‘Softie’ o la intensa vida interior del activismo keniano

La ciudad que un día fue el nodo logístico más importante del Imperio Británico en África Oriental crece altiva, adueñándose de las tierras masai de un cada vez más escaso parque natural. En poco más de un siglo, Nairobi ha pasado de ser un pequeño enclave para el expolio colonial en África del Este a una de las capitales financieras más importantes y geoestratégicamente mejor posicionadas del continente. Representando la opulencia de una clase adinerada, dueña y señora de las millonarias facturaciones derivadas del té negro, el café o las flores.

La urbe simboliza, además, un sistema corrupto y generador de desigualdades endémicas heredado generación tras generación desde hace más de un siglo; inequidad que empuja a un 60% de su población a la vida en los márgenes. Y es en ellos, en el extrarradio, donde nacen semillas de cambio que aspiran a combatir las raíces de la injusticia y la corrupción más arraigadas.

Una de las más esperanzadoras, sin duda, es la que nace del corazón del colectivo Pawa254 y de sus principales instigadores, el fotoperiodista Boniface Mwangi y su esposa Njeri —una de sus cofundadoras y activistas más comprometidas—, que en la última década han contribuido a sostener e impulsar una nueva generación de artistas políticamente implicados que, con talento y valentía, sueñan con un futuro mejor. Este sueño, lleno de crepúsculos, es retratado de forma íntima y humana en el documental Softie. La cinta ha entrado en la lista de posibles nominaciones a los Premios Oscar, en la categoría de documental. Actualmente, Softie está disponible en Vimeo, MyMovies.Africa y en VumiCentral, aunque no en los cines españoles.

Este artículo ha sido posible gracias a un acuerdo de colaboración entre Wiriko y Planeta Futuro (El País). Para seguir leyendo, pincha aquí.

The following two tabs change content below.
Investiga y escribe sobre ciudades africanas, derechos humanos y música. Le mueve la creatividad con la que construye futuro la juventud africana en contextos urbanos, especialmente en África del Este. Sus campos de trabajo son el periodismo escrito y radiofónico, la investigación o la gestión cultural. Cofundadora de Wiriko y coordinadora de Seres Urbanos (EL PAÍS), actúa como consultora independiente para entidades del tercer sector y actualmente, es Técnica de Cooperación Internacional en el Ayuntamiento de Girona. Licenciada en Filosofía (UB), posgraduada en Estudios Africanos y Desarrollo (UPF) y máster en Culturas y Desarrollo en África Subsahariana (URV).
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *