Redes digitales para la difusión de las artes somalíes

La diáspora somalí se encuentra repartida en varios puntos del planeta. Desde el recrudecimiento de la guerra civil de Somalia en 1991, miles de personas tuvieron que huir del país para encontrar refugio en otras regiones. Muchos de ellos acabaron en países del Cuerno de África como Kenia, Etiopía o Yibuti, pero otros iniciaron una nueva vida en países alejados como Estados Unidos, Canadá, Australia, Reino Unido y países nórdicos como Suecia y Dinamarca. De este modo, se originó una nueva realidad somalí lejos del Cuerno de África. A contrario de lo que suele pensarse, la diáspora sigue manteniendo sus lazos con Somalia, hecho que se ha visto facilitado por el uso de internet. Numerosas web, blogs y redes sociales han servido para mantener un vínculo y difundir las artes y las culturas somalíes, facilitando su acceso y convirtiéndose en un exponente más de las culturas globales.

Varios artistas somalíes han logrado convertirse en los referentes de la cultura nacional. Escritores clásicos como Nuruddin Farah llevan décadas contando con sus novelas las realidades de lo que ocurre en Somalia, como en Huesos Cruzados. También Nadifah Mohamed que, desde Londres, ha publicado varios libros sobre historias locales y de la diáspora, como en Black Mamba Boy o en The Orchard of Lost Souls. Al margen de la novela, las poetisas y poetas somalíes de la diáspora se han convertido en el principal exponente y han logrado difundir sus versos a escala global. Además de la archiconocida Warsan Shire, otros nombres como Hamdi Khalif, Mohamed Mohamed o Hani Abdile empiezan a resonar con fuerza. También Faisal Salah, músico y poeta de la diáspora, lleva varios años difundiendo su música por todo el globo. Además, el cine somalí ha encontrado un hueco en la diáspora de Estados Unidos, bajo el nombre de Somaliwood (en clara referencia a Hollywood) varios cineastas como Abdisalam Aato y Abdi Malik Isak llevan varios años difundiendo su propia visión del séptimo arte. 

Mohamed Mohamed, fotograma obtenido del video de Free Word: https://www.youtube.com/watch?v=dsRkoUGoEs8

Además del factor clave que estos autores representan en la creación artística, todos ellos forman parte de una generación joven que utilizan las redes sociales y otras plataformas no sólo para difundir, sino también para interactuar con el resto de la población somalí, generando redes de participación y ampliando la difusión de estas artes, que ya forman parte de la globalidad. Por ejemplo, Asha Lul participó varios años en la televisión británica con un programa sobre diáspora. Su canal de Youtube, donde recita varios de sus poemas, tiene casi 37.000 seguidores. Pero, al margen de las redes de los artistas, en la última década han aflorado numerosos espacios dedicados a las artes y a la cultura somalí.

The Nation of Poets, por ejemplo, es un foro abierto sobre poesía somalí fundado en 2007 por Halima Ahmed. Además de recopilar la poesía escrita y oral de los poetas somalíes, el objetivo de la plataforma es que “los somalíes que se encuentran en el país y en el extranjero puedan compartir su trabajo con sus compañeros, a la vez que construyen una sólida red de personas con ideas afines”. Es decir, el foro funciona también como una plataforma para aquellos poetas y poetisas que quieran darse a conocer, además de reconocer el trabajo de poetas ya consolidados. Aunque esta página lleva varios años en horas bajas, guarda una enorme cantidad de información y de poemas disponibles para aquellas personas que tengan interés.

También existen otras plataformas, como Somalia Online, que se ha convertido en el principal foro de discusión sobre asuntos somalíes. Los temas son de lo más variado, desde temas de actualidad como el Covid-19 hasta historia, pasando por política exterior, economía, sociedad, cultura, fútbol e incluso drogas. Por ejemplo, en algunos hilos se añaden imágenes sobre el boom urbanístico que está viviendo Mogadishu en los últimos años, en otros se discute sobre qué son las tradiciones somalíes, qué ha ocurrido con la cultura somalí o sobre la presencia de Ibn Battuta, el viajero y escritor árabe, en Mogadishu hace varios siglos. En esa misma línea funcionan otros espacios como Somali Forum, que se lanzó con la idea de generar un ambiente propicio para la conversación y el intercambio de opiniones.

Por otro lado, varias organizaciones utilizan las redes para acabar con los estereotipos a los que la sociedad somalí se ve siempre vinculados como la guerra, el hambre y el terrorismo. Así, Artch Somalia, un proyecto impulsado por el cineasta Abdisalam Aato, se define como una organización que busca impulsar la creatividad de los somalíes y acabar con los estereotipos, especialmente a través de material audiovisual, como se puede ver en el video Extremely Together, sobre la juventud que lucha por la paz. Además, también defiende la protección del patrimonio de Somalia, como en este video en el que se advierte de la necesidad de rehabilitar la ciudad de Barawe antes de que desaparezca.

Sin embargo, los lazos no se crean y mantienen solo en internet, sino que los certámenes, reuniones y jornadas presenciales eran muy comunes, al menos hasta la llegada de la Covid-19. Los certámenes literarios, las ferias del libro organizadas en Mogadishu y Hargeisha, así como en Londres, museos sobre la cultura somalí como el de Minesota que tiene una colección de más de 700 piezas y se dedica a difundir la cultura somalí a través de diversas actividades, conforman otra parte de los espacios de encuentro para la comunidad somalí tanto de la diáspora como de Somalia. Igualmente, Somaal House of Art, es un espacio de encuentro y creación de arte contemporáneo somalí que tiene entre sus objetivos “normalizar la posibilidad de desarrollar una carrera en artes visuales para los jóvenes somalíes”, “fomentar una política que impulse las artes visuales”, “crear oportunidades para que los somalíes produzcan y expongan sus obras” y “ofrecer modelos de conducta a los jóvenes artistas”. Para lograr sus objetivos, además de utilizar el espacio físico, utilizan redes sociales como Twitter, Instagram o Facebook no solo como un medio para la difusión de sus actividades, sino como una herramienta para reforzar los lazos comunitarios en torno a una cultura común.

Imagen de Soomaal House of Art

Igualmente, el encuentro celebrado en Nairobi en 2019 durante la semana del patrimonio somalí es muy buen ejemplo de estos encuentros en los que figuras destacadas como Ildle Yare, músico y actor somalí; Abwaan Said Nuur Gure, destacado poeta, dramaturgo y actor somalí; Nasra Yusuf Ahmed, primera mujer comediante somalí; y Agoro Adhiambo, poeta, artista de la palabra hablada, escritora y bloguera, debatieron temas como la libertad artística, las industrias creativas somalíes y el acceso de las mujeres a este sector. Estos encuentros se difunden muy activamente en redes, especialmente en Twitter, iniciando nuevos debates que incluso llegan a replantearse la identidad somalí.

The following two tabs change content below.

Pablo Arconada Ledesma

Licenciado en Historia (UVa) y Máster en Relaciones Internacionales y Estudios Africanos (UAM) Actualmente está realizando su doctorado en la Universidad de Valladolid, en el que analiza el papel de la Unión Europea en Somalia. Además, completa su formación estudiando un Grado en Antropología Social y Cultural (UNED) Trata de comprender (y explicar) el lugar que África ocupa en el mundo.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.