El tsunami del Azonto salpica a Europa

Cartel de una competición de Azonto celebrada este año en Ghana

El Azonto es uno de los bailes más famosos del África Occidental. La comunidad pesquera de Jamestown (Accra, Ghana) vive al ritmo de este baile -que imita actividades cotidianas de todo tipo- desde que esta moda empezó a extenderse por los clubes y las playas de la ciudad, alrededor del año 2000. Se trata de una forma de comunicación donde gente de todas las edades y capas de la sociedad, incorporan movimientos de su día a día al baile, y al mismo tiempo, también integran el baile a sus tareas cotidianas, con un movimiento característico que está dando la vuelta al mundo.

El origen de esta danza se encuentra en los gestos y guiños que utilizaba la gente para describir los trabajos a través de los cuales se ganaban la vida; pero también en las señas y gestos codificados o encriptados para las personas para las que se bailaban. Así que poco a poco, el Azonto fue convirtiéndose en una poderosa herramienta social presente en todas partes. Incluso en los funerales y las misas, una versión del Azonto llamada ‘Chrizonto’, evidencia el peso que el baile ha tomado para la cultura urbana de Ghana.

Cuál tsunami, la ola del Azonto se ha convertido en todo un fenómeno. En los campos de fútbol  los jugadores africanos celebran sus goles con movimientos de Azonto, y no exagero al decir que hasta el príncipe Guillermo de Inglaterra se ha vuelto fan de dichas coreografías, después de que éstas llegasen pegando fuerte a clubes de Amsterdam, Berlín o de París, donde el público rápidamente empezó a imitar sus meneos. Con el auge del afrobeat, el dancehall o el hip hop africanos, los bailarines de Azonto han encontrado otra forma de financiar sus carreras y proyectarse al exterior. El Azonto también se presenta como un medio de vida para muchos jóvenes, que exportan el baile a través de competiciones de danza o clases particulares, de demostraciones en las calles de Londres o miles de visitas en vídeos colgados en el youtube, y que están influyendo mucho en que el Azonto sea incorporado incluso en las clases de gimnasia.

En Nigeria o Sudáfrica, aunque a regañadientes por la sempiterna rivalidad por el monopolio de las pistas de baile, el Azonto de Ghana ya es uno de los bailes más populares y pegadizos. Si quieres bailarlo, sólo tienes que zarandear las piernas apoyándote en la punta del pie, escoger qué es lo que quieres expresar y repetir la marca que decidas transmitir. Que no te queda claro? Pues échale un vistazo a los vídeos que te adjuntamos a continuación y empieza a practicar!

 

 

 

The following two tabs change content below.
Gemma Solés i Coll
Gemma Solés i Coll (La Bisbal d'Empordà, 1981) investiga y escribe sobre urbes y culturas africanas contemporáneas. Es cofundadora y redactora de Wiriko y coordina el blog Seres Urbanos de Planeta Futuro —la sección de DDHH de EL PAÍS, periódico para el que escribe sobre los ODS en África—. Licenciada en Filosofía (UB), posgraduada en Desarrollo en África (UPF) y master en Culturas y Desarrollo en el Sur del Sahara (URV), estuvo becada por el African Centre for Cities de la Cape Town University y ha cursado una estancia internacional en los Archivos de Música Africana de la Universidad Johannes Gutenberg de Mainz, Alemania. Sus principales motivaciones son investigar, comprender y divulgar —desde el periodismo escrito o radiofónico, los documentales y la academia— la creatividad con la que construye futuro la juventud africana, especialmente en contextos urbanos.
3 comentarios

Trackbacks y pingbacks

  1. […] van a definir a toda una generación. Música urbana como el kuduro, kwaito el coupé-décalé o el azonto han surgido como consecuencia de cambios sociales y han conformado una nueva identidad Africana […]

  2. […] de la india de Bollywood, pero por delante de la todopoderosa estadounidense de Hollywood). El Azonto y el Kwaito resuenan en las pistas de baile de todo el planeta. Y autoras como la nigeriana […]

  3. […] como sucede en las escenas del House en Sudáfrica, el Coupé-Decalé en Costa de Marfil o con el Azonto en Ghana. Pero parece que las sesiones maratonianas que se organizan en los suburbios de Luanda […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.