Arte descentralizado y afrodescendiente

Una generación de afrodescendientes que luchan por hacer oír sus voces y hacerse un lugar en el mundo del arte. Paseo por la música, el teatro y la radio creados en Banyoles (Girona)

* Por Maria Bouabdellah Shaimi

 

A menudo, cuando hablamos de arte, y especialmente de artistas afrodescendientes, pecamos de ser demasiado centralistas y nos fijamos en los proyectos que se crean en grandes ciudades como Barcelona. Y en cierta forma, es verdad que gran parte de los artistas desarrollan sus obras en la capital catalana, pero si hacemos el esfuerzo de abrir la mirada nos damos cuenta de que la escena artística afrodescendiente en las ciudades pequeñas y pueblos de Catalunya es una realidad cada vez más vibrante, más rica, más nutrida de matices y de orígenes diversos.

Creadores que a través del teatro, la música o la radio luchan por hacerse escuchar alejándose de los prejuicios y denunciando el racismo. A caballo entre las culturas africanas, en todas sus diversidades, y la cultura local.

La intención de este artículo es hacer una radiografía de la escena artística afrodescendiente en Girona y, concretamente, en Banyoles. Una pequeña ciudad donde conviven más de 70 nacionalidades y en la que los colectivos de origen africano destacan. Según el Padrón Municipal del 2019 las nacionalidades de los países africanos más presentes son: Marruecos, Gàmbia, Senegal, Mauritania y Mali.

Daura Mangara

Necesito que me escuche algún negro pequeño, que vigile con las palabras que aún no ha dicho”. Así empieza el estribillo de la canción Negre Petit de Daura Mangara.


Daura Mangara es un joven afrobanyolí y una de las promesas del rap en catalán.

Unos episodios de alcohol, drogas, peleas y varios antecedentes penales llevaron a Mangara al centro penitenciario Puig de les Basses donde el cantante supo encontrar en el rap y en las palabras un refugio para poder canalizar la violencia y el racismo que denuncia en sus letras.

En diciembre de 2020 publicó su primer disco, Poesia per Bandits. “Es un resumen de múltiples etapas oscuras entre las que está el paso por la cárcel, la nostalgia y algunas reflexiones”, explica el artista.

Mangara usa el arte para expresarse, pero con tan solo escuchar sus canciones vemos que detrás hay una clara intención de romper muros y de ser el referente que él “no pudo tener”.

El cantante vincula el arte y el activismo definiéndose como “artistictivista”. Y no solo “combate el racismo” mediante sus canciones sino que también forma parte del Moviment Afrobanyolí Social (MAS), una asociación antirracista que trabaja para la cohesión de la sociedad y como puente entre culturas. Para el artista “el movimiento es un sitio de reflexión y protección donde puedo compartir inquietudes.”

MAS Enllà

Miembros de MAS Enllà recogiendo el galardón a la Inclusión en los Premios Radio Asociación

Diversidad, antirracismo y cohesión. Son las tres palabras que definen este proyecto radiofónico del Moviment Afrobanyolí Social titulado MAS Enllà.  Es un programa de radio que aproxima “la percepción de los afrobanyolins sobre el mundo y la cultura africana”.

Empezaron el programa el año 2019, gracias a una propuesta que les hicieron desde Radio Banyoles. En él opinan sobre la actualidad, invitan artistas y activistas locales, explican anécdotas, denuncian discriminaciones, charlan por los codos y reflexionan, reflexionan mucho. Y todo esto lo hacen sin rodeos ni ambigüedades, revolucionando el panorama local y aprovechando el micrófono que tienen delante. “Nos hacía mucha ilusión tener un espacio como este en los medios de nuestro pueblo” explica Assa Macalou, miembro del MAS. “El programa eclipsa los tres objetivos que nos propusimos al crear la entidad: unir los jóvenes afrodescendientes, empoderarnos y mostrarnos como una parte positiva del pueblo”, añade Macalou.

A parte del programa de radio, a lo largo del año el MAS organiza diferentes actividades dirigidas a la población como por ejemplo la Fiesta Cultural donde invitan a artistas de la comarca y se crea una especie de catarsis colectiva y liberadora. “Aprovechamos mucho la influencia africana que tenemos porque nos da diferentes formas de ver la vida y el arte. Lo ponemos mucho en valor.”, relata Assa Macalou. 

The Dreamers

Actuación de The Dreamers en el Festival FITT. Fotografía cedida por Hatim Coucou.

Yamna Amer, Hatim Cocou, Ismael Jaber y Driss Rasem son jóvenes que han migrado solos sin ningún referente familiar y a la vez los actores y protagonistas de The Dreamers, un proyecto teatral creado por la Associació Art-Crea y Girona Acull y dirigido por la artista visual y educadora artística Raquel Moron.

Se presenta como una instalación-recorrido vivencial donde el público es invitado a entrar a una de las casas creadas por los jóvenes. Dentro, cada uno de ellos narra su historia: su infancia, su trayecto migratorio y su presente. Comparten generosamente con el público sus luchas, sus miedos, sus ilusiones y sus esperanzas.

“El objetivo es transformar la imagen que hay sobre los jóvenes que hemos migrado solos. No somos delincuentes, somos personas que tenemos inquietudes, propuestas y ganas de desarrollar proyectos”, explica Driss Rasem, miembro de The Dreamers. Este joven actor y humorista que llegó a Girona en octubre de 2018 ya había participado en obras de teatro, festivales y stand-ups en su país de origen, Marruecos. “Tenía muy claro que quería seguir haciendo monólogos y obras de teatro porque es una herramienta de transformación y porque es la única forma que tengo de poder contar mis historias y las de las personas que me rodean”, destaca Rasem.

Este proyecto que se gestó hace más de dos años en el Centre Cívic del Barri Vell de Girona, ha recorrido diferentes escenarios como el del Festival Internacional de Teatre de Tarragona, el 10 sentidos de València o el festival Inund’Art, de Girona, entre muchos otros.

Babaflow

Empezó a rapear con tan solo 15 años gracias a que “unos buenos amigos lo animaron”. En los beats y las rimas encontró un “espacio espontáneo de seguridad y familiaridad”. En sus canciones habla de él y de sus historias, “pero no solo eso, también intento que mi música sea reivindicativa”, dice el cantante.

Se inspira en el rap estadounidense y canta en catalán y castellano combinando el rap y el afrotrap, pero insiste en que “el rap no es solo violencia y drogas. Creo que el mensaje es importante, por eso canto por la paz. Contra la guerra y la pobreza que se vive aquí y en nuestras tierras”.

El artista lucha por hacerse un lugar en el mundo de la música y lo hace pisando fuerte. Ya ha actuado en grandes salas y festivales del país como por ejemplo la Sala Apolo y el festival (a)phònica.

“Que nadie os diga lo que podéis hacer”

Assa Macalou, miembro del MAS y locutora de radio, anima a las próximas generaciones de afrodescendientes a “poner en valor quién son. Que nadie os diga lo que podéis hacer o que os ponga en duda.”

En la misma línea se expresa Driss Rasem, actor en el proyecto The Dreamers “Sé que no es fácil, será difícil y tendréis que batallar para ocupar espacios que os harán creer que no os pertenecen pero luchad para tirar adelante con vuestras ideas.”

Y es que el denominador común entre todos estos artistas es la lucha contra la discriminación, entendiendo el arte como una herramienta de transformación social que les permite batallar por un mundo mejor des de los escenarios y los estudios.


Maria Bouabdellah Shaimi (Banyoles, 2002) es comunicadora, miembro de Canal Malaia y estudiante de Periodismo. Ha trabajado en el equipo de Mood Z (TV3) y como colaboradora en AdolescentsiCat. Ha moderado algunas charlas para entidades como la Fede.cat, la Fira Literal o el Consell Nacional de la Joventut de Catalunya.

Este artículo ha sido publicado con el patrocinio de:

The following two tabs change content below.
Wiriko nació en 2012 como asociación cultural para la divulgación y promoción de las artes y culturas africanas. Wiriko.org, su principal proyecto, es el primer Magacín 100% dedicado a las Artes y las Culturas Africanas del Sur del Sáhara en lengua castellana. Una ventana para dar a conocer las realidades culturales contemporáneas de África y una plataforma para acabar con su desconocimiento y estereotipos. Como herramienta colaborativa para la interconexión y la cooperación cultural, impulsa un África muy distinta a la de los cuatro jinetes del Apocalipsis (guerra, hambre, pobreza y destrucción), y fomenta una visión más realista de lo que se produce, a día de hoy, en el continente africano.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *