Taarab: música con trasfondo social por y para mujeres

aula-wiriko-350x124

3ª Edición del Curso Introducción a las expresiones artísticas y culturales del África al sur del Sahara

Por María González Flores

En la costa este de África, como sucede en gran parte de las comunidades del continente, las mujeres desempeñan un rol central en los momentos esenciales de la vida pública: son las protagonistas de las ceremonias relacionadas con nacimientos, bodas y funerales; así como mediadoras en negociaciones, y parte esencial del sistema de producción material y cultural de la comunidad, con gran importancia como mano de obra, pero también como depositarias de un inmenso acervo cultural. En el campo de la música, un ejemplo paradigmático de la importancia femenina es el caso del taarab.

Por taarab se entiende en la costa este de África un tipo de música difícil de clasificar, cantada hoy en día principalmente en kiswahili, donde poemas o mashairi son recitados con acompañamiento instrumental, y con un especial énfasis en la transmisión de emociones y en el entretenimiento[i]. Las zonas donde ha sido tradicionalmente más popular son la costa de Tanzania (Zanzíbar, Dar es Salam, Tanga…) y Kenia (Mombasa), aunque está presente en toda la costa swahili (de Somalia a Mozambique) y hacia el interior alcanza al menos hasta Ruanda y el Congo oriental[ii]. Etimológicamente, proviene del árabe arab: emocionarse, divertirse, extasiarse con la música.

En un principio era música para las élites, cantada en árabe con instrumentos importados de Egipto y Oriente Medio: se dice que fue importada por el sultán Saʿid Bargash ben Sa’id, gran amante de los lujos y placeres de la corte, tras una visita al país del Nilo. La influencia egipcia no es la única presente en este estilo, cuyo sincretismo aúna también características musicales de la India, el océano Índico, Europa y las Américas junto con elementos netamente africanos[iii].

Swahili Women. Gomes

Siti Binti Saad. Fuente: Zanzibar History.

Fue Siti binti Saad, la pionera de la música de África oriental, quien después de aprender los entresijos del taarab lo arrancó de los palacios llevándolo al pueblo: comenzó a cantar también en hindi y especialmente en kiswahili, y dejó a un lado las temáticas románticas para hablar en sus letras de la realidad de la gente de Zanzíbar[iv], dando forma poética y musical a sus afiladas críticas al poder económico y político[v]. En un momento en que el panorama musical era eminentemente masculino, fue ella quien logró realizar la primera grabación de música africana del África Oriental destinada a ser comercializada; sería la primera de muchas grabaciones cuya popularidad se extendería por toda la costa swahili y más allá.

Hoy, la esfera de influencia del taarab es eminentemente femenina, y se habla de taarab ya wanawake (taarab de las mujeres)[vi]: artistas y audiencia son por lo general mujeres, y son ellas por tanto las protagonistas indiscutibles de la escena musical tanzana, donde este estilo de música es uno de los imprescindibles en los festejos de todas las clases y condiciones sociales. Se escucha taarab generalmente en grandes celebraciones, especialmente en las bodas y eventos relacionados con las nupcias.

Las letras no son, sin embargo, meramente bellas composiciones poéticas: son en gran medida comentarios sociales, críticas lanzadas por cantantes envueltas en kangas que expresan todo tipo de sentimientos y opiniones. Tratan tanto las preocupaciones de la humanidad en general como cuestiones relevantes para la comunidad local: “en una actuación, uno puede escuchar una canción sobre la cruzada humana por el control de la tierra, otra sobre la belleza de las mujeres swahilis, otra sobre cambios en la política económica, y otra sobre el dolor por la pérdida de un ser amado.”[vii] En este eclecticismo reside en gran medida el poder de esta música para llegar a las masas y tocar la sensibilidad de la gente.

Mujeres de Zanzíbar luciendo kangas.

Mujeres de Zanzíbar luciendo kangas.

Resulta relevante mencionar que se ha convertido en un elemento identificativo swahili casi al mismo nivel que estas kangas, tejidos indispensables en el vestuario cotidiano tanzano, que sirvieron como resistencia pasiva a la colonización con sus mensajes antibritánicos y de protesta y que conservan una enorme carga simbólica y comunicativa vigente todavía[viii]. La conexión entre prenda y música es doble: por una parte, las mujeres que bailan al compás del taarab acostumbran vestir estas telas; por otra, es habitual que las pequeñas frases que aparecen en la parte inferior del diseño sean extractos de letras de canciones.

Tanzania cuenta así con una larga historia de música de temática social y política que se remonta, cuando menos, hasta su etapa colonial. En los años previos a la independencia (1961) las autoras y autores de música dansi y taarab reflejaban en sus letras los problemas del día a día de la sociedad tanzana, que continuaron exponiendo más allá de la censura mediante letras con dobles sentidos y mensajes ocultos, algo común en la poesía swahili[ix].

Posteriormente, con la llegada de otros medios artísticos de expresión como el rap o el grafiti, las letras de estas canciones pudieron recuperar progresivamente su tono más audaz, hasta evolucionar a lo que se escucha en la actualidad. Hay quien dice que el taarab es hoy a África Oriental lo que el hip-hop es a Estados Unidos: se trata de música atrevida, sin complejos y descarada, no apta para timoratos. Mientras que el taarab clásico se adaptaba a unos patrones de rima y ritmo bastante estrictos, el taarab moderno comporta menos rigidez, puesto que su base es una percusión más rápida y bailable. El tono en que se canta es muy similar al que podría encontrarse en las producciones de Bollywood, y el contenido puede ser en ocasiones tan explícito que resulte incluso ofensivo: es común que se toque en ambientes a los que los niños no tienen acceso.

Bi Kikude, en el documental 'As Old As My Tongue'.

Bi Kikude, en el documental ‘As Old As My Tongue’.

El próximo mes de abril hará tres años de la muerte de la reina del taarab, la gran Bi Kidude, discípula de la brillante Siti bint Saad, quien acercó más que nadie esta música, que previamente había sido de las élites, al pueblo llano. Ella, que era de origen humilde, renegó de los aristócratas y se mantuvo siempre del lado de la gente. Con su estilo pasional y enérgico, fue una revolucionaria que durante toda su vida disfrutó de cantar, beber y fumar con pescadores, obreros o prostitutas.

————

[i] Mwenda Ntarangwi, “Contextual Analysis of Popular Musical Performance Among the Swahili of Mombasa, Kenya,” Cultural Analysis: An Interdisciplinary Forum on Folklore and Popular Culture, 2001.

[ii] Annemette Kirkegaard, “‘Tranzania’–a Cross-over from Norwegian Techno to Tanzanian Taarab,” in Playing with Identities in Contemporary Music in Africa (Nordic Africa Institute, 2002).

[iii] Janet Topp Fargion, “The Role of Women in Taarab in Zanzibar: An Historical Examination of a Process of «Africanisation»,” The World of Music 35, no. 2 (1993): 109–25.

[iv] Frank Tenaille, Music Is the Weapon of the Future: Fifty Years of African Popular Music (Estados Unidos: Chicago Review Press, 2002).

[v] James Omboga Zaja, “Publicizing the Private: Femini St Locution in Taarab Songs and Performance,” 2008.

[vi] Fargion, “The Role of Women in Taarab in Zanzibar.”

[vii] Ntarangwi, “Contextual Analysis of Popular Musical Performance Among the Swahili of Mombasa, Kenya.” Pág. 2

[viii] Mahfoudha Alley Hamid, “Kanga: It Is More Than What Meets the Eye — A Medium of Communication,” African Journal of Political Science New Series 1, no. 1 (June 1996); Edward Qorro, “Origin of Kangas in Tanzania,” May 31, 2014.

[ix] Alex Perullo, “Hooligans and Heroes: Youth Identity and Hip-Hop in Dar Es Salaam, Tanzania,” Africa Today 51 (2005): 4.

 

The following two tabs change content below.
Wiriko
Wiriko nació en 2012 como asociación cultural para la divulgación y promoción de las artes y culturas africanas. Wiriko.org, su principal proyecto, es el primer Magacín 100% dedicado a las Artes y las Culturas Africanas del Sur del Sáhara en lengua castellana. Una ventana para dar a conocer las realidades culturales contemporáneas de África y una plataforma para acabar con su desconocimiento y estereotipos. Como herramienta colaborativa para la interconexión y la cooperación cultural, impulsa un África muy distinta a la de los cuatro jinetes del Apocalipsis (guerra, hambre, pobreza y destrucción), y fomenta una visión más realista de lo que se produce, a día de hoy, en el continente africano.
2 comentarios

Trackbacks y pingbacks

  1. […] más brillantes y cándidas del momento. Su soul pop no parece tener mucho que ver con el taarab suajili del que desciende parte de su ADN, y a pesar de ello, quiso bautizar su propio sello […]

  2. […] de la keniana que, más influenciada por los sonidos afroamericanos que por la música Benga o el Taarab swahili, se aficionó al RnB y al […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *