Lesotho estrena su primera película

Cartel de la película 'El reino olvidado' de Andrew Mudge.

Cartel de la película ‘El reino olvidado’ de Andrew Mudge.

La ceguera inocente o intencionada con Lesotho provoca que las escasa noticias que nos llegan desde uno de los países más pequeños del continente africano se escriban en versalitas, en rojo y en mayúsculas. El 7 de abril el diario The Guardian alertaba sobre el peligro de que uno de los hospitales más importantes de la capital, Maseru, con financiación pública y privada podía quebrar. La cabecera inglesa subrayaba que el 51% del presupuesto en salud del país se gasta en pagos al consorcio privado dirigido por Netcare con sede en Sudáfrica y el mayor proveedor de atención médica privada en el Reino Unido.

Los lazos coloniales siguen sin romperse. Por este motivo, y desde este atril sobre cine y audiovisuales que ofrece Wiriko, estamos en deuda. El séptimo arte es un espacio cultural específico que sirve de escenario de representación de las dinámicas políticas, donde se configuran imaginarios y donde se interpretan los conflictos. La imagen puede penetrar conciencias volando muy lejos y como decía Benjamin: “La naturaleza que habla a la cámara no es la misma que le habla al ojo”. La tarea de forzarnos a cambiar la percepción es ardua pero aquí os dejamos una noticia que camina en esta dirección y nos muestra ese otro país desde un prisma rico y heterogéneo. Porque Lesotho lo tiene a pesar de Netcare. A pesar de los pesares.

El pasado 4 de abril se estrenaba en Maseru El Reino Olvidado (2014) del director Andrew Mudge, la primera película del país y con el idioma sesotho como principal herramienta de diálogo. Sí, has leído bien: el primer largometraje de Lesotho, país enclavado en Sudáfrica, y que en su primer fin de semana desbancaba de las carteleras a dos trabajos comerciales bajo la impronta hollywoodiense de guión poco elaborado y numerosos efectos especiales como Capitán América y Noé, ambas estrenadas en lo que va de año.

El lugar del estreno tiene también miga, en los Ster-Kinekor, el operador de cine más grande de Sudáfrica con más de 50 salas en este país, según informaba el año pasado la revista Business Report. Quizás, una pista de que será una película que circulará además en Zimbabue, Zambia y Namibia. De momento. Eso sí, el equipo apuesta a caballo vencedor con Chris Roland como productor ejecutivo, y veterano en películas como Hotel Ruanda (2004) o Darfur (2009) o en series como Charlie Jade o The shores.

El Reino Olvidado (The forgotten kingdom) es un poderoso drama acerca de un joven llamado Atang Mokoenya (interpretado por Zenzo Ngqobe) que regresa a su tierra natal en Lesotho para sepultar a su padre. Después de haber vivido casi toda su vida en Johanesburgo, Atang ha perdido el contacto con su cultura y la noción de quién es en realidad; un viaje en el que se verá arrastrado por la belleza mística de Lesotho y donde conectará con su amiga de la infancia, Dineo, de quien se enamora. Pero ganar la aprobación de su padre, ha demostrado ser una tarea muy difícil…

Zenzo y Lebohang en un fotograma de la película. Fuente: http://forgottenkingdomthemovie.com

Zenzo y Lebohang en un fotograma de la película. Fuente: http://forgottenkingdomthemovie.com

El retrato de Atang no está basado en hechos reales, más bien en una serie de historias que el director Andrew Mudge escuchó durante sus dos años en el país: jóvenes que abandonan el hogar en busca de trabajo en la ciudad. Una dinámica que se repite sobre todo desde la última década debido al fuerte crecimiento económico de las capitales del continente y que va de la mano de las grandes oportunidades de empleo que surgen en las urbes así como al nacimiento de una clase media con poder adquisitivo. Sin embargo, y al mismo tiempo, los asentamientos informales con situaciones de miseria en las ciudades se han multiplicado por el perfil de numerosas familias que buscan y esperan una mejor vida.

Como explica su director: “Estaba intrigado por esta idea: un hombre joven enojado que crece en la ciudad y que no encuentra su lugar tiene que afrontar el deber de traer a su padre de vuelta a casa”, comenta Mudge. El guión no deja de ahondar en la búsqueda personal del protagonista, en el yo más alejado de las raíces de la tierra. Por este motivo, la película recuerda a trabajos como:  Walkabout (1971) de Nicolas Roeg, en el que dos niños vagan por el desierto australiano, abandonados a su suerte, tras haberse suicidado su padre; a Hombres armados (1997) de John Sayles, en el que el Dr. Fuentes, interpretado por un excelente Federico Luppi, se encuentra en busca de su legado: siete estudiantes de medicina que entrenó para trabajar en villas nativas paupérrimas; o a la película de culto del director estadounidense David Lynch, Una historia verdadera (1999) en la que un anciano que vive en Iowa con una hija discapacitada decide visitar a su hermano, que ha sufrido un infarto y se encuentra a 500 kilómetros, en el único medio de transporte del que dispone: una máquina cortacésped.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El Reino Olvidado es una road movie emocional, el viaje de un hombre, Atang, que sin querer experimenta una transformación en su vida cuando regresa a un lugar que hacía tiempo optó por olvidar. Un trabajo que se rodó en 55 días a lo largo de dos temporadas con un plan de producción “lleno de dificultades, debido a la falta de infraestructuras que hay en Lesotho. Pero a pesar de la escasez de recursos, el equipo pequeño, compuesto en su mayoría por gente local, nos ayudaron mucho”, explica el director.

La película ha sido nominada a nueve premios en la Acdemia de Cine Africana incluyendo Mejor Película, Mejor Director, Mejor Ópera Prima, Mejor Actor (Zenzo Ngqobe) y mejor fotografía. El pequeño Lebohang Ntsane también ha recibido una nominación como Mejor Actor Infantil por su excelente interpretación como joven huérfano. Lebohang fue elegido entre más de 700 jóvenes actores aspirantes en Lesotho. Mañana viernes 11 de abril, El Reino Olvidado se estrenará a nivel nacional en Sudáfrica. Que disfruten el tráiler…

 

The following two tabs change content below.
Sebastian Ruiz
Licenciado en Periodismo (US), Máster en Relaciones Internacionales (UCM), Máster euroafricano en Ciencias Sociales del Desarrollo: Culturas y Desarrollo en África (URV) y Doctorando en Comunicación en África Subsahariana (US). Su campo de investigación se centra en la comunicación, la implicación de los BRICS en los mass media, y en el cine y el audiovisual. Ha realizado documentales en España, Cuba, Senegal, Kenia y Tanzania. Responsable de las áreas de Formación y de Comunicación y coordinador de la sección de Cine y Audiovisuales del Magacín. (Nairobi, Kenia). Contacto: [email protected]
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *