Kabbo Ka Muwala: mirando la migración a través del arte

Tres países, veinte artistas visuales, ensayistas, talleres, coloquios y aun poesía. Es difícil resumir qué es Kabbo Ka Muwala – The Girl’s Basket, pero ese podría ser un intento. Tenemos ante nosotros una propuesta que equipara las conclusiones extraídas del arte con el peso de las sesudas reflexiones sobre los fenómenos sociales; un evento transnacional e interdisciplinar que piensa el hecho migratorio con lenguajes no solamente académicos o científicos. Kabbo Ka Muwala – The Girl’s Basket es una exploración artística de las perspectivas que adoptamos para comprender la migración en y desde el sur y el este de África y creada en su mayor parte por arti

stas oriundos de estas regiones. Sin limitarse al despliegue visual (que de por sí implica foto, vídeo, audio y técnicas mixtas) este evento propone reflexiones alternativas a las que habitualmente se manejan para entender los éxodos masivos con rumbo al “Norte”. Inició su periplo en Harare (Zimbabwe), acaba de inaugurarse en Kampala (Uganda) y hacia final de año podrá visitarse en Bremen (Alemania).

Gerald Machona, Vabvakure (People from far away) [videostill].

© Gerald Machona. “Vabvakure (People from far away)” [videostill].

Un vistazo al catálogo de la exposición (el cual se puede adquirir en Revolver Publishing) es suficiente para constatar que se dedica tanto espacio a los trabajos gráficos como a ensayos en los que se reflexiona, por citar someramente, sobre las implicaciones del tratamiento artístico de este fenómeno, sobre la feminidad y la migración de la mujeres zimbabweñas, los refugiados y los asentamientos en Uganda o las esperanzas y peligros de la migración. Es harto difícil mostrar aquí todas las propuestas, no sólo por su cantidad y heterogeneidad sino también porque muchas se apoyan en medios audiovisuales, exigen interacción y adquieren sentido pleno en el contexto de la exposición.

Photographic process, C-Print on Fabriano 100% cotton paper, courtesy of the artist.

Cubierta del catálogo con la obra de Berry Bickle “Makokoba”.

Este nutrido evento toma su título de una expresión en luganda, idioma predominante en el centro de Uganda pero también comprensible en swahili y en todo el este subsahariano del continente. Hace referencia a una tradición premarital que consiste en que la novia ha de llevar, tanto a su nueva familia como a su familia de origen, una cesta cargada de regalos como símbolo de prosperidad. Metafóricamente, la cesta representa las esperanzas y la bonanza, pero también las frustraciones y el desengaño que son parte indisoluble de todos los fenómenos migratorios. Además, como añadido, deja ver las repercusiones que los movimientos de población tienen sobre el género.

Cada exposición se complementa con exhibiciones puntuales centradas en la región donde se celebra y con un programa que impulsa el diálogo transnacional entre artistas emergentes, activistas, organizaciones locales y centros educativos (desde colegios hasta universidades). A diferencia del enfoque habitual de esta temática (centrado con frecuencia en el tránsito) los trabajos aquí expuestos meditan sobre aspectos menos visibilizados: las iniciativas de los migrantes en espacios ajenos y desconocidos, las formas de cohabitación a nivel local y los procesos socio-políticos tendentes a la violencia y la xenofobia.

Kabbo Ka Muwala – The Girl’s Basket es posible gracias a la asociación de instituciones tanto alemanas como africanas: está financiado por TURN fund, fundación cultural alemana que apoya proyectos de intercambio artístico entre los países africanos y Alemania; el European Master Migration and Intercultural Relations (EMMIR) y el Centre for Interdisciplinary Research on Women and Gender (ZFG), ambos de la Universidad Carl von Ossietzky de Oldenburg, Alemania; la National Gallery of Zimbabwe en Harare; la asociación Makerere Art Gallery / Institute of Heritage Conservation and Restoration en Kampala, Uganda; y la Municipal Art Gallery de Bremen, Alemania. De igual modo, africanos y europeos son también sus comisarios: Raphael Chikukwe, Katrin Peters-Klaphake, Ingmar Lähnemann y Anna Kućma (también directora creativa del Uganda Press Photo Award, sobre el que ya hablamos aquí).

Patrick Kwambi Kabeya, poeta congoleño refugiado en Tongogara, Zimbabwe, recita en la inauguración en Harare. Fotografía de Kwenda Kumbirayi.

Patrick Kwambi Kabeya, poeta congoleño refugiado en Tongogara (Zimbabwe), recita en la inauguración en Harare. Fotografía de Kwenda Kumbirayi.

La nómina de artistas que participan en Kaboo ka Muwala – The Girl’s Basket es amplísima: veinte creadores en gran parte africanos, arriesgados, experimentales y que demuestran carecer de los prejuicios que a menudo se tienen sobre la transversalidad en las artes visuales.

Las coordenadas para el planteamiento que nos ofrece Kaboo ka Muwala son la movilidad en, desde y hacia África del este y del sur. Pero decíamos al principio que la perspectiva de Kabbo ka Muwala no es académica en sentido estricto: no es un análisis etnográfico ni una reflexión socio-histórica sobre la migración. Esto comporta que la exposición no se arroga la convicción de ser el mejor o el único medio para interpretar el fenómeno, sino que abre camino a diferentes vías de comprensión desarrolladas por expertos, artistas y activistas conscientes de que nos movemos en una época de límites difusos, sentimientos de pertenencia ambiguos y cambios globales. Motivados por este afán de indagación, los organizadores han fundamentado este evento sobre tres puntos de partida:

– La migración entendida como flujo continuo

Pues todo movimiento migratorio conlleva iniciativa, empuje, esperanza pero también exilio, violencia y xenofobia. Con este criterio se remarca que la complejidad de este hecho social excede las categorías que intentan simplificar la migración y que funcionan, habitualmente, como dicotomías: legal/ilegal, voluntario/forzado, temporal/permanente, etc. Dicha concepción se propone también como una oposición a la arbitrariedad con la que las instituciones a menudo entienden la migración, habida cuenta de cómo intentan encajarla en estructuras sociales de por sí rígidas. Las propuestas de los artistas Victor Mutelekesha y Miriam Syowia Kyambi toman esta línea.

Victor Mutelekesha, "Not yet There". Escultura y videoinstalación.

Victor Mutelekesha, “Not yet There”. Escultura y videoinstalación.

– Las experiencias en la diáspora

Ya que muchos de los participantes crean desde su experiencia como migrantes. La Sudáfrica de después del apartheid sigue siendo un lugar fértil en cuanto a creación artística: los artistas deben conjugar migración, alienación y xenofobia. Esto podemos verlo tanto en autores sudafricanos (Jodi Bieber) como en aquellos que conocen de primera mano la migración o en aquellos otros que han regresado a su lugar de origen (Mimi Cherono Ng’ok). Por otro lado, artistas como Kiluanji Kia Henda tratan con ironía a los migrantes que alcanzan los países europeos, lugares considerados “civilizados” por el canon social. Yendo más allá de las fronteras intra-africanas, Emma Wolukau Wanabwa combina fotografía, vídeo y texto para exponer la historia de los miles de polacos que se asentaron en Uganda entre 1942 y 1952.

Jodi Bieber, "Operation Crackdown", Hillbrow, Johannesburg. Serie "Going Home - Illegality & Repatriation"

Jodi Bieber, “Operation Crackdown”, Hillbrow, Johannesburg. Serie “Going Home – Illegality & Repatriation”

– La ética y la estética que nace del contacto fronterizo constante

La permeabilidad de las fronteras dentro de África y la movilidad constante crean posturas políticas, militares y también, como consecuencia, dilemas éticos. Tales dilemas éticos suscitan, a su vez, posiciones estéticas y distintas formas de acercarse a los problemas desde la perspectiva artística. La intervención de Thenjiwe Nkosi y Meza Weza (creadores de The Border Farm Project) aborda los conflictos fronterizos entre Zimbabwe y Sudáfrica.

Como proyectos colectivos que forman parte de este evento hemos de mencionar a NavikArt, proyecto creado en 2014 y radicado en el campo de refugiados de Nakivale, en el sudoeste de Uganda. En estos dos años intenta ayudar a los jóvenes a encontrar una vía de desarrollo mediante la expresión artística.

Katrin Peters-Klaphake y Raphael Chikukwa muestran la exposición a la prensa. A la derecha, la instalación de Immy Mali; al fondo, una fotografía de Miriam Syowia Kyambi. Kampala, Uganda.

Katrin Peters-Klaphake y Raphael Chikukwa muestran la exposición a la prensa. A la derecha, la instalación de Immy Mali; al fondo, una fotografía de Miriam Syowia Kyambi. Kampala, Uganda.

Kabbo ka Muwala – The Girl’s Basket ya ha pasado por la National Gallery of Zimbabwe, en Harare; desde el 14 de abril hasta el 12 de junio puede visitarse en la Makerere Art Gallery en Kampala, Uganda (ved aquí parte del evento en vivo); y desde el 24 de septiembre hasta el 11 de diciembre se exhibirá en la Städische Galerie de Bremen, Alemania. El evento puede seguirse por las redes sociales:

Facebook: Kabbo Ka Muwala Exhibition Walkout

Twitter: #KabboKaMuwala

The following two tabs change content below.
Jaime Fernández Gianzo

Jaime Fernández Gianzo

Jaime Fernández Gianzo

Latest posts by Jaime Fernández Gianzo (see all)

1 comentario

Trackbacks y pingbacks

  1. […] Kabbo Ka Muwala: mirando la migración a través del arte by Jaime Fernández Gianzo, Wiriko, 29 April 2016 […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.