Orígenes y descendientes, un retrato de la diversidad étnica de Guinea Ecuatorial

Por Elena García*

Artista bubi. Foto cortesía del equipo del documental Orígenes y descendientes dirigido por Pedro Mba Ndong

La cantante Nelida Karr. Foto cortesía del equipo del documental “Orígenes y descendientes” dirigido por Pedro Mba Ndong

A raíz del nombramiento del portugués como tercer idioma oficial de Guinea Ecuatorial, el país luso empieza a plantearse ampliar su presencia en el africano y añadir, a la ya existente Oficina de Comercio Exterior, la apertura de una Embajada y un Centro Cultural propios en la capital, Malabo, que vendrían a sumarse a la oferta cultural y artística que ya suministran el Centro Cultural Español, el Instituto Cultural de Expresión Francesa y el Centro Ecuatoguineano (hace tiempo escindido del Español).

Con el objetivo de colocar la primera piedra de anclaje de la cultura lusófona en Guinea Ecuatorial, así como de llevar a cabo una muestra de la enorme diversidad étnica, cultural, lingüística y social del país, la CPLP (Comunidad de Países de Lengua Portuguesa) convocó en octubre del año pasado un concurso entre todos los cineastas del mismo en el que la ACIGE (Asociación de Cinematografía de Guinea Ecuatorial) resultó elegida con un proyecto documental sobre la diversidad étnica del país: Orígenes y descendientes dirigido por Pedro Mba Ndong, presidente de la asociación.

“La idea surgió –como comenta el propio Pedro– a raíz de la pérdida de identidad y tradición culturales que se aprecian sobre todo entre los miembros más jóvenes de la población”. Guinea ha experimentado en los últimos 20 años, tras el descubrimiento de petróleo a finales de la década de los 90, un vertiginoso cambio económico y social, pasando de ser una economía eminentemente agrícola a estar inmersa de lleno en el sistema mundo capitalista como uno de los mayores productores de crudo de África. Este cambio en el modelo productivo ha venido aparejado no solo del crecimiento en infraestructuras y recursos que se observa en todo el país, sino también, –y a pesar del enorme orgullo étnico aún existente–, de una rápida perdida de todo el gran acervo cultural acumulado durante siglos y que Mba pretende visibilizar con este documental. Con el fin de paliar esa pérdida y recordar y reforzar la complejidad y diversidad del país, el joven cineasta se ha visto embarcado en este desafío que supone para él su primer gran proyecto de envergadura internacional.

Foto cortesía del equipo del documental Orígenes y descendientes dirigido por Pedro Mba Ndong

Foto cortesía del equipo del documental “Orígenes y descendientes” dirigido por Pedro Mba Ndong

Preguntado sobre lo aprendido a lo largo de la experiencia del rodaje, menciona la historia que desconocía de su propio país, así como las costumbres ancestrales y las tradiciones orales propias de las distintas etnias. Para el trato con cada una de las etnias participantes en el documental (los fang, el grupo mayoritario, los bubi, los fernandinos o criollos, los ndowe, los annoboneses y los bisios) se ha contado con la intermediación de una autoridad moral de las mismas que ha asesorado además sobre los posibles interlocutores e intervinientes. Ese trato, explica Mba, “no ha sido siempre fácil ni el interés de las distintas etnias por participar siempre el mismo, desgraciadamente”. Además para el director ha sido una enorme responsabilidad que se ha tomado con extrema seriedad, pues siente al mismo tiempo estar representando a la ACIGE como entidad y a su propio país y culturas ante la CPLP y el mundo.

Aunque los españoles desconocemos prácticamente toda nuestra historia común con el único de todos los países africanos hispanohablantes, este crisol de culturas es uno de los retos a los que se ha tenido que enfrentar el guión. Así nos lo hace notar César Ruiz de Diego, el productor español que con optimismo se ha visto embarcado en la tarea de coordinar a un equipo de seis personas, que ha rodado con los medios técnicos más actuales a lo largo de todo el territorio del país: desde la remota isla de Annobon o la paradisiaca Corisco, a la zona continental de Bata y la capital Malabo, en la isla de Bioko

Equipo en acción. Foto cortesía del equipo del documental Orígenes y descendientes dirigido por Pedro Mba Ndong

Equipo en acción. Foto cortesía del equipo del documental “Orígenes y descendientes” dirigido por Pedro Mba Ndong.

Ruiz de Diego reside en el país de forma intermitente desde 1997 y nos comenta con humor que “la verdadera experiencia sería poder grabar un documental sobre la grabación del propio documental en sí” puesto que el menor nivel de planificación y de trabajo de pre producción previos con respecto a España hace que la chispa de la improvisación africana regale al equipo “momentos inolvidables e instantes ricos en experiencias irrepetibles”

Rodado exclusivamente en lenguas locales para ser posteriormente subtitulado al portugués, habrá que esperar hasta comienzos del año que viene para que Orígenes y descendientes haga su estreno de forma oficial y empiece a ser distribuido, en principio, exclusivamente por canales y medios de países de habla lusófona. Ojalá que con el tiempo pueda serlo también en España, país que comparte con Guinea Ecuatorial una amplia y compleja historia común que este documental ayudará a visibilizar.

* Elena García es Licenciada en Filosofía y Antropología Cultural y Social por la UCM, Máster en Cooperación y Postgrado en Género, ha colaborado con diversas ONG’s y residido en Senegal y Guinea Ecuatorial durante los dos últimos años.

The following two tabs change content below.
Wiriko
Wiriko nació en 2012 como asociación cultural para la divulgación y promoción de las artes y culturas africanas. Wiriko.org, su principal proyecto, es el primer Magacín 100% dedicado a las Artes y las Culturas Africanas del Sur del Sáhara en lengua castellana. Una ventana para dar a conocer las realidades culturales contemporáneas de África y una plataforma para acabar con su desconocimiento y estereotipos. Como herramienta colaborativa para la interconexión y la cooperación cultural, impulsa un África muy distinta a la de los cuatro jinetes del Apocalipsis (guerra, hambre, pobreza y destrucción), y fomenta una visión más realista de lo que se produce, a día de hoy, en el continente africano.
1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *