Têtes Precieuses del artista Siriki Ky. Foto: Facebook MuCAT.

Primer año de vida del MuCAT, el museo marfileño de arte contemporáneo

La existencia y pervivencia de cientos de espacios museísticos que salpican el continente africano de este a oeste y de norte a sur se va asentando como una realidad irrebatible, sobre todo para los escépticos de la diversidad africana. El Museo de Cultura Contemporánea Adama Toungara (MuCAT) de Abidjan, en Costa de Marfil, es una muestra de la efervescencia del arte contemporáneo africano. Este espacio abrió sus puertas en la antesala de la pandemia provocada por el coronavirus, por lo que se vio obligado a echar momentáneamente el cierre. Desde su reapertura en agosto no ha parado de organizar muestras y exposiciones que reflejan la viveza del arte contemporáneo realizado por africanos y afrodescendientes. 

Têtes Precieuses del artista Siriki Ky. Foto: Facebook MuCAT.

Têtes Precieuses del artista Siriki Ky. Foto: Facebook MuCAT.

Tanto es así que su última propuesta arranca este mes de julio con el título ‘¡AbidjanStreetAct, de la calle al museo!´. La exposición, que se extenderá hasta septiembre, mostrará piezas sobre arte callejero de artistas de renombre que siempre han proyectado sus creaciones artísticas sobre puentes, muros, intercambiadores y casas abandonadas de Abidjan, con el objetivo de mostrar la diversidad del arte urbano y acercar a la población a los museos, tal y como cuenta la directora de la exposición, Nathalie Meplon Varley, a la publicación Linfodrome

Localizado en el barrio de Abobo de la capital marfileña, el MuCAT es el primer museo de arte contemporáneo del país y debe su nombre al exministro de Petróleo y Energía del país, Adama Toungara. Su director artístico, Yakouba Konaté, es un escritor, crítico de arte y profesor de filosofía que siempre ha mantenido una vinculación con el mundo del arte. De hecho, en 2006 fue director de la bienal Dak’art, y poco tiempo después fue nombrado presidente de la Asociación Internacional de Críticos de Arte (AICA).

Poco antes de cerrar sus puertas debido a la situación generada por el coronavirus, el MuCAT iba a albergar una exposición de gran envergadura, bautizada con el sugerente título ‘Préstame tu sueño’. Y aunque el nombre parezca trasladarnos al mundo de lo onírico, su propuesta no puede ser más realista y fiel a la vorágine artística que vive el continente africano. Esta exposición panafricanista, que se retomó nada más reabrir el museo, se sustentaba en la pregunta de qué tipo de sueños están aterrizado en África. Una cuestión nada retórica desde donde nacen las propuestas y creaciones de treinta artistas que llegaron de la senegalesa Dakar, la marroquí Casablanca, la nigeriana Lagos o la etíope Addis Abeba, tal y como informa la publicación Art and about Africa

Al poco tiempo, el Museo Adama Toungara celebró el 64 aniversario de las artes visuales en Costa de Marfil con una exposición de cincuenta artistas marfileños. Tal y como desvela la publicación Africa Radio, esta muestra visibilizó temas como la percepción individual de la espiritualidad, el respeto por la mujer africana o la representación de máscaras de las diferentes culturas que componen Costa de Marfil. 

Escultura Las tres edades de Costa de Marfil. Foto: Facebook del director artístico del MuCAT, Yacouba Konate.

Escultura ‘Las tres edades de Costa de Marfil’. Foto: Facebook del director artístico del MuCAT, Yacouba Konate.

El MuCAT no solo ha permanecido vivo y con una agenda atractiva, sino que además luce orgullosa una de las piezas más reconocidas del legendario escultor marfileño Christian Lattier, quien, aunque se formó en París, se inspiró en la tradición africana para crear una gran parte de sus obras. Este estilo lo reflejó en Las tres edades de Costa de Marfil, donde cada figura representa una etapa de la historia de su país, en la que de izquierda a derecha se representa primero la colonización, después la independencia y, por último, una etapa de posindependencia, cuando se espera que el continente florezca a nivel económico, social y cultural. En un principio, esta figura estuvo alojada en el aeropuerto de Abidjan, después pasó al Palacio de la Cultura y más tarde a la Biblioteca Nacional, pero seguía esperando una ubicación final que encajara con sus dimensiones. Creada en 1972 y con unas dimensiones superiores a siete metros de largo y cuatro de ancho, es considerada una escultura monumental única en su género, según el Registro Internacional Memoria del Mundo de la UNESCO. Y así, en toda su grandiosidad, se puede disfrutar ahora definitivamente en el MuCAT. 

The following two tabs change content below.

Alicia Justo

Licenciada en periodismo por la Universidad Complutense y Máster en Periodismo Internacional de la UNED y Agencia EFE. Defensora de la cultura y el arte como valores transformadores de la sociedad.
1 comentario

Trackbacks y pingbacks

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *