Abdoulaye Ndiaye Thiossane, músico-pintor: trayectoria del artista polivalente

Artículo publicado en Le Soleil, por Omar Diouf, 8 abril 2021*

Tanteó el teatro, así como el diseño, hasta consolidarse como músico y pintor. Se formó en la Escuela de Artes de Dakar, carrera que continuaría como pintor en la Fábrica de Artes Decorativas de Thiès. Abdoulaye Ndiaye Thiossane sería también cantante de la modesta orquesta Thiossane Club, así como en el grupo Cayor Rythmes y la Royal Band, para convertirse en la voz líder de la Inas y más tarde, la Orquesta Nacional. Una prolífica vida artística para este nativo de Cayor de talentos múltiples…

Foto publicada en la página Facebook del Instituto Francés de Dakar el 8 de abril, con motivo de la apertura de la exposición.

Foto publicada en la página Facebook del Instituto Francés de Dakar el 8 de abril, con motivo de la apertura de la exposición.

Autodidacta en sus comienzos, pronto se convertiría en actor, músico y pintor. Vidas entremezcladas que Abdoulaye Ndiaye Thiossane cuenta a través de recuerdos que permanecen muy frescos en su memoria. Nacido en 1936, de cabellos y barba canosos que reflejan su avanzada edad, y, sin embargo, sin dejar que recordar. Cita con cariño al periodista mestizo, el Petit Jules [Julito], quien lo descubriría a finales de los años cincuenta, en la casa del matrimonio Tigo, entonces instalados en Thiès. Abdoulaye Ndiaye, con gran talento para el diseño, actuaba también por entonces en el grupo de teatro Lat-Dior de la Ciudad del Ferrocarril [Thiès]. Junto a sus amigos, tales como Kounta Mame Cheikh, recientemente fallecido, se encargaba de los carteles de los conciertos oficiales del Tropico Jazz.

“El por entonces periodista Petit Jules me vio en Thiès pintando copias de los carteles de cine y me recomendó que subiera a Dakar par estudiar en la Escuela de Artes, situada en aquella época en la Plaza Protêt. El, que no había estado nunca en el sistema educativo francés, se inscribió en la Sección de Investigación de Bellas Artes, dirigido por Iba Ndiaye. Un reto para alguien autodidacta que aprendió a leer y escribir pintando copias de los carteles de cine y escuchando los diálogos de las películas.

El nativo de Thiès seguiría a la vez cursos de pintura y de arte dramático, hasta el año 1967, cuando se hace con el título. Pero lo más interesante para Abdoulaye Ndiaye durante su estancia en Dakar sería, además de su Segundo Premio de Decoración en Investigación de Bellas Artes y el Premio de Interpretación en Arte dramático, el encuentro con sus compañeros de promoción, como Kimitan Tounkara, Djibril Diop Mambety, Fatim Diagne, Djibril Bâ, con quien interpreta la obra de teatro ‘Djanké’. Durante sus estudios en la Escuela de Arte, que se trasladaría al antiguo Camp Lat-Dio en la cornisa de Dakar, Abdoulaye Ndiaye, monta también una modesta orquesta llamada Thiossane Club, con Chérif Mané en la guitarra y otros estudiantes del establecimiento. De ella heredaría el nombre por el que lo conocerían, Ablaye Ndiaye Thiossane. Con sus compañeros de orquesta, entre los cuales se encontraban Ibou Diouf y Omar Seck, actual pensionista del Teatro Sorano, ensayaban en la Escuela de Artes. Cuando el director sugiere grabarles en la radio nacional, Abdoulaye Ndiaye cantaría, entre otros temas, el famoso ‘Aminata Ndiaye’, ‘Moodane’ y ‘Tal lène lamp yi’ (Encended las luces, en wolof). Este último título sería seleccionado para el Festival Mundial de Artes Negras celebrado en Dakar en 1966. Un año después de titularse por la Escuela de Artes, el artista de Cayor sería contratado como pintor de las Fábricas Senegalesas de Artes Decorativas de Thiès, inauguradas por el propio Presidente Léopol Sédar Senghor. Trabajaría con sus compañeros de promoción, Mamadou Niang, Seydou Barry, Ousmane Fall, Mor Fall, antes de dimitir.

Viajes de ida vuelta en la música

Abdoulaye Ndiaye vuelve a su otra pasión, la música. Se reencuentra con su amigo Kounta Mame Cheikh para hacer con el lo que se convertiría en la época dorada de Kajoor Rythmes Orquestra de Thiès. Cantarían en la Semana Nacional de la Juventud durante dos ediciones antes de que el director del Conservatorio, Abdourahmane Diop, las convocase a Dakar, para, al lado de Mor Dior Seck, hermano de Thione, Ousmane Touré, más tarde parte de Touré Kounda, cantar en la orquesta del Instituto Nacional de Artes de Senegal (INAS). Con esta harían una gira nacional, para volver al punto de partida de Abdoulaye Ndiaye Thosanne. “He dejado INAS para volver a mi taller de diseño, instalado en mi barrio de Médina Fall en Thiès…” explica. Pero como si su destino de músico marcase su camino, el artista volvería a la capital en 1982. El director del Conservatorio lo llamó para formar parte de la Orquesta Nacional de Senegal. También con Mor Dior Seck, Abdoulaye Ndiaye cantaría al lado de Nicolas Menheim, Baba Maal, Doudou Ndiaye Mbengue, Adolphe Coly, Issa Mbaye Sow, así como Pape Seck de Number One y Ouza Diallo. Recuerdos y más recuerdos para Abdoulaye Ndiaye thiossane. Es precisamente en el seno de la Orquesta Nacional donde conocería las regionales del país y conocería a celebridades africanas como Tshala Mwana en 1985 y la difunta Mpongo Love, al año siguiente. Cuando invitaron a las entonces estrellas congoleñas a una serie de conciertos en Dakar, interpretaría uno de los títulos del repertorio de Abdoulaye Ndiaye Thiossane.

Después de seis años en la Orquesta Nacional, el cantante de Thiès dimite y vuelve a su casa al barrio de Médina Fall. Para entonces ya había estado de gira con la Royal Band de los Gorel Sarr, Racine Aw, Marcel Nunez, Marcel Faye y Seck, pero decide retomar en anonimato en su taller. “Ya sabéis que sigo la filosofía de Serigne Touba que decía que en sustancia esa persona que hace bien su trabajo, por muy alejado que esté en cualquier lugar del mundo, termina por atraer la atención de los otros…”, comparte Abdoulaye Ndiaye, sonriendo. Es cierto que con la pintura sus obras se expusieron en varias partes del mundo.

Distinguido como Caballero de la Orden Nacional del Leóny de la Orden de Artes y Humanidades, en 2002, Abdoulaye Ndiaye Thiossane hizo un último viaje de vuelta al Teatro Nacional Sorano. Lo invitaron a la apertura del Tercer Festival Mundial de Artes Negras, donde tarareó su famosa canción ‘Tal Lene Lamp Yi’, entonada en 1966 durante la primera edición de esta cita panafricana.

Centrado ya casi definitivamente en la pintura, Abodoulaye Ndiaye Thiossane, no deja de seguir observando la música senegalesa. “Nuestra música actualmente no tiene muchos instrumentos de viento. Casi no hay saxos ni trombones ni violines en la música senegalesa. No hay suspiros del cantante para dar tiempo a los instrumentistas a que hagan un solo en las canciones. No se valora lo bastante a los instrumentistas”, lamenta el anteriormente cantante principal de la Orquesta Nacional. Y una vez más, Abdoulaye Ndiaye, que fue uno de los primeros artistas senegaleses que cantó en wolof en el género mbalax, mientras que por entonces eso sólo se hacía en la salsa, no comprende que los jóvenes de hoy en día bailen en videoclips cantando sobre nuestros santos. Es cierto que los tiempos han cambiado, los artistas también.

*Este artículo ha sido traducido del francés al español por Estrella Sendra. La versión original fue publicada por el periódico nacional por excelencia en Senegal, Le Soleil, el 8 de abril de 2021, de la mano de Omar Diouf, titulado en Periodismo por la CESTI de la Universidad Cheikh Anta Diop de Dakar en 1999 y periodista de Le Soleil desde 2000. Desde 2015, Omar Diouf es redactor jefe de la sección cultural en Le Soleil. 

The following two tabs change content below.
Wiriko nació en 2012 como asociación cultural para la divulgación y promoción de las artes y culturas africanas. Wiriko.org, su principal proyecto, es el primer Magacín 100% dedicado a las Artes y las Culturas Africanas del Sur del Sáhara en lengua castellana. Una ventana para dar a conocer las realidades culturales contemporáneas de África y una plataforma para acabar con su desconocimiento y estereotipos. Como herramienta colaborativa para la interconexión y la cooperación cultural, impulsa un África muy distinta a la de los cuatro jinetes del Apocalipsis (guerra, hambre, pobreza y destrucción), y fomenta una visión más realista de lo que se produce, a día de hoy, en el continente africano.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *