Turismo y hostelería contra el desempleo juvenil namibio

Josefina Fillipus llega con los entrantes. La joven de 21 años posa los platos sobre la mesa en la que cenan unos periodistas con los que acaba de pasar treinta minutos. Ahora son clientes y han dejado de tomar nota para probar el menú del restaurante Leo, perteneciente al hotel Heinitzburg, en Windhoek, Namibia.

Agnes Kauzuu, 25 años, saluda a los huéspedes en su camino al desayuno en el del Hotel Safari Court donde está haciendo sus prácticas profesionales. En el vestíbulo del complejo hotelero atiende el teléfono, resuelve dudas de los visitantes y les indica diversas direcciones. “Good morning”, dice con su sonrisa tímida.

Agnes Kauzuu en la recepción del Safari Court Hotel / Foto: Christiane Flechtner

Tanto Josefina como Agnes son dos alumnas en prácticas de la academia de hostelería y cocina Silver Spoon de la capital namibia. Gracias a la subvención de la Fundación TUI CARE, ambas se favorecen de un proyecto que tiene como objetivo la inserción laboral de la juventud mientras que facilita la profesionalización del sector turístico del país sudafricano.

Namibia atrae. Su vasto territorio encandila con unos paisajes de contrastes; desde las dunas del desierto de Namib a las llanuras del Kalahari pasando por la atracción favorita de los visitantes, el Parque Nacional de Etosha. Allí conviven 114 especies de mamíferos y cuenta con la mayor población de rinocerontes negro y de guepardos de África. La costa de los Esqueletos o Cañón del río Fish son otras opciones aventureras y de turismo mientras que la ciudad costera de Swakopmund o la capital Windhoek sirven como respiro a la mayoría de los visitantes.

El turismo es una pieza clave para el desarrollo económico del país austral. Namibia ha experimentado un crecimiento notable en la llegada de turistas en los últimos años y ya en 2016 el ministro de Turismo y Medioambiente urgía al sector a fortalecer su competitividad. Sin embargo, Namibia, que apenas supera los dos millones de habitantes, arrastra una gran cifra de desempleo. Según los datos de la Agencia de Estadística de Namibia (NSA, en sus siglas en inglés), el desempleo juvenil alcanza una tasa del 43.4%.

Ante estas cifras, organizaciones internacionales y locales, como la Fundación TUI Care y la academia Silver Spoon se han unido para generar oportunidades laborales en el sector hostelero a través de un programa educacional que ya va por su segunda promoción. Josefine y Agnes son parte de un grupo de ocho jóvenes que gracias a este curso vocacional cuentan con una mayor posibilidades de no engrosar las listas del paro.

Namibia es uno de los mejores lugares del África para ver rinocerontes negros / Foto: Christiane Flechtner

Todos ganan
Ha sido el día del examen. Josefine y Agnes acudieron temprano a la escuela de hostelería y cocina Silver Spoon situada en la antigua planta energética de Windhoek. Han dejado atrás los nervios y ya sólo les queda la espera de los resultados de la organización londinense City & Guilds que acredita estas certificaciones.

Cansadas de escuchar que hacer de camarero es un trabajo basura, las adolescentes se sienten orgullosas del camino escogido. “Es una pasión”, dice Aletha Kandenge, una de las chicas que se ha examinado hoy del nivel uno de “Gestión de Alimentos y Bebidas”.

El futuro está en sus manos mientras escapan del feroz desempleo juvenil. Esta formación es una oportunidad para empoderar a las jóvenes y mejorar la vida de sus familias. Además es una tarea donde la perseverancia y la paciencia son esenciales. “No es sólo un trabajo para estudiantes. Hay que ponerle corazón”, reitera la profesora Nicky Nolan.

En la escuela de hostelería y cocina Silver Spoon en Windhoek / Foto: Christiane Flechtner

La profesionalización del sector hostelero en Namibia es clave para abordar la creciente demanda turística. “Muchas chicas llegan y no saben qué es un cuchillo o un tenedor. Tampoco conocen qué significa ser vegano o intolerante a la lactosa”, explica el director de Silver Spoon, Tom Mutavdzic.

Se busca gente preparada para asumir trabajos que exigen una relación activa y cordial con el visitante. Los servicios en hoteles, lodges y restaurantes son la mejor carta de presentación para que el turismo produzca un impacto económico y social en Namibia. Una situación beneficiosa para todos que sin embargo no es compartida por muchos gerentes. “El mayor activo son los empleados”, dice Mutavdzic que reconoce que son pocos los establecimientos que facilitan la formación de sus empleados.

Muchas de las chicas obtienen un contrato antes de finalizar las prácticas / Foto: Christiane Flechtner

Nolan, encargada de formar a las chicas en los últimos meses, ha visto cómo han crecido en confianza. La timidez inicial se ha esfumado y las jóvenes están listas para afrontar las tareas y responsabilidades en un puesto de trabajo. Las prácticas, realizadas tanto en bares como en hoteles de cinco estrellas, han sido la oportunidad para mejorar sus habilidades y desde la academia están orgullosos de su proyección. Muchas de ellas incluso obtienen un contrato antes de finalizar el periodo de prácticas.

“Las chicas en prácticas se desarrollan muy rápidamente. Desde el principio han formado parte de las reuniones de la dirección del hotel. Es muy difícil encontrar gente cualificada”, explica el director del Hotel Thule, Wolfgang Balzar.

Este hotel cuenta con dos chicas procedentes de la primera promoción de la academia de hostelería y cocina entre sus empleados. Josefine y Agnes quieren continuar con la misma senda y tienen muchas posibilidades de encontrar trabajo una vez acaben sus prácticas.

La escasez de una preparación de calidad en el sector turístico namibio pone a estas jóvenes como candidatas para asegurar un servicio profesional, ameno y efectivo. Este programa vocacional centrado en la hostelería y el turismo se ha establecido como un proyecto que da alternativas al desempleo juvenil mientras que asegura un modelo educativo ideado para cubrir las expectativas del emergente turismo en Namibia.


Este artículo ha sido posible gracias a la colaboración de Wiriko y TUI CARE FOUNDATION.

The following two tabs change content below.
Javier Domínguez

Javier Domínguez

Periodista independiente afincado Londres. Escribe sobre cultura, viajes, derechos humanos y sostenibilidad y colabora con distintos medios
Javier Domínguez

Latest posts by Javier Domínguez (see all)

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.