Helen Nzete: “Mi arte funciona como un instrumento activista”

 

Helen Nzete es activista y artista visual de Nigeria. Con una larga trayectoria en escultura y pintura, ha ganado recientemente la edición 2021 del Concurso de Artes Visuales para la promoción de jóvenes artistas locales de la Embajada de España en Abuja. Gracias a su trabajo «Portal», que expresa el contacto visual, lo que se esconde detrás de los ojos y los bancos de imágenes que se genera con lo que vemos, Nzete asistió a la Feria Internacional de Arte Contemporáneo de Madrid (ARCO) que se celebró los días 23-27 de febrero. Su trabajo se centra en la mezcla de pinturas influenciada por su trayectoria como escultora. En sus obras suele utilizar objetos cotidianos que entremezclan elementos de la naturaleza, de las emociones, la espiritualidad y la rebelión. Como activista, utiliza su arte para enfrentarse a los problemas que rodean a la sociedad.

 

Portal, Helen Nzete

 

Pablo Arconada: ¿Cómo describirías tu trayectoria artística actual?

Helen Nzete: Actualmente me encuentro en un momento en el que tengo más oportunidades y es más fácil acceder a recursos para desarrollar mi carrera. Esto es esencial como artista ya que me permite ampliar el conocimiento sobre mi gente y mi cultura a través del arte.

 

P.A.: ¿Qué objetivo tienen tus obras? ¿A quién van dirigidas?

H.N.: Me gusta definirme como activista, especialmente en lo relativo a las mujeres. En Nigeria no hemos alcanzado aún la plena igualdad. Como artista esto es clave: mi arte es mi voz y con ella puedo denunciar la situación que se vive en mi país. Mis obras se dirigen a las mujeres y a los niños.

 

P.A.: ¿Y cómo crees que puede ayudar tu arte a estos grupos? ¿Qué impacto tiene en la sociedad?

H.N.: Básicamente los cambios no ocurren de la noche a la mañana. Tienen que empezar con una conversación. Eso es por lo que creo mi arte. Cuando la gente va a una exhibición reflexiona y habla. Además de los espectadores, los medios de comunicación y diferentes organizaciones también tienen un papel fundamental en la difusión de ese impacto.

 

P.A.: ¿Crees que el arte puede servir como herramienta activista? ¿Cómo se transmite el activismo a través de tus obras?

H.N.: Para que sirva como ejemplo, yo soy parte del movimiento Me Too, pero en el caso de Nigeria. A través de mis obras cuento también mis experiencias personales. Así es como mi arte funciona como un instrumento activista. Cuento también las historias de otras personas. Mi obra Me Too se centra, por ejemplo, en el caso del abuso a menores. Una situación especialmente compleja, ya que son los parientes más cercanos los que abusan de las niñas. Nada ocurre. Las familias lo ocultan y les obligan a seguir conviviendo. Estas historias deben contarse y deben abordarse socialmente. El arte puede funcionar como terapia.

 

                                                                      Me Too, Helen Nzete (2019)

 

P.A.: ¿Te afecta la situación actual de Nigeria en tu trabajo?

H.N.: Definitivamente la situación política y económica tiene una repercusión. El principal problema de Nigeria es que hay un abismo entre ricos y pobres, no existe una clase media. Esto también me afecta a mí particularmente: hacer arte es caro. Resulta más difícil actualmente que hace unos años. Cada vez hay menos recursos disponibles.

 

P.A.: Tus métodos van desde la escultura a la pintura. En tus últimas obras ¿podemos encontrar una fusión de ambas? ¿Cómo influye la escultura en la pintura?

H.N.: Todos mis trabajos son una mezcla. No uso un solo método. Me gradué en escultura, pero no me puedo expresar por un solo medio. Para expresar todo lo que tengo en mi cabeza, necesito usar diferentes técnicas. Por ello, la escultura se mezcla con la pintura, sino no podría contar mi historia. Las obras están vivas. Estás dentro de la pintura.

 

P.A.: En algunas de tus obras utilizas objetos como periódicos y monedas ¿qué finalidad tiene?

H.N.: Estos objetos tienen un propósito específico. Una de mis obras, Third side of the coin, se centra en cómo afecta el dinero a los ricos y a los pobres. Normalmente vemos los dos lados de la moneda. El primer lado son las emociones que genera en el individuo, especialmente a través de los medios de comunicación donde vemos a la gente riendo. Pero el otro lado de la moneda, la realidad, demuestra que son pobres y están tristes. Es esa idea de que cuanto más dinero tienen, más infelices se vuelven. En general, uso todo tipo de objetos que me encuentro como telas, periódicos, resinas, cuentas, cuerdas hechas de bolsas…

 

 

P.A.: La semana pasada estuviste en ARCO, en Madrid. Estamos viendo cómo en las ferias europeas hay mayor presencia de artistas africanos y afrodescendiente ¿A qué crees que se debe? ¿Crees que es algo positivo para las artes del continente?

H.N.: Bueno, no puedo hablar por todos los países de África. En el caso de Nigeria no obtenemos recursos del país, el gobierno no apoya a las artes visuales. El arte no es barato, es caro. En mi caso, estoy en Madrid gracias a un premio de la embajada de España en Abuja. Venir a ARCO es una gran oportunidad por los contactos que se pueden hacer y las oportunidades que me puede ofrecer de cara a futuras colaboraciones. Es bueno porque expongo mi arte a nivel internacional. Ojalá se puede conseguir algún día una mejor colaboración entre el gobierno y los artistas. Esto es esencial, cada vez somos más artistas y esto no va a cambiar. La cultura se pierde: nos vamos de nuestro país y perdemos nuestra identidad. Además, el hecho de que estemos en las ferias internacionales tiene un efecto bidireccional: ayuda a los artistas a tener una mayor visibilidad, pero también acerca una cultura particular a espectadores que, de otra forma, no conocerían lo que se hace en Nigeria.

 

P.A.: ¿No tienes miedo de que tus obras acaben siendo mercantilizadas?

H.N.: Por supuesto. El otro día estuve en el Museo Reina Sofía y vi los trabajos de Picasso y Dalí. Me veo reflejada en su rebeldía. Eso es lo que quiero. Quiero que dentro de años vean mi arte y sientan lo mismo. No quiero que mi arte se convierta en dinero, quiero que se convierta en una fuerza, una fuente de inspiración.

 

P.A.: La situación derivada de la Covid-19 ha impactado de lleno en nuestras sociedades ¿Tu trabajo se ha visto afectado por la pandemia? ¿De qué manera?

H.N.: No exactamente. No pinto guiada por las tendencias, sino con las emociones. Pinto con emoción haya o no Covid. De hecho, el contexto de pandemia me ofreció tiempo y pude pensar en lo que quería crear.

 

P.A.: ¿Nos podrías dar alguna pista de proyectos futuros?

H.N.: Mi próximo trabajo es “V is for” en referencia a la vagina. Va a ser un trabajo vinculado al movimiento feminista. En él uso las flores porque generalmente las mujeres son vistas como débiles y bonitas. Pero dentro somos fuertes y merecemos una oportunidad de ser escuchadas, no sólo vistas por la apariencia física. Tenemos muchas cosas que podemos dar a la sociedad. Estas son las líneas en las que me voy a centrar en los trabajos que están por venir.

 

                  La artista visual, Helen Nzete

The following two tabs change content below.

Pablo Arconada Ledesma

Licenciado en Historia (UVa) y Máster en Relaciones Internacionales y Estudios Africanos (UAM) Actualmente está realizando su doctorado en la Universidad de Valladolid, en el que analiza el papel de la Unión Europea en Somalia. Además, completa su formación estudiando un Grado en Antropología Social y Cultural (UNED) Trata de comprender (y explicar) el lugar que África ocupa en el mundo.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.