las sensaciones de este 2020.

Y aquí la recopilación de todas las recomendaciones musicales de Wiriko en lo que va de 2020:

The following two tabs change content below.
Gemma Solés i Coll
Investiga y escribe sobre ciudades africanas, derechos humanos y música. Le mueve la creatividad con la que construye futuro la juventud africana en contextos urbanos, especialmente en África del Este. Sus campos de trabajo son el periodismo escrito y radiofónico, los documentales y la gestión cultural. Cofundadora de Wiriko y coordinadora de Seres Urbanos (EL PAÍS), actúa como consultora independiente para entidades del tercer sector. Licenciada en Filosofía (UB), posgraduada en Estudios Africanos y Desarrollo (UPF) y máster en Culturas y Desarrollo en África Subsahariana (URV).
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *